Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
25 Shevat 5777 | Martes febrero 21, 2017
donativo

Amnesty Critica Severamente A La Policía De La Autoridad Palestina


police-palestine

La policía y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina deben abandonar el excesivo uso de la fuerza y deben dar cuenta cuando violan los Derechos Humanos. Así lo determinó la organización de Derechos Humanos, Amnesty Internacional.

En una nueva guía difundida, Amnesty detalla cómo la policía y las fuerzas de seguridad de la Autoridad, atacaron reiteradamente a manifestantes no violentos, sin provocación anterior y fuera de la ley. El documento acusa a la Autoridad Palestina por permitir que la policía y las fuerzas de seguridad cometan ataques como aquellos, sin temor al castigo.

“La policía contra manifestaciones en Cisjordania, continúa actuando lejos de lo que determina la ley internacional”, dijo Philip Luther, Director de la Sección de Medio Oriente y el Norte de África en la organización y agrega que “Como consecuencia de ello, aparece un grave daño a los derechos de libertad de expresión y reunión”.

El informe cuenta que durante los incidentes del 30 de junio del año pasado, la policía y las fuerzas de seguridad, parte de ellos, en ropa de civil, atacaron violentamente a manifestantes pacíficos que protestaban contra la reunión del Presidente de la Autoridad, Abu Mazen, y el miembro de la Knesset, Shaul Mofaz, en Ramallah el 1° de julio. A partir de la actitud de las fuerzas palestinas, por lo menos cinco manifestantes requirieron de atención médica en el hospital. Como consecuencia de la ira pública por la violencia, Abbas anunció la conformación de una comisión investigadora independiente que evaluaría la conducta de la policía y las fuerzas de seguridad. El Ministro del Interior palestino comenzó también una investigación interna por separado.

Más de un año después, la Autoridad Palestina aún no ha publicado el informe completo de la investigación independiente. El resumen de los hallazgos difundido, revela, entre otros, que la policía y las fuerzas de seguridad palestinas, actuaron por fuera de la ley e hicieron “uso de una fuerza innecesaria”, “injustificada” y “desproporcionada” contra periodistas y manifestantes no violentos que no representaban ningún peligro. Según los informes, la investigación interna del Ministerio del interior palestino, llegó a conclusiones similares, a pesar que su informe nunca fue dado a conocer.

Una mujer de 23 años, internada en el hospital a partir de la violencia ejercida, contó a Amnesty Internacional: “Fui golpeada por un oficial de la policía vestido de civil que me agarró, clavó sus uñas en mi brazo y me golpeó en las piernas…luego fui atacada por un policía de uniforme que me golpeó en la cabeza con un bastón y me tiró al suelo”.

“A pesar de los hallazgos de la comisión investigadora independiente, la Autoridad no llevó a juicio a ninguno de los policías o agentes de las fuerzas de seguridad, en relación a la violencia contra manifestantes no violentos y la actitud ilegal en Ramallah, el 30 de junio y 1° de julio del año pasado”, dijo Luther. “La cobertura ante los castigos de ese tipo, necesariamente constituye otra violación más, tal como testimonian otros sucesos en los que las fuerzas de la Autoridad Palestina hicieron un uso exagerado de la fuerza contra manifestantes, desde mediados de 2012”.

Recientemente, la policía y las fuerzas de seguridad palestinas, atacaron con violencia a manifestantes no violentos, en por lo menos, cuatro incidentes diferentes durante los meses de julio y agosto de 2013. Parte de los ataques se produjeron a manos de policías vestidos de civil que intentaron amenazar a mujeres y periodistas presentes en el lugar, para informar sobre las manifestaciones.

El informe agrega y relata que además de todo ello, las fuerzas de seguridad palestinas estuvieron involucradas en la provocación de la muerte a dos palestinos, en los últimos meses. El 8 de mayo de 2013, un palestino murió en circunstancias no claras, durante una invasión de la policía palestina a su aldea, cercana a Hebrón. Otros ocho resultaron heridos. El 27 de agosto de 2013, otro palestino de 37 años, murió después de haber sido blanco de un disparo en su cabeza, según parece, por la policía palestina, durante una manifestación.

“La Autoridad Palestina debe poner, inmediatamente fin, al patrón de comportamiento violento de la policía y las fuerzas de seguridad y romper el circuito de protección de castigos que lleva adelante”, dijo Luther. “La Autoridad Palestina debe preocuparse por que los oficiales de la policía y los agentes de las fuerzas de seguridad que cometieron los hechos ilegales contra manifestantes y otros, den cuenta por medio de un juicio penal, para así garantizar que todos los hombres a cargo de la ley y el orden, son entrenados lo suficientemente, como para respetar los Derechos Humanos, durante las manifestaciones”.

La organización Amnesty Internacional llama a la Unión Europea, a Estados Unidos y a otros gobiernos donantes que ofrecieron su ayuda económica a la Autoridad Palestina, para el entrenamiento policial y de las fuerzas de seguridad, a exigirle que cargue con la responsabilidad de acuerdo a la ley y las normas de Derechos Humanos internacionales.

“Los donantes internacionales deben aclarar a la conducción de la Autoridad Palestina que no están dispuestos a soportar violaciones de los Derechos Humanos, a manos de la policía y las fuerzas de seguridad y que la ayuda futura, depende de que los líderes de la Autoridad se comprometan a un juicio pleno”, según Luther.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.