Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles abril 17, 2024

Mientras un abogado israelí regresa a Berkeley, la Universidad culpa a los grupos de estudiantes judíos por la violencia que descarriló su primera visita

Ran Bar-Yoshafat regresó a Berkeley esta semana después de que se cerrara su aparición inicial.


Ran Bar-Yoshafat (ILTV Israel News/YouTube

BERKELEY, California—Un portavoz de la Universidad de California, Berkeley, dijo el lunes que la universidad no pudo asegurar adecuadamente la comparecencia en el campus del abogado israelí Ran Bar-Yoshafat el mes pasado contra los violentos manifestantes estudiantiles que cancelaron el evento porque los grupos de estudiantes judíos no dijeron a los  funcionarios con suficiente antelación.

Nos enteramos del evento el 26 de febrero, 24 horas antes», dijo el lunes el vicerrector de comunicaciones de Berkeley, Dan Mogulof, al Washington Free Beacon , mientras Bar-Yoshafat regresaba a la universidad para pronunciar su charla sin obstáculos ante unas 200 personas  «Los estudiantes no nos lo dijeron. No tenían ninguna obligación de hacerlo, pero no teníamos idea».

Esta explicación se produce mientras la universidad gestiona una reacción violenta por su manejo de la protesta antisemita, en la que los agresores estrangularon a una estudiante judía que intentaba asistir al discurso de Bar-Yoshafat y escupieron en la cara de un estudiante mientras gritaban «¡judío, judío, judío!». Los funcionarios cambiaron el lugar del evento tres veces y finalmente cancelaron la charla después  que los manifestantes derribaron las puertas. La semana pasada, después de días de mala prensa en torno a esos ataques, Berkeley anunció una investigación sobre delitos de odio y grupos judíos universitarios invitaron a Bar-Yoshafat a regresar a Berkeley. Esta vez, los funcionarios de la universidad contrataron guardias de seguridad privados y convocaron a otras autoridades del campus de la UC para mantener la paz.

Los organizadores estudiantiles de los dos grupos universitarios detrás de la visita de Bar-Yoshafat, Students Supporting Israel y Tikvah, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Masha Merkulova, directora ejecutiva del grupo educativo adolescente proisraelí Club Z que organizó la gira de Bar-Yoshafat, dijo que su aparición en el campus del 26 de febrero fue anunciada «semanas antes» de su llegada y que el manejo de ese evento por parte de Berkeley fue inadecuado.

«Es acertado dada la forma en que han abordado las protestas antijudías en el pasado: ‘esperar y rezar’ para que los estudiantes se las arreglen por sí mismos, que es lo que han estado haciendo durante años», dijo Merkulova. «Nunca ha habido protección para los estudiantes judíos en UC Berkeley, hasta ahora. E incluso anoche, la seguridad privada despidió a la única persona que decidió gritar obscenidades en lugar de hacer preguntas».

La política universitaria exige a los grupos de estudiantes un aviso con seis semanas de antelación para «eventos importantes», como bailes, mítines, conciertos o actuaciones, para 300 o más personas. La descripción de tal evento incluye la probabilidad de «afectar significativamente la seguridad del campus», pero Mogulof dijo que innumerables oradores israelíes y palestinos han venido al campus desde los ataques terroristas de Hamás del 7 de octubre sin incidentes.

Aún así, el portavoz dijo que los funcionarios se dieron cuenta de que tenían una «grave amenaza a la seguridad» en sus manos cuando se enteraron del evento del 26 de febrero, pero que necesitaban un aviso de seis semanas para contratar policías adicionales de sus agencias policiales asociadas.

«Enviamos a todos los agentes de policía disponibles que teníamos esa noche, y no pudieron hacer las dos cosas que queríamos que hiciera la policía en ese caso, que era asegurar los derechos de la Primera Enmienda del orador y de la audiencia y hacer que el evento siguiera adelante. y velar por su seguridad», afirmó Mogulof. «¿Veinte oficiales, 200 personas y una turba? Tienes que elegir uno u otro».

Para el regreso de Bar-Yoshafat al campus, que se produjo menos de un mes después de su aparición inicial, los administradores de Berkeley tenían menos de seis semanas de aviso y, sin embargo, los funcionarios aseguraron la periferia alrededor del auditorio donde estaba previsto que hablara. También trasladaron su discurso a un edificio con puntos de entrada y salida más fáciles de salvaguardar. El lugar del evento no se anunció hasta dos horas antes del inicio. Estas precauciones marcaron un cambio en los «protocolos», dijo el portavoz, y sirvieron como contraste con el evento del mes pasado, cuando Bar-Yoshafat y su esposa fueron empujados afuera a través de un pasaje subterráneo después que la turba rompió las puertas de vidrio del lugar.

Antes de su discurso del lunes, Bar-Yoshafat agradeció a la policía y a los agentes de seguridad.

«Si viviéramos en una época mejor, no sería necesaria tanta seguridad», afirmó.

Mogulof dijo que los ataques de febrero en torno a la aparición inicial de Bar-Yoshafat fueron el primer caso de violencia universitaria relacionada con Israel desde los ataques terroristas de Hamas. Berkeley, que alberga el primer capítulo del grupo pro Hamas Estudiantes por la Justicia en Palestina, ha estado a la vanguardia del activismo antiisraelí. A raíz del 7 de octubre, los manifestantes estudiantiles acusaron a Israel de «hacerse la víctima».

La presentación del lunes transcurrió sin contratiempos, con sólo una mujer interrumpiendo se levantó durante el período de preguntas y respuestas para acusar a Bar-Yoshafat y a los asistentes de apoyar el «genocidio». Afuera, sólo unos pocos manifestantes de mayor edad sostenían carteles que también acusaban al abogado de querer genocidio. Bar-Yoshafat ha estado de gira por Estados Unidos para abordar conceptos erróneos sobre Israel y responder a acusaciones  que la nación judía está participando en violaciones de derechos humanos mientras intenta derrotar al grupo terrorista Hamás.

A fines de la semana pasada, el senado estudiantil de la universidad aprobó una resolución condenando el regreso de Bar-Yoshafat—afirmando que querían «proteger» a los estudiantes palestinos y sus aliados—y exigiendo «directrices» para los tipos de oradores a los que se les permitirá venir a hablar en Berkeley.

«Están fomentando un ambiente de intimidación para nosotros, así que al aprobar este proyecto de ley están tratando de asustarnos», dijo Sharon Knafelman, estudiante de segundo año de Berkeley y vicepresidenta de Bears for Israel. «Al ser violentos y agredirnos físicamente, su objetivo general es intentar asustarnos para que nos sometamos. Pero no tenemos miedo».

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://freebeacon.com/campus/as-israeli-lawyer-returns-to-berkeley-university-blames-jewish-student-groups-for-violence-that-derailed-his-first-visit/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.