Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado abril 25, 2020
donativo

El Emperador Está Desnudo


8 de diciembre de 2010 

Por Celia Michonik 

Presidente de Asuntos Públicos, ONGs y representante ante la ONU 

WIZO Mundial

Desde hace algún tiempo, especialmente en las últimas semanas, en mi mente se han ido acumulando pensamientos. Cada nuevo día trae noticias, y después de reflexionar, me pregunto:

¿Cómo es posible que países que consideramos sensatos y democráticos, sean tan fáciles de manipular?

Como mi primer ejemplo, me gustaría abordar el tema de los derechos de la mujer y la recién creada entidad UN Women. Este organismo se creó como resultado de negociaciones entre los Estados miembros de la ONU y el apoyo de los movimientos mundiales de la mujer, y su principal objetivo es acelerar el avance en el cumplimiento de las necesidades de las mujeres y las niñas en todo el mundo.

La elección de la Sra. Michelle Bachelet, como cabeza de UN Women ha aportado mucho prestigio a esta nueva iniciativa. Con sus antecedentes en derechos de la mujer, fue la elección natural para esta posición, pero entonces, sin embargo, intervino la política.

Irán y Arabia Saudita, además de varios otros países con dudosos historiales de derechos humanos, solicitaron ser admitidos entre los 41 miembros de la junta ejecutiva, de los cuales 35 miembros son elegidos por grupos regionales y los restantes seis miembros representan a los países donantes. Sólo porque pertenecen a una zona geográfica específica, Irán y Arabia Saudita tienen derecho a ser candidatos, ya que la admisión se basa en un sistema por el cual los países se seleccionan de acuerdo a la ubicación geográfica (continentes). Por último, a fin de garantizar una fuente de financiación, fueron aceptados los países donantes.

¡Qué absurdo, entonces, que un país dominado por hombres, como Arabia Saudita, donde la ley prohíbe a las mujeres salir a la calle sin la compañía de un familiar varón, y donde 4 millones de mujeres (de una población total de 24 millones de personas) son solteras, porque sus tutores masculinos no aprueban que se casen, qué absurdo, como les decía, que ese país sea admitido en UN Women! Incluso mujeres que son distinguidas profesionales, como médicas, abogadas, etc., son condenadas a penas de cárcel o tienen que recurrir a refugios para mujeres, si violan esas opresivas leyes.

El Sr. Mark Kornblau, portavoz de la misión de EE.UU. ante la ONU, en referencia a la admisión de Arabia Saudita a UN Women, dijo que «enviaría un mensaje equivocado desde el comienzo de esta emocionante iniciativa».

La admisión de Irán como miembro, fue rechazada como resultado de las peticiones de países democráticos y de ONGs. Ignorar hechos como mujeres condenadas a muerte por lapidación en el siglo 21° fue demasiado para tragar, incluso para algunos de los países retrógrados que conforman las Naciones Unidas.

¿Dónde están los principios rectores de aquellos que están a cargo de hacer valer los derechos de las mujeres?

Ahora voy al segundo ejemplo.

Asistí a la CSW, en marzo de 2010, donde hubo un panel organizado por algunos de los países de la Liga Árabe, a saber, Líbano, Palestina, Siria, Arabia Saudita, Jordania y Egipto; y el tema debatido fue, por supuesto, la mujer y los niños palestinos bajo la opresión de Israel.

Yo soy la primera en aceptar que, en situaciones de conflicto, se cometen injusticias y errores, pero quiero hacer hincapié en un punto interesante. Un profesor presentó varios mapas donde se podían ver los límites del actual Israel con el nombre de Palestina. Este profesor destilaba mentiras y odio. Cuando, al final de la conferencia, lo confronté con la pregunta: ¿dónde, en ese mapa, está Israel? Su respuesta fue: ¡Ustedes no tienen cabida en esta región, tiene que salir!

Los palestinos, en la Margen Occidental y Gaza, proclaman que «con el tiempo, los palestinos deben trabajar para recuperar todo el territorio para un estado palestino». En una reciente encuesta, el sesenta por ciento de los palestinos dijo que «el verdadero objetivo debe ser comenzar con dos estados pero, a continuación, pasar a ser un estado palestino completo».

A veces los niños hacen preguntas extrañas, pero una cosa es un hecho: Ellos son honestos en sus creencias. Esta es la razón por la que titulé mi artículo El emperador está desnudo. La semana pasada, el Jerusalem Post dedicó su primera página a la declaración emanada de la reunión del Consejo Revolucionario de Al Fatah, que declaró que «el Consejo reafirma su rechazo al así llamado Estado Judío o a cualquier otra fórmula que pudiera lograr esa meta».

Purgada de los milagros y misticismo, la Biblia es un texto de historia muy fiable. La saga del pueblo judío está bien documentada en la historia de la humanidad. De su relato, corroborado por documentos y la arqueología, está claro que el derecho del pueblo judío a la Tierra de Israel es absoluto e inequívoco y, por lo tanto, ese derecho no puede perderse. Es la base de la existencia de Israel y debe ser preservado.

Los países que someten a presión a Israel, no parecen entender que las negociaciones que darán forma al futuro de ambas naciones, una de ellos en formación, debe dar al Estado Judío la seguridad que necesita para las generaciones venideras.

Los palestinos proclaman que aceptan el principio de dos estados, viviendo lado a lado en paz y seguridad. ¿Confiarían el futuro de sus hijos a alguien que no tiene la intención de cumplir lo que proclama con tanta vehemencia?

En resumen: Comprender las quejas palestinas, sí. Participar en negociaciones para resolver el conflicto, sí. Hacer concesiones, incluso dolorosas, para llegar a un acuerdo, sí. Y, por supuesto, sí a un tratado de paz, siempre y cuando no sea uno que esté basado en la buena voluntad árabe, sino en nuestra capacidad de asegurar la existencia continuada de Israel.

 

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld
Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.