Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves abril 16, 2020
donativo

Israelíes y palestinos se la juegan en Tahrir


Sal Emergui

Elmundo.es

 

10 FEB 2011

El Cairo-Para los palestinos es ya tan famosa como la Plaza Manara de Ramala. Para los israelíes, tan citada como la Plaza de Rabin de Tel Aviv. Estamos hablando, por supuesto, de la Plaza Tahrir de El Cairo, cuyo espíritu determinará el destino del pueblo egipcio pero también la de sus dos expectantes vecinos.

“No tenemos nada que comentar. Hemos recibido órdenes muy claras de no hacer declaraciones”, nos dicen fuentes diplomáticas israelíes en El Cairo. Su embajada está cerrada desde hace más de dos semanas y las familias de los funcionarios israelíes fueron evacuados de emergencia en los primeros días de la revuelta contra el presidente Hosni Mubarak.

Israel ha seguido a la distancia y de forma gradual el ocaso del rais, su “estable” aliado en la zona.  Cuando se extendió la llama de la protesta, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, mantuvo un silencio absoluto. Cuando el régimen empezó a tambalearse, se limitó a decir que “Israel sigue muy de cerca los acontecimientos  en Egipto teniendo como objetivo primordial garantizar la continuidad del acuerdo de paz”. Hoy, cuando Mubarak es ya un cadáver político en busca de un funeral más o menos digno  (¿tratamiento médico en Alemania?) y la incertidumbre se hizo (se hace) presente, Netanyahu se atreve a decir el nombre del lobo: Los Hermanos Musulmanes.

Netanyahu ha pronosticado tres escenarios: “Primero, los egipcios pueden elegir un modelo de Estado secular reformista con un rol importante del Ejército. La segunda posibilidad es que los islamistas aprovechen su creciente influencia y lleven al país a una dirección contraria a la modernidad y reforma. Pero hay una tercera posibilidad; que Egipto siga el camino de Irán donde los llamamientos al progreso son silenciados por el despotismo más oscuro y violento que ahoga a su propio pueblo y amenaza a los otros. Deben recordar la brutal represión en Irán de hace 18 meses. En Teherán, no hubo diálogo ni reforma ni contención”.

Suleiman-Barak

Suleiman y Barak, en una de sus reuniones.

Aunque el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak (viejo conocido del vicepresidente Omar Suleiman) afirme que el cambio de régimen no supone  “un riesgo inmediato”, la preocupación en Israel es enorme. Mucho más que la de los europeos que hace tres semanas tenían en Mubarak a su gran amigo mientras hoy le tratan como un “apestado dictador”.

Tahrir influirá en la estrategia militar de Israel como confiesa el ex jefe de la Inteligencia militar, Amos Yaldin: “La  estructura  del Tzahal se transformará completamente si Egipto pasa de ser un aliado a ser un enemigo”.

La reacción palestina  tiene dos cabezas. El grupo islamista Hamas se mantuvo en alegre silencio los primeros días pero al ver que la cosa iba en serio permitió que 2000 personas salieran a las calles  de Gaza para apoyar la revuelta contra Mubarak, al  que siempre han acusado de colaborar con Israel, especialmente respecto a la frontera con la Franja. “¡Mubarak, tienes que irte!” gritaron. Con todo, Hamas intenta mantener una posición relativamente neutral aunque si se va el viejo Hosni no declararán tres días de duelo.

Varios de sus milicianos más destacados (Ayman Nufal es un ejemplo) aprovecharon el caos para escapar de las cárceles egipcias y volver a Gaza por los túneles  que conectan el Sinaí con la Franja que controla Hamas. Un efecto negativo es el cierre egipcio del paso fronterizo de Rafah.  El sueño de Hamas sería un Egipto gobernado por los Hermanos Musulmanes y sin Mubarak o Suleiman reuniéndose en la intimidad con los israelíes.

En Cisjordania, el presidente palestino y líder de Al Fatah, Abu Mazen, sobrevive a las semanas más negras que recuerda. Primero fueron los llamados “papeles palestinos” de  Al Yazira que supuestamente revelaba “enormes concesiones” en las negociaciones de paz. Cuando intentaba recuperarse del Wikileaks palestino, llegó la estocada: la caída de su principal padrino regional.

Los palestinos de Cisjordania también muestran sus simpatías hacia los inquilinos de Tahrir. Los jóvenes de Fatah dicen que debe ser un inspiración para derrocar el régimen de Hamas en Gaza.

¿Cómo afectará el nuevo sistema egipcio a la causa palestina?  “Es de prever que el pueblo egipcio continúe su apoyo a nuestra lucha por la independencia y el fin de la ocupación”, opina Ghassan Khatib, portavoz del Gobierno de Ramala.

Para él, “es el primer intento pacífico de cambio social y político en el mundo árabe…Es un nuevo fenómeno que debe ser apoyado por todos,  en especial si conduce a un sistema político basado en una participación real con un desarrollo social y económico que el pueblo de la zona había aspirado desde hace mucho tiempo”.

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.