Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo octubre 11, 2020
donativo

Los talibanes de Nigeria


Ruben Kaplan

taliban-nigeriaDe la misma manera que un miasma deletéreo, el Islam radical contamina y amenaza el orbe. Ese pernicioso efluvio, también se esparció en el Continente Africano: la secta religiosa Boko Haram, uno de los tantos grupos terroristas islámicos, amenaza con emprender una feroz  Jihad contra el gobierno de Nigeria.

A semejanza de los talibanes de Afganistán, considerados los hombres más misóginos del planeta, con quienes se identifica plenamente, Boko Haram el grupo extremista nigeriano, que integra al igual que los anteriores, la vasta red de Al Qaeda, propicia crear el caos y el terror, creando un vacío de gobierno estable, para imponer la Sharia, la ley coránica, -ya rige en 12 provincias o estados del Norte de Nigeria, después de que el país volvió a tener un gobierno civil en 1999, tras años de dictadura militar- que para los musulmanes es la directa y personal voluntad de Alá y todo, la vida religiosa, política y social debe ser regulado por ella. Esta tesitura se confirma al darse a conocer el 13 del corriente mes una declaración a la prensa, escrita a mano en hausa- una lengua hablada en el norte de Nigeria- en la ciudad nororiental de Maiduguri, capital del estado de Borno, donde los ataques se concentran. El cuasi anónimo que se atribuye «lidda’ati Jama’atu Ahlis-Sunnah wal Jihad», otro nombre con el que la secta se llama a sí misma, decía: «Muy pronto, vamos a emprender la Jihad. Queremos dar a conocer que nuestros jihadistas han llegado a Nigeria de Somalia, donde recibieron entrenamiento real en la guerra de nuestros hermanos que han hecho  ese país ingobernable. En esta ocasión, nuestros ataques serán más feroces y más amplios de lo que han sido, y  se dirigirán a todos los estados del norte y Abuja capital del país». La amenaza del grupo terrorista, no fue una mera bravata. Tres días después del comunicado, el día jueves 16 de junio, la agencia de noticias ANSA informó que «al menos diez personas murieron hoy en un atentado perpetrado en el cuartel general de la policía nigeriana en Abuja, capital del país, informaron fuentes de las fuerzas de seguridad». El portavoz de la policía, Olusola Amore, reportó que fueron diez las víctimas mortales y sostuvo que sospechan que el ataque fue cometido por el grupo islámico Boko Haram. Por su parte, un vocero de la Cruz Roja había informado que eran numerosos los cadáveres, sin precisar la cantidad, mientras otras fuentes de la fuerza de seguridad manifestaron que fueron destruidos vehículos y afectados edificios vecinos por la explosión.

El  sindicado autor del atentado terrorista, el movimiento Boko Haram fue fundado en 2002 en Maiduguri por Ustaz Mohammed Yusuf, un autoproclamado erudito islámico nacido en la aldea de Girgir el 29 de enero de 1970 .Contrariando la idea que él era un graduado de la Universidad o la había abandonado, Mohammed Yusuf admitió, durante un debate canónico de 2006 con un clérigo docente de la Universidad de Bauchi, Malam Isah Aliyu Fantami, que nunca asistió a una escuela de tipo occidental. Muhammad Yusuf era un Gardi, un producto del sistema escolar de las madrazas y nunca recibió ningún tipo de educación fuera de ése ámbito. De acuerdo a la reflexión del nigeriano Aliyu A. Ammani «Es desconcertante que  de alguien que nunca ha visto las cuatro paredes de una escuela primaria depende el principal argumento de su movimiento en la materia de contenido de las materias académicas de las que no sabía casi nada.  Aún más desconcertante es la cuestión: ¿cómo era posible que un analfabeto, en el sentido boko, movilizó a decenas de miles de hombres y mujeres, incluyendo a estudiantes, graduados universitarios, funcionarios públicos (incluyendo incluso un secretario permanente retirado), políticos académicos, etcétera, para una causa tan sombría?».

Yusuf, casado con cuatro esposas que le dieron doce hijos, en 2004 se trasladó a Kanamma, Estado de Yobe, donde estableció una base llamada «Afganistán», utilizada para atacar puestos de avanzada cerca de la policía y asesinar oficiales. Yusuf era hostil a la democracia y el sistema de educación laica, y prometió que «esta guerra que aún no ha comenzado continuará por mucho tiempo «si el sistema político y educativo, no ha cambiado.

Indagando en la etimología encontramos que boko en hausa significa animista, derivada de la palabra animismo, una creencia que atribuye vida anímica y poderes a los objetos de la naturaleza, mientras que haram, proviene del idioma árabe y significa pecado o más literalmente, prohibido. Por ello muchos lo traducen como «la educación occidental está prohibida». El principal argumento del grupo Boko Haram  que se niega a mezclarse con la población local e incluye a miembros que vienen de la vecina Chad y sólo hablan en árabe, se basa en la opinión acerca del contenido de algunos temas de instrucciones en escuelas en contradicción con los principios de religión islámica, en particular la Teoría del Big Bang, el darwinismo, la Ley de Conservación de la materia y la energía y las opiniones de algunos librepensadores y filósofos que cuestionan la existencia de Dios o las religiones divinas.

El 13 de noviembre de 2008, Yusuf y algunos de sus seguidores fueron arrestados por la policía por incitación pública a través de predicación a la violencia y fueron llevados detenidos a Abuja para ser sometidos a juicio. Un juez del Tribunal Supremo en la capital federal les otorgó libertad bajo fianza el 20 año de enero de ese año.

Alrededor de mil personas fueron masacradas entre julio y agosto de 2009, en el marco de los combates entre las fuerzas del gobierno y el grupo islámico Boko Haram, quienes, armados con machetes, cuchillos, arcos y flechas, y explosivos caseros, atacaron a funcionarios y edificios de la policía. Una sucesión de atentados contra las fuerzas de seguridad y otros con el luctuoso saldo de numerosas víctimas civiles, que incluyeron entre muchos los perpetrados en el Estado nigeriano Borno, un bombardeo a un mercado, la liberación de 700 terroristas de una prisión en Bauchi y el asesinato de un candidato a gobernador, generaron en todos los casos una brutal represalia de la policía y de los militares.

A fines de julio de 2009 los soldados del Ejército capturaron a  Ustaz Mohammed Yusuf y lo trasladaron a un cuartel militar. En un oscuro episodio, fue posteriormente trasladado a la policía y muerto a tiros en su custodia. La policía dijo que Yusuf había tratado de escapar.
Disipando las dudas sobre si  efectivamente había fallecido, el portavoz  policial, Isa Azare  dijo en esa oportunidad: «Ha sido asesinado. Pueden venir y ver su cuerpo en la sede de la Policía del Estado».

De los 150 millones de habitantes que hay en Nigeria –cifra que lo convierte en el país más poblado de África – unos 50 millones son musulmanes. Al sur del país, 40 millones de personas se declaran cristianas. Es el octavo productor mundial y quinto proveedor de combustibles a Estados Unidos, lo que no es óbice para que sea un país cada vez más pobre, con un 70 % de personas en la indigencia. Los ataques de los terroristas islámicos, redujeron en un tercio la producción nigeriana de crudo, de tal manera que ahora lo supera Angola.

El atentado del jueves 16 de junio de 2011, demuestra que la muerte del jefe de Boko Haram, Ustaz Mohammed Yusuf, al igual que la del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, no modifica el cuadro de situación, puesto que nada hará cesar a los Jihadistas musulmanes, de su intención de conquistar Occidente y el mundo entero, para sojuzgarlos al Islam.

Rubén Kaplan
http://www.rkpress.com.ar

 
Comentarios

Estoy siendo estafado por piratas de la web con sede en nigeria, podrias conseguirme el mailde la policia de nigeria para radicar la denuncia.
obio que el dinero va para el terrorismo

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.