Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| jueves junio 13, 2024

Periodista y miembro del Senado egipcio Abd Al-Mun’im Sa’id: “Se debe formar una coalición de países árabes para actuar contra Irán y sus milicias”


Abd Al-Mun’im Sa’id (Imagen: Al-Masri Al-Yawm, Egipto)

En un artículo del diario egipcio Al-Masri Al-Yawm, el periodista Abd Al-Mun’im Sa’id, nombrado miembro del Senado egipcio por el presidente ‘Abd Al-Fattah Al-Sisi, advirtió que las guerras causadas por el conflicto palestino-israelí, y especialmente la actual guerra en Gaza, amenazan la seguridad y la estabilidad de Egipto y requieren la formulación de una estrategia «equilibrada» para salvaguardar los intereses del país. Como parte de esta estrategia, dijo, se debe declarar un estado de emergencia en Egipto para evitar que elementos radicales dentro de su territorio utilicen la guerra de Gaza para desestabilizar el país. Al mismo tiempo, se debe formar una coalición de países, que incluya al propio Egipto, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y otros países con ideas afines, para hacer frente a la amenaza que plantean Irán y sus milicias, como Hamás en Gaza y Hezbollah en el Líbano y Siria, los hutíes en Yemen y Al-Hashd Al-Sha’bi en Irak.

En cuanto al conflicto palestino-israelí, Sa’id llamó a promover la solución de dos Estados, que tiene consenso internacional, en lugar de intentar retroceder el tiempo y eliminar al Estado de Israel.

 

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo: [1]

«… Los egipcios están condenados no sólo a estar cerca de la cuestión [palestina], debido a la ubicación geográfica [de Palestina], sino a ser parte de ella… La historia de la cuestión palestina comienza en 1897, con la celebración del Primer Congreso Sionista en Basilea, Suiza, en el que Theodor Hertzl presentó las ideas expuestas en su libro El Estado judío. La esencia de estas ideas era que los judíos constituyen un «problema internacional», debido al antisemitismo oculto en las sociedades europeas, y que, dado que los judíos son claramente un grupo nacional, el problema del antisemitismo puede resolverse fundando un Estado judío en Palestina, donde la herencia histórica judía [tiene sus raíces].”

«La historia de la causa palestina, que comenzó en aquel entonces, ha continuado durante unos 120 años. Hubo sucesivas oleadas de inmigración judía a Palestina durante el dominio otomano y más tarde bajo el mandato británico, hasta que se estableció el Estado de Israel en 1948. Luego comenzó el conflicto árabe-israelí, expresado en las guerras de 1948, 1956, 1967 y 1973. Este continuó como el ´conflicto palestino-israelí´, que tomó la forma de ´resistencia palestina´ contra la ocupación israelí de los territorios palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967. En teoría, la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993 entre Israel y la OLP marcó el comienzo de una nueva era en la que el conflicto y la paz entre las dos partes están entrelazados.”

“Hoy, ‘estrategia’ no significa retroceder la rueda del tiempo y corregir el hecho histórico del establecimiento de Israel, sino trabajar para actualizar la solución de dos Estados que surge de los Acuerdos de Oslo y es el objetivo consensuado por los principales actores en el ámbito internacional [Pero], a pesar de este acuerdo, esta [solución] no parece ser rápidamente alcanzable, y la estrategia de [perseguirla] debe tener en cuenta los intereses directos de Egipto, que surgen de las amenazas asociadas con conflicto palestino-israelí. Este conflicto dio lugar a una serie de guerras entre las dos partes, que se libraron en Gaza y Cisjordania, todas las cuales produjeron amenazas directas a Egipto, ya sean geopolíticas o geoeconómicas.”

«En los últimos diez años, Egipto se ha centrado en la construcción interna y ha logrado un crecimiento positivo, a pesar de los inquietantes problemas del terrorismo, la pandemia de Covid, la guerra en Ucrania y las grandes crisis en la región –en Gaza, Sudán, Libia y Yemen– mientras lograba evitar verse envuelto en conflictos externos…”

«Durante la actual crisis de Gaza, la sabia gestión de Egipto produjo un logro serio al impedir la emigración forzada de palestinos al Sinaí y al convocar la conferencia de paz durante la guerra que produjo una declaración de nueve estados árabes: los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo más Egipto, Jordania y Marruecos. Estos países tienen tres cosas en común. Primero, son países que han elegido el camino de la reforma y el crecimiento [económico] como camino estratégico hacia el progreso. En segundo lugar, como parte de esta reforma, estos países se esfuerzan por lograr una estabilidad regional que proporcione condiciones adecuadas para las inversiones y el turismo y [les permita] beneficiarse de su situación geopolítica. En tercer lugar, seis de estos países han firmado acuerdos de paz con Israel o buscan normalizar las relaciones bilaterales, abiertamente (Arabia Saudita) o indirectamente (Qatar y Omán). La declaración emitida por los nueve países constituye el primer [esfuerzo] integral para abordar la crisis, y luego se convirtió en una amplia iniciativa egipcia que formó la base para casi todas las iniciativas diplomáticas [posteriores], ya sean estadounidenses o europeas.”

«Al mismo tiempo, la guerra de Gaza sigue ardiendo, e Israel no ha abandonado por completo sus esfuerzos por provocar que los palestinos emigren, voluntariamente o por la fuerza, lo que significa que la amenaza a la seguridad nacional de Egipto sigue vigente. Además, la guerra en los frentes sirio y libanés todavía amenaza con intensificarse, y los hutíes siguen amenazando las rutas comerciales y marítimas internacionales en el Mar Rojo, que conducen al Canal de Suez, lo que llevó a Estados Unidos y otros cuatro países a intervenir y enfrentar militarmente a los hutíes.”

“Esta amenaza adicional a la seguridad nacional de Egipto nos obliga a redoblar nuestros esfuerzos para proteger los intereses supremos de Egipto a través de una estrategia equilibrada. El primer paso en esta estrategia es declarar un estado de emergencia… dentro de Egipto. Esto [debe hacerse] para abordar situaciones graves cuya intensidad y [consecuencias] sorprendentes son difíciles de predecir, y para proteger [nuestro] desarrollo y crecimiento económico, al tiempo que se profundiza el discurso nacional en situaciones de intensa confrontación y se mantiene una unidad sólida que pueda hacer frente a la radicalización mediante organizaciones islámicas y con la izquierda radical, que seguramente intentará utilizar la quinta guerra de Gaza para amenazar y fragmentar el ámbito interno de Egipto.”

“El segundo paso [deriva del hecho de que] la guerra fue, desde el principio, regional e involucró a una coalición regional de Irán y sus milicias aliadas como Al-Hashd Al-Sha’bi en Irak, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán en Siria, el Hezbollah libanés en el Líbano y Siria, los hutíes en Yemen y Hamás en Palestina. Esta coalición explotó la causa palestina de una manera que perjudicó enormemente al pueblo palestino al liberar a todos los peores demonios de Israel, amenazando así la seguridad de Israel. La única manera de lograr un equilibrio de poder frente a esta coalición es formar una contra-coalición de fuerzas que defiendan la reforma y el Estado nación, con Egipto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos como piedra angular. [de esta coalición]».

 

[1] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 30 de abril, 2024.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.