Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
7 Kislev 5778 | sábado noviembre 25, 2017
donativo

Cuestión de imágenes


Visitar la página web del grupo informativo palestino “Paltoday” (Palestina Hoy) es el mejor ejercicio para curarse del error consistente en hacer de los civiles palestinos una especie en extinción por culpa del “brutal cerco” a que están sometidos por las autoridades militares israelíes. Todo se viene abajo cuando uno se pasea displicentemente por la citada página y que nos revela con prodigalidad de detalles las muchas “vicisitudes” y “carencias” que los palestinos “sufren” a manos de los israelíes. Todo un ejercicio de realismo para escapar de la imbecilidad que nos acosa de forma permanente y que nos exige la unilateralidad de conceptos sobre la verdadera situación del conflicto entre ambas sociedades, que no pueblos.

Es necesario pues dejarse atrapar con estas imágenes y dejar de escuchar el corifeo y mariachi polifónico mediático que en muchas ocasiones nos llega desde la misma zona y nos pretende vender su basura ideológica sustentada en imágenes manipuladas, juicios falsos y razonamientos torticeros, retorciendo de este modo la verdadera dimensión de los acontecimientos en la zona que en modo y manera algunos son los que nos cuentan sino los que son. Esta galería es un golpe duro contra cuantos sostienen la mentira del palestino hambriento, económicamente empobrecido, socialmente triturado y machacado por el cerco. Nunca un cerco hizo tanto por un pueblo como el de Gaza. Así de rotundo y cierto. Gracias al cerco viven como ilustran los fotogramas y sostener lo contrario es de incultos y mendrugos, aunque de eso por desgracia no vamos a liberarnos fácilmente. En España cuando menos ya no caben más, el cupo por metro cuadrado está cubierto por demás, no queda sitio.

Hoy ya no queda espacio para la prosa, las imágenes nos sitúan en el lugar correcto o sacan de la dimensión equivocada. Para seguir creyendo lo que muchos nos “cuentan” nos tienen que demostrar que no nos mienten ni nos manipulan ofreciéndonos para eso la parte contraria, la que desmonta sus argumentos. La verdad ha dejado de ser unilateral, hoy se cuece en medio del contraste y el contrapeso. No basta con que el periodista nos lo diga, presente y muestre, la cuota de mentira la tiene adjudicada de antemano y si de verdad quiere ser creído y admitido en el “olimpo” del periodismo de verdad ha de quedar expuesto al juicio de sus lectores y seguidores acompañando sus crónicas con las tesis contrarias a las suyas decoradas convenientemente de imágenes ilustrativas. Hablar y contar ya no basta porque el mundo virtual le hace un roto a cualquier gurú de la información por mucho crédito que posea y exhiba.

Lo más lamentable de esto es la sensación final de ser más creíble la imagen del niño arrojando piedras contra el tanque israelí o la del niño Al Durra allá por los comienzos de la segunda Intifada, que las de estos puestos llenos de todo tipo de bienes a disposición de los ciudadanos de Gaza, “padeciendo” como sufren el “terrible” y “vergonzoso muro de aislamiento y separación” que les toca sufrir.

¡Pobrecitos ellos! ¡Si tan sólo asesinan lo que pueden! ¡Ay si les dejaran! ¡Es que Occidente no presiona lo suficiente para terminar con esta “terrible humillación”! Como decía mi admirado humorista Miguel Gila: “Si no son capaces de soportar una broma, ¡que se vayan del pueblo!”

Cuestión de imágenes, pero de las que no salen a menudo no obstante ser reales.

Miguel Martín

Zaragoza

http://www.paltoday.com:80/arabic/News-64161.html

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.