Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| lunes octubre 14, 2019
donativo

Israel revela los nombres de presos palestinos que liberará, 280 con cadena perpetua


presos

Sal Emergui

Jerusalén

elmundo.es

16/10/2011  

Es la lista que tanto esperaban los palestinos y tanto temían los israelíes. 477 presos (entre ellos 27 mujeres) que Israel pondrá en libertad a cambio del regreso del soldado Guilad Shalit, cautivo en manos del grupo islamista Hamas desde el 25 de junio del 2006. Este domingo han comenzado los traslados a las prisiones de Ketziot y Sharon (en la frontera con Egipto y en el centro) y el martes está previsto el intercambio.

En un plazo de dos meses, el segundo pago con la liberación del resto de los 1027 reclusos pactados en el canje. 203 presos originarios de Cisjordania serán desterrados a Gaza, Jordania, Turquía o Europa. Para los palestinos, luchadores de la libertad. Para los israelíes, terroristas.

Bajo la angustia e incertidumbre, centenares de familias palestinas se emocionan al confirmar q

ue sus hijos, padres o hermanos están incluidos en el acuerdo y otras muchas se entristecen al no ver a los suyos, encarcelados desde hace muchos años.

La publicación de la lista provoca en Israel dos fuertes sentimientos: el cálculo frío que cifra en 599 los israelíes muertos en atentados que promovieron, planearon o cometieron los presos liberados, frente al doloroso dilema de las familias de las víctimas: el deseo de ver de vuelta al joven Shalit tras más de cinco años sin ningún contacto exterior o la liberación de los que mataron a sus familiares.

Si bien es cierto que el canje no incluye los llamados ‘presos VIP’ o pesos pesados como cabecillas de Hamas y otras milicias, los israelíes se quedan sin aliento leyendo la lista de presos que en su mayoría no se arrepienten de sus hechos. En total, 280 con cadena perpetua. Éstos son ocho nombres que revuelven el estómago israelí:

Walid Anjes, con 36 cadenas perpetuas, involucrado en el atentado suicida de Café Moment en Jerusalén que mató a 11 israelíes en 2001 y en el atentado en la cafetería de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en el que hubo siete muertos.

Hussam Badran, miembro de la célula que cometió el atentado en la discoteca Delfinarium en Tel Aviv al inicio de la Segunda Intifada, provocando la muerte de 21 jóvenes.

Abed Alaziz Salaha, con las manos ensangrentadas. | Afp

Abed Alaziz Salaha, con las manos ensangrentadas. | Afp

Abed Alaziz Salaha, Su imagen con las manos ensangrentadas en la ventana de un edificio de Ramala hace 11 años es la pesadilla de muchos israelíes. Fue uno de los autores del linchamiento de dos soldados en Ramala.

Amina Muna, la joven periodista que sedujo en Internet a un adolescente israelí de 16 años quedando con él en Jerusalén. Finalmente, acabaron en las afueras de Ramala donde miembros de las milicias de Al Fatah le acribillaron.

Mohammed Al-Sharatha, cabecilla de Hamas, que capturó y mató a dos soldados en el 89. Desde entonces, cumple condena perpetua. Uno de los cerebros de esta acción, Mahmud Mabhuh, murió asesinado en Dubai en enero del 2010. Según el emirato, a cargo de agentes del Mosad.

Ahlam Tamimi, estudiante palestina que escondió los explosivos, eligió el lugar del atentado (pizzeria Sabrro en Jerusalén) y llevó en su coche al hombre suicida, Izz El Masri, de una familia adinerada de Yenín. El atentado en el 2001 segó la vida de 15 israelíes, entre ellos seis niños.

Fhadi Juaba, miembro destacado la célula de Hamas en Hebron responsable del atentado en el autobús 37 de Haifa que mató a 17 israelíes en el 2003. Cumplía 18 cadenas perpetuas.

Yehia Sanwar, uno de los fundadores del brazo armado de Hamas involucrado en la captura y asesinato del soldado Nachshon Wachsman, el cual Israel intentó rescatar sin éxito en 1994. Su liberación se debe en parte a que su hermano es un importante cabecilla de Hamas en el sur de la Franja de Gaza y uno de los responsables del cautiverio de Shalit.

Sami Younis (82), el preso más veterano y que cumplía cadena perpetua desde 1980 cuando mató al soldado Abraham Brumberg.

Las familias de las víctimas están partidas con el dilema. Por ejemplo, la familia Maoz, cuya hija Tehila de 18 años murió en el atentado suicida de Sbarro en 2001. Su hermano, Uriel, asegura que lo más importante es «la vuelta a casa de Guilad, con toda la rabia que me supone ver a la asesina en libertad y encima sonriendo y diciendo que no se arrepiente». Una opinión que no comparten los padres que han recurrido al Tribunal Supremo para evitar el canje. «Cuando la detuvieron, me prometieron que no saldría nunca de la cárcel. Su liberación es inaceptable y da alas a los terroristas a secuestrar más israelíes», opina la enfurecida madre.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.