Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 13, 2024

¿Cómo puede Israel mantener un debate real sobre los valores promovidos por la seguridad nacional?

Los valores que promueve la seguridad nacional están determinados por el escalón político electo y se expresan en directrices (las “directivas”) dadas al escalón de seguridad.


Si bien el enfrentamiento de amenazas está integrado en la seguridad nacional, la promoción de valores generalmente no es una parte orgánica de ella. Pero en la guerra actual, Israel debe definir sus valores fundamentales: su compromiso con la vida humana con respecto a los rehenes; su posición sobre el establecimiento de asentamientos en territorios en disputa y su opinión sobre el precio que debe pagarse por la paz. La inyección de valores en la estrategia de seguridad nacional debe basarse en un discurso profundo y ordenado sobre el por qué, el qué y el cómo. Se debe alcanzar un amplio consenso sobre cómo combinar estas ideas con los principios de seguridad nacional y al mismo tiempo abordar tanto las tensiones inherentes que crean como las limitaciones estratégicas y operativas que presentan. Tal discusión es sustancialmente diferente de las escaramuzas basadas en creencias del actual discurso de seguridad nacional .

Proteger a un país de las amenazas o, en el caso de Israel, mantener su existencia, es la esencia orgánica y evidente de la seguridad nacional. Está claro, por ejemplo, que la existencia del Estado de Israel en el Medio Oriente en los años venideros depende de su capacidad para erradicar a Hamás después de la masacre del 7 de octubre.

Pero la seguridad nacional es también una forma de promover los valores de un Estado, especialmente en Israel, que basa su existencia en los dos valores de ser judío y democrático. Los valores que promueve la seguridad nacional están determinados por el escalón político electo y se expresan en directrices (las “directivas”) dadas al escalón de seguridad.

Estos valores, sobre los cuales ahora hay mucho debate público, extienden el mandato de la seguridad nacional más allá de la protección contra amenazas. Tres casos de debate público de este tipo surgidos de la Guerra de las Espadas de Hierro son la lucha sobre cómo devolver a los rehenes de Gaza, el movimiento que presiona por el restablecimiento de asentamientos en la Franja de Gaza y el llamado a aprovechar la erradicación de Hamás, avanzar en las relaciones de Israel en la región y promover la paz mediante el establecimiento de un Estado palestino.

Se trata esencialmente de un debate sobre tres valores: el compromiso de Israel con la vida humana, la importancia de una presencia judía en toda la tierra bíblica de Israel y la promoción de la paz. Estas discusiones están envueltas en argumentos aparentemente relacionados con la seguridad: “El regreso de los rehenes es una necesidad de seguridad nacional porque confirma el compromiso político de Israel con la seguridad personal de sus ciudadanos”; “Sólo los asentamientos en Gaza garantizarán la presencia de las FDI de una manera que promueva la seguridad de Israel” y “el establecimiento de un Estado palestino es la clave para garantizar la seguridad de Israel en el tiempo”.

En la práctica, estas declaraciones expresan las creencias de quienes las sostienen, no un análisis de seguridad nacional profundo y profesional. Por lo tanto, no son de mucha utilidad para los tomadores de decisiones nacionales en cuanto a qué valores promover en el marco de la seguridad nacional. Expresan un debate vacío e inútil que envuelve creencias fundamentales en un argumento de seguridad no sistémico y, por lo tanto, no son relevantes para las decisiones del gobierno.

Entonces, ¿Cómo deberíamos discutir los valores que debería promover la seguridad nacional?

Necesitamos separar la discusión en tres niveles:

  1. ¿Por qué? Es fundamental identificar claramente el valor que se está promoviendo y determinar qué tan alto se encuentra en la jerarquía de valores que el Estado de Israel, a los ojos del creyente, debe promover. Por ejemplo, la creencia en la supremacía del valor de la vida humana sobre todas las demás consideraciones refleja la creencia en la afirmación  que los rehenes deben ser liberados a cualquier precio. La creencia en la conexión entre el pueblo de Israel y toda la Tierra de Israel bíblica refleja la creencia en la necesidad de colonizar todas las partes de la Tierra de Israel. El deseo de mantener una vida tranquila, cómoda, avanzada y occidental y de reducir el derramamiento de sangre refleja la creencia en la búsqueda de la paz mediante el establecimiento de un Estado palestino. Es difícil mantener debates a este nivel porque pertenece al ámbito de las creencias, no de decisiones realistas.
  2. ¿Qué? Es necesario definir las diversas formas en que se pueden promover estas creencias. Por ejemplo, la supremacía del valor de la vida humana en el contexto de los rehenes puede expresarse en un acuerdo, en acciones audaces para su liberación en el marco de la “doctrina Entebbe”, o en evitar acuerdos que cedan ante el terrorismo en el contexto de los rehenes que ronda actualmente para eliminar la lógica de que el otro lado tenga rehenes en las próximas veces. La creencia en una presencia judía en toda la Tierra bíblica de Israel se puede expresar en el establecimiento de asentamientos, pero también en la posesión militar del territorio, el establecimiento de “Garinei Nahal” (pequeños asentamientos poblados por soldados), la silvicultura y la agricultura, o el establecimiento de reservas naturales. La búsqueda de una vida pacífica y la reducción del derramamiento de sangre pueden manifestarse en la búsqueda de acuerdos de paz regionales, el establecimiento de un Estado palestino, una política de separación y reclusión o el desarrollo de relaciones económico-civiles. En este nivel puede comenzar un debate sustantivo sobre las diferentes alternativas.
  3. ¿Cómo? Es necesario definir los métodos prácticos de implementación de las diferentes alternativas. Por ejemplo, se puede promover un profundo compromiso con la vida humana mediante una combinación de acuerdos de intercambio local y operaciones militares. El control sobre la tierra se puede dividir entre áreas donde los asentamientos civiles tienen una clara ventaja y áreas donde es más lógico establecer el control de otras maneras. La búsqueda de una vida pacífica y la reducción del derramamiento de sangre, que requieren socios del otro lado, se pueden promover a través de diversas líneas de cooperación con ellos.

La segmentación de las creencias en tres niveles: Por qué, Qué y Cómo es sólo el primer paso. La necesidad más esencial es examinar las consideraciones generales y decidir si se promueven estos valores en primer lugar. En este marco, se deben mantener varios principios:

Análisis de tensiones y similitudes entre variables: Se deben analizar las diferencias entre los valores, las diversas formas de realizarlos y las exigencias defensivas de la seguridad nacional. Para avanzar hacia una decisión, estos conceptos deben mapearse y priorizarse. Por ejemplo, algunos de los posibles componentes de un acuerdo de rehenes están en tensión inherente con la necesidad de que la seguridad nacional erradique a Hamás e impida en la medida de lo posible que restaure su poder y estatus militar, político y civil. El establecimiento de asentamientos en la Franja de Gaza está en tensión con una evaluación realista de la severa oposición internacional que inevitablemente habría a tal medida. La promoción de acuerdos de paz con los palestinos está en tensión con la necesidad operativa de Israel de protegerse contra las amenazas terroristas. Pero no se pueden tomar buenas decisiones basándose en declaraciones parciales. Para poder tomar buenas decisiones, es necesario mapear estas tensiones y las conexiones entre ellas.

Una evaluación realista de la situación: Estas tensiones y conexiones deben presentarse de una manera que corresponda con una evaluación profesional y realista de la situación estratégica y práctica. Declaraciones como “Podemos frustrar a los terroristas de alto rango que liberemos una vez que se complete el acuerdo”; “El mundo aceptará nuestra opinión sobre el establecimiento de asentamientos en Gaza si estamos lo suficientemente decididos”; o “Los palestinos perderán su deseo de terrorismo como resultado de la dinámica de la paz” no expresan una evaluación realista de la situación sino las ilusiones de los creyentes. No promueven una discusión real sino que constituyen una segunda y tercera línea de defensa para ayudar a los creyentes a lidiar con las tensiones entre sus deseos y la realidad.

Tomar decisiones valientes y apegarse a ellas: adaptar un valor y manifestar su expresión en los esfuerzos de seguridad nacional es una parte inherente de la conducta nacional en todos los países y en Israel aún más. Si, después de una discusión compleja y profunda, se identifica el qué y el cómo de un valor y se encuentran esfuerzos viables para protegerlo, es lógico aceptar la decisión y apegarse a su implementación. Un enfoque vago de “tanto esto como aquello” puede ser conveniente para posponer decisiones difíciles, pero causa un daño duradero a la seguridad nacional. Uno puede decidir recurrir a la ambigüedad en determinadas cuestiones, pero esa decisión debe representar una elección consciente, no la evitación de una.

La promoción de valores en el marco de la seguridad nacional, si se hace de manera responsable, siempre creará una mezcla de políticas. Hay pocos casos en los que la opción correcta y realista sea “llegar hasta el final”. Incluso en el caso de cuestiones que parecen estar claras, no “todo” está hecho. El Estado de Israel tomó una decisión realista de no hacer “todo” para capturar, juzgar o ejecutar a los criminales nazis, aunque tenía todas las justificaciones morales para hacerlo. Las decisiones sobre cuestiones de valor como la liberación de los rehenes, el establecimiento de asentamientos o la promoción de la paz siempre serán una mezcla de elementos que quienes toman las decisiones pretenden lograr y elementos que no.

Saber analizar cuándo la realidad ha cambiado y se requiere una actualización: Un entorno estratégico dinámico requiere exámenes renovados del Qué y el Cómo a lo largo del camino. Es posible que el Estado haya decidido no tomar ciertas medidas en una situación determinada, pero un cambio en las circunstancias podría volver a poner esas medidas sobre la mesa. Por ejemplo, la erradicación del liderazgo de Hamás en Gaza y quizás también fuera de ella podría permitir a Israel ser más generoso en las negociaciones sobre la liberación de los rehenes; un cambio de administración en EE.UU. podría permitir una nueva discusión sobre las características de los asentamientos; y el establecimiento de un nuevo liderazgo en la Autoridad Palestina después de Abu Mazen podría cambiar la situación respecto del proceso de paz. Por tanto, los debates sobre la forma en que se realizan los valores fundamentales en el marco de la seguridad nacional son dinámicos.

Flexibilidad y negación: Uno de los mayores problemas estratégicos que enfrenta el Estado de Israel es el hecho de que casi todo es inmediatamente transmitido abiertamente por los medios. Los tomadores de decisiones deben tener la máxima flexibilidad para tomar e implementar sus decisiones. Discusiones innecesarias en los medios de comunicación que desnudan cada decisión ante el público dañan la negación, que es una herramienta esencial de la seguridad nacional. La mayoría de los países del mundo (es cierto que en las democracias es más difícil) utilizan la negación para promover su seguridad nacional. No puede ser que sólo al Estado de Israel se le niegue esta herramienta debido a las necesidades de los medios de comunicación, periodistas y comentaristas. En la promoción de los valores nacionales siempre debe haber un elemento de negación: el consentimiento tácito y la vista gorda.

Saber cuándo detenerse y cambiar de rumbo: algunos valores seguirán siendo irrealizables. Quienes toman las decisiones seguirán manteniéndolas pero no podrán implementarlas. Esta es una parte saludable de la conducta democrática y estratégica de un país. Muchos israelíes, incluidos los responsables de la toma de decisiones, quisieron, por razones morales e históricas, intervenir en Siria hace una década para detener la masacre de civiles inocentes por parte del régimen, incluso a distancias cercanas a la frontera israelí. Una evaluación situacional realista del significado de tal intervención y de las medidas de ayuda y rescate que habría implicado impidió que Israel siguiera ese camino excepto para proporcionar ayuda local, principalmente civil y médica, a los residentes de los Altos del Golán.

Un debate sustantivo sobre qué valores deben realizarse en el marco de la seguridad nacional durante esta guerra es importante para la existencia del Estado. En lugar de convertirse en una serie inútil de escaramuzas sobre creencias, esta discusión debe llevarse a cabo de manera profesional y seria, de acuerdo con los principios esbozados anteriormente.

 

***El coronel (res.) Shai Shabtai es investigador principal del Centro BESA y experto en seguridad nacional, planificación estratégica y comunicación estratégica. Es estratega en el campo de la seguridad cibernética y consultor de empresas líderes en Israel.

Ver PDF

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.