Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 12, 2019
donativo

La furia Española…o era el Odio, nomas?


Claudio Salomon Mendez

April 25, 2010

antisemitismoEs realmente relativismo cultural, enraizado en una antimodernidad de aldea? O simplemente odios atávicos mal disimulados, cubiertos de una fina capa de desesperada búsqueda de justicia milenaria, justicia de hoguera y soga, justicia de clavo y cruz?.

El caso de España es paradigmático y a la vez único. Quizás con la comunidad judía más pequeña de Europa, fuera de los países en los que la muerte nazi paso su eficiente guadaña, anida en ella un inexplicable, a esta altura de los acontecimientos, odio al judío como tal. Personas que no fueron educadas bajo la férula franquista, de veintitantos o algo más, pero siempre nacidas en tiempos de democracia, arrastran increíbles modismos, costumbrismos de rancia estirpe inquisitorial. Persignarse ante la palabra “judío”, aun cuando no se entra en una iglesia desde hace algún tiempo…digamos, unos veinte años, quizás.

Espetar un “no seas judío!” o “pareces judío!” ante el menor atisbo de simple interés comercial. La increíble proliferación de páginas y páginas de internet que pregonan la demonización y destrucción del Estado de Israel, en tanto Hogar Nacional del Pueblo Judío. La remanida manía de suscribir cada teoría conspirativa que involucre a judíos como factótums de destrucción, influencia o avidez desmedida. Todo ello cuando prácticamente no existe en España una comunidad judía que amerite llamarse así: “comunidad judía”. Solo algo así como veinte mil almas, desperdigadas en un país que fue casi asimilado al propio hogar nacional, en tiempos pretéritos, nebulosos y algo míticos.

¿Es realmente odio?

No tengo dudas de que se trata de alguna forma de memoria colectiva que recoge el legado racista de la “sangre pura”, de los cristianos “nuevos” y los Cristianos “viejos”?… lo cierto es que sólo en Ucrania se observa un nivel más violento de antisemitismo de cuño europeo, Ucrania, en la que los propios Ucranianos, al ser invadidos por los Nazis, jubilosamente se lanzaron a masacrar a cientos de miles de judíos, con los que habían combatido, días antes, hombro a hombro, a los mismos invasores nazis.

La horca y el garrote, el potro y la hoguera siguen imbricadas en la memoria colectiva española, sociedad rápida de reflejos para estar presente en lejanos lugares de ajena problemática, suscribiendo su odio ancestral a través de la acrítica mirada sobre un conflicto que, aunque ellos no lo quieran saber o entender, va a terminar reclamando su libra de carne sobre el alma hispana…Al Andalus, y aquellos que conocen la dicotomía entre el reclamo nacionalista árabe y la emoción jihadista de cuño imperial, nostálgico de un poder simple, de un poder ejercido sin limitaciones espaciales, en la inmensidad de la nada mas absoluta. Una nada que se extiende a la entrega lisa y llana a la voluntad vacía de la deidad y a la innecesaridad de todo progreso, de todo cambio, de todo movimiento. Solo dios y nada más.

Hay una relación oblicua, pero relación al fin, entre el no hacer, la contemplatio del universo musulmán que, entregado a dios, rinde la iniciativa a Allah y sus designios y el no hacer, la improductividad militante de la nobleza española, heredada directamente al ADN cultural sudamericano. Aunque ese es otro tema, la sospechosa laboriosidad del judío, termina hermanando ambos referentes y unifican su odio y su temor, pues trabajo es cambio social. Y cambio social despierta alergias conocidas, tanto en el universo islámico como en el hispánico.

Sin embargo, sigue inexplicado el fenómeno antijudío que se vive con intensidad a través del odio a Israel, del odio a todo lo que representa Israel, de la ciega identificación a la Palestina indivisa, integra e inexistente en esos términos absolutos. Tan imposible como la Israel bíblica. Del Éufrates al Mediterráneo, del Mar Rojo al milenario Alepo. Imposible.

Es inexplicable que no solo acepten, sino que impulsen una Palestina libre de judíos, y cuando nos referimos a la concepción española de Palestina, es ese territorio que va de las playas del Mediterráneo al Mar Muerto, y desde las alturas del Golán al Mar Rojo, y cuando nos referimos a “libre de judíos”, creemos que suscriben el imaginario árabe del judío lanzado al mar…en un ejercicio genocida que no reconoce limites. Baste leer los foros de opinión, baste leer los artículos de la prensa, toda ella, la de derecha o izquierda, encolumnadas increíblemente en un solo tema, pues disienten en todos los otros temas y coinciden en solo uno, el odio a Israel y los judíos.

Es inexplicable, salvo que se reconozca que el estigma deicida, el estigma demonizador y el odio racista no ha abandonado la península aun en el siglo veinte, y que en el siglo veintiuno asoma, desembozado y desvergonzado, ese mismo odio milenario, amparado en una ola, mediante la cual, Occidente pretende desembarazarse de la culpa del Holocausto.

Nada es casualidad. El odio actual, tampoco.

http://drclaudiomendez.blogspot.com 

Difusion: www.porisrael.org

 
Comentarios

Estoy de acuerdo con Claudio Salomón Mendez.Los españoles somos un pueblo con tres comunidades que existirán siempre:la cristina,la judia, y la mulsumana.La Comunidad más atrasada ha sido siempre la Mulsumana,y la más adelantada ha sido la judia.Si los españoles supieran lo que es un libro,pensarían de otra manera.El español es de los más atrasados de Europa,exporta 20% y importa el resto.Asi no puede prosperar un pueblo,que pasa con Israel,que la investigación es importantisima,aqui les da igual.Un pais pobre con cinco millones de parados y más de un millón que no tienen ingresos porque no hay trabajo,hacen y dicen lo que otros quieren que digan,si les dan de comer,no les importa nada. En las manifestaciones es ridículo oirles hablar,hablan de T.V. de futbol,de todo menos de lo que necesitan.Les da igual,hablar de los palestinos de los mulsumanes,de los judios y si tienen que hacerlo de sus propios padres lo hacen.Y la corrupción al completo, igual que Argentina.

Soy español y suscribo todo lo que dice ESTRAMONIO.
A pesar de todo me siento orgulloso de ser español aunque tambien siento verguenza ajena cuando veo los desmanes, la corrupcion y la miseria causada por el socialismo y la izquierda en general en España.
A pesar de todo, todavia creo en el español con sentido de la aventura, conquista y exploracion que ha hecho grande a España. Pienso que todavia queda algo de eso. Pero, para que esto ocurra, tendran que cerrar muchos bares, tendremos que dejar la siesta y liberarnos de la tirania de la izquierda, casi dueña absoluta de los medios de comunicacion.

Saludos

Tenga a bien el Señor en su infinita sabiduría otorgarles la gracia de entender y de amar, y de darse cuenta el daño que se hacen al atentar contra Israel. Quiera convertirlos en Aliados a la brevedad ya que la vía de enemigos no ha hecho sino sumirlos en pobreza de espíritu,desgracia y desesperanza. Levántate España y demuéstrale a tus huesos que puedes ser más que los odios y la envidia

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.