Por Israel


Defendemos un ideal no a un gobierno
Síguenos en Facebook Twitter Twitter YouTube RSS Feed
| domingo julio 21, 2024

Con Tawfik Hamid, pensador reformista del Islam, quien conoció la jihad desde adentro


Tawfik Hamid nació en Egipto en el seno de una familia secular, de joven quiso acercarse al Islam pero fue por mal camino. Hoy en día , radicado desde hace mucho en Washington, escribe y concientiza acerca de la necesidad de un Islam moderado y no violento, aunque como médico, está dedicado a educación médica en internet para el mundo árabe, en cursos en los que participan entre otros árabes israelíes y palestinos. Durante años, fue asesor en temas de anti terrorismo.

Vivió con horror las noticias de la masacre en el sur de Israel el 7 de octubre, sostiene que eso no representó en absoluto su visión del Islam, y considera que Occidente no es suficientemente consciente de la amenaza del Islam radical.

 

Esta es su historia.

 

P: Dr. Tawfik es un gusto tener la posibilidad de conversar nuevamente con usted, aunque sería mejor hacerlo como la primera vez, durante horas, en Jerusalem. Comencemos por recordar su historia personal.

R: Tal como le conté la primera vez que nos encontramos, años atrás, nací   en Egipto en setiembre de  1961 en una familia muy secular. Mi padre, cirujano en traumatología, era un comunista, ateo, y no creía en la existencia de Dios ni en las religiones. Mi madre era una profesora de francés, liberal. Y tenía un tío actor de cine…O sea que mi familia no tenía ninguna relación con religión …

Una vez, cuando tenía unos 15 años, estaba estudiando en la clase de biología la estructura de las moléculas, de ADN y me sentí impresionado  por el poder del Creador que había creado esas moléculas. Empecé a sentir la necesidad, la motivación de adorarlo, de servirlo…y la verdad es que esa motivación fue utilizada luego por el grupo extremista terrorista islámico “Gamaa al-Islamía”.

P: Allí conoció a quien fue luego el número 2 de Bin Laden en Al Qaeda, el Dr. Ayman al-Zawahiri…

R: Justamente. El fue a darnos unas lecciones, sermones, lo escuché varias veces. No olvidaré el momento  en que por primera vez escuché a Ayman al-Zawahiri. El hombre hablaba con mucho poder, con fuerza, con plena convicción  de que tenemos que librar guerra santa, jihad, contra Occidente. ¡Y ésto fue mucho antes que oigamos sobre Al Qaeda! Hablaba del concepto de jihad violenta, diciendo que cuando la nación musulmana usa la jihad violenta para difundir la religión, somos fuertes y controlamos el mundo, mientras que cuando abandonamos ese sistema,nos tornamos débiles y carentes de poder. Esa era su lógica.

Era muy carismático y convincente a al explicar que hay que librar jihad, guerra santa, a todo nivel y declarar la guerra a los infieles.

 P: Y usted llegó a convencerse también de eso…

R: Me convertí pues en parte del grupo y en seis a ocho meses, me habían lavado totalmente el cerebro. Mi personalidad cambió totalmente. De ser un niño , un jovencito cuyos sueños eran jugar al fútbol, correr, bailar, correr detrás de las mariposas, me convertí en un jihadista que soñaba en morir por Alá, en matar a otros , en hacer todo tipo de crímenes. Soñaba con ir a Afganistán…todo a tal punto que casi llego a cometer un crimen. Me dijeron que debo secuestrar a un policía egipcio y enterrarlo vivo. Pero gracias a Dios, en el momento apropiado, antes de haber alcanzado a hacerlo, mi conciencia se despertó. No continué por esa senda, di marcha atrás y comencé un nuevo camino de reforma del Islam o de una nueva interpretación del texto islámico que permita dar otra interpretación de la propia religión.

 

El peligro actual

P: ¿Cree que Occidente comprende realmente la naturaleza del problema del  Islam radical?  En Israel hay plena convicción que el horror del 7 de octubre fue algo que empezó con los judíos, pero que los extremistas ven como blanco también al resto de los que consideran “infieles”.

R:  Obviamente, la verdadera guerra no es sólo de Israel. Israel ahora los está enfrentando, pero sin duda el odio que tienen es para todo aquel que no está subyugado a dicha ideología.Quieren controlar a los demás. Es sólo  cuestión de tiempo… con cifras que van a aumentar, por ejemplo, en Europa.

Los europeos verán la realidad cuando sea demasiado tarde. Aumentan en números y el porcentaje de lo que llamo la “masa crítica”, que puede iniciar la reacción que destruya a muchos países occidentales desde adentro, se alcanzará próximamente en algunos de esos países. La gente perderá sus libertades, estarán controlados por sistemas que siguen la “sharia”, la ley religiosa isámica. Perderán sus países, a menos que tomen ciertas decisionesy elijan a la persona que sabe cómo hacer frente a esto. La mayoría de Occidente simplemente no comprende.

P: Es una situación muy compleja.

R: Así es. Los musulmanes no quieren admitir que hay un problema con la ideología, los grupos de izquierda liberal en general no desean ver el problema, y algunos otros, no quieren ver un Islam reformista. Y cuando yo intento subir  cierto material contra los extremistas  en internet, la Hermandad Musulmana contrata a gente para que se queje en Facebook diciendo que yo violo las normas de la comunidad. En lugar de que Facebook los castigue a ellos, me castigan a mí: cada tanto bloquean las páginas porque ellos tienen los medios económicos para hacerlo, yo no. Es difícil vencerlos solo.

 

La mañana del horror

P:  Tawfik, ¿Qué pensó o qué sintió cuando escuchó sobre los sucesos del 7 de octubre en el sur de Israel?

R:  En primer lugar, fue una de las cosas más terribles y crueles que he visto: chicas jóvenes que fueron llevadas del cabello y violadas, atacaron a gente que bailaba en una fiesta- un acto de cobardía. Vi la tradición de los  radicales, atacar a los débiles. Al igual que los atentados de años atrás contra autobuses escolares, también lo que ocurrió el 7 de octubre fueron actos cobardes , asesinatos y abuso de mujeres. Me sentí devastado. Fue un acto de pura maldad.

P: ¿Qué pensó que sucedería a raíz de eso?

R: Yo  me esperaba que la reacción iba a ser muy fuerte. Porque al pensar en términos numéricos, ¿sabe lo que significa matar a mil personas en Israel? ES más o menos el equivalente al asesinato de más de 40.000  en EEUU. ¿Cómo reaccionaría Estados Unidos? Es así como la gente tiene que ver el problema. Cada uno, cada país, que lo multiplique por su población. En Israel, un país de 9 millones de habitantes, fueron asesinadas 1200 personas en unas horas. Que cada uno  haga el cálculo para su país. Ningún país hubiese aceptado permanecer en silencio. Creo que la reacción era completamente predecible. Yo predije que la reacción sería particularmente fuerte, en especial, cuando el Sr. Netanyahu los llamó “Amalek”, el término con el que el pueblo judío se refiere a quienes intentan eliminarlo. Sé cuán difícil es en su psicología y naturaleza. Porque llamarlos Amalek significa que se trata de un grupo de malvados que buscan destruir a otros y no tienen principios morales en el mundo.

P: Esa es exactamente la percepción en Israel respecto a Hamas. Desde su lugar, siendo musulmán opuesto terminantemente al extremismo ¿cuál es la solución?

R: En este tema puntual,  Hamás podía resolverlo si simplemente estuviese dispuesto a renunciar a su cara fundacional que claramente afirma que hay que matar al pueblo judío, en el capítulo 7.  Ante una constitución como ésta, ¿se puede pretender que el Estado de Israel le entregue flores? Y ni que hablar de los dos millones de árabes que viven en paz y seguridad en Israel como ciudadanos. Es una situación diametralmente opuesta a los asesinatos, violaciones y otros crímenes de Hamas.

Cuando estuve en Israel me encontré con muchos árabes israelíes que me dijeron claramente que son tratados con justicia en Israel, que viven bien. Vi cómo funcionan las corte de la Sharía  en Israel, para asuntos religioso islámicos. Vi que los carteles con los nombres de las calles están también en árabe, al igual que las monedas y billetes. Si busco oprimirte ¿pondría tu idioma en mi moneda? ¿o en las calles? Los que dicen otra cosa, mienten.

Extrañas alianzas

smail Haniyeh, jefe de Hamas, sunita, con el lìder supremo de Iràn, el Ayatollah Khamenai, chiita (Foto recabada de las redes por Abu Ali ,
reprducida en su cuenta de Telegram)

 

P:  ¿Qué piensa usted de esas personas de izquierda, que se consideran  liberales, por ejemplo en universidades de Estados Unidos, que salen a defender a Hamas y Hezbolá?  ¿Cómo analiza tan extraña alianza entre quienes se consideran liberales y de izquierda y el movimiento oscuro del Hamas?

R: Buena pregunta. Hay dos factores aquí: por un lado, muchos de esos liberales llamados “de izquierda”, sienten un profundo antisemitismo y aprovechan la oportunidad del conflicto actual para manifestarlo.

Por otro, los árabes y los musulmanes utilizan internet en forma muy eficiente para difundir muchas mentiras para moverlos emocionalmente. Lamentablemente, la otra parte no ha hecho lo mismo. El lado que ataca a Israel habla en forma emocional,difundiendo mentiras, y tienen medios de comunicación detrás que los respaldan. Claro que Al Jazeera es un ejemplo clarísimo. Otro factor para tratar de entender por qué la izquierda liberal atrae a las jóvenes generaciones es que los árabes musulmanes en las universidades estadounidenses aumentaron en forma significativa. O sea que numéricamente son muchos más que los judíos, apoyan a  los palestinos y utilizan Internet con mayor eficiencia. Y la campaña israelí de información no es suficiente.

 

Los civiles palestinos y la masacre

P: Supongo que habrá visto los videos de los civiles palestinos celebrando la masacre, cuando los terroristas regresaron a Gaza, con los secuestrados, niños y jóvenes, gritando entusiasmados “Ala Hu-Akbar” (¡Alá es grande!). Sabemos además que algunos de los secuestrados estuvieron en casas de civiles… ¿Qué puede decir sobre el pueblo palestino, el que se presenta en el mundo como no relacionado con el terrorismo, tomando en cuenta esos hechos? 

R: Creo que el problema es que las definiciones no son claras y las clasificaciones no son precisas. La gente piensa que si no portas un arma, eres civil. Pero a realidad es que alguien que no porta un arma, puede ser aún más peligroso. Al hacerles sentir a los terroristas como héroes en lugar de como cobardes, al celebrar los actos de mal, eres parte del fenómeno del terrorismo. Al intentar limitar terrorismo solo a gente militarizada, es un gran problema, porque se ignora el poder detrás de esa gente militarizada.

Si esa gente militarizada que porta armas, descubre que la mayoría de la población no acepta las violaciones, no acepta el ataque a niños pequeños, el ataque a gente en una fiesta, quizás podría haber un cambio.

El mundo  tiene problemas con la definición de civiles. Cuando se apoya y celebra los actos terroristas, estás contribuyendo a los terroristas. Yo tengo claro que quienes condenan a Israel hablan de los civiles muerto o heridos, y yo no digo que sean pocos, pero cuando se combate al terrorismo siempre hay civiles heridos. Y si son muchos es porque Hamas se esconde entre civiles. Pero es necesario modificar la definición del término “civil”. Un verdadero civil no debe apoyar realmente los ataques del mal contra personas inocentes que celebran una fiesta o se encuentran en una escuela, o en un autobús de niños.

 

Irán, la cabeza del mal

P: Dr. Hamid sabemos que uno de los temas centrales en el Islam es la división entre chiitas y sunitas pero ahora vemos a unos y otros unidos contra Israel. –Hezbolá , chiita, en lo que presenta como  solidaridad con Hamas, ataca a Israel. Irán, cabeza del mundo chiita,  apoya y financia a la “Jihad Islámica”. ¿Es simplemente por el odio a Israel? ¿A Occidente? ¿Cómo explica lo que estamos viendo ahora?

R:  La explicación radica en un proverbio egipcio que dice, en árabe: “mi hermano y yo podemos estar uno contra el otro, pero ambos estaremos juntos contra el otro”. Tanto chiitas como sunitas creen en la supremacía islámica y piensan que aunque no la puedan lograr ahora , podrá ser más tarde. Comparten el odio a Israel . Se unen contra el enemigo común. Si el enemigo no está, combatirán entre sí. No es que se aman sino que simplemente odian a Israel.  Y en esa situación, el odio hacia Israel los une. Y si no estuviera Israel en la ecuación, lo predominante sería el profundo odio entre ellos.

P: Y me pregunto si la solución pasa por poner  fin al régimen de los Ayatolas.

R: Lo primero es ocuparse de Irán que apoya a Hamas, a Hezbolá, a los palestinos, causan problemas al mundo, y apoyan a cada uno de estos grupos por separado. Si se desea poner fin a esta situación, hay que comenzar por la fuente del apoyo mismo. Una vez que esta fuente sea claramente vencida, no podrán apoyar a esos grupos y dichos grupos colapsarán por sí solos. Está claro que uno de los pasos es militar, tecnológico, porque los iraníes no son tontos, no se quedan en su lugar: desarrollan tecnologías y tal vez desarrollen cosas primitivas pero que pueden causar daños. Pueden llegar a una bomba nuclear y que sea  demasiado tarde para hacer algo. Por lo tanto ,creo que es realmente la última oportunidad para que el mundo entienda que si Irán posee una bomba nuclear puede llegar a manos de Hezbolá, de Hamas, y que también en Latinoamérica hay elementos que  pueden fácilmente cruzar las fronteras a los Estados Unidos y generar una guerra. Una guerra tal, sería una pesadilla si Irán desarrolla armas nucleares, no sería una situación simple, generaría una nueva era en la cual la gente puede ver armas nucleares utilizadas no por estadounidenses o rusos sino por pro-iraníes. En dicha situación, podrían incluso dar dichas capacidades a grupos sunitas para que hagan el trabajo en su nombre. Y el problema es que nada los detiene, ni siquiera la muerte.

Hamás y Hezbolá y otros, son ramas del poder iraní, del imperio iraní. Es cierto que Hamás es sunita y Hezbolá es chiíta, pero cuando la cuestión es combatir a Occidente e Israel, están unidos en dicho frente. Por lo cual, si se desea poner fin a la enfermedad que causa numerosos síntomas, se va al núcleo de la enfermedad, en lugar de buscar si se trata de Hamás o Hezbolá o hutíes… esto es solo tratar los síntomas de la enfermedad, ésta ya está allí, y si no se trata a tiempo y en forma efectiva, las condiciones pueden ser terribles para el mundo.

P: Muchísimas gracias por todo este tiempo que ha dedicado a la entrevista. Siempre es apasionante escucharlo.

R: Muchas gracias por el interés.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.