Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves septiembre 24, 2020
donativo

El voto judío en las elecciones de EE.UU.


Julián Schvindlerman

Infobae.com – 9/11/12

http://america.infobae.com/notas/61185-El-voto-judio-en-las-elecciones-de-EEUU

voto-usa

Barack Obama resultó reelecto con el 50% del voto popular, contra un 48% que cosechó Mitt Romney, pero triunfó fuertemente en la cantidad de electores: 303 propios contra 206 de su contrincante.

Obtuvo el apoyo del 93% de los afroamericanos, del 55% de las mujeres, del 60% de los jóvenes y del 71% de los hispanos. El republicano reunió el 60% de los votos de la población blanca, la que refleja la tradición anglosajona protestante de la nación. Obama arrasó en los estados más afectados por el Huracán Sandy y ganó en los estados zigzagueantes de Ohio, Colorado, Virginia y Florida.

 

Un dato curioso: desde Franklin D. Roosevelt en 1940, un presidente estadounidense no ganaba una reelección con una tasa de desempleo tan alta (7.9%).

 

En este cuadro, ¿cómo ha sido el voto de la comunidad judía?

 

Hay poco más de seis millones de judíos en los Estados Unidos, constituyendo la concentración más grande de judíos fuera de Israel. Aún así, representan apenas el 2% de la población total del país y no todos ellos son mayores de dieciocho años. Pero viven principalmente en los diez estados más cruciales para la provisión de electores, los que ofrecen 244 electores sobre los 270 totales necesarios para ganar la elección.

 

Los judíos tradicionalmente han tenido una elevada participación electoral, posicionándose en la cúspide en términos comparativos a otras minorías. En las elecciones del 2008, por ejemplo, votó el 67% de los hispanos, el 78% de los afroamericanos y el 96% de los judíos.

 

En estas elecciones, aproximadamente el 69% de los judíos votó por Obama y el 30% por Romney. Si bien la brecha es enorme, merecen realizarse algunas observaciones. Los judíos norteamericanos son fervientemente demócratas. Conforme el profesor Mitchell Bard ha indicado, desde 1916 han votado en promedio alrededor del 71% a favor del Partido Demócrata y alrededor del 24% a favor del Partido Republicano. De hecho, una única vez en toda la historia electoral del país ganó el voto judío un republicano por sobre un demócrata: en 1920 cuando Warren Harding obtuvo el 43% frente al 38% del voto judío que recibió Eugene Debs. Entre los republicanos, Ronald Reagan se ubicó dignamente al alcanzar el 39% de apoyo de la comunidad judía, en 1980. Pero fueron demócratas quienes triunfaron de manera colosal en esa minoría: Bill Clinton reunió el 80% del voto judío en 1992 y Barack Obama el 78% en el 2008.

 

El 69% obtenido por Obama en estas elecciones, si bien es un guarismo importante, refleja no obstante un declive. Bard señala tres cosas. En primer lugar, está por debajo del índice histórico del 71%. En segundo lugar, se ubica nueve puntos debajo del apoyo que recibió de la comunidad judía en las elecciones anteriores. En tercer lugar, es el porcentaje de apoyo más bajo para un demócrata desde los tiempos de Jimmy Carter. Romney perdió el voto judío ante Obama, pero cosechó un porcentaje mayor que la media histórica de respaldo judío a los candidatos republicanos.

 

Los judíos de Estados Unidos son mayormente progresistas. Y el conservadurismo del Partido Republicano en temas económicos y sociales -aborto, eutanasia, seguridad médica, inmigración, empleos- les espanta. Este partido político suele ser más favorable a Israel que el Partido Demócrata y el hecho de que aún así sea éste último quien recibe consistentemente la lealtad casi incondicional de la comunidad hebrea sugiere que los asuntos domésticos más que la política exterior, aún la referida a Israel, son más determinantes para ellos en las contiendas electorales.

 

Finalmente, podemos apreciar una correlación relativa entre el voto judío y el voto general; pero con diferencias. Encuestas de enero del 2009 mostraban que Obama tenía el apoyo del 66% de la población y el 83% de apoyo de los judíos. Encuestas de enero del 2011 mostraron un desencanto en ambos niveles: apenas el 41% de la población general y el 54% de los judíos respaldaron a Obama. El presidente leyó los números y cambió en los últimos casi dos años de su gestión. Los resultados electorales presentes -fue votado por el 50% de la población total y por el 69% de la población judía- sugieren que logró seducir parcialmente al electorado general, pero exitosamente a los judíos.

 

Analista político internacional, escritor y conferencista. Autor de Roma y Jerusalem: la política vaticana hacia el estado judío y Tierras por Paz, Tierras por Guerra

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.