Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes julio 31, 2020
donativo

NGO Monitor Acusa a ONG Médicas de «Mala Praxis»


ngo_monitor

Un nuevo estudio publicado por NGO Monitor encuentra que varias organizaciones médicas no gubernamentales muy influyentes, que trabajan en el conflicto árabe-israelí, violan sistemáticamente sus autoproclamados principios morales. Estas ONG, a pesar de afirmar profesionalismo médico, imparcialidad y universalidad como parte de sus mandatos, han politizado la medicina, usando la retórica de la «salud» como un medio para demonizar a Israel y discriminar contra los israelíes.

Mala Praxis de ONGs – El Abuso Político de la Medicina, la Moral y la Ciencia muestra cómo varias ONG médicas acusan a Israel de «violaciones de derechos humanos», y alegan falsamente que Israel niega acceso a los palestinos a atención médica, presumiblemente violando su derecho a la salud. El estudio, escrito por Gerald M. Steinberg y Naftali Balanson, demuestra también el papel de la corriente principal de los medios de comunicación y revistas médicas como facilitadores y «multiplicadores de fuerza» para las agendas políticas de las ONG.

Las pruebas examinan los prejuicios de la revista médica The Lancet y cinco ONG médicas: Médecins Sans Frontières (MSF/Médicos sin Fronteras), Asistencia Médica para los Palestinos (MAP), Médicos por los Derechos Humanos-Israel (PHR-I), Sociedad de Ayuda Médica Palestina Society (PMRS), y el Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza (GCMHP).

«Este informe muestra que muchas ONG médicas son muy activas en la Estrategia Durban, formulada en la Conferencia en Durban de 2001 de las Naciones Unidas, que busca aislar a Israel», dijo Gerald Steinberg, presidente de NGO Monitor. «Apoyan abiertamente los objetivos políticos palestinos, y explotan sus credenciales médicas como una táctica para promover esta agenda y la narrativa palestina. Sin embargo, también observamos que hay ONGs como MSF, que han tratado de evitar este tipo de politización».

El Prof. Steinberg continuó: «Al repetir las acusaciones de las ONG, las tribunas de los medios de comunicación ignoran la politización evidente de estos grupos, el ‘efecto halo’ de los grupos humanitarios exime a las ONG del control que se aplica a otros actores políticos Aunque los funcionarios de estas ONG médicas no tienen conocimientos jurídicos, sus conclusiones respecto a las supuestas ‘violaciones del derecho internacional’ son reiteradas y aceptadas sin cuestionarlas».

El estudio, de 51 páginas, ofrece también recomendaciones políticas para las ONG médicas, sus patrocinadores y para los medios de comunicación y revistas médicas.

 

Resumen del Informe

MALA PRAXIS DE ONGs – EL ABUSO POLÍTICO DE LA MEDICINA, LA MORAL Y LA CIENCIA

Gerald M. Steinberg y Naftali Balanson

29 de julio de 2013

NGO Monitor – Series Monográfica 11

Como parte de la «Estrategia Durban», que fue formulada en la Conferencia de la ONU de Durban de 2000, y que pretende aislar a Israel, varias ONG médicas acusan a Israel de «violaciones de derechos humanos», alegando que Israel niega a los palestinos acceso a la atención médica, viola su derecho a la salud y es responsable por los bajos niveles de salud entre la población palestina. Estos grupos utilizan su labor humanitaria como una oportunidad para tomar posiciones partidistas contra Israel, utilizando la jerga médica y su reputación como médicos expertos para abogar por cuestiones muy alejadas de la medicina, con el fin de apoyar objetivos políticos palestinos.

Resumen ejecutivo del informe

http://www.ngo-monitor.org/article/ngo_malpractice_the_political_abuse_of_medicine_morality_and_science#summary

CONTENIDO

Introducción

Mala Praxis en los Medios de Comunicación

Médecins Sans Frontières (MSF) – Médicos Sin Fronteras

Ayuda Médica para Palestinos (MAP)

Sociedad de Ayuda Médica Palestina (PMRS)

Physicians for Human Rights-Israel (PHR-I)

Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza (GCMHP)

Mads Gilbert y NORWAC

Conclusiones y Recomendaciones

RESUMEN EJECUTIVO

La comunidad médica, en sentido amplio, está moralmente comprometida con los más altos estándares de profesionalidad y universalidad, el tratamiento de los necesitados, independientemente de otros factores. Por el contrario, una serie de influyentes organizaciones no gubernamentales (ONG) invocando mandatos médicos y activos en el marco del conflicto árabes-israelí, violan sistemáticamente estos principios morales. Independiente de los servicios de salud que prestan, a veces en una impresionante escala, estos grupos han politizado intencionalmente la medicina, utilizándola como un medio para demonizar a Israel y discriminar contra los israelíes.

Como parte de la «Estrategia de Durban», que fue formulada en la Conferencia de la ONU de Durban de 200, y que pretende aislar a Israel, varias ONG médicas acusan a Israel de «violaciones de derechos humanos», alegando que Israel niega a los palestinos acceso a la atención médica, viola su derecho a la salud y es responsable por los bajos niveles de salud entre la población palestina. Estos grupos utilizan su labor humanitaria como una oportunidad para tomar posiciones partidistas contra Israel, utilizando la jerga médica y su reputación como médicos expertos para abogar por cuestiones muy alejadas de la medicina, con el fin de apoyar objetivos políticos palestinos.

Esta monografía se inicia con un análisis de cómo las ONG médicas son recibidas en los medios de comunicación, mostrando cómo los principales medios de comunicación y revistas médicas actúan como facilitadores y «fuerza multiplicadora» de las agendas políticas de las ONG. A pesar de sus declaradas líneas editoriales, los medios de comunicación ignoran la politización evidente de estos grupos, el ‘efecto halo’ exime a las ONG del escrutinio que se aplica a otros actores políticos. Estrafalarias afirmaciones de ONGs son repetidas a su valor nominal, y los funcionarios de alto nivel de ONGs aparecen como «bustos parlantes» en respetados canales de noticias, como la BBC o CNN, y sus opiniones son informadas en los diarios como análisis objetivos. Aunque los funcionarios de esas ONG médicas no tienen conocimientos jurídicos, sus conclusiones referentes a presuntas «violaciones del derecho internacional» son repetidas y aceptadas sin cuestionamiento.

Este proceso también es característico de una serie de revistas médicas profesionales. A pesar de que pretenden mantener niveles académicos y científicos muy por encima de los de los medios de comunicación en general, revistas médicas han sido abusadas, proporcionando versiones altamente distorsionadas de hechos del pasado o actuales, con el fin de demonizar a Israel. Es de destacar que la revista The Lancet, al parecer, ha adoptado una agenda política partidista, presentándola como habiendo sido controlada a través de un proceso de evaluación riguroso.

Después de discutir el impacto de las ONG en los medios de comunicación, la monografía se centra en las cinco principales ONG médicas politizadas, activas en el contexto del conflicto árabe-israelí: Médecins Sans Frontières (MSF/Médicos sin Fronteras), Asistencia Médica para los Palestinos (MAP), Physicians for Human Rights-Israel (PHR-I), la Sociedad de Ayuda Médica Palestina (PMRS), y el Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza (GCMHP). A pesar de que estas ONG varían en tamaño, composición, agenda y afirman imparcialidad, todas ellas tienen una importante presencia en los medios de comunicación internacionales e impacto político que facilitan y amplían su papel en la guerra política dirigida contra el Estado de Israel.

Las cinco ONG médicas seleccionadas en este estudio para análisis detallado y sistemático, ilustran la práctica general en muchas organizaciones médicas politizadas que hacen uso de las acusaciones relacionadas con la salud para oponerse y condenar a Israel.

-Médecins Sans Frontières (MSF/Médicos sin Fronteras) es una de las más grandes y prestigiosas ONG internacionales. La Carta de MSF rechaza la politización de la ayuda, y esta apariencia de imparcialidad le da a sus acusaciones contra Israel una mayor credibilidad. Por el contrario, sus dirigentes han utilizado ocasionalmente plataformas públicas, incluyendo un artículo de 2004 en Diabetes Voice y conferencias de prensa durante el conflicto de Gaza de 2009, para acusar selectivamente a Israel de crímenes de guerra y otras violaciones de los derechos humanos.

-Ayuda Médica para los Palestinos (MAP) es una importante organización benéfica, con sede en el RU, opera clínicas médicas en la AP, Gaza y Líbano, con personalidades públicas británicas de alto rango en su junta directiva. MAP ha promovido una narrativa que causa división, anti-Israel, por medio de su lobby en el Parlamento británico. MAP también se ha unido en varias ocasiones con otras ONG de incidencia política para presionar a la Unión Europea y otros actores internacionales para sancionar a Israel y forzar cambios de política.

-Physicians for Human Rights-Israel (PHR-I) es un grupo de apoyo político con sede en Israel, cuya actividad abiertamente partidista incluye eventos de «solidaridad» en apoyo de frecuentemente violentos manifestantes palestinos. Durante décadas, PHR-I ha llevado a cabo una campaña alegando complicidad de los profesionales médicos israelíes en la tortura de prisioneros palestinos. Estas bien distribuidas y reiteradas acusaciones se basan en afirmaciones sin fundamento que no han sido corroboradas por PHR-I. La Asociación Médica de Israel rompió relaciones con PHR-I debido a una de esas campañas.

-Sociedad de Ayuda Médica Palestina (PMRS) está liderada por el político palestino Dr. Mustafa Barghouthi. PMRS considera sus esfuerzos humanitarios «como punto de partida» para la promoción y acción política. En consecuencia, ha tratado de vincular las políticas israelíes con condiciones médicas específicas en Gaza, haciendo caso omiso de otros factores que no contribuyen a la demonización de Israel. PMRS también ha acusado reiteradamente a Israel, sin pruebas, de utilizar armas no convencionales.

-Programa de Salud Mental de la Comunidad de Gaza (GCMHP), como su nombre indica, se centra principalmente en cuestiones psicológicas. Su demonización de Israel también pone de relieve este aspecto, con funcionarios que afirman reiteradamente que los judíos están «psico patológicamente perturbados» y que los soldados israelíes son psicológicamente inestables. GCMHP también promueve campañas de Estrategia Durban anti-Israel, tales como BDS y las flotillas Gaza Libre.

Por último, esta monografía aborda las actividades de un individuo, el Dr. Mads Gilbert. Gilbert, un anestesista noruego, se encontraba en Gaza en nombre del Comité de Ayuda Noruego (NORWAC) durante el conflicto a principios de 2009, dando numerosas entrevistas a los medios de comunicación internacionales durante y después de los combates. Mads Gilbert ofrece un importante caso de estudio de cómo algunos activistas de ONG médicas afirman que «todos los médicos son políticos, les guste o no».

 

NGO Monitor ( www.ngo-monitor.org ), es la principal fuente de conocimientos sobre las actividades y financiación de las ONG de incidencia política en el conflicto árabe-israelí. NGO Monitor suministra información detallada y completa y análisis de las fuentes, promueve la responsabilidad y apoya el debate sobre los informes y las actividades de las ONG (organizaciones no gubernamentales) que afirman promover los derechos humanos y los programas humanitarios.

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.