Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles marzo 4, 2020
donativo

El régimen iraní da señales de que aceptará un acuerdo con Estados Unidos – si su derecho a enriquecer uranio en su territorio es reconocido, la administración estadounidense señala que aceptará esta condición


rohani2

Introducción

El Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) prohíbe a los países signatarios que no son miembros del «Club en Materia Nuclear» a enriquecer uranio en su propio territorio a menos que cumplan requisitos reglamentarios estrictos y hayan demostrado que el enriquecimiento es a la vez de bajo nivel y estrictamente para propósitos civiles. La comunidad internacional le permite a los países que requieren de energía nuclear con fines pacíficos comprar el uranio enriquecido que necesiten de los países autorizados, bajo la supervisión y aprobación de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Muchos países occidentales prósperos lo hacen con el fin de operar los reactores con fines civiles, tales como la producción de energía y de isótopos médicos.

Hasta ahora, el consenso en la comunidad internacional, según lo expresado por la posición del grupo 5 +1 en el Consejo de Seguridad de la ONU, fue sistemáticamente en contra de reconocer a Irán como estado nuclear y en contra de la interpretación de Irán del TNP – según la cual es su derecho enriquecer uranio en su territorio. Esta política también fue manifestada de manera inequívoca por Mohamed ElBaradei durante su mandato como jefe de la AIEA, en una entrevista en febrero, 2005 con la AFP, dijo: «No podemos seguir como de costumbre, de que todos los países pueden construir sus propias fábricas para separar plutonio o enriquecer uranio. Entonces, realmente estamos hablando de 30, 40 países sentados en la cerca con capacidad de armas nucleares que pudieran ser convertidos en un arma nuclear en cuestión de meses». [1]

El derecho de Irán a enriquecer uranio en su propio territorio es la manzana de la discordia en la disputa de Irán con la comunidad internacional y con el Consejo de Seguridad de la ONU. Las resoluciones del Consejo de Seguridad exigen que Irán cese inmediatamente todas las actividades de enriquecimiento, mientras que la negativa de Irán a cumplir con las resoluciones ha dado lugar a sanciones en su contra. [2]

Cabe señalar que Irán sólo tiene dos reactores nucleares con fines civiles – uno en Bushehr, que produce electricidad y es alimentado por barras de combustible que enriquecen hasta un 5% y son comprados a Rusia bajo un contrato entre los dos países, y otro, un reactor de investigación en Teherán destinado a producir isótopos médicos. Este segundo reactor requiere de varios kilogramos al año de combustible enriquecido al 19,75%, e Irán ya tiene en su poder más que suficiente uranio enriquecido al 20 % para operar este reactor durante toda su vida útil.

También hay que mencionar que Irán sostiene que el reactor de plutonio que se encuentra actualmente en construcción en Arak y que estará operativo en un año producirá los mismos isótopos médicos, en un carril paralelo al carril de uranio en el reactor de Teherán y supuestamente para el mismo propósito. La comunidad internacional ha exigido que Irán detenga toda actividad en este reactor por temor a que será usado con fines militares.

Irán reclama el derecho a enriquecer uranio en su territorio porque el reconocimiento de este derecho hará que sea una potencia nuclear y miembro del club en materia nuclear global. Incluso si no desarrolla armas nucleares, ya sea de inmediato o en cualquier momento a partir de entonces, como un «estado límite en materia nuclear», todavía será capaz de hacerlo si así lo desea.

El gobierno estadounidense utiliza el tema nuclear para avanzar en la reconciliación entre Estados Unidos e Irán

Hasta el día de hoy, el gobierno de Estados Unidos se veía solo en su voluntad, a pesar de que era la voluntad cualificada, de permitirle a Irán enriquecer uranio a un nivel bajo en su propio territorio, y reconocer su derecho a hacerlo. También fue el único elemento global dispuesto a reconocer cualquier programa nuclear civil iraní. [3] En una entrevista el 29 de septiembre con el programa 60 Minutes de la CBS, el Secretario de Estado estadounidense John Kerry expuso los pasos que los iraníes podrían tomar para demostrarle al mundo que su programa nuclear es pacífico: «Podrían ofrecer cesar voluntariamente el tomar el enriquecimiento por encima de un cierto nivel, mantenerlo a un nivel muy bajo, porque no hay necesidad de tenerlo a un nivel más alto para un programa pacífico». [4] Haciendo esto, dio a entender que un alto de parte iraní voluntario de enriquecer uranio al 20% mientras que continúa su programa de enriquecimiento de uranio hasta un 5% sería visto por los Estados Unidos como un paso positivo.

Una postura más clara fue expresada por el jefe negociador de la administración Obama en Irán, la Subsecretaria de Estado Wendy Sherman, en nombre de la administración, cuando se negó a descartar el reconocimiento del derecho de Irán de enriquecer uranio en su territorio. Ella dijo en una audiencia del Senado el 3 de octubre: «No voy a negociar en público. Todo lo que puedo hacer es repetir lo que ha dicho el presidente de los Estados Unidos: Respetamos el derecho del pueblo iraní a acceder a la energía nuclear con fines pacíficos». [5]

En la misma audiencia, la Sra. Sherman le pidió al congreso abstenerse de promulgar sanciones adicionales contra Irán en la segunda quincena de octubre, por temor a que esto frustraría el intento del presidente de promover el diálogo con Irán. [6] Las sanciones adicionales en cuestión fueron iniciadas por los senadores Robert Menéndez y Lindsey Graham y deben ser presentadas ante el congreso a finales de este mes.

Además, diez días después de las declaraciones de Kerry en su entrevista con el programa 60 Minutos, la postura de Rusia ha sufrido un cambio. Según las declaraciones realizadas por el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov en una entrevista con la televisión rusa, Rusia reconocerá el derecho de Irán a enriquecer uranio en su propio territorio, siempre y cuando pueda absolutamente probar que su programa nuclear tiene sólo fines civiles, y que cooperará plenamente con la AIEA. [7]

En los últimos años, el Presidente Obama ha estado tratando de promover las relaciones bilaterales Estados Unidos-Irán y una reconciliación, sugiriéndole y tentando al régimen respecto al tema nuclear. En su discurso de abril, 2009 ante el parlamento turco, este expresó su deseo a las relaciones bilaterales con Irán, haciendo hincapié en que lo único que pedía era que no desarrolle armas nucleares: «He dejado claro al pueblo y a los líderes de la República Islámica de Irán de que Estados Unidos busca una participación basada en el interés mutuo y el respeto mutuo. Queremos que Irán pueda desempeñar la función que le corresponde en la comunidad de naciones. Irán es una gran civilización. Queremos que se dediquen a la integración económica y política que trae prosperidad y seguridad. Pero los líderes de Irán deben elegir si van a tratar de construir un arma o construir un futuro mejor para su pueblo». [8]

También en su discurso del Cairo, en junio de ese año, el Presidente Obama se dirigió directamente a Irán y ofreció reconocer su derecho a la energía nuclear pacífica: «Cualquier nación – incluyendo Irán – deberían tener derecho a acceder a la energía nuclear pacífica si cumple con su responsabilidades en virtud del Tratado de No Proliferación Nuclear. Ese compromiso está en el centro del tratado, y debe mantenerse para todos los que se atengan plenamente a este. Y tengo la esperanza de que todos los países de la región puedan compartir este objetivo… Reconozco que será difícil superar décadas de desconfianza [respecto a Irán], pero seguiremos adelante con valentía, rectitud y resolución. Habrá muchos temas que discutir entre nuestros dos países, y estamos dispuestos a seguir adelante sin condiciones previas sobre la base del respeto mutuo. Pero está claro para todos los interesados de que, cuando el tema se trate de armas nucleares, hemos llegado a un punto decisivo». [9]

Si bien la redacción del presidente Obama fue deliberadamente vaga, y se abstuvo de mencionar específicamente el derecho de Irán al enriquecimiento de uranio, este ha reiterado sus declaraciones positivas sobre el tema nuclear como incentivo para Irán en aceptar un diálogo.

La política bilateral del gobierno de Obama hacia Irán está destinada a poner fin a la enemistad ideológica de Irán hacia los Estados Unidos – que se concreta en la referencia de Irán a los Estados Unidos como el «Gran Satán» y el ritual de los cánticos de «Muerte a los Estados Unidos», dirigido por funcionarios del régimen en los rezos del viernes y otros eventos, desde la revolución islámica de 1979. También está dirigido a socavar el antiamericanismo del Tercer Mundo, en el que Irán es el abanderado. «La carta de la administración Obama al tema del enriquecimiento limitado de uranio» es su incentivo para llevar a Irán a abandonar sus décadas de antagonismo hacia los Estados Unidos.

Parece ser que en la lucha por este objetivo, la administración Obama ha estado dispuesta a romper el consenso internacional sobre Irán, que incluye Europa, así como los países árabes que son antiguos aliados de Estados Unidos – Egipto, Arabia Saudita, los países del CCG, y otros. También han parecido dispuestos a presionar a los miembros europeos del grupo P5 +1 a reconocer el derecho de Irán de enriquecer uranio a bajo nivel para fines civiles en su propio territorio con diversas restricciones, entre los que destacan los obstáculos a su capacidad de desarrollar armas nucleares.

Si bien la política general del Presidente Obama desde que asumió el cargo ha sido la de confiar en el consenso internacional – tal como en la crisis Siria – en el asunto de Irán parece promocionar una agenda bilateral sin tener en cuenta la oposición de la comunidad internacional a un Irán con capacidad nuclear.

La postura iraní

En general, se puede decir que Irán ha estado en una situación difícil, después de una década de negociaciones fallidas con el UE3 y el P5 +1, el único miembro de la comunidad internacional que hasta hoy estaba dispuesto a reconocer algunos derechos nucleares de Irán fueron los Estados Unidos. Sin embargo, los Estados Unidos son también el único elemento con el que Irán no puede desarrollar un diálogo, por su compromiso ideológico con la enemistad hacia el «Gran Satán». Esta enemistad, como se ha explicado anteriormente, está profundamente intricada y arraigada, y es parte integral de los fundamentos ideológicos del régimen de la Revolución Islámica, lo que va acompañado de una desconfianza fundamental del régimen iraní hacia los Estados Unidos.

Por otra parte, hasta la conversación telefónica del Presidente Obama el 27 de septiembre con el Presidente de Irán, Hassan Rohani, minutos antes de abandonar territorio de los Estados Unidos, el diálogo público con los Estados Unidos es considerado tabú, así como también en contra de los valores de la revolución. El Líder Supremo iraní Ali Jamenei insinuó incluso, en un discurso el 5 de octubre, que esta conversación telefónica no debería haber tenido lugar. [10] También se recordó que Rohani se abstuvo de asistir a un almuerzo en el que el Presidente Obama fue invitado, a fin de no sentirse presionado públicamente a estrecharle la mano. Irán se vio obligado a responder a las propuestas de Estados Unidos, pero lo máximo que permitiría que se publique fue una foto del Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Zarif y el Secretario de Estado estadounidense Kerry sentados uno junto al otro durante las conversaciones del P5 +1.

Sin embargo, en la práctica, debido a la crisis de la situación económica de Irán debido a las sanciones, el régimen ha dado su consentimiento, con la aprobación de Jamenei, de mantener conversaciones con los Estados Unidos. [11] En respuesta a las sugerencias de Estados Unidos de que pudiera cambiar su postura y de acuerdo a que Irán podría realizar algún tipo de enriquecimiento de uranio en su propio territorio, funcionarios del régimen iraní, entre ellos el canciller Zarif, el asesor del CGRI Mohammad-Hossein Saffar-Harandi y el portavoz del Majlis Ali Lariyani, han comenzado a hacer declaraciones positivas sobre un posible acuerdo con los Estados Unidos.

El Ministro de Relaciones Exteriores Zarif aceptó el desafío del Secretario de Estado Kerry, y presentó las demandas de Irán en las negociaciones bilaterales entre Estados Unidos e Irán que en efecto has estado actuando en público en los medios de comunicación y eludiendo a los miembros europeos del P5 +1. En su respuesta, Zarif hizo hincapié en que si los estadounidenses cumplen con las demandas de Irán al reconocimiento de su derecho a enriquecer uranio en su propio territorio, un acuerdo sería posible. Este dijo: «Si Estados Unidos está dispuesto a reconocer los derechos de Irán, respetar los derechos de Irán y pasar por alto ese punto de vista, entonces tenemos una oportunidad real… Estamos dispuestos a participar en las negociaciones, los Estados Unidos tienen que hacer las cosas muy rápidamente. Una es desmantelar sus sanciones ilegales en contra de Irán». [12]

En los rezos del viernes en Teherán el 4 de octubre, Mohammad-Hossein Saffar-Harandi, asesor del comandante de la Guardia Revolucionaria y miembro del Consejo de Conveniencia de Irán, explicó al público de Irán las últimas acciones de Irán respecto a los Estados Unidos: «En las últimas semanas hemos sido testigos de una nueva fuente y un nuevo enfoque [hacia los Estados Unidos], que a primera vista parece diferente a lo que estamos en realidad estamos acostumbrados. Pero, como se ha enfatizado en varias ocasiones, todas las acciones [iraníes] estarán dentro del marco de la diplomacia del régimen. Esta acción [es decir, el diálogo Irán-Estados Unidos se lleva a cabo como parte del cambio de táctica por parte del régimen junto a maniobras destinadas a resolver los asuntos internacionales. Este cambio, destinado a ser un gran avance, ha sido definido por [el Líder] Jamenei como una «flexibilidad heroica»… El objetivo de las conversaciones con los Estados Unidos es la obtención de energía nuclear… Hoy estamos promoviendo un enfoque diferente, que el Islam no impide. Ustedes deben recordar que incluso los infalibles imams trataron diferentes caminos y métodos varias veces para alcanzar el objetivo… [13]

«No negamos el hecho de que es necesario el diálogo con el mundo y con los Estados Unidos. Ellos lo
necesitan también. Como mínimo, necesitamos de estas conversaciones para poner fin a sus actos de maldad, tal como las opresivas sanciones sobre nosotros, y [por lo tanto] nos vemos obligados a obtener un gran avance en nuestra relación con [los Estados Unidos]». [14]

Además, durante una visita a Serbia, el portavoz del Majlis Ali Lariyani, dio a entender, el 7 de octubre, que era posible llegar a un acuerdo con los Estados Unidos: «Nosotros creemos que bajo las diferentes condiciones que existen ahora ha sido creada una oportunidad para varios países [es decir, los Estados Unidos], que hasta ahora han tenido una actitud diferente respecto a Irán, de tratar de resolver el problema, ante [la realidad actual]. En Nueva York [durante la visita de Rohani] un nuevo camino fue pavimentado, por medio de la cual podemos establecer relaciones [con los Estados Unidos] – obviamente, sin reiterar las pasadas [hostiles] declaraciones. La era de las declaraciones anteriores ha terminado, y debemos hablar de acuerdo con la realidad de hoy día». [15]

Qué significan las demandas de Irán

Cabe aclarar que al exigir el derecho a enriquecer uranio en su propio territorio, Irán está socavando las bases del consenso de la comunidad internacional y del orden nuclear mundial que fue puesto en marcha por las superpotencias en 1970, cuando el TNP entró en vigor. En este orden global, sólo unos pocos países tienen estatus nuclear y mantienen el monopolio nuclear, mientras que el resto puede obtener de estos pocos el uranio enriquecido que requieren para fines nucleares civiles.

Irán siempre ha negado aceptar este principio, tanto el portavoz del Majlis Ali Lariyani y el diario iraní Kayhan, cercano a Jamenei, explicaron que esto se debe a que Irán está luchando por tener al menos el estatus de una «nación umbral en materia nuclear».

Durante su visita a Serbia, Larijani dijo el 7 de octubre: «En cierto momento, los [países] occidentales decidieron que eran estos los poseedores de conocimientos avanzados [en materia nuclear], y que [debían] detener a Irán por todos los medios de que obtengan energía nuclear de una manera pacifica. Nosotros fundamentalmente rechazamos esta división entre los pocos países que pueden poseer energía nuclear y los otros que tal vez no, y consideramos a esta acción errónea… la República Islámica de Irán tiene desde el principio la intención de permanecer firme [en contra de esta división] y por lo tanto hemos luchado [por esto]. Por lo tanto, estamos más allá de la etapa en la que querían impedir que Irán alcanzara el conocimiento en materia nuclear». [16]

Además, en su editorial del 5 de octubre, Kayhan declaró: «Si de acuerdo al enriquecimiento por la NPT es derecho de todos los miembros de la AIEA, la República Islámica de Irán insiste en poseer este derecho [también]. Si construir y poseer una bomba nuclear está prohibido, entonces esta prohibición debe aplicarse a todos los países [haciendo alusión a los que ya la tienen]». [17]

La aprobación de la comunidad internacional a las demandas de Irán por la condición de ser país umbral en materia nuclear y en el enriquecimiento de uranio en su territorio podría desencadenar una carrera armamentista regional que involucre la participación de los países árabes, además de una carrera armamentista nuclear – precisamente el escenario sobre el que el jefe de la AIEA Mohamed ElBaradei advirtió (véase arriba).

Debe aclararse que en esta etapa, los iraníes tienen cierto margen para hacer concesiones en las próximas negociaciones, presentar una postura positiva, sin renunciar a lo que para ellos es el objetivo principal – el derecho a enriquecer uranio en su propio suelo. Este compás de concesiones incluye la suspensión del enriquecimiento de uranio al 20%, y la aceptación de la supervisión limitada a determinadas instalaciones, en el espíritu de la propuesta del Secretario de Estado Kerry de que los Estados Unidos pudiera ver esto como un paso positivo, tal como lo propuso en su entrevista en el programa 60 Minutos.

En la entrevista, en respuesta a la pregunta: «Déme un ejemplo, una medida concreta, algo que pueden hacer para asegurarle al mundo que están renunciando a sus ambiciones», Kerry dijo: «Podrían abrir de inmediato el inspeccionar las instalaciones de Fordow, una instalación secreta subterránea en las montañas. Podrían firmar inmediatamente los protocolos, los protocolos adicionales de la comunidad internacional en relación a las inspecciones. Ellos podrían ofrecer cesarlas voluntariamente en tomar el enriquecimiento por encima de un cierto nivel, porque no hay necesidad de obtener un nivel más alto para lo que se supone es un programa pacífico». [18]

Se puede suponer que Irán hará estas concesiones, con el fin de, al menos, bloquear las posibles sanciones adicionales propuestas por los senadores Menéndez y Graham. Sin embargo, estas concesiones no resolverán la disputa principal entre la comunidad internacional e Irán sobre la cuestión de la demanda de Irán por el derecho a enriquecer uranio en su propio territorio. Por otro lado, estas concesiones no abordan la cuestión del carril de plutonio en Arak, que entrara en funcionamiento el año entrante.

*A. Savyon es Director del Proyecto Mediático Iraní; Y. Carmon es el Presidente de MEMRI.

Notas al final:

[1] AFP, 23 de febrero del 2005; véase también http://www.iaea.org/newscenter/news/2005/fuelcycle.html. ElBaradei incluso nombró a un panel de expertos para prevenir que los países miembros de enriquecer uranio, y el grupo publicó sus conclusiones en un informe dado a conocer como un documento de las Naciones Unidas para la Conferencia de Revisión de mayo del 2005. El informe indicó que la producción de combustible nuclear debe quitársele de las manos a las naciones individuales y puestas en grupos multilaterales a fin de mantener que los países desarrollen en secreto armas atómicas (ver http://www.iaea.org/Publications/Documents/ Infcircs/2005/infcirc640.pdf).

[2] Véase las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra Irán:

● La Resolución 1696 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada el 31 de julio, 2006 exigía que Irán suspenda todas las actividades relacionadas al enriquecimiento y el reprocesamiento y se la amenazo con sanciones.

● La Resolución 1737 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada el 23 de diciembre, 2006 hizo obligatorio a que Irán suspenda las actividades relacionadas al enriquecimiento y reprocesamiento, y cooperar con la AIEA, impuso sanciones que prohíben el suministro de materiales y tecnología nuclear, y congeló los activos de los individuos y las empresas clave relacionadas al programa.

● La Resolución 1747 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada el 24 de marzo, 2007 impuso un embargo de armas y amplió la congelación de los activos iraníes.

La Resolución 1803 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada el 3 de marzo, 2008, extendió el congelamiento de activos y llamó en los estados a controlar las actividades de los bancos iraníes, inspeccionar barcos y aviones iraníes, y vigilar el movimiento de las personas que participan en el programa a través de su territorio.

● La Resolución 1835 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada en 2008.

● La Resolución 1929 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas – aprobada el 9 de junio, 2010.

[3] En su columna del 5 de octubre, 2013 en el Washington Post, David Ignatius implicaba que, además de la voluntad de la administración a reconocer el derecho de Irán a enriquecer uranio, siempre y cuando esta actividad esté restringida y comprobada que es para fines civiles, también está dispuesta a ofrecer nuevos acuerdos de seguridad regional en una reunión especial en Camp David con los líderes regionales. Esto podría implicar una disposición estadounidense de proporcionarle a los estados del Golfo con un paraguas nuclear, tal como fue insinuado también por la Secretaria de Estado Hillary Clinton en julio, 2009: «Queremos que Irán calcule, lo que creo es una evaluación justa, de que si los Estados Unidos extiende un paraguas defensivo sobre la región, si hacemos más para apoyar la capacidad militar de aquellos en el Golfo, es poco probable que Irán será más fuerte o más seguro, ya que no será capaz de intimidar y dominar, por lo que al parecer, creen que pueden, una vez posean un arma nuclear». The Guardian (Reino Unido), 22 de julio, 2009, El Times de Nueva York, 23 de julio, 2009. Véase también MEMRI Investigación y Análisis Nº 888, Irán se convierte en un estado umbral con poderío nuclear, 5 de octubre, 2012.

[4] http://www.cbsnews.com/video/watch/?id=50156089n. Para ver la transcripción: http://www.cbsnews.com/8301-18560_162-57604897/kerry-deal-possible-quickly-if-iran-forthcoming/

[5] http://www.foreign.senate.gov/imo/media/doc/Sherman_Testimony1.pdf

[6] http://www.foreign.senate.gov/imo/media/doc/Sherman_Testimony1.pdf

[7] http://rt.com/politics/official-word/iran-cooperation-interview-lavrov-904/ 8 de octubre, 2013.

[8] http://www.whitehouse.gov/the_press_office/Remarks-By-President-Obama-To-The-Turkish-Parliament

[9] http://www.whitehouse.gov/the-press-office/remarks-president-cairo-university-6-04-09

[10] http://www.leader.ir/langs/fa/index.php?p=contentShow&id=11153# 5 de octubre, 2013. Jamenei dijo que » algo de lo ocurrido en Nueva York no es apropiado porque la administración estadounidense no es digno de confiar, y es condescendiente, ilógico, y no mantiene sus promesas».

[11] Véase la serie de análisis en MEMRI sobre la lucha entre Jamenei y Rafsanjani: MEMRI Investigación y Análisis No. 996, Elecciones presidenciales en Irán – Otro episodio de la larga lucha por el liderazgo iraní entre Jamenei y Rafsanjani – Parte I, 14 de julio del 2013, MEMRI Investigación y Análisis No.1000, La lucha entre Jamenei y Rafsanjani por el liderazgo iraní – Parte II: El conflicto se calienta por las conversaciones directas con los Estados Unidos y el tema nuclear, 25 de julio del 2013; MEMRI Investigación y Análisis No. 1014, la lucha entre Jamenei y Rafsanjani por el liderazgo iraní – Parte III: Rafsanjani dice que Assad utilizó armas químicas contra su propio pueblo, 3 de septiembre, 2013; MEMRI Investigación y Análisis No.1018, La lucha entre Jamenei y Rafsanjani por el liderazgo iraní – Parte IV: Rafsanjani llama a la moderación en el espíritu del ´realismo islámico´; Jamenei está listo para la ´flexibilidad heroica´ por parte de Irán, pero sin comprometer los principios revolucionarios. 23 de septiembre del 2013; MEMRI Investigación y Análisis No.1019, La lucha entre Jamenei y Rafsanjani por el liderazgo iraní – Parte V: Rafsanjani y no Rohani es el líder de los posibles cambios en Irán, 23 de septiembre, 2013.

[12] Reuters, 30 de septiembre, 2013.

[13] Véase MEMRI Investigación y Análisis No.1018, La lucha entre Jamenei y Rafsanjani por el liderazgo iraní – Parte IV: Rafsanjani llama a la moderación en el espíritu del ´realismo islámico´; Jamenei está listo para la ´flexibilidad heroica´ por parte de Irán, pero sin comprometer los principios revolucionarios. 23 de septiembre, 2013.

[14] ISNA (Irán), 4 de octubre, 2013.

[15] Mehr (Irán), 7 de octubre, 2013.

[16] Mehr (Irán), 7 de octubre, 2013.

[17] Kayhan (Irán), 5 de octubre, 2013.

[18] http://iipdigital.usembassy.gov/st/english/texttrans/2013/09/20130930283828.html#axzz2hEF8Otn4.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.