Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles agosto 12, 2020
donativo

Queremos creer pero no siempre se puede


Ana Jerozolimski

El martes de esta semana tuvo lugar en Ammán un encuentro que de antemano no estaba destinado a ocupar grandes titulares. Se lo tomaba con pinzas desde un primer momento. Itzjak Moljo, enviado especial del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, se entrevistaba con el Dr. Saeb Erekat, representante del Presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas. El Rey Abdallah de Jordania había invitado-y no está bien rechazar su invitación- , el Cuarteto internacional avalaba y hasta iba a estar presente, y allí se encaminaron pues los dos altos funcionarios, que bien podrían reunirse más cerca, sin tener que viajar a ningún lado.

“Negociaciones sobre las negociaciones”, esa fue la expresión con la que el Ministro de Defensa israelí Ehud Barak definió lo que sería el encuentro.En otras palabras…ni siquiera podía vérselo como reanudación oficial de los contactos entre las partes sino como un intento de hablar cómo , cuándo y si acaso israelíes y palestinos retornarían  a la mesa de negociaciones.

Las expectativas de fondo eran pues, sumamente bajas. Y no era una mera táctica para no desilusionarse, sino un reflejo de la difícil situación en el terreno.

Aún asi…nos permitimos  abrigar alguna esperanza..Si bien hace mucho que sentimos que inclusive al firmarse eventualmente  un acuerdo de paz entre las partes, lo que habrá en el terreno no será una paz plena exenta totalmente de violencia y hostilidad, nunca tuvimos  dudas de que es mejor que los hombres hablen, no las armas, por más dificultades que haya en el camino. Hace mucho que representantes oficiales israelíes y palestinos casi no se ven las caras y un encuentro en el que ninguno de los participantes iba a querer dejar mal al anfitrión jordano, pensamos, podría relanzar un intento de acercamiento.

Debemos reconocer que cuanto más profundas son las crisis, más nostalgia nos  viene…No olvidaremos nunca los años de grandes esperanzas, el comienzo del proceso de paz en los tiempos del Primer Ministro Itzjak Rabin, de bendita memoria, el pensamiento de que quizás esa vez se lograría al fin cambiar todo..Los planes, los discursos, los encuentros como salidos de una película de ciencia ficción…

 Pero eso parece hoy  como salido de un documental de lejana historia…

Es que rápidamente –cabe recordar, mucho antes del asesinato de Rabin por parte de un terrorista de su propio pueblo- quedó claro que el camino hacia la paz con los palestinos, no era un jardín de rosas, y que ni siquiera era seguro que condujera a rosas. Mientras se negociaba con Al Fatah, Hamas y Jihad Islámico perpetraban atentados suicidas , y fuentes de Inteligencia israelìes sostienen que el propio Yasser Arafat, mientras hablaba de “la paz de los valientes” que había firmado con Rabin, apoyaba con fondos a células armadas de su propio grupo, para cometer ataques diversos.Y de todos modos, inclusive cuando él no estaba involucrado, los atentados de los integristas islámicos que mandaban suicidas a volar en ómnibus y centros comerciales, dejaban en claro que para las rosas faltaba mucho,,y que por el momento, lo único seguro eran las espinas.

 La situación se deterioró terriblemente con la segunda intifada, cuya arma principal fue  lanzar atentados contra blancos civiles en las ciudades de Israel, volando los terroristas entre ancianos, mujeres y niños. El nuevo frente abierto en enero del 2001, al comenzar a volar cohetes y misiles desde la Franja de Gaza hacia los poblados civiles del sur de Israel, aumentó más aún la desconfianza.

Pero luego vino Mahmud Abbas (Abu Mazen), en lugar de Yasser Arafat, a quien este dirigente veterano y más gris de la OLP se había animado a criticar destacando que la violencia no conducirá a nada. Sonaba bien, prometía un cambio….Si bien tenía la desventaja de ser mucho menos carismático que su antecesor y jefe , lo cual era clave para poder imponer cualquier acuerdo, tenía la ventaja  de parecer haber comprendido  que los palestinos estaban perdiendo con la vía de la violencia. Hacía falta valentía para nadar contra la corriente…

Queremos creer que Abu Mazen aún es consciente de que la opción de la violencia no debe estar en absoluto sobre la mesa. Que el liderazgo palestino post-Arafat es capaz de aceptar un término medio…de intentar llegar a un acuerdo que ponga fin al conflicto y proclame que no hay más exigencias que den pie a nuevos enfrentamientos. Queremos creerlo…pero no sabemos si podemos.

Y las dudas van más allá de las discusiones acerca de por qué hace tanto que las partes no negocian, punto por el cual se acusan mutuamente.

Claro está que también los palestinos tienen sus dudas. Cada anuncio israelí sobre construcción de nuevas viviendas en zonas que a ojos de los palestinos deben ser parte de su futuro Estado independiente-aunque Israel sostiene que permite construcción sólo en lo que serían futuros bloques de asentamientos que quedarían de su lado en el marco de un acuerdo-les aumenta la desconfianza. Cada declaración de diputados de la derecha más nacionalista hablando contra un Estado palestino independiente sean cuales sean sus fronteras, les hace pensar que nada se arreglará, nunca.

Las dudas no son exclusividad de nadie.

Nosotros, que seguimos el conflicto en la región , hablando con las dos partes, hace muchos años, somos conscientes de que ambas partes se sienten víctimas.Pero al mismo tiempo, consideramos que las penurias palestinas se habrían evitado, de no ser por la opción del terrorismo como vía de lucha. No había cerca ni muros separatorios, porque Israel no habría buscado un último recurso para frenar la infiltración de los terroristas suicidas a su territorio. No habría los tan conocidos “checkpoints”  para controlar quién pasa…Recordamos claramente, antes de la segunda intifada y la conversión de las explosiones suicidas en cosa de todos los días, que casi no había..lo mínimo para cuidar el pasaje de un lado al otro..

Dudas tienen pues los dos lados..pero creemos que si del lado palestino el mensaje fuera de disposición a transar y firmar un acuerdo que ponga fin al conflicto-algo que el Presidente Abbas ha rehusado hacer hasta ahora-, tendría un interlocutor del lado israelí.

Vemos del lado palestino un problema de fondo..quizás no menos clave que el apoyo o rechazo de atentados terroristas: el mensaje general que transmite la Autoridad Palestina a oídos y ojos de su pueblo, independientemente de lo que dice en inglés ante Occidente.

Es que el problema no radica solamente en una cita imaginada de Abu Mazen diciendo “sí al terrorismo”. El problema es en inculcar en su pueblo la idea de que Israel es una entidad creada sobre tierra robada, de que Israel no tiene derecho a existir, de que partes del Israel soberano volverán eventualmente a manos palestinas (aunque nunca hubo una entidad palestina independiente por cierto), de que el “martirologio” es un ejemplo y que la lucha por los derechos pasa también por la violencia.

No hace falta decir explícitamente “sí al terror” para que el mensaje sea transmitido…Hay muchas formas de educar hacia la perpetuación del conflicto..y lamentablemente son numerosos los ejemplos al respecto , que salen de boca de funcionarios oficiales de la Autoridad Palestina, de sus iniciativas y actos diversos.

Uno de los ejemplos recién revelados lo dio el Embajador de la OLP en la India, Adli Sadeq, en un artículo que escribió hace pocas semanas en “Al Hayat al-Jadida”, el órgano de prensa oficial de la Autoridad Palestina. En referencia a las percepciones israelíes respecto a las posturas palestinas, escribió:

“Ellos  tienen un error o un concepto equivocado por lo cual se engañan a si mismos, suponiendo que Fatah los acepta y reconoce el derecho de su Estado a existir y que solamente Hamas los detesta y no reconoce el derecho de ese Estado a existir. Ignoran el hecho que ese Estado, basado en una empresa sionista fabricada, nunca tuvo ni un atisbo de derecho a existir”.

No es esta la forma en que figuras oficiales palestinas hablan  oficialmente ante Occidente, pero este tono y este mensaje se transmite a menudo en el plano interno palestino. Oir y leer sobre ciudades como Haifa y Jaffa , dentro del Israel soberano, u otros sitios ubicados en la Galilea y el Negev ,como “territorios ocupados”, no es una buena señal.

¿No alcanza con los mensajes letales de los terroristas que no ocultan su visión? ¿No alcanza con Sami Abu Zuhri, de los miembros de Hamas en Gaza, que exhortó a la Autoridad Palestina a no volver en absoluto a negociar con Israel? ¿Y con su jefe Ismail Haniyeh que recalcó que la “resistencia armada” es la única forma de lidiar con Israel? ¿No alcanza con Wafa al-Biss, una terrorista del propio Al Fatah, excarcelada recientemente por Israel en el marco del intercambio por Guilad Shalit, una mujer que intentó perpetrar un atentado suicida pero le falló el detonador, que ahora intenta convencer a escolares palestinos a seguir sus pasos?

«Confío en que  vayan  por el mismo camino que hemos tomado nosotros y, si Dios quiere, los veamos a algunos de ustedes  como mártires», dijo Al Biss ante escolares que fueron a verla en su casa . Espera que tengan “más suerte que ella”, que no logró su cometido en el 2005.Estaba en camino al puesto de Erez, para pasar a territorio israelí, donde iba a recibir tratamiento médico en el hospital Soroka de Beer Sheba. Soldados israelíes que la vieron en la frontera notaron que caminaba en forma extraña..Tenía diez kilos de explosivos sobre su ropa interior.

«Desafortunadamente, el botón no funcionó en el último minuto para convertirme en mártir», ha indicado la terrorista, en declaraciones a Reuters.

En lugar de contrarrestar este tono, Al Fatah intenta aliarse con Hamas. E intenta disimular las verdaderas posturas de la organización, dando a entender que cambió, aunque bien se sabe que no es así y que Hamas, en árabe, ante su pueblo, dice la verdad…sin disfrazarla.

Entonces…¿A quién creer?

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.