Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| martes julio 16, 2024

“¿Quién está detrás de las protestas antiisraelíes? Hamás, Hezbollah, los hutíes y otros están preparando a activistas en Estados Unidos y en todo Occidente”

Steven Stalinsky Director ejecutivo de MEMRI, en el artículo de opinión del ‘Wall Street Journal’


El 22 de abril de 2024 el Wall Street Journal publicó un artículo de opinión del director ejecutivo de MEMRI, Steven Stalinsky, titulado «¿Quién está detrás de las protestas anti-Israel?», subtitulado «Hamás, Hezbollah, los hutíes y otros están preparando a activistas en Estados Unidos y en todo Occidente.» El siguiente es el artículo de opinión completo:

Las protestas contra Israel se expandieron en los campus universitarios la semana pasada, volviéndose a veces violentas. En la Universidad de Columbia, los manifestantes corearon consignas de apoyo a las organizaciones terroristas, quemaron la bandera estadounidense y ondearon la de HezbollahLlamaron a las Brigadas Al-Qassam de Hamás a atacar nuevamente y se burlaron de los estudiantes judíos: «Nunca olviden el 7 de octubre» y «Eso sucederá… ¡10.000 veces más!».

No es sólo en los campus. Tres hombres interrumpieron la vigilia pascual en la Catedral de San Patricio en Nueva York, desplegando una pancarta y gritando «Palestina libre». Desde el 7 de octubre, innumerables eventos religiosos y nacionales, políticos y deportivos se han visto perturbados por este tipo de manifestaciones, cuyos organizadores saben cómo maximizar la exposición e influir en las percepciones del público. Lo más desalentador es la falta de atención a lo que exigen los manifestantes, que va mucho más allá de un alto el fuego en la guerra entre Israel y Hamás.

Tomemos como ejemplo la recaudación de fondos para la reelección del presidente Biden el 28 de marzo en Nueva York, con Barack Obama y Bill Clinton, que fue interrumpida por gritos en el auditorio. Eso fue noticia, pero los cánticos de los manifestantes, incluidos «Abajo Estados Unidos» y «las Brigadas Al-Qassam están en camino», una referencia al ala militar de Hamás, no recibieron cobertura. Tampoco sus amenazas físicas a los asistentes en el exterior, una táctica común. También se ignoran las banderas y carteles de organizaciones terroristas designadas (Hamás, Hezbollah, el Frente Popular para la Liberación de Palestina) exhibidos en protestas en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

Las principales organizaciones terroristas expresaron su apoyo a estas protestas y acciones disruptivas, que durante mucho tiempo fueron una parte clave del plan de Hamás para ganarse los corazones y las mentes de Occidente. Hace ya una década, durante la guerra entre Israel y Gaza de julio-agosto de 2014, el Ministerio del Interior de Hamás emitió directrices para los activistas de las redes sociales sobre cómo enmarcar eventos para una audiencia occidental.

No es coincidencia que las declaraciones oficiales de Hamás y de los principales grupos yihadistas sobre las protestas sean casi idénticas. Las declaraciones parecen ser temas de conversación para presionar a quienes toman decisiones en Estados Unidos y Occidente. Parecen estar funcionando. El 4 de abril, el presidente Biden, bajo una presión masiva, advirtió a Israel sobre cambios importantes en la política estadounidense si no suavizaba su campaña militar en Gaza. Hamás aprovechó la disputa entre Estados Unidos e Israel con una declaración llamando a «todas las personas libres del mundo» a protestar.

Un ejemplo flagrante de temas de conversación yihadistas provino del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el 13 de marzo, cuando elogió la actividad política de los musulmanes estadounidenses en Michigan como «muy influyentes». Nasrallah habló sobre las «muchas personas que se manifiestan en Estados Unidos, dijo que «deberíamos saludarlos» y calificó la campaña primaria de «no compromiso» contra Biden, que se originó en Dearborn, Michigan, como «el medio de presión más importante sobre la administración Biden». Nasrallah ya había citado el efecto de las protestas «en Washington, Nueva York, Londres, París y Europa occidental» en un discurso del 11 de noviembre, elogiando su poder para «aplicar presión sobre sus gobiernos».

Todos los líderes de alto rango de Hamás también reconocieron la importancia de las protestas y declararon que influir en la política estadounidense y occidental forma parte de la estrategia de la organización para destruir a Israel. Khaled Mashal, líder de Hamás en el extranjero, instó el 10 de octubre a sus seguidores a protestar «en todas las ciudades». El 31 de octubre, dijo que los amigos de la organización «en la izquierda global» estaban respondiendo a su llamamiento. El 27 de marzo, convocó a millones de personas a salir a las calles en protesta, diciendo que se había producido un cambio sin precedentes en la opinión pública mundial.

El 7 de octubre, el líder de Hamás y ex primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, aludió a esto en Al Jazeera TV. Haniyeh exhortó a la «resistencia en el extranjero», a los «aliados estratégicos» y a los musulmanes de todo el mundo -todos «socios en la creación de esta gran victoria»- a «unirse a esta batalla como puedan». Osama Hamdan, miembro del buró político de Hamás, subrayó el «gran impacto» de las protestas «para presionar a los responsables de la toma de decisiones en el mundo» en una entrevista el 12 de noviembre.

Seis meses después del ataque a Israel, Hamás, Hezbollah, los hutíes y otros no se limitan a vitorear a quienes protestan en las calles. Están trabajando y preparando a activistas en Estados Unidos y Occidente, a través de reuniones, entrevistas en línea y podcasts.

Haytham Abdo, representante del FPLP, destacó esta cooperación en una entrevista del 31 de enero con Brian Becker, coordinador nacional de Answer Coalition, un grupo paraguas de extrema izquierda contra la guerra. Abdo dijo que esta es la «primera vez» que se produjo una «demostración masiva» de apoyo en Estados Unidos. Al tiempo que afirmaba que más del 50% de los jóvenes estadounidenses son ahora pro palestinos, dijo: «Vemos que Biden, la administración estadounidense ahora se ve afectada por esta transformación en el pueblo estadounidense».

El 25 de marzo, el grupo de estudiantes Apartheid Divest de la Universidad de Columbia organizó un evento llamado «Resistencia 101» en el campus. En él participaron líderes de Samidoun, afiliado al FPLP, Within Our Lifetime y otras organizaciones extremistas. En el evento, el ex funcionario del FPLP Khaled Barakat se refirió a sus «amigos y hermanos en Hamás, la Yihad Islámica [y] el FPLP en Gaza», diciendo que particularmente después del 7 de octubre, «cuando ven a estudiantes organizándose fuera de Palestina, realmente sienten que están siendo respaldados como resistencia y están siendo apoyados». El 30 de marzo en Al-Manar TV de Hezbollah, Barakat dijo que «la gran mayoría» de los jóvenes estadounidenses y canadienses ahora «apoyan la resistencia armada» debido a «la introducción de estudios sobre el colonialismo, el racismo y la esclavitud en los planes de estudios de historia».

En un evento celebrado el 21 de enero en Nueva York por el Partido Mundial de los Trabajadores marxista-leninista, se leyó una declaración oficial de Hamás y se proyectaron videos de funcionarios del FPLP, la Yihad Islámica Palestina, Hezbollah y los hutíes. Ibrahim Mousawi, miembro de Hezbollah en el Parlamento del Líbano, subrayó el apoyo de su organización a las protestas, diciendo que son «muy necesarias y muy apreciadas por nuestra gente aquí» y que «realmente apoyamos este trabajo». Hezbollah y los activistas occidentales, dijo, están «juntos, en un frente» contra Israel, contra Estados Unidos y su «tiranía» y contra «la hegemonía y el imperialismo occidentales». El líder hutí, Nasreddine Aamir, también agradeció y elogió a los manifestantes en Occidente que «toman una posición y participan en marchas y salen a las calles».

La colaboración entre terroristas de alto rango y su creciente lista de amigos en Estados Unidos y Occidente tiene consecuencias en el mundo real. Estos grupos están designados como terroristas por una razón. No planean marchas ni mítines: llevan a cabo ataques terroristas. Y cuando los activistas estadounidenses y occidentales, incluidos los estudiantes universitarios, vean que sus marchas y protestas no están logrando sus objetivos, pueden considerar sus próximos pasos, que estarán influenciados por la compañía que han tenido.

*Steven Stalinsky, Ph.D., es director ejecutivo de MEMRI.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.