Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

Los herederos de Bin Laden


Ruben Kaplan

Después de la conmoción mundial que causó el ajusticiamiento inmisericordioso pero justo del criminal líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, a cargo de una unidad de elite del SEAL (acrónimo en inglés de Sea, Air and Land, Mar, Aire y Tierra) de Estados Unidos, surgen acuciantes interrogantes acerca de quién será el sucesor que dirija y aglutine a los integrantes de la red terrorista, de la que se desprenden varios subgrupos jihadistas afines, igualmente sanguinarios y peligrosos.

Las conjeturas e hipótesis en relación a quien ocupará el espacio que dejó el asesinado en su ley Bin Laden, (llamado “guerrero santo” por Hamas) y las circunstancias y desconcertantes contradicciones sobre cómo acaeció su muerte, son numerosas. Sobre lo que no hay dudas es que cualquiera de los candidatos que resulte designado, será igual o aún más radicalizado que aquél y continuará con la saga de atentados terroristas contra Occidente, y serán objetivos prioritarios EE.UU. e Israel.

Uno de los favoritos sindicado para reemplazar a Bin Laden, es su mentor, lugarteniente y mano derecha desde 2007, el médico cirujano egipcio  Ayman al-Zawahri, de 59 años, (hijo de un profesor de farmacología y nieto de Rabia al Zawahri, gran imán de la mezquita Al Azhar) quien integró en su adolescencia la Hermandad Musulmana, fue posteriormente jefe de la organización terrorista Jihad Islámica de Egipto, -grupo responsable del asesinato en 1981 del presidente Anwar Sadat- habla árabe, inglés y francés y es conocido por sus múltiples alias; Abu Muhammad, Abu Fatima, Muhammad Ibrahim, Abu Abdallah, Abu al Mu’iz, El Profesor, Nur, Ustaz, Abu Mohammed, Abu Mohammed Nur al.Din, Abdel Muaz y El Doctor. Al último apodo, medios occidentales lo remedaron como Doctor Muerte.

De espesa barba canosa, túnica blanca, turbante, gafas de montura pesada y una marca en su frente que dicen es consecuencia de postrarse en la oración, Ayman al-Zawahri, imputado por la matanza de Luxor de 1997, en la que fueron ametrallados 58 turistas y fue condenado en Egipto a muerte en ausencia, trabó amistad con Bin Laden en 1985 cuando se conocieron en la ciudad de Peshawar, en Pakistán, que tiene frontera con Afganistán. Fue en ese lugar donde ambos organizaron el traslado e inserción de 20.000 combatientes enrolados en la Jihad que provenían de diferentes países islámicos. Precisamente en Afganistán, la esposa de Zawahri, Azza, y tres hijas fueron reportadas muertas en un bombardeo de EE.UU. en la ciudad  sureña de Kandahar, el bastión de los talibanes, en diciembre del 2001. 

Ayman al- Zawahri figura segundo en la lista de «los terroristas más buscados» de la Agencia Federal de Investigación de Estados Unidos, el FBI, que ofrece 25 millones de dólares por su captura. Ahora con la desaparición de Bin Laden que era el primero, seguramente ocupará el lugar de éste. Fue también acusado de participar en los atentados a las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania en 1998. Todos estos antecedentes no fueron impedimento para que al- Zawari, desafiante y burlón apareciera reiteradamente en videos que emitía Al Qaeda, prometiendo ataques a Estados Unidos y sus aliados en mensajes grabados. En uno de ellos, posterior al 11 de septiembre, transmitido por  la agencia qatarí Al Jazeera, se vio a Zawahri caminando por las montañas junto a Bin Laden, llamando a la Jihad y alabando a los secuestradores del 11 de septiembre, diciendo además que los ataques fueron una «gran victoria» lograda «gracias a Dios”.  Zawahri, que a menudo exhortó  a Al Qaeda a tomar el control de un Estado, en septiembre del 2009, reiteró sus ataques a  Obama, a quien llamó «house negger» (negro de casa) -un término racista y peyorativo usado por el líder musulmán estadounidense negro Malcom X en la década de 1960 en referencia a esclavos negros leales a sus amos blancos-  diciendo que no era diferente de su antecesor, George W. Bush. «Estados Unidos tiene una nueva cara engañosa. Clava la misma daga que Bush y sus antecesores. Obama ha recurrido a las mismas políticas de sus antecesores de crear y vender ilusiones». En su último video, monitoreado por la CIA, instó a los musulmanes a luchar contra la OTAN y las fuerzas estadounidenses en Libia.
 
Otro que emerge según algunos analistas como probable sucesor de Osama Bin Laden en la estructura de mandos de Al Qaeda es otro recurrente protagonista de videos y cintas de audio, el jeque Abu Yahya al- Libi, alias Qaiid Hasan y Yunis al-Saharauis, de quien se cree, por no haber registros  fidedignos que lo acrediten, que nació en Libia en 1963, es de contextura fornida, cabello negro y tez oliva. Se dice que fue miembro del Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL) antes de aliarse con Osama Bin Laden. Funcionario del Comité de Sharia de Al Qaeda, se lo señala como un erudito islámico impulsor de la ley coránica, que estuvo dos años profundizando estudios de Islam en África, y fue capturado y detenido un año después del 9 / 11 en el Centro de Detención Provisional de Bagram por la International Security Assistance Force (ISAF) -una misión de seguridad en Afganistán liderada por la OTAN desde 2003 que fue establecida por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2001-. El 10 de julio de 2005, junto con cuatro prisioneros más, Yahya al-Libi escapó de aquella penitenciaría. Refiriéndose a él, Jarret  Brachman un ex analista de la CIA dijo exageradamente y sin mayor sustento: «Él es un guerrero. Él es un poeta. Él es un erudito. Él es un experto. Él es un comandante militar. Y él es un muy carismático, y temerario, una estrella en ascenso de los jóvenes dentro de Al-Qaeda, y creo que se ha convertido en el heredero de Osama Bin Laden en términos de tomar el movimiento jihadista mundial entero.

Entre varios nombres que asoman con alguna chance de encaramarse en la jefatura de Al Qaeda, se mencionan los siguientes: Adnan Gulshair el Shukrijumah: Jefe del operaciones en el exterior de Al Qaeda. Pasó más de 15 años en Estados Unidos.

Atiyah Abd al Rahman: Experto en explosivos y erudito islámico.
 
Saif al AdelSaif al Adel: Es el nombre de guerra del ex coronel egipcio Muhamad
Ibrahim Makkawi
, de 40 años de edad. Participó en los atentados de Al Qaeda contra EEUU en 1998 y 2001. 

Pero quien con seguridad puede disputar el liderazgo que tuvo Bin Laden, con el favorito Ayman al-Zawahri, es nítidamente Ilyas Kashmiri, el pakistaní que fue designado a fines del 2010 jefe y estratega militar de Al Qaeda en Pakistán y Afganistán. De 46 años, conocido por su brutalidad y destreza en la guerra de guerrillas, es considerado uno de los hombres más peligrosos del mundo. Estaba, según el diario londinense The Sunday Times, reclutando y capacitando terroristas musulmanes especialmente de nacionalidad británica, para el lanzamiento de ataques -análogos a los que se perpetraron en noviembre de 2008 en la capital financiera de la India, Mumbai- en el Reino Unido, Francia y Alemania, durante el período de Navidad.

Ilyas Kashmiri nació  el 10 de febrero de 1964 en el Distrito Kotli en la zona de Cachemira controlada por Pakistán. En la década de los ochenta combatió contra los soviéticos en Afganistán, donde perdió un ojo y un dedo índice; en la mayoría de las fotos que existen de él aparece con unas gafas de sol como las que usan los aviadores. Hay evidencias que demuestran  se tiñe la barba con asiduidad, de modo que ésta puede aparecer alternadamente blanca, rojiza o negra. Habiendo luchado contra los soviéticos en Afganistán, y contra los indios en Cachemira, desarrolló actividades armadas dentro de la India. El terrorista llegó a colaborar con los servicios secretos de Pakistán (ISI) por sus siglas en inglés, aunque más tarde, en 2003, intentó asesinar en Islamabad al entonces presidente de ése país, el general Pervez Musharraf. Desde esa fecha se ha vinculado a Kashmiri con intentos de atentados en Dinamarca, Alemania, Francia, Reino Unido e incluso en Estados Unidos, probablemente en la ciudad de Chicago. Se atribuye a Kashmiri haber sido el nexo de la CIA en Pakistán donde funcionaba la base de reclutamiento y financiación de Al Qaeda apoyada en su momento por EE.UU. para combatir contra la URSS en Afganistán.

Un antecedente que robustece las posibilidades de Ilyas Kashmiri de sustituir a Osama Bin Laden, se encuentra en una entrevista que concedió al diario Asia Times unas semanas después de los atentados a Mumbai. Kashmiri afirmó en el reportaje, que esos ataques  “no son nada comparados con los planes que tenemos para el futuro”. 

Rubén Kaplan

http://www.rkpress.com.ar/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.