Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo julio 21, 2024

Jaque mate de Yahia Sinwar


Foto IDF

“Los israelíes están donde queremos que estén”, respondió Yahia Sinwar al entrevistador de Al Jazzera. Respuesta inteligente, pero verdaderamente inquietante en el sentido de que implica que los israelíes han caído en su trampa debidamente estructurada. Este comunicado acababa de emitirse mientras Israel enterraba a una docena de sus valientes soldados que murieron en el campo de batalla.

Diatriba, estrategia eficaz o simplemente, desaire. También es cierto decir o recordar a Yahia Sinwar que su sarcasmo no le impide afrontar la demolición casi total de su imperio clandestino y el visible, reducido a ruinas humeantes.

Rafah, de la que estaba tan orgulloso, cayó y los túneles que unían Gaza con Egipto también fueron destruidos. Reclamar un jaque mate es mucho más un deseo de decir que su agonía lo colma, responde a sus deseos más salvajes.

A medida que avanzo, no puedo evitar ver su victoria y es enorme, ya sea que me guste o me moleste… está ahí.

  • Yahia Sinwar ha conseguido poner en jaque al pequeño Estado de Israel con su toma de rehenes que se niega a negociar y es, en verdad, su mejor carta para tener a los israelíes por el cuello.
  • También logró dividir a la gente entre aquellos que quieren la muerte de Sinwar y el fin del gobierno de Hamás y aquellos que quieren la liberación de los rehenes «a cualquier precio».
  • Ofreció una oportunidad a los antagonistas de Bibi Netanyahu y su coalición jugando al doble juego en su gabinete de guerra antes de abandonarlo en el momento más crucial de la conflagración, acusando a Bibi de incompetencia y de ganancias políticas.
  • Jugó con los nervios, la sensibilidad, la compasión de todo un pueblo al que guiaba de las narices… haciéndolo bailar al son de sus deseos y necesidades. Recordemos aquí los camiones de remedios/medicamentos ofrecidos a Hamás, algunos de los cuales estaban destinados a rehenes viejos y/o enfermos, que nunca recibieron.
  • Y para empeorar las cosas, el presidente estadounidense Joe Biden reagrupó su causa infiltrándose en las negociaciones por la libertad de los rehenes, imponiendo restricciones militares y estratégicas a Israel y negándole armas. Lo orquestó todo para sus propios fines, estando en vísperas de las elecciones, para la imposición de un Estado palestino junto a Israel. Un Estado palestino reivindicado por Arabia Saudí que pondrá fin a la presencia judía en Oriente Medio.

En todo este panorama, Israel es el perdedor, con muy pocas posibilidades de salir ganador. Desde el principio, Sinwar tuvo mejor mano que Israel, a pesar de su poder y genio.

Sinwar puede reírse a carcajadas de su éxito, reírse de Israel y de Estados Unidos, a quienes no dio ningún lastre, ni un centímetro… al contrario, los obligó a proporcionarle todas sus necesidades, tanto humanitarias como de combustible. De hecho, Joe Biden era parte del campo del terror, de Hamás, era su mejor peón en esta lucha por la supervivencia de Israel.

Después de más de ocho meses de combates, el ejército israelí no ha conseguido hacerse con Yahia Sinwar, por miedo a tener que matar a los rehenes que utiliza como escudo humano.

¿Qué hará Netanyahu, atrapado entre las amenazas de las familias de los rehenes y las elecciones estadounidenses? ¿Qué hará con estos renegados israelíes que han sido cegados por la sed de poder? Está postergando las cosas… está atrapado en la trampa de la pacificación de Irán por parte de los EE.UU…. Debe resistir a todos aquellos que quieren su cabeza… si no la cabeza de todo el pequeño Estado de Israel.

Mientras tanto, enterramos nuestros brotes jóvenes, los que garantizan nuestra supervivencia, nuestra resiliencia… Esta mañana, al levantarme de la cama, dije una oración… El mal no debe vencer… ¡Nunca debe vencer! ¡Dios no lo permitirá!

Thérèse Zrihen-Dvir

https://israel247.org/echec-et-mat-de-yahia-sinwar-90030.html

Traduccion para Porisrael.org por Dori Lustron

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.