Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles junio 10, 2020
donativo

El mismo día, 66 años después, se publicó la noticia de la muerte de Hitler y Osama


Jacobo Elnecavé

El 2 de mayo quedará registrado en la historia como el día en que se publicó en periódicos la muerte de Aldolfo Hitler -el hombre más odiado de la historia moderna del mundo- y de Osama Bin Laden. El mismo día, 66 años después.

Las portadas de los principales diarios mundiales daban a conocer el 2 de mayo de 1945 (19 Iyyar, 5705) la muerte de Hitler. En el periódico “Los Angeles Times” se leía “Hitler Killed in Berlin”. Mientras que el Seattle Post, señalaba a ocho columnas que los nazis habían declarado la muerte de Hitler, pero que la guerra continuaba según el sucesor de este genocida.

Coincidentemente 66 años después, el mismo día, los mismos periódicos reproducen la noticia de la muerte del terrorista Osama Bin Laden. “Estados Unidos mató a Bin Laden” dice Los Angeles Times. Mientras que el Seattle Times –antes Seattle Post- cabeceó la nota: “Bin Laden Killed”.

Hitler impuso el terror a la mitad del siglo XX y con sus acciones, causó la muerte de más de 6 millones de judíos, convirtiéndose en el mayor genocida de la historia. Osama Bin Laden sacudió al mundo el 11 de septiembre del 2011 (28 Nisan, 5771).

La reacción ante la noticia

 

El daño perpetrado por Adolfo Hitler jamás será subsanado con nada. La vida de niñas y niños, hombres y mujeres o de nuestros abuelos y bisabuelos, que fueron cruelmente asesinados no será olvidada.

Probablemente las nuevas generaciones en el mundo entero no entiendan con claridad lo que sucedió en Europa en los cuarentas. Seguramente hay quienes prefieren que el tema sea olvidado por decreto, pero esas lágrimas derramadas, por millones de judíos en el mundo entero, no se han diluido –ni quedarán en el olvido- con el paso de los años.

Al ver las imágenes transmitidas ayer 1 de mayo (28 Nisan, 5771) por CNN sobre la celebración de los estadounidenses frente a la Casa Blanca, recordé a mi padre platicarme del momento en que escuchó por radio, a sus 18 años, la noticia de que Hitler había muerto.

De manera paralela vino a mi mente una platica en el Templo “Rabí Yehuda Helevy”, con el Rab Abraham Palti, donde nos explicó el significado de la Parasha de Emor.

Los estadounidenses celebraron toda la noche el anuncio de que Osama Bin Laden había muerto. Y coincido plenamente con lo escrito en Twitter por Leo Zuckermann: “Habría que preguntarle a las familias de los 3,000 que perdieron a sus seres queridos en el 11/09 si se hizo o no justicia”.

“Hubiera sido mejor llevar a juicio a Osama como a Saddam. Pero lo mataron. Algo de justicia queda para las familias de los que murieron el 11/09”, agregó en su cuenta @LeoZuckermann.

La otra cara de la moneda. El periódico español El Mundo dio a conocer que el gobierno venezolano de Hugo Chávez, criticó el hecho de que en el mundo se vea con naturalidad la muerte de enemigos políticos de ciertas naciones en referencia directa a la muerte del terrorista Osama Bin Laden, anunciada en la madrugada de este domingo por el presidente estadounidense Barack Obama o de personas allegadas a Muamar Gadafi, en días pasados.

Las implicaciones en materia de seguridad y la posición estratégica de México

 

Los Estados Unidos de Norte América libran una batalla frontal desde el atentado del 11 de septiembre contra el terrorismo. Mientras tanto, su vecino del sur, México, enfrenta otra guerra similar contra el narcotráfico.

Obama logró asestar el golpe más fuerte que se haya dado hasta el momento en la guerra contra el terrorismo. Reforzará las -de por sí- ya estrictas medidas de seguridad en su territorio para evitar la respuesta de los extremistas.

Las fronteras mexicanas, tanto la norte como la sur, recobrarán una especial importancia para la seguridad de los Estados Unidos en esta nueva etapa de guerra contra el terrorismo.

La relación entre los presidentes Obama y Calderón, en pleno apego y respeto a las leyes de ambos países, y acuerdos internacionales de cooperación, tomará especial trascendencia en los próximos meses en materia de seguridad.

Por motivos de seguridad nacional para ambos países, es necesario conocer cuál es el interés que pueden tener los defensores de oficio de Osama o Gadafi en territorio mexicano y las versiones de su vinculación con ciertos personajes políticos, tanto para el tráfico de armas como para el financiamiento de futuras campañas electorales.

El combate al terrorismo y narcotráfico no debe ser sólo de los gobiernos, debe ser de todos los sectores, porque somos más los que queremos vivir con tranquilidad, en un marco de tolerancia, sin tener que pasar por arcos de seguridad en cada puerta, sin tener que ser perseguidos por lo que creemos, o pagar con nuestras vidas por la enfermedad mental de un genocida… yo jamás olvidaré lo que pasó en los cuarentas, tampoco el 11 de septiembre, ¿y tú?.

Fuente: ForoJudio.com

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.