Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

Tres preguntas candentes acerca de la última escalada Israel-Gaza


Si Israel asumió que la Jihad Islámica respondería a la muerte de su gente, ¿Por qué parece que el comportamiento en el frente interno fue tan lento?

Amos Harel y Avi Issacharoff

Haaretz.com

31/10/11

http://www.haaretz.com/print-edition/news/three-burning-questions-about-latest-israel-gaza-escalation-1.392859

escalada-Israel-Gaza

A pesar de los cohetes lanzados ayer contra el Negev, la tensión a lo largo de la frontera con la Franja de Gaza parece ser que se apaga poco a poco. Ante la falta de real voluntad, por parte de Israel o de Hamas, a seguir luchando, ni siquiera las provocaciones de la Jihad Islámica son suficientes, por ahora, para mantener el fuego ardiendo. A menos que otro incidente con víctimas masivas en ambos lados (y sobre todo en Israel, donde la política del gobierno está totalmente dictada, en resumidas cuentas, por el número de personas muertas), el actual ciclo de violencia podría terminar en un día o dos.

Ayer, antes del amanecer, fuentes egipcias anunciaron el éxito de los servicios de inteligencia de El Cairo en obtener un alto el fuego entre Israel y las facciones palestinas. El aluvión de cohetes disparados poco después de las 6 a.m. sobre Ashdod, casi de inmediato convirtió eso en una mentira. Pero, en retrospectiva, pareció ser el último suspiro de la propia confrontación, un intento característico de la Jihad Islámica de tener la última palabra. Ya que esta vez Cúpula de Hierro hizo su trabajo e interceptó dos cohetes, y el incidente terminó sin heridos, fue relativamente fácil para Israel mostrar contención.

Ayer a la tarde, la Fuerza Aérea de Israel atacó a un equipo de cohetes en su camino hacia un lanzamiento, matando a un militante del Frente Democrático, pero ni siquiera eso reavivó el fuego. Hubo disparos de cohetes ocasionales hasta la noche, a un ritmo e intensidad mucho menores que el sábado.

Si se llega a una tregua, Egipto obtendrá la mayor parte del crédito por el logro. Al igual que en el acuerdo Shalit, la mediación de Egipto llevó a un compromiso y, también esta vez, las dos partes se negaron a tener negociaciones directas. Pero, aunque parece que la Jihad Islámica aceptó el pedido de El Cairo para poner fin a los ataques con cohetes, existe una sospecha de que la Jihad, y con ella otras ramas más pequeñas en Gaza, han identificado las dudas de Israel en responder y también el que Hamas evita hacer cumplir estrictamente la prohibición de los ataques con cohetes.

Suponiendo que esta ronda se acerca a su fin, todavía hay tres preguntas abiertas. La primera se refiere a la razón del estallido: ¿Quién lo inició? La Jihad Islámica, que seguramente disparó sin ningún motivo que pueda discernirse – excepto, quizás, por el aniversario del asesinato, atribuido a Israel, de su líder Fathi Shkaki – disparó un cohete Katyusha el miércoles pasado.

La disputa, de hecho, concierne a la muerte de cinco activistas de la jihad en el ataque aéreo israelí, en la tarde del sábado.

Las imágenes publicadas por la oficina del portavoz de las FDI, muestran un cohete excepcionalmente largo y pesado, que requiere de tres personas para portarlo, en lugar de los dos necesarios para levantar un misil Katyusha o Grad. Por otro lado, la inteligencia mostró una célula, vinculada a la misma organización que lanzó el Katyusha el miércoles. El servicio de seguridad Shin Bet identificó a cinco miembros de la Jihad, incluyendo uno importante, experimentado en el lanzamiento de esos cohetes, manipulando el cohete, y es dudoso que las FDI tengan que parar y preguntar cuáles son sus planes.

Pero una segunda pregunta surge de ésto. Si Israel asumió que la Jihad Islámica respondería a la muerte de su gente, ¿Por qué parece que el comportamiento en el frente interno fue tan lento? El sábado a la tarde, las baterías anti-misiles Cúpula de Hierro no fueron posicionadas a tiempo, en completa formación, para proteger el Neguev, y cuando se desplegaron, se experimentaron dificultades en la protección de Ashdod y Ashkelon. Hubo una diferencia considerable ayer, con la exitosa intercepción de cohetes disparados contra Ashdod.

La tercera y más importante pregunta, surge de la constelación de fuerzas entre Israel y la Franja de Gaza. No hay duda de que Hamas, actualmente, no está buscando una confrontación militar. Los partidarios de la Operación Plomo Fundido de Israel en Gaza, a finales de 2008 y principios de 2009, verán ésto como una prueba adicional de los beneficios derivados de la operación. Por otra parte, Hamas se ha apuntado una victoria nada despreciable

Tampoco se debe ignorar la erosión gradual de la disuasión. Las facciones palestinas entienden ésto completamente, al igual que la Jihad Islámica y las organizaciones más pequeñas, que no parecen temer especialmente iniciar pequeños ciclos de violencia. Hamas, que no está pagando ningún precio en lo absoluto, a pesar de que Israel afirma constantemente que es plenamente responsable de todo lo que sucede en la Franja, también lo entiende.

Mientras tanto, Israel se ha ganado tiempo y tranquilidad para sí, a pesar de la creciente amenaza a la seguridad que plantea la Franja.

Traducido para porisrael.org  por José Blumenfeld

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.