Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 20, 2019
donativo

En la Cúpula de Hierro


Sal Emergui

Elmundo.es

24 Mayo  2011

Base Aérea Palmajim -“Más allá de la asistencia militar normal, hemos ayudado a Israel con el sistema Iron Dome para defenderse ante los misiles. El dispositivo ya ha tenido éxito salvando vidas al neutralizar ataques desde Gaza”, proclamó el presidente norteamericano, Barack Obama, el pasado domingo intentando demostrar que no es «el peligroso líder antiisraelí» que describe algún diputado del partido de Benjamín Netanyahu. Nada mejor que una Cúpula de Hierro para neutralizar acusaciones.

“Es un sistema único en el mundo capaz de interceptar misiles y cohetes a una distancia relativamente corta”, afirman en la Fuerza Aérea elogiando la colaboración con la empresa creadora, la israelí Rafael. “La ayuda de Estados Unidos en la financiación es fundamental pero la Cúpula de Hierro  ha sido desarrollada gracias a nuestra capacidad creativa y tecnológica», añaden a EL MUNDO.ES en la ultraprotegida base militar de Palmajim.

cupulahierro1 

Bateria del sistema Cúpula de Hierro (Sal Emergui)

Seguramente las palabras de Obama y su garantía que seguirán apoyando el proyecto son aplaudidas por el capitán Itamar Abu, al frente de una de las dos baterías desplegadas en el sur de Israel.

«La capacidad máxima de una batería de la Cúpula de Hierro es 120 misiles», nos dice ante el sistema israelí que más curiosidad ha creado en los últimos meses y destinado a misiles y cohetes de una distancia entre 5 y 70 km.  Abu confiesa sentirse “orgulloso porque no teníamos previsto convertir las dos baterías en operativas tan pronto pero la violenta escalada en Gaza hace más de un mes nos obligó a acortar los plazos. Los resultados fueron excelentes. No niego que hubo mucha tensión ya que no es fácil acertar e impactar misiles con tan poco espacio de margen”.

Un margen que puede rondar los 15 o 20 segundos. En general, Israel tiene un minuto de aviso por cada 100 km del recorrido del misil hostil. Cuando es disparado por las milicias desde Gaza, el tiempo es oro. El poderoso radar debe localizar la salida del cohete o misil, calcular su recorrido y verificar si su impacto será en una zona despoblada o poblada. “El radar envía los datos del cohete disparado a la sala de control. Se hacen los cálculos sobre el lugar del impacto en Israel y se toma la decisión de disparar o no. Actuamos en función a un programa establecido y no necesitamos el permiso de arriba porque entre otras cosas se trata de escasos segundos. Si el misil tiene previsto caer en el mar o en un campo deshabitado, no lo neutralizamos”, detalla Abu.

No es una cuestión de pereza sino de economía. Cada misil de neutralización disparado por la Cúpula de Hierro (llamado Tamir) cuesta cerca de 29.000 euros. Una fortuna en comparación con los escasos cientos de euros que por ejemplo requiere un cohete palestino Qassam. “La vida de un ciudadano no tiene precio y estratégicamente nos da muchas ventajas”, argumenta un alto oficial.

A nivel económico, los expertos creen que “a largo plazo será muy rentable”. Por un lado, gracias a su posible venta a países como Singapur o la India que ya han mostrado interés en este original sistema valorado en miles de millones de dólares. Por otro lado, el asesor financiero Adam Roiter explica: “Por ejemplo, ahorra al mercado costes enormes al evitar heridos y muertos. También evita daños importantes a fábricas, negocios y edificios residenciales”.

cupulahierro2

El capitán Abu ante una bateria (S.E)

Uno de los objetivos no declarados de las baterías es defender instalaciones estratégicas como estaciones eléctricas, fábricas con materiales inflamables o bases militares cercanas a la frontera con Gaza o el Líbano. Israel no olvida que el grupo chii Hizbulá consiguió disparar 4000 misiles y cohetes en .la guerra del 2006. La Fuerza Aérea considera que la Cúpula de Hierro puede ser una respuesta más al arsenal de Hizbulá que dispone ya de 50.000 cohetes de todo tipo. Un año después, Rafael inició su desarrollo sin mucho entusiasmo del Ejército. “Podemos neutralizar muchos ataques de forma simultánea pero es evidente que la defensa no es hermética. No hay 100% de acierto.  La Cúpula de Hierro como el sistema Jetz (Arrow) es sólo un elemento más de un paquete de medidas de seguridad que incluye el factor atacante”, reconoce el ministro de Defensa, Ehud Barak.

cupulahierro3

Un misil disparado para interceptar el ataque ( AFP)

Más de un oficial israelí reza para que Obama y Netanyahu hagan las paces y no se reduzca la vital ayuda de Washington cifrada en cerca de tres mil millones de dólares anuales en asistencia militar. En otras palabras, Netanyahu debería pensar  en la Cúpula de Hierro y los futuros cazas F-35 antes de replicar a Obama en la mismísima Casa Blanca.

Anoche, Netanyahu fue en esa dirección al elogiar el bautismo de fuego de la Cúpula de Hierro: «Por primera vez, un sistema defensivo de misiles ha funcionado en combate. Es un precedente en la historia militar. Y quiero decir, ¡gracias, América!».

Lejos de Washington, el capitán Abu revisa su batería consciente que tarde o temprano deberá activarla. Será entonces cuando años de diseño, preparación, desarrollo y una millonaria inversión se pondrán a prueba en 15 segundos.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.