Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| sábado junio 22, 2024

“En nuestro nombre”: estudiantes judíos de la Universidad de Columbia dan una clase de dignidad


Estudiantes judíos de la Universidad de Columbia, Nueva York, manifiestan en los días posteriores al ataque de Hamás a Israel del 7 de octubre. Poco después, esa casa de estudios fue invadida por un muy bien organizado y violento ambiente de antisemitismo
(Foto: AFP)

Estudiantes judíos de la Universidad de Columbia, Nueva York, manifiestan en los días posteriores al ataque de Hamás a Israel del 7 de octubre. Poco después, esa casa de estudios fue invadida por un muy bien organizado y violento ambiente de antisemitismo

Cuatrocientos estudiantes judíos de esa prestigiosa universidad estadounidense enviaron esta contundente comunicación a sus compañeros y a las autoridades de la casa de estudios, destacando cómo estas últimas han permitido el crecimiento del odio antisemita en el campus y cómo ello no los desalentará a seguir sosteniendo sus valores judíos y sionistas

A la comunidad de la Universidad de Columbia:

Durante los últimos seis meses, muchos han hablado en nuestro nombre. Algunos son exalumnos bien intencionados o no afiliados, que se presentan para ondear la bandera israelí frente a las puertas de Columbia. Otros son políticos que buscan utilizar nuestras experiencias para fomentar la guerra cultural de Estados Unidos. En particular, algunos son nuestros pares judíos que se presentan a sí mismos afirmando representar los “reales valores judíos”, e intentan deslegitimar nuestras experiencias vividas de antisemitismo. Estamos aquí, escribiéndoles como estudiantes judíos de la Universidad de Columbia, que estamos conectados con nuestra comunidad y profundamente comprometidos con nuestra cultura e historia. Nos gustaría hablar en nuestro nombre.

Muchos de nosotros nos sentamos a su lado en clase. Somos sus compañeros de laboratorio, sus compañeros de estudio, sus compañeros y sus amigos. Participamos en el mismo gobierno estudiantil, clubes, fraternidades, organizaciones de voluntariado y equipos deportivos que ustedes.

La mayoría de nosotros no elegimos ser activistas políticos. No tocamos tambores ni cantamos consignas pegadizas. Somos estudiantes promedio, simplemente intentamos pasar los exámenes finales como el resto de ustedes. Aquellos que nos demonizan bajo el manto del antisionismo nos obligaron a participar en nuestro activismo y a defender públicamente nuestras identidades judías.

Creemos con orgullo en el derecho del pueblo judío a la autodeterminación en nuestra patria histórica, como principio fundamental de nuestra identidad judía. Al contrario de lo que muchos han tratado de venderles, no: el judaísmo no puede separarse de Israel. El sionismo es, en pocas palabras, la manifestación de esa creencia.

Nuestros textos religiosos están repletos de referencias a Israel, Sión y Jerusalén. La tierra de Israel está llena de restos arqueológicos de una presencia judía que abarca siglos. Sin embargo, a pesar de haber vivido generaciones en el exilio y la diáspora en todo el mundo, el pueblo judío nunca dejó de soñar con regresar a nuestra patria: Judea, el mismo lugar del que deriva nuestro nombre, “judíos”. De hecho, hace apenas un par de días finalizamos nuestro Séder de Pesaj con la proclamación “¡El año que viene en Jerusalén!”

Muchos de nosotros no somos practicantes de la religión, pero el sionismo sigue siendo un pilar de nuestras identidades judías. Nos han expulsado de Rusia, Libia, Etiopía, Yemen, Afganistán, Polonia, Egipto, Argelia, Alemania, Irán y la lista continúa. Nos vinculamos con Israel no solo como nuestra patria ancestral, sino como el único lugar en el mundo moderno donde los judíos pueden tomar posesión de su propio destino de manera segura. Nuestras experiencias en Columbia de los últimos seis meses son un conmovedor recordatorio de precisamente eso.

Crecimos con historias de nuestros abuelos sobre campos de concentración, cámaras de gas y limpieza étnica. La esencia del antisemitismo de Hitler era el hecho mismo de que “no éramos lo suficientemente europeos”, que como judíos éramos una amenaza para la raza aria “superior”. Esta ideología finalmente dejó a seis millones de nosotros en cenizas.

La malvada ironía del antisemitismo actual es una retorcida reversión de nuestro legado del Holocausto; los manifestantes en el campus nos han deshumanizado, imponiéndonos la caracterización del “colonizador blanco”. Nos han dicho que somos “los opresores de todas las personas de color” y que “el Holocausto no fue especial”. Los estudiantes de Columbia han coreado “no queremos ningún sionista aquí”, junto con “muerte al Estado sionista” y “regresen a Polonia”, donde nuestros familiares yacen en fosas comunes.

Esta enfermiza distorsión ilumina la naturaleza del antisemitismo: en cada generación se culpa al pueblo judío y se lo convierte en chivo expiatorio como responsable del mal social de la época. En Irán y el mundo árabe fuimos sometidos a una limpieza étnica por nuestros presuntos vínculos con la “entidad sionista”. En Rusia sufrimos violencia patrocinada por el Estado y, en última instancia, fuimos masacrados por ser capitalistas. En Europa fuimos víctimas de genocidio porque éramos comunistas y no lo suficientemente europeos. Y hoy nos enfrentamos a la acusación de ser demasiado europeos, retratados como los peores males de la sociedad: colonizadores y opresores. Nos atacan por nuestra creencia de que Israel, nuestra patria ancestral y religiosa, tiene derecho a existir. Somos el objetivo de quienes hacen un mal uso de la palabra “sionista” como un insulto sanitizado para referirse a los judíos, sinónimo de racista, opresivo o genocida. Sabemos muy bien que el antisemitismo está siempre cambiando de forma.

Estamos orgullosos de Israel. Israel, la única democracia de Oriente Medio, es el hogar de millones de judíos mizrajíes (de ascendencia del Medio Oriente), asquenazíes (judíos de ascendencia de Europa central y oriental) y judíos etíopes, así como millones de árabes israelíes, más de un millón de musulmanes y cientos de miles de cristianos y drusos. Israel es nada menos que un milagro para el pueblo judío y para todo el Medio Oriente.

Nuestro amor por Israel no implica un conformismo político ciego. Es todo lo contrario. Para muchos de nosotros, es nuestro profundo amor y compromiso con Israel lo que nos empuja a objetar cuando su gobierno actúa de maneras que consideramos problemáticas. El desacuerdo político israelí es una actividad inherentemente sionista; No hay que mirar más allá de las protestas contra las reformas judiciales de Netanyahu –desde Nueva York hasta Tel Aviv– para comprender lo que significa luchar por el Israel que imaginamos. Basta un par de charlas de café con nosotros para darse cuenta de que nuestras visiones de Israel difieren dramáticamente entre sí. Sin embargo, todos venimos de un lugar de amor y aspiración de un futuro mejor para israelíes y palestinos por igual.

Si los últimos seis meses en el campus nos han enseñado algo, es que una parte numerosa y ruidosa de la comunidad de Columbia no comprende el significado del sionismo y, por lo tanto, no comprende la esencia del pueblo judío. Sin embargo, a pesar de que hemos denunciado el antisemitismo que hemos estado experimentando durante meses, nuestras preocupaciones han sido ignoradas e invalidadas. Así que aquí estamos para recordárselo:

  • Dimos la alarma el 12 de octubre cuando muchos protestaron contra Israel mientras los cadáveres de nuestros amigos y familiares aún estaban calientes.
  • Retrocedimos cuando la gente gritaba “resistencia por todos los medios necesarios”, diciéndonos que somos “endogámicos” y que “no tenemos cultura”.
  • Nos estremecimos cuando un “activista” levantó un cartel que decía a los estudiantes judíos que eran los próximos objetivos de Hamás, y sacudimos la cabeza con incredulidad cuando los usuarios de Sidechat nos dijeron que estábamos mintiendo.
  • En última instancia, no nos sorprendió que un líder del campamento de la CUAD dijera públicamente y con orgullo que “los sionistas no merecen vivir”, y que tenemos suerte de que “no estén simplemente saliendo a asesinar sionistas”.
  • Nos sentimos impotentes cuando vimos a estudiantes y profesores bloquear físicamente a los estudiantes judíos para que no ingresaran a partes del campus que compartimos, o incluso cuando voltearon la cara en silencio. Ese silencio nos resulta familiar. Nunca lo olvidaremos.

Una cosa es segura: no dejaremos de defendernos. Estamos orgullosos de ser judíos y estamos orgullosos de ser sionistas.

Vinimos a Columbia porque queríamos expandir nuestras mentes y entablar conversaciones complejas. Si bien el campus puede estar ahora plagado de retórica de odio y binarios simplistas, nunca es demasiado tarde para comenzar a reparar las fracturas y empezar a desarrollar relaciones significativas a través de las divisiones políticas y religiosas. Nuestra tradición nos dice «Ama la paz y busca la paz». Esperamos que se unan a nosotros para buscar seriamente la paz, la verdad y la empatía. Juntos podemos reparar nuestro campus.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.