Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes abril 17, 2020
donativo

Autoridades saudíes rabian por comunicado condenando el derrocamiento del ex presidente egipcio Mursi


PROTESTAS DE OPOSITORES DEL PRESIDENTE MORSI EN EL CAIRO

Las revoluciones de la Primavera Árabe, que llevaron a la Hermandad Musulmana (HM) al poder en Egipto y Túnez, obligaron a las autoridades saudíes a lidiar con el creciente poder de la Hermandad Musulmana y sus partidarios dentro de Arabia Saudita y fuera de esta. La prensa saudí respondió al desafío con una campaña mediática en contra de la HM. La destitución de Mohammed Mursi en Egipto provocó un sentimiento anti-HM que resurgió en el debate público saudí. Arabia Saudita fue el primer país en expresar su apoyo a la iniciativa del ejército egipcio que dio lugar a la destitución de Mursi, [1] y el rey saudita Abdallah bin ´Abd Al-´Aziz anunció recientemente que su país pudiera concederle al Egipto de Al-Sisi $5 billones en ayuda. [2]

Sin embargo, algunos en Arabia Saudita si apoyaron al régimen de Mursi y expresaron su malestar por su derrocamiento. El 10 de julio del 2013, los días en que decenas de manifestantes pro-Mursi fueron asesinados en el Cairo por el ejército egipcio frente a la sede de la Guardia Republicana, donde estaba detenido Mursi, un grupo de intelectuales saudíes, tal como se describieron a sí mismos, publicaron un comunicado en el que condenaron el tiroteo, expresó su apoyo a los manifestantes, e instaron a los egipcios a permanecer firmes a fin de restablecer al régimen legítimo. [3] Casi un mes después, el 8 de agosto del 2013, 56 clérigos saudíes publicaron otro comunicado condenando el movimiento militar que había conducido a la destitución de Mursi. Los clérigos denominaron la eliminación de Mursi como «un golpe de estado ilegal y criminal», y apuntaron a la participación extranjera en Egipto, que había comenzado desde el momento de la ascensión de Mursi al poder. [4]

Las autoridades saudíes interpretan estos comunicados como expresión es de apoyo a Mursi y a la HM, por la razón adicional de que sus firmantes incluyen a clérigos saudíes, tales como los Jeques Mohsen Al-Awaji y ´Awad Al-Qarni, conocidos partidarios de la HM. El primer comunicado provocó una respuesta firme por parte de las autoridades en contra de los clérigos saudíes que eran conocidos partidarios de la HM, algunos de los cuales también habían firmado el comunicado: A pocos días siguientes a la publicación del comunicado, los rumores que circulaban eran de que las autoridades saudíes habían detenido a clérigos que habían expresado previamente su apoyo a la HM egipcia incluidos el Jeque Muhammad Al-´Arifi y el Jeque Mohsen Al-Awaji. [5]

En Arabia Saudita, donde está legalmente prohibido crear grupos o apoyar a los partidos políticos que operan fuera del país, la HM está tratando de organizarse, principalmente a través de los medios de comunicación social y las autoridades temen que estos esfuerzos podrían desencadenar disturbios políticos internos. [6] A principios del mes de Ramadán, el Rey ´Abdallah y el Príncipe Heredero de la Corona Salman ´Abd Al-´Aziz pronunciaron discursos enfatizando que Arabia Saudita no permitirá que los extremistas se escondan detrás del Islam, tal como los llamaban, para que se aprovechen de la religión por amor a sus propios intereses personales, y que el país se opuso a los partidos que «no derivan su autoridad de Alá sino que sólo generan conflicto y fracasos». [7] El Consejo de Clérigos Saudíes – cuerpo religioso supremo del estado – respaldó estas declaraciones y llamó a defender el Islam contra el extremismo. [8] El presidente del consejo, el Mufti saudita Jeque Abd Al-´Aziz bin ´Abdallah Aal Al-Sheikh, advirtió de los peligros que afirmaba estaban implícitos en la propia existencia de los partidos, y advirtió que las luchas entre los partidos, que tratan de promover los intereses personales a expensas de la patria, podría dividir al ummah islámico. [9]

La prensa oficial saudita criticó duramente al primer comunicado, alegando que no representaba la postura de los intelectuales saudíes en lo absoluto, sino que había sido emitido por clérigos saudíes identificados con la HM. Al mismo tiempo, muchos artículos anti-HM aparecieron en la prensa saudita.

Este informe presentará el primer comunicado, la respuesta de las autoridades saudíes al mismo y las respuestas que evocó en la prensa del gobierno saudita.

El comunicado de los intelectuales saudíes: La elección del pueblo egipcio del Presidente Mursi debe ser respetada

El comunicado del 10 de julio condenando la expulsión de Mursi fue firmado por 1.700 «intelectuales saudíes», el más destacado de ellos es el Dr. Saud Al-Fanisan, el Dr. Khalid bin ´Abd Al-Rahman Al-´Ujami, el Dr. Mohsen Al-Awaji, el Dr. ´Aidh Al-Qarni, el Dr. Sanhat Al-´Otaibi, el Dr. Ahmad bin Rashed bin Sa´id, el Dr. ´Abd Al- Rahman Al-Tamami y el Dr. Sa´id Al- Ghamidi, entre otros. El comunicado leía:

«Ante los acontecimientos actuales en Egipto… Nosotros, los abajo firmantes, afirmamos lo siguiente:

1. «La elección del pueblo egipcio a su liderazgo legal y legítimo, que de acuerdo a todas las constituciones y sistemas internacionales [legales], debe ser respetado, así como también su compromiso a la elección legal de su presidente legal, el Dr. Muhammad Mursi, a un mandato presidencial definitivo en el cargo, con base en un proceso electoral justo cuya objetividad fue presenciada por el mundo y que recibió el apoyo de un referéndum sobre la constitución.

2. «[Nosotros] hacemos hincapié en la santidad de la sangre y la prohibición en [contra del derramamiento de sangre], y condenamos la masacre que tuvo lugar esta mañana [una referencia a la matanza de manifestantes frente a la sede de la Guardia Republicana en el Cairo por el ejército egipcio] y los asesinatos que ocurren en la calle egipcia… y felicitar la conducta no violenta de los manifestantes en las protestas de brazos cruzados ante el golpe militar y la denuncia de la violencia independientemente de su origen o motivación…

3. «[Nosotros] Afirmamos el derecho exclusivo del pueblo egipcio de gestionar sus asuntos internos y externos, y nos oponemos a cualquier intervención regional e internacional que trate de imponer la tutela sobre este, que vaya en contra de sus valores e historia y su distinguido estatus [en el] [mundo] árabe e islámico.

4. «[Nosotros] aplaudimos la firme postura de los manifestantes en las protestas de brazos cruzados, que piden la restauración de la legitimidad que les fue robada [a ellos], así como también su conducta violenta y su capacidad de mantener la moderación frente a las repetidas provocaciones.

5. «[Expresamos] total solidaridad con el pueblo egipcio [ya que este] pide a los autores del golpe de estado, los usurpadores del gobierno popular que se rebelaron contra la autoridad legítima, a que restablezcan la justicia. Asimismo, hacemos un llamado a las fuerzas revolucionarias que se oponen al electo presidente a pegarse a las medidas constitucionales a fin de resolver las diferencias de opinión.

6. «[Nosotros] aplaudimos las justas posturas internacionales que negaron reconocer el golpe militar en Egipto y pidieron a los autores del golpe militar restablecer la autoridad legal al pueblo egipcio.

7. «[Nosotros] condenamos la política de silenciar y de censura a los medios que el régimen golpista adoptó por el cierre de los canales que transmiten la verdad y la interrupción de canales que tratan de mostrar la acción popular en apoyo al presidente electo. [10] [Destacamos] la necesidad de los medios de comunicación a ser profesionales y objetivos en la cobertura de eventos, en lugar de publicar informes no veraces o fabricados.

8. «Hacemos un llamado a nuestro pueblo en Egipto a ser pacientes, perseverar y mantenerse firme hasta que se restablezca la legitimidad del pueblo…» [11]

El comunicado crea una oleada de detenciones a clérigos saudíes pro-Mursi y pro-HM

El comunicado despertó la ira de las autoridades saudíes, que lo vieron como una expresión de apoyo a Mursi y a la HM. Alrededor de 10 días después de su publicación, se informó de que clérigos saudíes conocidos por apoyar a Mursi y a la HM habían sido arrestados, incluidos algunos signatarios al comunicado. El diario egipcio Al-Yawm informó el 20 de julio del 2013, que el signatario Mohsen Al-Awaji había sido arrestado. El portal liberal elaph.com explicó que había sido arrestado por recolectar firmas en el comunicado y por criticar la política interior y exterior de Arabia Saudita en una entrevista televisiva, en particular su política tras la caída del régimen de Mursi. [12]

El portal de la MB informó que el Jeque Muhammad Al-´Arifi también había sido arrestado el 20 de julio del 2013, luego de pronunciar un sermón en una mezquita en Riad, y había sido llevado a un lugar desconocido. El informe indicó que su detención había sido «una respuesta a sus posturas sobre Egipto, que evocan respeto, y a su oposición al golpe militar». [13] De acuerdo al diario egipcio Al-Masri Al-Yawm, las autoridades saudíes han prohibido al Jeque Al-´Arifi viajar a Qatar para dar sermones. [14] El 22 de julio del 2013, sólo dos días luego de la notificación a su arresto, se reveló que Al-Awaji y Al-´Arifi habían sido puestos en libertad luego de prometer desistir de una mayor intervención en los asuntos de otros países. [15]

El portal de la HM informó que, según rumores en Arabia Saudita, más clérigos de entre los firmantes del comunicado serán detenidos en los próximos días. [16]

Imagen: Jeques Muhammad Al-´Arifi (izquierda) y Mohsen Al- Awaji (imágenes: Morabt.com, alkhabarnow.net 5 de abril, 2013)

Es de destacar que el clérigo Salman Al-´Odeh aparentemente no fue uno de los firmantes del comunicado, a pesar de que con frecuencia ha sido «denominado» de estar en el reino como miembro de la HM – una afirmación que este niega [17]. Sin embargo, parece que este vio los arrestos de los jeques Al-´Arifi y Al-Awaji con preocupación, así como la prohibición impuesta a este último por abandonar Arabia Saudita. En una entrevista con el canal de televisión Al-Arabiya, Al-´Odeh dijo: «Yo le envié a [Al-´Arifi] mensajes de texto e [intenté] comunicarse con él a través de Twitter, pero no me respondió» [18] Luego que los dos jeques fueron puestos en libertad, el 22 de julio, este escribió en su cuenta Twitter: «Gracias a Alá, los que pronuncian la verdad – Muhammad Al-´Arifi y Mohsen al-Awaji fueron liberados hace una hora» [19]

Imagen: Tweet de Salman Al-Odeh 22 de julio, 2013

La prensa del gobierno saudita atacó fuertemente el comunicado y a la HM

La prensa del gobierno saudí lanzó una campaña mediática en contra del comunicado. Se alegó que aquellos que lo emitieron no eran «intelectuales saudíes», tal como se auto-denominaron, sino simplemente partidarios sauditas de Mursi y de la HM saudita. Por ejemplo, el diario del gobierno Al-Sharq entrevistó a intelectuales saudíes que protestaron el intento de atribuirles esta etiqueta a los firmantes del comunicado. El poeta saudí Ibrahim Zoli dijo: «[Este] comunicado puede estar asociado con la HM, los islamistas o cualquier otro [partido], pero no con los intelectuales saudíes. Cualquiera que quiera familiarizarse con los intelectuales en este reino, [puede encontrar] sus opiniones en las redes sociales, y estos apoyan la segunda revolución del pueblo egipcio [es decir, el derrocamiento de Mursi]». El periodista Ahmad Al-Taihani igualmente rechazó el comunicado, que calificó de no realista, perjudicial para los demás, y transmitía la postura política partidista de un grupo saudí, cuya posición es disputada por la corriente intelectual saudita. Este afirmó que un título más preciso para el comunicado hubiese sido «comunicado en nombre de la rama saudita de la HM». [20]

Además, se han publicado numerosos artículos condenando a la HM en Arabia Saudita. Estos artículos sostenían que la caída de Mursi había expuesto a la HM saudita, que las autoridades no deben minimizar la amenaza que representa este movimiento, y que tenía que ser confrontado y vencido.

El comunicado representa a la HM saudita

En un artículo en el diario del gobierno saudita Al-Jazira, el Dr. Hamad Al-Faraj escribió: «Parece ser que la rama saudí de la Hermandad [Musulmana] ha sufrido un duro golpe, y esto después de la terrible caída de la HM en Egipto. Es por eso que no les basta con chillar en los medios de comunicación sociales, con las amenazas e incitación a la violencia en todas sus formas, sino [también] publicaron un comunicado condenando lo que ocurrió en Egipto y lo que las fuerzas armadas de Egipto hicieron en respuesta a la llamada del pueblo [egipcio], que salió a ocupar las plazas en todo Egipto. También condenaron la intervención extranjera en los asuntos de Egipto, sabiendo [muy bien] que habían alentado y apoyado intervenciones similares durante la revolución contra el régimen de Mubarak. Del mismo modo, condenaron el cierre de los canales que incitaban, a pesar de que todos los países del mundo, incluyendo las democracias occidentales, cierran cualquier canal de medios que llame e incite a la violencia. También impulsaron al pueblo egipcio a permanecer en las plazas hasta que el [mandato] legítimo, que había sido usurpado, fuese restaurado…

«Los autores del comunicado afirmaron que este era ´de los intelectuales saudíes´, pero la realidad demuestra que no representa a esos intelectuales, y tal vez un título más apropiado para ello es ´comunicado de los partidarios de la HM´. Me puse en contacto con muchos de mis colegas intelectuales y estos negaron saber nada sobre este comunicado, e incluso dijeron que se oponían contundente a dicha intervención en los asuntos de otro país que goza históricamente de estrechas relaciones con el reino…» [21]

Similarmente, el columnista Muhammad Al-´Usaimi escribió en el diario del gobierno Al-Yawm: «…Leyendo entre las líneas de este comunicado, uno encuentra una agenda personal y una postura partidista despreciable y de mente estrecha… No debemos dejarnos engañar por las frases que suenan inocentes evocando humanitarismo y legitimidad… Naturalmente, todos nos oponemos a las masacres y al derramamiento de sangre, pero cuando las condenamos, hay que condenarlas en todos los niveles e independientemente de quien [los cometió]. [Los autores de este documento] no emitieron ni un solo comunicado ni escribieron una sola línea condenando a aquellos que causaron la muerte de cientos el año pasado o que con sangre fría arrojaron a niños de los tejados… o exhortaron a la juventud de la HM a que murieran frente a la sede de la Guardia Republicana [en el Cairo]…» [22]

El comunicado ignoró el contexto de la expulsión de Mursi

En un artículo en el diario saudita Al-Riad, el columnista ´Abdallah Maghram escribió que el comunicado se inclina porque ignora las circunstancias que condujeron a la deposición de Mursi: «El comunicado fue injusto, porque no pudo explicar lo que había motivado la deposición del presidente Mursi por el ejército [egipcio], y no mencionó que el ejército nunca pudo no haber intervenido si el pueblo [egipcio] y los líderes religiosos no hubiesen recibido esto y si el pueblo egipcio no hubiese estado sufriendo de crecientes crisis económicas. El comunicado también ignoró el malestar de la sociedad egipcia con el Plan de Capacitación [23] que había sido formulado por la HM a fin de hacerse cargo de las instituciones del estado. También olvidó mencionar la corrupción de los líderes de la HM o [el hecho que] familiares de presidente Mohamed Mursi habían ocupado dos cargos en el gobierno…» [24]

La única manera de hacerle frente a la HM es enfrentarla y derrotarla

En un artículo publicado en el diario del gobierno Al-Jazirah varios días antes de la publicación del comunicado, el columnista Muhammad ´Abd Al-Latif Aal Al-Sheikh escribió que la propagación de los movimientos islamistas extremistas, como la HM, iba en aumento y que plantea una amenaza para Arabia Saudita. Añadió que, dado que todos los intentos por detener la propagación de la HM en el reino habían fracasado, la única opción era hacerle frente a este movimiento: «Los discursos históricos dados por el Rey ´Abdallah y el príncipe Heredero a la Corona a comienzos del Ramadán, que incluyeron una advertencia clara y directa a cualquiera que trate de politizar al Islam… debe traducirse en medidas concretas, tangibles y firmes sobre el suelo. [Mensajes en] los medios de comunicación social, especialmente en Twitter, revelaron las inclinaciones de muchos saudíes del movimiento de la [HM], que, cuando los egipcios depusieron el gobierno de la HM, se volvieron histéricos y lanzaron un duro ataque sobre el ejército egipcio y una campaña verbal sin cuartel contra [cualquier] egipcio que no [apoye] a la HM, algunos de ellos incluso describieron esta campaña como una guerra entre el Islam y los infieles. [25]

«Justo cuando la estrepitosa caída de la HM en Egipto expuso la ignorancia [de este movimiento] por la política, la economía, la gestión y el desarrollo, e incluso sobre el Sharia y sus principios… también expuso a los lacayos de [este movimiento] en nuestro país, y reveló que no son menos estúpidos e ignorantes que sus amos en Egipto… la concha secreta que había rodeado su actividad en el reino recibió así un golpe contundente. Creo que este fracaso tendrá un costo muy caro a [ellos] en el plano social, sobre todo porque la gente común no sólo han estado expuestos al fracaso de las tesis políticas y ejecutivas de la [HM] y su hipocresía, sino [que también] descubrieron los vínculos de la HM con las organizaciones jihadistas violentas… Ahora la pregunta candente es esta: ¿cómo lidiar con estos partisanos [los partidarios de la HM en Arabia Saudita], y ¿cómo salvar al estado de su daño… No creo que nadie estará de acuerdo si digo que este fenómeno está constante escalando en términos de su cantidad y de la manera [que es hecha]. Esto significa que todos los intentos de lidiar con este, detenerla y evaluarla – que han estado en curso desde el [incidente] de Juhayman Al-´Utaibi [26] – han sido inútiles, lo que hace que enfrenten y derroten la única opción que queda. Mostrar indulgencia hacia los partidarios, jugar con ellos, contenerlos o incluso dialogar con ellos definitivamente [significa] jugar con la continuación de la existencia [del reino saudita]…». [27]

La HM cayó en su propia trampa

El columnista Hamad Al-Salami escribió en Al-Jazirah que la HM cayó en la trampa de sus propias tácticas violentas: «Después de un violento enfrentamiento con las autoridades egipcias y la sociedad, el movimiento de la HM reanudó su curso caprichoso e [inició] otros 80 años de extremismo – ya que es el destino natural de un movimiento que, desde el día de su creación, engañó al pueblo y utilizó la violencia para alcanzar el poder… Durante 80 años, el movimiento vio altibajos junto con el estado egipcio y el pueblo, asesinó a líderes civiles y militares, derramó mucha sangre y también perdió a muchos de sus propios miembros. Cuando llegó al poder tras la revolución popular contra Hosni Mubarak, trató de «hermanizar» al pueblo egipcio y cayó en la trampa de su propia maldad. Nadie entiende la mentalidad de este movimiento, al igual que sus propios miembros. En los años antes a la expulsión [de la HM] por el ejército egipcio y el pueblo… numerosos miembros de la [HM] renunciaron [al movimiento] y revelaron muchos de sus secretos y documentos confidenciales en entrevistas, cartas y biografías que estos publicaron…” [28]

La caída de Mursi expuso a la HM saudita

El columnista Jasser Al-Jasser, escribió en el diario del gobierno Al- Sharq que la HM saudita había tratado de ocultar su verdadera identidad hasta que el derrocamiento de Mursi les arrancó la máscara del rostro: «La crisis de la Hermandad [Musulmana] saudita se profundizó tras la caída de Mursi, porque ellos son los únicos que nunca revelaron su afiliación al movimiento de la [HM], pero se escondieron bajo el paraguas de las actividades [general es] islámicas. En determinadas circunstancias, algunas de ellas pueden haber [incluso] jurado que no pertenecen a la HM…

«Gracias, Mursi, por exponer la plaza de los conflictos y hacer que [los miembros de la HM suban] sus voces… Ahora los saudíes ya no tienen que esforzarse mucho para poder exponer a los miembros de la HM entre ellos, ya que gritan más fuerte y más visibles que [nadie]. Gracias, Mursi, por ayudar a aumentar sin darte cuenta la conciencia de muchos [sauditas], que ahora ven la diferencia entre el espíritu islámico puro y la orientación partidaria [de la HM] y [gracias por] levantar la niebla perpetua y aclarar las cosas… Durante décadas, la Hermandad [Musulmana] saudita estaba oculta, pero ahora este partido está a la intemperie, y comparten la suerte de sus hermanos en los otros países del Golfo, ya que han perdido su original singularidad». [29]

*Y. Admon es compañero de investigación en MEMRI.

Notas al final:

[1] Al-Riad (Arabia Saudita), 4 de julio, 2013.

[2] Al-Riad (Arabia Saudita), 10 de julio, 2013.

[3] Islammemo.cc, 11 de julio, 2013.

[4] Aljazeera.net, 8 de agosto, 2013.

[5] El Jeque Al-´Arafi tiene gran influencia en la opinión pública saudita y de Egipto y en el público más joven en particular. Recientemente Al-´Arifi exhortó a la juventud egipcia a embarcarse en un jihad en Siria y en respuesta el Rey saudí ´Abdallah exigió que el Consejo Superior de Clérigos sancione severamente a los clérigos que exhortaban a los jóvenes a emprender el jihad más. Elaph.com, 22 de julio, 2013.

[6] Para una comprensión saudita sobre el poder de las redes sociales véase MEMRI Investigación y Análisis No. 903, Régimen saudita le teme a las redes sociales como medio de provocación de protestas populares, 3 de diciembre, 2012.

[7] Al-Watan (Arabia Saudita), 10 de julio, 2013.

[8] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 17 de julio, 2013.

[9] Al-Ahram (Egipto), 13 de julio, 2013.

[10] Cabe señalar que, desde el derrocamiento de Mursi, el nuevo gobierno de Egipto ha cerrado canales de televisión que se sabe apoyan a la HM, tales como Al Jazeera, Al-Hafz, Al-Quds y Al-Yarmouq.

[11] Islammemo.cc, 11 de julio, 2013.

[12] Elaph.com, 22 de julio de 2013; twitter.com/alsaleeh, 17 de julio, 2013. Al-Awaji de hecho publicó enlaces al comunicado en su cuenta Twitter a fin de reclutar firmas adicionales. Estos enlaces están desactivados. Véase twitter.com/MohsenAlAwajy, 22 de julio, 2013.

[13] Ikhwanonline.com, 21 de julio, 2013.

[14] Al-Masry Al-Yawm (Egipto), 20 de julio, 2013.

[15] Elaph.com, 23 de julio, 2013.

[16] Ikhwanonline.com, 21 de julio, 2013.

[17] El 13 de julio del 2013, Al-´Odeh respondió a este reclamo en su portal (Islamtoday.net), afirmando que él no es miembro de la HM sino que, de hecho, está más cerca de la corriente salafista. En un mensaje anterior en su portal, explicó que, de niño, había aprendido mucho de los libros de la HM, pero hoy no pertenece a este movimiento. Islamtoday.net 11 de noviembre, 2012. Cabe mencionar, sin embargo, que Al-´Odeh concede entrevistas frecuentes al canal Al-Jazeera de Qatar, que proporciona una amplia plataforma para los miembros de la HM y venera las revoluciones de la Primavera Árabe. Véase MEMRI Despacho Especial No. 5360, Opositores de la Hermandad Musulmana y empleados de Al-Jazeera protestan: El canal está parcializado y es poco profesional, 12 de julio, 2013.

[18] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 20 de julio, 2013.

[19] Twitter.com/@salmanalodah, 22 de julio, 2013.

[20] Al-Sharq, (Arabia Saudita), 15 de julio, 2013.

[21] Al-Jazeera (Arabia Saudita), 11 de julio, 2013.

[22] Al-Yawm (Arabia Saudita), 10 de julio, 2013.

[23] El «Plan de Capacitación» es el nombre de los oponentes de la HM al plan «Fatah Misr» formulado por el Guía Delegado General de la HM Khayrat Al-Shater en el 2005. Oponentes de la HM con frecuencia afirman de qué se trataba de un plan para una toma gradual de Egipto por la HM.

[24] Al-Riad (Arabia Saudita), 14 de julio, 2013.

[25] De hecho, uno de los tweets sobre los acontecimientos en Egipto declaró: «Cualquiera que esté familiarizado con los dos bandos [rivales] en Egipto, los autores del golpe de estado y sus víctimas, y sabe hasta qué punto cada uno de ellos es verdad o mentira, sabe que los eventos [en Egipto] son un conflicto entre el Islam y los infieles, y entre la propia justicia y la fe» (twitter.com/@ abdulaziztarefe, 9 de julio, 2013).

[26] Un islamista saudita que, en noviembre del 1979, lideró la toma de posesión de la Gran Mezquita de La Meca y mantuvo como rehenes a los fieles durante tres días. Él y sus militantes fueron detenidos luego que fuerzas de seguridad saudíes irrumpieron en la mezquita, y fue posteriormente ejecutado.

[27] Al-Jazira (Arabia Saudita), 16 de julio, 2013.

[28] Al-Jazira (Arabia Saudita) 1 de septiembre, 2013.

[29] Al-Sharq (Arabia Saudita) , 12 de septiembre, 2013.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.