Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes septiembre 18, 2020
donativo

La preocupante acusación egipcia


Ana Jerozolimski

Semanario Hebreo-Uruguay

Podría tomarse como un nuevo y ridículo ejemplo de la galopante imaginación que tienen a veces en el mundo árabe, especialmente cuando se Israel se trata. Pero como de por medio hay un joven detenido, no es posible sonreírse ni por un momento. Ilan Grapel, un judío norteamericano que es ciudadano israelí, fue detenido en Egipto acusado de ser “espía del Mossad”, a lo cual algunos agregaron que se trata de una “figura clave “  en la organización de espionaje exterior de Israel.

Claro que nosotros carecemos de información clasificada para decir quién miente: Egipto al afirmar que Grapel es un agente del Mossad, o Israel al afirmar que ello no es cierto. Pero no hay que ser experto en Inteligencia para comprender que si el individuo en cuestión tiene en su laptop-que llevaba consigo en Egipto- fotos de su servicio militar, y si en su página de Facebook, escrita en parte también en hebreo, incluye historias de sus años como soldado y las ansias que tenía de servir en las Fuerzas de Defensa de Israel, las opciones parecen ser  que no aprendió bien el curso del Mossad…o que simplemente no es un espía.

De todos modos, quien es capaz de decir que un tiburón que había matado a una turista alemana en el Mar Rojo era un nuevo tipo de arma enviada por el Mossad para dañar el turismo en Egipto, es capaz de inventar cualquier cosa.

Todo parece indicar que Ilan Grapel es simplemente un inconsciente que no comprendió que este no es momento para ir a hacer turismo en Egipto, menos que menos para un ciudadano israelí.

Pero lo que nos preocupa al seguir el tema no es sólo el que haya un inocente detenido, sino las acusaciones que Egipto publicó a diestra y siniestra. Hay algo más concreto que la afirmación de que Grapel es “espía”. En Egipto afirman que llegó a Egipto con una intención concreta: agitar al odio interreligioso en Egipto para provocar disturbios y atentar así contra la estructura básica de la sociedad egipcia. Para nosotros, eso es mucho peor que decir “espía” del Mossad.

Los coptos, cristianos de Egipto, son víctimas hace mucho tiempo de no pocos incidentes discriminatorios y violentos en su país, pero desde el estallido de la revolución el 25 de enero, estos se han intensificado. Los ataques de radicales islámicos a las iglesias coptas aumentaron. A principios de marzo fue demolida una iglesia en la localidad de Sol, en la provincia de Helwan. El 23 de marzo, salafistas atacaron en la localidad de Qena a un copto y le cortaron una oreja afirmando que era sospechoso de haber tenido relaciones con una mujer musulmana. En abril, a raíz de una disputa sobre un edificio construido por un copto en la ciudad de Abu Qarqas-que vecinos afirmaban obstruía el tráfico- estallaron disturbios violentos que terminaron con varios detenidos, decenas de heridos y varias casas de coptos incendiadas. El 19 de mayo, en Ain Shams, un suburbio de El Cairo, musulmanes manifestaron contra la decisión del gobierno de reabrir la Iglesia de la Virgen que había estado cerrada durante tres años.

Pero pocos días antes se habían registrado los peores enfrentamientos entre musulmanes y coptos. El  7 de mayo, se desató una pelea en las  afueras de la Iglesia María Mina en el barrio de Imbaba del Cairo, en la provincia de Al-Giza, dejando a 12 coptos y musulmanes muertos y un centenares de heridos. La violencia se desató cuando cientos de musulmanes se reunieron afuera de la iglesia, para exigir la liberación de ´Abir Tal´at Fakhri – una joven copta, que, de acuerdo con su marido musulmán, estaba retenida allí en contra su voluntad después de haberse convertido del cristianismo al Islam.

De más está decir que las partes se culpaban mutuamente por la violencia. Según recuerda MEMRI, hubo quienes responsabilizaron al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto por no haber respondido con suficiente firmeza a los primeros ataques y quienes alegaron que el viejo régimen es el culpable…

Lo que está claro es que se trata de un fenómeno nada nuevo, aunque ahora agravado, en la sociedad egipcia. Cargarle a Israel ese problema, es una verdadera bajeza.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.