Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 22, 2024

Antisemitismo moderno – Parte 3 “Apartheid”


¿Qué viene a tu mente cuando escuchas la palabra ‘Apartheid’: fotos de Sudáfrica antes de los 90 de bancos separados para «color» y «blancos» o algo más? Algunos de nosotros recordamos explícitamente cómo una peculiar nación africana con su élite blanca discriminó a su población indígena y con razón disgustada por ella. Ningún país decente apoyó jamás al temido apartheid de Sudáfrica (los afrikaans significa «separación») de hecho había un país con mucho que perder que vehementemente se opuso a este sistema desde el principio. Ese país era Israel.

 

Una semana después del ingreso de Israel a la ONU en mayo de 1949, había apoyado una moción que exigía a Sudáfrica entrar en mesa redonda con Pakistán y la India sobre el apartheid y sus implicaciones para los ciudadanos indios y pakistaníes. En octubre de 1961, Israel se unió a la ONU en la votación para censurar un discurso pronunciado por Eric Louw, el ministro de Relaciones Exteriores sudafricano, que defendió firmemente el aparheid.  Esta medida recibió el apoyo sólo de Israel y los Países Bajos entre las naciones occidentales. Durante la Asamblea General de la ONU en octubre de 1962, Israel apoyó la histórica Resolución 1761, que denunció vehementemente el apartheid y abogó por sanciones voluntarias contra Sudáfrica. La medida recibió la aprobación de miembros de la legislatura israelí, la Knesset, en un voto de 63 contra 11. Durante esta votación, no sólo los partidos que son miembros del gobierno de coalición, sino también los liberales y Agudat Israel se unieron en el abrumador voto afirmativo. El Partido Herut se abstuvo. Los votos negativos fueron emitidos por el Partido Comunista y por el izquierdista pero anticomunista Mapam.

A lo largo de los siglos, nosotros los judíos hemos tenido una mala reputación, hagamos lo que hagamos. Éramos demasiado ricos o demasiado pobres. Éramos responsables de la plaga, el capitalismo, el comunismo y cualquier cosa negativa que fuera tendencia necesitando un chivo expiatorio conveniente. Hoy el estado judío se encuentra bajo una lente de escrutinio similar, sus acciones están sujetas a tendencias cambiantes. Los izquierdistas pintan a Israel como un blanco supremacista y peor aún, un estado judío-supremacista, haciéndose eco de las acusaciones que una vez se hicieron contra el apartheid de Sudáfrica. Además, está etiquetada como empresa  colonialista, evocando paralelismos con injusticias históricas. Desde la década de 1970, cuando el mundo  retrocedió correctamente de las prácticas abominables del apartheid de Sudáfrica, Israel ha sido calificado de estado de apartheid. Esta etiqueta una vez asociada exclusivamente con Sudáfrica, ahora sombra de todos los movimientos de Israel en el escenario global.

El apartheid sudafricano era un sistema de discriminación racial basado en todo tipo de clasificaciones raciales y creencias regresivas de que los blancos y negros y las personas de color no eran iguales. Israel nunca ha aprobado una ley que defina a las personas por categorías raciales. Lo que los izquierdistas ven como apartheid en Israel son la barrera de la Ribera Occidental, las torres de guardia y las estrictas patrullas que nuestro estado implementó para detener los ataques terroristas contra nuestra gente (que incluye judíos, árabes, drusos, samaritanos y residentes extranjeros). Los izquierdistas, especialmente los izquierdistas occidentales, actúan como muros fronterizos y la proyección no existe en ningún lado. Si hay apartheid, es practicado por los palestinos porque ningún judío puede vivir una vida normal en sus territorios sin ser mutilado o asesinado. La barrera fue construida por Israel tras una ola de violencia política palestina e incidentes de terrorismo dentro de Israel durante la Segunda Intifada.

Los oportunistas políticos, especialmente los de la variedad izquierdista, pueden torcer cualquier cosa para adaptarse a sus ideales. El marxismo es una ideología fallida que cataloga a las personas en «los que tienen» y «no tienen». Esta visión del mundo no es sólo binaria, sino inmadura y dañina. Esta forma de pensar ha invadido campus universitarios y académicos; en su núcleo está la búsqueda fanática de encontrar fallas en cualquier cosa y en todo. La ilusión de la utopía se rompió después de que los izquierdistas occidentales descubrieran lo mal que están las cosas en la Unión Soviética y la China maoísta, académicos como Foucault, Derrida y Deleuze, que reemplazaron la clásica visión marxista de una lucha política entre el Proletariado y la Burguesía, con una lucha entre un grupo de identidad contra el otro. De acuerdo con esta escuela de pensamiento post-marxismo (o posmodernismo), los palestinos siempre serán la víctima. Y no importa lo que haga Israel, el Estado judío es visto como el agresor. Pero la lógica sugiere lo contrario:

Si Israel realmente quiere establecer el apartheid, sus esfuerzos serían bastante inútiles. Los árabes israelíes no sólo disfrutan de igualdad de derechos, sino que también ocupan cargos prominentes en el país, sirviendo como jueces de la Corte Suprema, miembros del Knesset y desempeñando papeles clave en las coaliciones del gobierno En sectores como la atención sanitaria, los árabes israelíes están notablemente representados, constituyendo alrededor del 20% de los médicos, hasta el 40% de las enfermeras y el 43% de los farmacéuticos. Además, el entusiasmo que rodea los Acuerdos de Abraham y los intentos de Irán y sus representantes de perturbar posibles tratos entre Israel y Arabia Saudita sugieren que la percepción de que los israelíes albergan animosidad hacia los árabes no es del todo exacta.

En conclusión, las acusaciones de apartheid contra Israel no sólo son infundadas, sino que se basan en mentiras. La historia de Israel de oponerse firmemente al apartheid, junto con su compromiso con la igualdad de derechos y oportunidades para todos sus ciudadanos, incluidos los árabes israelíes, representa un testimonio de su dedicación a los principios democráticos. La vilificación de Israel a través de la lente del apartheid sólo sirve para distorsionar la realidad y perpetuar una narrativa dañina que socava los esfuerzos genuinos hacia la paz y el entendimiento en la región.

En palabras de Kenneth Meshoe, un miembro del parlamento sudafricano, llamar a Israel un estado de apartheid es incorrecto, inexacto y malicioso.

«Su único propósito (acusar al Estado judío de apartheid) es demonizar a Israel y aislarla en un intento de deslegitimar la existencia de Israel. Traiciona la memoria de aquellos que sufrieron un verdadero apartheid».

Meshoe, que vivió bajo el apartheid en Pretoria, la capital administrativa de Sudáfrica, sabe lo que realmente es. Después de haber estado en Israel en varias ocasiones, sé que en ese país, que he visto o leído, no está sucediendo nada que pueda compararse con el apartheid en Sudáfrica.

@highlight #stopliesaboutisrael #landofmilkandhoney #Sudáfrica

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.