Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
16 Nisan 5779 | domingo abril 21, 2019
donativo

Con Eduardo Batista, creador de "Contacto" de Canal Once Punta Del Este, sobre su programa desde Israel


Ana Jerozolimski

“HAY UN ANTES Y UN DESPUÉS DE LA VISITA A ISRAEL”

Eduardo Batista (36) , que creó hace siete años el programa “Contacto” en Canal Once Punta del Este, habiendo recorrido numerosos destinos en nuestro país y visitado también el extranjero (Chile, Brasil, Argentina, Paraguay, México, Costa Rica, Haití, España y Estados Unidos), siente que el emprendimiento que acaba de concretar, es distinto de todo lo que ha hecho hasta ahora. Durante una semana, estuvo en Israel junto a la productora Patricia Colensky, recorrió el país de norte a sur..y volvió con muchas horas de filmación.


Eduardo, en el puerto de Tel Aviv
 

A su condición de “hombre orquesta” del programa-dado que él filma, edita, arma, escribe el guión y sale en pantalla- se agrega su pasión por lo que hace y su capacidad de maniobrar entre el sentimiento que le inspiraba recorrer Israel y su profesionalismo al trabajar .

El producto del viaje, son por ahora tres programas que se comenzaron a transmitir el domingo 26 de agosto y seguirán los dos consecutivos, a las 20.30 horas en Canal Once Punta del Este y en Canal 21 de Montecable.

Este es el primero.

 

Y aquí, un resumen de nuestra entrevista con este colega , ya regresado al país.

P: ¿Qué significó para ti preparar este programa sobre Israel?

R: Es distinto a todo porque acá además de un lugar para mostrar, hay mucha historia y mucho sentimiento. Las religiones que hay ahí seguramente a cualquier habitante del planeta una u otra lo va a involucrar porque son de las más “populares”. Para mí, como católico, ir a Israel, no es como ir a cualquier país. Como cristiano practicante, más allá de que yo esté haciendo mi trabajo, toda la parte emotiva te la mueve de una forma muy especial. Sin duda que hay un antes y un después.

Cuando vas inclusive a países que tienen una carga emocional importante, como Haití por ejemplo, con las misiones de paz, donde ves una cantidad de cosas y estás en contacto con otra realidad, trabajás pero lo hacés más del lado profesional que otra cosa. Pero cuando vas a un destino como Israel-y no sé si hay otros en los que a uno le pasa lo mismo-ahí no está sólo el profesional sino también la persona. O sea que hay un antes y un después, te marca en un montón de aspectos.

P: No podés quedar indiferente..

R: Por supuesto. Lo importante es conjugarlo, no perder el profesionalismo pero darte tu momento y tu espacio para que interiormente puedas sentir una cantidad de cosas. Es imposible quedarte indiferente. Inclusive creo que trasciende lo estrictamente religioso.Es muy espiritual..Además, viendo cómo todos conviven en el mismo lugar, como por ejemplo lo que vimos en Jerusalem , te abre la cabeza.

Para nosotros las cosas son en general blanco o negro, que sos del uno o sos del otro..pero ahí ves que no, que hay matices, que se puede convivir, que eso no es ni más ni menos que la esencia de la tolerancia. Es un buen ejemplo de eso.

P: Me parece que inclusive la gente que no está necesariamente motivada por una fe religiosa, siente que en Israel algo le toca una fibra muy íntima.

R: Exactamente..No podés dejar de sentir cosas. A nosotros nos pasó. Patricia ,que me acompañó y que no es católica..

P: Patty Colensky, Productora en el Canal, que viajó contigo a este trabajo en Israel..

R: Exactamente..Ella, que si bien no es religiosa , es judía,cuando íbamos a un montón de lugares y ella veía lo que cierta situaciones generaban en mí, no permanecía ajena tampoco. En su interior también se le movía una cantidad de cosas.Y algo parecido me pasaba a mi cuando veía a los judíos en sus ceremonias religiosas, en el Muro de los Lamentos orando..y uno piensa que es una tradición que tiene cinco mil años, cómo la mantienen…y se siente que más allá de aquello en lo que creés vos, hay un tema en lo que todo se une..Es la fe.Unos creen de una forma y otros de otra, pero lo importante es que en ese momento, como ser humano, sentís que todos son parecidos a todos, ya no le encontrás tantas diferencias a lo religioso sino que ves cómo cada uno comulga en la suya, con sus creencias, con sus costumbres, pero todos con una espiritualidad a flor de piel.Y eso está genial.

P: ¿Viste esa convivencia desarrollándose normalmente en Israel? La imagen que se capta desde afuera es muy distinta..

R: Me impresionó mucho lo que vi en el lugar porque más allá de que yo, especialmente en los meses previos al viaje, me había estado informando más a fondo sobre lo que ya sabía de Israel y ya iba con otro concepto en mi cabeza, al verlo en el lugar mismo claro que me impresionó. Me impresionó porque ver cómo esta gente vive en un mínimo lugar , en una ciudad en la que comparten las calles, los comercios…ir a una feria y ver a todos haciendo las compras para sus respectivas costumbres y actividades religiosas , eso es increíble. Es una cosa que supera todo lo que te podés imaginar, todo lo que te pueden haber contado.

Lo percibís claramente. Ves cómo cada uno está en su mundo y además cómo no se dan el lujo de discutir por vanidades. Lo que pude ver en los días que estuve, es que no es como en Uruguay, que es el país que yo conozco, donde vos vas y por ahí te peleás con al almacenero porque no te gusta cómo te cortó la carne..o alguien en la esquina te pasó cerquita con el auto y ya lo insultaste porque no te gustó…Ahí pensé que quizás la gente sabe que las diferencias son tantas y tan grandes, cultural y religiosamente hablando, que no se dan el lujo de discutir por bobadas en la calle. Cada uno está en la calle y respeta al otro 100%.Creo que es la única forma de vivir en lugar así, en el que das dos pasos y estás en un ámbito totalmente distinto ..Eso fue lo que a mí más me llamó la atención de la convivencia: cómo los habitantes de esos lugares-especialmente de Jerusalem- no se dan lugar para discutir por cosas superficiales. Ahí la tolerancia es en un 100%..

P: Además de esta idea general, casi filosófica, sobre la tolerancia…¿qué cosas puntuales fueron las que más te impactaron?

R: Lo otro que a mí más poderosamente me llamó la atención es ver cómo han logrado varias cosas relacionadas a su geografía, entre ellas la utilización de sus recursos naturales.Por ejemplo, cómo en lugares en los que la temperatura promedio es de 45º, ves los jardines con colores que no ves en Uruguay en primavera…O ir a la zona del desierto y encontrarte con reservas de agua para plantaciones o para criar peces..y uno se dice que es increíble que eso pase en ese ámbito, en el desierto..

Me impactó donde no hay vida, la hay en base al trabajo que ha hecho el hombre…Si en medio del desierto ves lugares florecidos y con praderas, es porque ha habido intervención del hombre.Uno conoce tantas veces intervención negativa del hombre en la naturaleza, y acá conoce una intervención positiva .Eso me llamó mucho la atención.Y claro que está la gran variedad de paisajes, de playas a desierto, en un territorio tan pequeño..

También el cuidado para con lo histórico me impactó positivamente. Creo que hace mucho se dieron cuenta del valor que tiene eso para Israel turísticamente y se lo ha trabajado muy bien.En cada lugar al que uno va hay una referencia histórica , se sabe fomentar todo de modo que hasta el mozo del bar sabe si le preguntás algo o te da un dato sobre la historia..Eso está bueno porque habla de la conciencia que hay en el país por su valor agregado, la historia.Y aquí no es sólo la historia de Israel sino la historia de la humanidad.

P: ¿Alcanzó una semana para ver el variado mosaico de Israel?

R: Creo que tenemos un pantallazo general. Obviamente faltan cosas que esperamos en un futuro poder complementar. Pero sin duda trajimos un pantallazo de lo que es el país, porque recorrimos Israel casi de punta a punta y no sólo vimos muchos paisajes sino muchas cosas distintas , de costumbres, de cómo se manejan..Pudimos ir a un kibutz, a una aldea drusa , pudimos ver una cantidad de cosas que nos marcan eso que hablábamos de la convivencia y la variedad.

Hasta nos encontramos con la marcha gay apenas llegamos a Jerusalem…

P: Increíble la casualidad..Ya me lo habías contado…llegaron al hotel y ahí justo empezó a pasar la marcha gay ¿verdad?

R: Exactamente..fue increíble…Si hay un lugar en el que no te imaginás que vas a ver una movilización tan grande relacionada a la forma de vida de los gays es en Jerusalem…

P: La Ciudad Santa…

R: Claro…es que la imagen es totalmente diferente, te imaginás todo solemne…lo es, pero también vimos miles de personas manifestándose por una manera de vida, por una forma de ser , con mucho respeto y organización..Eso también nos llamó la atención.Y además, no fue ni más ni menos que nuestra bienvenida porque te diré que ni habíamos llegado prácticamente del aeropuerto al hotel y nos encontramos con esta famosa marcha …así que fue interesante y divertido.Y pude captar buenas imágenes porque cuando llegamos la marcha recién venía, así que tuvimos toda la marcha pasando por la puerta de nuestro hotel.

P: Otra cosa linda que hiciste en Jerusalem sé que fue visitar la feria artesanal de los veranos , Jutsot Hayotser, donde me contaron los artesanos uruguayos que habían conversado contigo..

R: Así es..Estuvimos haciendo entrevistas con ellos y vimos lo lindo que era eso para ellos porque acá, tenés los tres meses de verano, uno lo perdés a veces por mal tiempo …y ver que pueden desarrollarse y vender sus productos en Israel,es una gran cosa.Pero más allá de que económicamente les iba muy bien en la feria, en lo que todos coincidimos era qué loco es para ellos como artesanos hacer un producto, armarlo con sus manos en Uruguay y saber que eso va a terminar en una casa en un hogar en Israel, adornando una pared en un lugar tan lejano, con una cultura tan distinta..

P: ¡Qué preciosa esa idea, enfocarlo así!

R: Está excelente, sin duda…La verdad que eso es genial..

P: Me decía uno de los artesanos , Alejandro de León, qué diferente es lo que él veía en la feria de lo que uno se cree desde afuera..

R: Es otra cosa totalmente distinta..Te puedo asegurar-bueno, tú lo conoces bien- que el país no es lo que uno piensa estando afuera .Es increíble..

P: ¿Te parece que va a haber muchos sorpendidos entre tus televidentes?

R: Si..si te digo que con las promociones del programa ya hay sorprendidos, imaginate lo que va a ser con el programa. Yo tengo una gran expectativa porque también va a ser para mí, profesionalmente, una oportunidad de mostrar un crecimiento. Si bien el programa ya tiene siete años y hemos visitado una cantidad de destinos, siento que tengo en mis manos algo grande…Es como un jugador de fútbol que juega muchos años, pero un día le toca jugar en un cuadro grande y llega a Peñarol o Nacional…Esto es lo mismo. Siente que después de haber hecho ya mucho camino, de haber trabajado bastante y de tener aceptación de la gente, siento que esta es la oportunidad de pasar a jugar en un cuadro un poquito más grande, dentro de tu entorno y tu ámbito. Ver que tu trabajo puede lucir un poquito mejor, está bueno. Es como un artista que siempre tiene que ir progresando en tu obra. No puede quedarse pintando siempre el mismo cuadro toda su vida. Tiene que ir variando, creciendo. Para mí también.

P: Eduardo, cuando hacés un programa sobre un país que está tan conflictivamente en los titulares de la prensa mundial, que despierta muchas sensibilidades ¿tenés que pensar dos veces en lo que ponés y decís? ¿O simplemente ponés lo que viste y no pensás en la parte política para nada?

R: No..La esencia del programa es contar la experiencia tal cual la voy viviendo. Eso es lo que le ha marcado un estilo a “Contacto”. Hay muchos programas de viajes.Creo que yo he logrado darle a este programa un estilo propio.Si lo ves, te das cuenta de una manera de contar las cosas..que no es ni mejor que otras..

P: Pero es la tuya propia..

R: Si…te diré que no es tan técnica , no es periodismo producto de una investigación muy exhaustiva sobre cada tema, pero es más didáctica, tiene la onda de que la gente sienta que es ella la que está paseando. El televidente, cuando ve las escenas, siente que es él mismo el que está haciendo el recorrido y que le pasan las mismas cosas que uno va sintiendo. Eso nos ha pasado también en otros destinos, también recorriendo lugares en Uruguay. Yo me he preocupado de potenciar ese estilo.Así que cuando yo vaya mostrando y contando lo de Israel, la gente va a ir sintiendo conmigo lo que me iba pasando, independientemente de que no va a tener ninguna tendencia religiosa, aunque acá la gente me conoce, sabe de qué cuadro soy, por qué partido voto… porque esa es también una característica, que seas transparente, que la gente sepa..Y a la hora de compartir el informe, estoy seguro que la gente la va a recibir tal cual yo lo fui haciendo.

Y la verdad es que tuvimos total libertad desde que comenzamos con este proyecto, porque la Embajada de Israel nos dijo: “Vayan, y pueden mostrar y hablar lo que quieran, no están condicionado por el apoyo del gobierno a tener que decir o no decir algo. No, vayan, vívanlo, hagan la experiencia y la cuentan y la transmiten como lo sientan”.De eso se trata.Yo creo que cuando uno hace eso es porque se siente seguro de sí mismo.Cuando invitás a alguien a tu casa, es porque estás seguro de que lo vas a recibir bien.

Y la verdad es que yo no tengo nada negativo para hablar. La experiencia fue sumamente positiva y muy enriquecedora.Cuando así lo sentís, lo transmitís de la misma forma. Si en un lugar te va mal, si no estoy cómodo y no me tratan bien, es difícil que luego pueda salir en pantalla con cara de poker diciendo “acá está todo bien”. Y eso no va a pasar, porque la experiencia fue muy positiva.

P: Eduardo, tengo clarísimo que estuviste en Israel una semana, que no has hecho una investigación antropológica, pero igual me animo a preguntarte si alcanzaste a hacerte una imagen del israelí…Te lo pregunto porque tiene muchas contradicciones..Puede ser muy tosco y por otro lado, si le preguntás cómo llegar a un lado, es capaz de bajarse del coche para acompañarte…¿Cómo lo viste?

R:Al israelí religioso lo vi muy en su mundo, en sus costumbres. Pero percibí que no todos los israelíes son religiosos y el que no lo es vive prácticamente igual que lo que nosotros vivimos en Uruguay, con la excepción de dos o tres momentos en la semana en los que se apegan más a las costumbres, aunque más allá de la religión. El que no es religioso es un tipo común y corriente con el que te puede separar el idioma si no compartís el inglés con el que te puedas comunicar.Yo he estado hablando con algunas personas que hablaban inglés y te dabas cuenta de que era como hablar con alguien como vos….gente totalmente abierta, normal..

A veces hay quienes tienen imagen de los judíos como cerrados, pero a mi no me pareció. La verdad es que yo mismo ya no tenía esa imagen porque por el trato que me habían dado aquí en la Embajada, ya conocía mejor la situación y sabía que son, piensan y razonan como cualquier otro.El israelí puede defender mucho lo suyo y te diré que hasta inspira orgullo de ver qué bien,cómo defienden a su país..y qué bueno que es eso, ya que si no, no existirían.

El concepto que yo me traje de los israelíes no es de personas parcas o cerradas, para nada, sino muy amables. Soy conscientes de que como Patricia habla hebreo, el hecho que ella pudiera hablar en algún lado en ese idioma, abría puertas en forma natural de otra forma. Eso también facilitó.Es como si viene a Uruguay un norteamericano que nos habla en español…Entra mejor que el que no lo hace.Así que me viene con la imagen de gente mucho más abierta de lo que yo pensaba.

P: Eduardo ¿hay alguna otra cosa que quisieras mencionar?

R: Sí…¡Dos mil! El desafío es poder contar todo, lo máximo, de lo que vimos. Estamos trabajando con Patricia para que no quede nada en el tintero. Hay tanta cosa para mostrar que la idea es que fluya y la gente lo sienta entretenido. Lo van a haber judíos y quienes no lo son, y quizás también gente que siente antipatía..y la idea es que haya un hilo conductor que permita a todos acompañarnos y sentir lo que nosotros sentimos en Israel. Y como sé que no todos podrán ver los tres programas, pondremos un poquito de cada cosa en todos..

P: Que sean un gran éxito pues..y gracias por esta alegría de hablar contigo.

R: A vos Ana.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.