Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 17, 2020
donativo

La izquierda de Israel necesita abrir los ojos sobre la realidad de Medio Oriente


¿Cómo habría reaccionado la izquierda si Juliano Mer-Khamis hubiera sido asesinado por judíos?

Ari Shavit

Haaretz.com

7.04.11

No es difícil imaginar lo que habría sucedido si Juliano Mer-Khamis hubiera sido asesinado por judíos. El asesinato recibiría un enorme titular en Haaretz. Bajo el titular, aparecerían cinco furiosos análisis – uno de ellos mío.

Los escritores denunciarían con dureza la criminalidad asesina judía e instarían a una guerra cultural contra el fanatismo judío. Otros demandarían no repetir el error cometido después de la masacre criminal de Baruch Goldstein, y evacuar inmediatamente los asentamientos. Otros demandarían investigar lo que sucede en las yeshivas Hesder, que ofrecen estudios de la Torá junto con el servicio militar, y el sistema de educación religiosa estatal.

Citas racistas seleccionadas serían sacadas de escritos de rabinos primitivos, se harían comparaciones históricas con el asesinato de Emil Gruenzweig, el asesinato de Yitzhak Rabin y el asesinato de Martin Luther King.

En el lapso de un día, Mer-Khamis se convertiría en un icono. En las noches de sábado, se reunirían miles, portando antorchas, para llorar al héroe de la paz y levantarse contra los poderes de las tinieblas. El asesinato de Mer-Khamis a manos de judíos reconstruiría a la izquierda, la reunificaría y la enviaría a una nueva batalla contra el fascismo judío asesino.

Pero Juliano Mer-Khamis no fue asesinado por judíos. Así que, en lugar de un enorme titular, obtuvo una historia debajo del titular. En lugar de cinco furiosos ensayos, recibió sólo un (hermoso) elogio.

Nadie habló de racismo, fanatismo y fascismo. Nadie habló de los sistemas educativos que propagan odio ni sobre el clero primitivo. Mer-Khamis no se convirtió en un icono ni miles de personas manifestaron.

El asesinato de Mer no generó protesta, indignación ni santa cólera. La izquierda israelí, que sabe exactamente qué hacer con un asesinato a manos de judíos, no sabe qué hacer con un asesinato a manos de palestinos.

El asesinato de un héroe de la paz a manos de palestinos no tiene lugar en el mapa emocional e ideológico de la izquierda. El asesinato de un héroe de la libertad a manos de palestinos socava un dogma, para la izquierda es un evento que subvierte el paradigma. El asesinato de Mer-Khamis a manos de palestinos es un crimen condenado a la represión.

Este es un profundo y amplio tema, que va más allá de la sola izquierda israelí. Una de las características sobresalientes de la ilustración occidental en el siglo 21° es su incapacidad para denunciar a las fuerzas del mal en el mundo árabe-musulmán. A la ilustración occidental le gusta criticar a Occidente. Sobre todo le gusta criticar a los aliados de Occidente en Oriente. Pero cuando se trata del mal originado en Oriente, permanece silencioso.

No sabe cómo lidiar con eso. Es fácil estar en contra del pro-occidental Hosni Mubarak, pero difícil estar en contra de la Hermandad Musulmana. Es fácil estar en contra del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, pero difícil estar en contra de Bashar Assad. El Occidente ilustrado es incapaz de combatir a Ahmadinejad de Irán, del modo que combatió a los Bush de Estados Unidos, a los Botha de Sudáfrica o a Milosevic de Serbia.

El resultado es una larga serie de distorsiones. La sangre de las víctimas mortales de la flotilla de Marmara es más espesa que la sangre de aquellos que fueron asesinados y colgados en Irán. La sangre de los muertos en Gaza es más espesa que la sangre de los muertos en Damasco y Dara’a.

Un complejo post-colonial hace que la ilustración Occidental, sistemáticamente, ignore las injusticias causadas por las fuerzas anti-occidentales. Por lo tanto, pierde la capacidad de ver la realidad histórica en su conjunto, en toda su complejidad. También hace que actúe desleal e injustamente.

Discrimina entre diferentes tipos de mal, diferentes tipos de sangre y diferentes tipos de víctimas. Trata a las sociedades del tercer mundo como si no estuvieran sujetas a las normas morales universales.

Todavía no está claro quién asesinó a Mer-Khamis. El motivo podría haber sido financiero, personal, religioso o cultural. Pero está claro que no fue asesinado por ser un ocupante, un opresor o un colono. Mer fue asesinado porque era un hombre libre, que propagaba la libertad en una sociedad que no es libre.

Esta es la dura realidad con la que debemos lidiar. Esta es la dura verdad a la que debemos mirar a los ojos. La ilustración occidental y la izquierda israelí no pueden seguir ignorando el lado oscuro de la realidad de Medio Oriente.

http://www.haaretz.com/print-edition/opinion/israel-s-left-needs-to-wise-up-to-middle-east-reality-1.354548
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld
Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.