Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo mayo 26, 2024

La verdad sobre el ‘fuego amigo’ de Israel


David Cameron tiene algo de fachada. El Secretario de Asuntos Exteriores está arengando a Israel por el trágico asesinato involuntario de siete trabajadores humanitarios en Gaza y, sin embargo, supervisó una guerra en la que esos horrores del «fuego amigo» eran algo común. De hecho, más de siete personas murieron en bombardeos accidentales bajo la dirección de Cameron.

 

En la guerra ocurren accidentes terribles

 

Fue la intervención en Libia de 2011. En esa excursión encabezada por la OTAN, en la que Cameron, entonces primer ministro, fue un socio entusiasta, numerosos libios murieron como resultado de bombas mal apuntadas. Las cosas empeoraron tanto que los aliados de Occidente empezaron a pintar los techos de sus vehículos de color rosa brillante en un esfuerzo por evitar los misiles de la OTAN.

 

En un horrible incidente, 13 personas fueron asesinadas por nuestro «fuego amigo». Entre ellos se encontraban no sólo los rebeldes anti-Gaddafi sino también los trabajadores de las ambulancias. Fue a raíz de esta calamidad que los rebeldes sacaron la pintura rosa. ‘¿Cómo evitar el fuego amigo? Los rebeldes de Libia prueban el rosa”, decía un titular de NBC News.

 

Sin embargo, ahora Cameron está enfadado por el bombardeo israelí de camiones que transportaban voluntarios de la Cocina Central Mundial. Exige una «explicación completa y transparente de lo sucedido». Bien. Tres de los muertos eran ciudadanos británicos, por lo que tiene mucho sentido que Gran Bretaña quiera respuestas. Pero uno pensaría que un ex Primer Ministro que estuvo involucrado en guerras en las que ocurrieron otros accidentes entendería que el «fuego amigo», lamentablemente, es casi inevitable en un conflicto sangriento.

 

No se trata de restar importancia al horror de lo que ocurrió en Gaza el lunes. Que civiles hayan sido asesinados mientras intentaban ayudar a la gente, mientras intentaban entregar alimentos, es horrendo. Es apropiado que el presidente israelí Isaac Herzog se haya disculpado por los atentados y que el gobierno israelí haya prometido llegar al fondo de lo sucedido.

 

Y, sin embargo, hay algo extraño, incluso algo nauseabundo, en todos los señalamientos occidentales. No es sólo Cameron. El presidente estadounidense Joe Biden también intervino y dijo que está «indignado» por el asesinato de los trabajadores humanitarios. No se puede evitar preguntarse si dirigió una indignación similar contra el ejército de su propia nación cuando 37 afganos que asistían a una fiesta de boda, en su mayoría mujeres y niños, murieron por error en un ataque aéreo estadounidense.

 

«Dejen de matar civiles afganos», dijo el entonces presidente de Afganistán, Hamid Karzai, al recién elegido presidente estadounidense, Barack Obama. ¿Y quién fue el vicepresidente de Obama? Biden, por supuesto. Se podría pensar que un hombre cuyo propio ejército ha matado a un gran número de personas por error entendería que estas cosas sucedan, incluso si toda persona decente preferiría que no sucedieran.

 

En los últimos años, Estados Unidos ha matado accidentalmente a un gran número de civiles. En otra fiesta de boda celebrada en 2004, esta vez en Irak, 11 mujeres y 14 niños murieron por fuego estadounidense. ¿Hubo una ‘explicación completa y transparente’ para esa calamidad?

 

En la guerra ocurren accidentes terribles. Eso es porque la guerra es un infierno. Si odias la guerra en Gaza, como deberías, entonces deberías dirigir tu ira contra Hamás, el grupo terrorista virulentamente antisemita que inició esta guerra con su pogromo contra el pueblo del sur de Israel el 7 de octubre. Las siete almas decentes de World Central Kitchen estarían vivas hoy si Hamas no hubiera tomado la decisión de aplicar su barbarie racista al Estado judío.

 

Porque una vez que comienza la guerra, el error se vuelve inevitable. Hay pocas guerras en la historia –ninguna, tal vez– en las que inocentes no hayan perecido en la violenta vorágine. Lo sorprendente del error de Israel es que no se lo trata en absoluto como «fuego amigo». Más bien se presenta como prueba de la maldad de Israel, evidencia de su malevolencia.

 

Lo sorprendente del error de Israel es que no se lo trata en absoluto como «fuego amigo».

 

En las redes sociales se alza el grito: Israel hizo esto a propósito. Parece que Israel es el único Estado al que no se le permite cometer errores. Cuando nosotros, los occidentales decentes, matamos a amigos por error, Israel lo hace intencionalmente, con malicia en el fondo. Los dobles raseros son asombrosos. Es hipócrita y ridículo que los ciudadanos de naciones que accidentalmente han matado a muchas más personas que Israel sermoneen ahora a Israel sobre sus bombas descarriadas.

 

También huele a intolerancia. Cometemos errores, ellos cometen crímenes. Nos equivocamos, asesinan. Nosotros deberíamos ser perdonados, ellos no. Hay una inclinación irónicamente neocolonialista en esta furia contra Israel, ya que engrandece a Occidente, a pesar de su historial de crímenes de guerra, como juez y jurado adecuado de ese pequeño y engreído Estado de allí.

 

De hecho, me parece que aquí está en juego algo más grande. Parece que algunos en Occidente están tratando de lavar su reputación atacando a Israel. Desde Cameron hasta Biden, hombres poderosos que han estado involucrados en guerras mucho más horribles y mucho menos justificadas que la guerra de Israel contra Hamás, ahora están pontificando contra el Estado judío.

 

La izquierda históricamente analfabeta está disfrutando de los sermones que Cameron, Biden y otros están dando a Israel. Esto no es «antiimperialismo»: es el intento de rehabilitación del prestigio occidental a costa de atacar a Israel. Vergüenza para todos los involucrados.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://www.spectator.co.uk/article/the-truth-about-israels-friendly-fire/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.