Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes agosto 11, 2020
donativo

Irán Versus Bahrein


Egon Friedler

Bahrein es un país árabe, rico en petróleo, que está constituido por un archipiélago de 33 islas, de las cuales, la mayor lleva el nombre del país. Fue un protectorado británico hasta 1971 y desde 2003 es un reino, gobernado por la dinastía sunnita Al Khalifa. Integra el Consejo de Cooperación del Golfo, constituido por seis naciones situadas en las orillas del Golfo Pérsico, que últimamente iniciaron conversaciones para unirse en un solo país.

¿A qué se debe esa fiebre unionista?  Sin duda, al miedo a Irán. Desde hace algunos meses, el régimen teocrático iraní, hace una campaña que pretende legitimar una anexión de Bahrein, en base a presuntas reivindicaciones históricas. No es la primera vez que el Irán de la Revolución Islámica amenaza a Bahrein. Uno de los primeros actos de Khomeini a su llegada al poder en 1979 fue crear un grupo armado denominado “Ejército de Liberación de Bahrein”, que trató de invadir Bahrein con unos pocos botes. En ese entonces tenía el control del gobierno el Primer Ministro Mehdi Bazargan, quien ordenó a la marina de su país hacer abortar el intento.

Pero en los últimos meses se multiplicaron las señales de que Irán se estaba preparando para una aventura similar a la que en la década del noventa intentó Saddam Hussein con Kuwait. No faltan pretextos. Después de todo, se trata de un país con mayoría shiíta gobernado por una dinastía sunnita y desde febrero del año pasado el país ha enfrentado protestas populares en reclamo de una mayor democracia y el cese de la discriminación de los shiítas por parte de la familia real. La monarquía respondió con una dura represión. Según Amnesty International hubo unos 60 muertos desde el comienzo de las protestas incluyendo a integrantes de las fuerzas de seguridad. Centenares de personas fueron arrestadas, decenas habrían sido torturadas en las cárceles y convictas por tribunales militares y unas 4000 habrían sido despedidas sumariamente de sus empleos.

Los disturbios terminaron cuando tropas de Arabia Saudita ingresaron a Bahrein en marzo de 2011. En respuesta a las protestas, el rey Hamad de Bahrein anunció reformas constitucionales que presuntamente darían más libertades a sus súbditos. Sin embargo, la oposición al igual que grupos de defensa de los Derechos Humanos, dijeron que las promesas reales son vacías y que la represión no ha cesado. Por otra parte, las autoridades de Bahrein aparentemente tienen pruebas de la infiltración de agentes iraníes entre los manifestantes.

La reyerta diplomática prosigue al rojo vivo. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bahrein llamó al encargo de negocios de Irán, en Manama, su capital, para protestar por lo que calificó de “grosera violación de su soberanía”. La queja aludía a los llamados de los líderes iraníes a que los shiítas en Bahrein salgan a protestar contra la propuesta de unión de Bahrein con Arabia Saudita.

El presidente del Parlamento iraní, Ali Larijani fue citado por la agencia oficial Irna diciendo: “Si Bahrein debe integrarse a otro país debe ser Irán y no Arabia Saudita” y el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní sostuvo “que cualquier clase de intervención extranjera que no respete los deseos del pueblo solo profundizará las heridas existentes”.

Sin embargo, es dudoso que los shiítas de Bahrein deseen convertir su país en una colonia iraní y sustituir su régimen monárquico, que antes de los disturbios era el más liberal y tolerante entre los países del Golfo, por una dictadura teocrática impuesta por Teherán.

La tensión y las acusaciones mutuas entre ambas partes prosiguen a todo ritmo del mismo modo que los llamados a la unión de los países del Golfo. Nadie cree en una guerra entre Irán y Bahrein porque llevaría automáticamente a la intervención de Arabia Saudita. Pero el Medio Oriente sigue siendo una caja de sorpresas y nada es imposible.

Difusion: www.porisrael.org

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.