Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo julio 21, 2024

Dime cómo te manifiestas y te diré quién eres


Manifestante pro Hamas en Columbia Foto facebook

Desde el 7 de octubre de 2023, el conflicto entre Israel, la única democracia en Medio Oriente, y el grupo radical islámico palestino Hamas, ha resurgido con manifestaciones que evidencian dos enfoques diametralmente opuestos: las demostraciones pacíficas en apoyo a Israel y las protestas violentas que presuntamente buscan defender a los palestinos, pero que en realidad demonizan a Israel con un trasfondo antisemita. Requiere de un examen profundo la forma en que los comportamientos de cada grupo reflejan una alineación o desviación de los principios de libertad y derechos humanos, y específicamente, cómo, en el caso de las protestas pro-palestinas, existe una preocupante conexión entre los actos vandálicos, la violencia y el fomento del terrorismo radical islámico.

 

Las movilizaciones en respaldo a Israel, caracterizadas por su dinámica familiar, el orden y el pacifismo, reflejan un profundo compromiso y la comprensión de los valores de Occidente. Un ejemplo claro de lo dicho es la concentración que sucedió en Nueva York el pasado 10 de octubre de 2023, donde miles de personas se congregaron pacíficamente en Central Park para expresar su solidaridad con el Estado Israel. El evento referido, se desarrolló sin incidentes, demostrando el compromiso de los participantes con una expresión cívica y cuidadosa.

 

En el mismo periodo, en ciudades como Los Ángeles y Toronto, las Comunidades Judías han organizado eventos educativos para informar al público sobre la situación en Israel, promoviendo una comprensión más profunda y una respuesta pacífica; tales encuentros sirven para unir a las personas en torno a valores compartidos de respeto y cooperación, y reflejan un compromiso con la educación y el diálogo como herramientas para la paz.

 

En contraste con lo anterior, muchas protestas pro-palestinas han sido marcadas por actos de violencia, incitación al odio y vandalismo, reflejando una inclinación hacia la confrontación y la destrucción. Verbigracia, el 4 de noviembre de 2023, una protesta en Londres en apoyo a Palestina derivó en enfrentamientos violentos con la policía, con manifestantes incendiando vehículos y lanzando objetos a las fuerzas de seguridad. De manera muy similar, el 28 de mayo de 2024, una turba violenta de manifestantes pro-palestinos atacó la embajada de Israel en México, produciendo incendios y disturbios, en un feroz enfrentamiento contra la policía local. El comportamiento en el que han incurrido los agitadores no solo desacredita la causa palestina, sino que también crea un clima de temor y desconfianza en la sociedad.

 

A su vez, en ciudades como Chicago y Barcelona, las protestas pro-palestinas han resultado en aumentos significativos de enfrentamientos con las fuerzas de orden público, desembocando en incidentes que han creado un ambiente de tensión y miedo, afectando negativamente la percepción pública del movimiento palestino y poniendo en riesgo la seguridad de todos los involucrados.

 

Otro buen ejemplo del modus operandi de la causa palestina es el que suscita en los campus universitarios de Estados Unidos, donde se ha observado un fenómeno preocupante en el que estudiantes, muchas veces sin una comprensión completa de la situación, apoyan ciegamente la causa de la falsa liberación palestina. El referido respaldo, en ocasiones, fomenta indirectamente el terrorismo y apoya a grupos radicales islámicos que se oponen a los mismos valores de libertad y derechos humanos que los estudiantes creen defender. En universidades como Berkeley y NYU, las protestas pro-palestinas han incluido discursos incendiarios, de instigación, así como actos de vandalismo y destrucción, perpetuando un ambiente de hostilidad y confrontación. Ante tal situación, la creciente falta de discernimiento refleja una peligrosa desconexión entre los valores democráticos y de paz que deberían ser el pilar de cualquier movimiento de justicia social.

 

Las diferencias en la forma de manifestarse son un reflejo directo de los valores que cada conjunto promueve: las demostraciones de solidaridad con Israel subrayan un compromiso con el respeto por la Ley, buscando generar un diálogo constructivo y promover soluciones basadas en el entendimiento y la cooperación. En cambio, las protestas pro-palestinas, a menudo violentas, reflejan una estrategia de confrontación que socava los principios de paz y justicia, alienando a posibles aliados y perpetuando una narrativa de caos, violencia y desorden.

 

Es fundamental que los movimientos sociales y políticos reflexionen sobre los métodos que emplean para avanzar sus causas: la violencia y el vandalismo no solo son moralmente incorrectos, sino que también son estratégicamente contraproducentes. La historia ha demostrado repetidamente que las luchas basadas en la violencia rara vez logran sus objetivos a largo plazo y, en cambio, perpetúan ciclos de conflicto y sufrimiento.

 

La realidad subyacente del conflicto Israel-Palestina no radica meramente en disputas territoriales o incluso en diferencias religiosas, el núcleo del conflicto es una confrontación de valores y visiones del mundo. Israel, como una nación desarrollada y civilizada, defiende principios de libertad, derechos humanos y coexistencia pacífica. En contraposición con lo previo, los grupos radicales islámicos que inspiran y a veces lideran las protestas pro-palestinas promueven la violencia, la ley del más fuerte y la imposición de una sola cultura.

 

Es crucial que la Comunidad Internacional apoye y promueva métodos pacíficos de protesta y solidaridad, pues solo a través del diálogo y la cooperación es posible lograr un futuro de paz y coexistencia.

 

En concreto, las diferencias en la forma de manifestarse entre los grupos pro-Israel y pro-Palestina (anti-Israel) reflejan más que simples estrategias tácticas: son una demostración clara de los valores y principios que cada lado defiende. Las manifestaciones pacíficas en apoyo a Israel demuestran un compromiso con la paz, la democracia y el respeto por la ley, mientras que las protestas violentas en apoyo a Palestina reflejan una estrategia de confrontación y destrucción. Resulta imperativo que continúen apoyándose los métodos pacíficos de protesta o apoyo y se trabaje hacia una solución justa y duradera para el conflicto, recordando que la paz debe ser el objetivo último, y que sólo a través de la paz, el orden social y el respeto mutuo será posible construir un futuro mejor para la humanidad

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.