Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 19, 2020
donativo

Miles de israelíes celebran el Día de Jerusalén bajo fuertes medidas de seguridad


celebranisrael

Desfile de banderas israelíes en el Dia de Jerusalén. | Afp 

Conmemoran la reunificación de la ciudad tras la guerra de 1967

Sal Emergui

Jerusalén

01/06/2011

Las calles de la ciudad más disputada del mundo han sido este miércoles el escenario del desfile de unos 40.000 jóvenes que, portando banderas de Israel, celebran con bailes y cánticos lo que llaman «la reunificación» o «liberación» de Jerusalén. 44 años después de que Israel ocupara la parte oriental a Jordania en la guerra de 1967, esta ciudad sigue siendo una de las patatas más calientes y santas del conflicto israelopalestino.

Debido a las obras del tranvía en la calle principal de la ciudad, «el desfile de banderas» se ha iniciado este año en el barrio árabe de Sheikh Jarrah, escenario habitual en el último año de disturbios y protestas palestinas por la entrada de habitantes judíos. «Los colonos pretenden dejar esta zona sin palestinos», denuncia un árabe ante el desfile israelí que conduce al Muro de las Lamentaciones en el casco antiguo.

Bajo enormes medidas de seguridad, la marcha ha avanzado ante las protestas de algunas decenas de palestinos e izquierdistas israelíes registrándose algunos enfrentamientos. David, un joven que como la mayoría de manifestantes se declara sionista religioso, exclama: «No nos amedrentarán. Jerusalén es nuestra capital».

El 30 de julio de 1980, el Parlamento israelí aprobó una ley que en su primer artículo establece que «la unificada y completa Jerusalén es la capital de Israel». La comunidad internacional, sin embargo, no reconoce su soberanía en Jerusalén Este donde los palestinos pretenden proclamar capital de su futuro Estado.

La ciudad más disputada del mundo

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha reiterado este miércoles que Jerusalén nunca será dividida. «Desde la unificación de Jerusalén bajo soberanía de Israel, esta ciudad respira, progresa y se desarrolla. Nosotros construimos y seguiremos construyendo. Yo creo que se está convirtiendo rápidamente en una ciudad internacional de la que podemos estar orgullosos», afirmó en la sesión especial del Parlamento en el Día de Jerusalén.

El presidente de la Knésset, Reuven Rivlin, confesó que no se ha invertido «lo suficiente» en la parte oriental: «Prometimos una ciudad unificada pero no lo hemos cumplido. ¿Qué hemos hecho por ejemplo a favor del barrio de Ras Al Amud».

El alcalde Nir Barkat, afirmó a EL MUNDO que «tantos conflictos, religiones, culturas, tribus e intereses en una misma ciudad pueden ser un grave problema pero para mi es un reto». Y advierte: «Es inviable la división. Nuestras encuestas indican que musulmanes, judíos y cristianos se niegan a una Jerusalén partida en dos».

Jerusalén, ciudad de contrastes

Según los datos del Instituto Jerusalén, la ciudad tiene 789.000 habitantes (64% judíos y 36% árabes).

Más allá del aspecto ideológico y político, Netanyahu basa muchas de sus decisiones en las encuestas. Y éstas le dan fuerza en el tema de Jerusalén. Según el sondeo del Canal 1, el 66% de los israelíes se opone a que la parte oriental pase a control del Estado palestino. El 23% renunciaría al control de los barrios árabes de la ciudad. El 91% considera que es la más adecuada para ser la capital de Israel mientras sólo el 4% cree que debería serlo Tel Aviv, principal feudo económico, cultural y de ocio.

Considerada el centro espiritual para cristianos, judíos y musulmanes, Jerusalén es también el recurso habitual de políticos. Pero si bajamos del podium divino y político, encontramos un suelo lleno de contradicciones. Por un lado, más caro que nunca con un 12% de incremento del precio de la vivienda y un impulso de la actividad económica, beneficiada con la llegada 2.788.000 turistas en el 2010. Por otro, una de las localidades más pobres con un índice de desempleo muy superior a la de Israel (6%). El sector ultraortodoxo es cada vez mayor representando un 29%.

En el último año, 18.625 israelíes abandonaron la ciudad. El balance migratorio es negativo: -7350. Quizás haya más gente que quiera irse que quedarse pero la santa Jerusalén continuará siendo la ciudad de los contrastes, sueños y ambiciones políticas.

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.