Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves diciembre 5, 2019
donativo

Árabes Israelíes ¿En Qué País Desean Vivir?


arabes-israelies

Recientemente tres compañías de encuestas israelíes, Dahaf, Panel Politics y Gallup Israel realizaron sondeos de opinión entre los árabes israelíes sobre su disposición a trasladarse a un estado palestino en caso de que haya un intercambio de territorios en el marco de un acuerdo de paz. Los resultados muy similares entre sí, no sorprendieron a los israelíes pero sí a mucha gente muy mal informada en el mundo. El porcentaje de los que dijeron que deseaban quedarse en territorio israelí y no vivir bajo un gobierno palestino oscilaron entre el 92.5% y el 96.3%. En las ciudades de población mixta como Haifa, Yaffo, Acco y Beer Sheva el promedio fue de más del 95%. En cambio, en ciudades puramente árabes, como Nazaret y Um al Fahm, donde hay una mayor influencia del movimiento islámico, solo un 86.4% manifestó el deseo de permanecer en Israel en cualquier nuevo marco político.

El tema del traslado de los árabes israelíes a un estado palestino a crearse se planteó en distintas oportunidades. La última vez fue a comienzos de este año cuando el canciller israelí Avigdor Lieberman propuso un intercambio de poblaciones y territorios en el marco de un acuerdo de paz palestino-israelí. En esos días el periodista israelí Shlomi Eldar visitó la zona israelí del “Triángulo” densamente poblada por árabes que comprende las aldeas de Umm al Fahm, Taibe, Tira y Kfar Kassem. El rechazo a vivir en un estado palestino fue total, incluyendo a aquellos que se consideran palestinos. Según Ahmed Majmid, un contable padre de dos hijas “Solo muy pocos se llaman palestinos y se definen como tales. Yo nací en el Estado de Israel, estoy a favor de su seguridad y respeto sus leyes. No soy palestino, soy un árabe-israelí. Si nos expulsaran, yo no viviría en un estado palestino. Emigraría al extranjero”

Otro residente de Umm al Fahm, Khaled Pauwer, se autodefine de manera diferente: “Yo soy una mezcla compleja ya que pertenezco a la nación palestina y a la cultura israelí en la cual crecí. ¿Por qué debo renunciar a lo que soy? De hecho, soy israelí. A veces visito Jenin, a veces voy a Ramallah y veo una mentalidad diferente allí, otra cultura, otro tipo de gente. Yo no pertenezco a Palestina, soy israelí en mis opiniones, en mi manera de pensar. Mi esposa dice que nos mudemos a Nazareth, quizás allí no tengamos problemas. ¿Qué puedo decirle, que no es posible escapar a los problemas?”

Esta actitud no es nueva. En mayo de 2001 una encuesta reveló que un 87% de la población árabe de Israel estaba en desacuerdo con la transferencia de un territorio israelí con mayoría árabe a un estado palestino. Sin embargo, hubo momentos en que el porcentaje de quienes querían integrarse a un estado palestino fue mayor. Un sondeo de opinión realizado en el 2011 por un equipo norteamericano dirigido por David Pollock, un ex investigador del Departamento de Estado, llegó a la conclusión de que un 30% estaría dispuesto a vivir en un estado palestino mientras un 35% elegiría la ciudadanía israelí (El resto quedó en la categoría, “no sabe, no contesta”). Un 40% dijo que se mudaría a otro barrio para ser ciudadanos de Israel, mientras un 54% dijo que si su barrio fuera asignado a Israel, no se mudarían a Palestina.

El porqué de estas preferencias fue descrito en estos términos por el periodista Jackson Diehl del “Washington Post”: “Las razones por las cuales los árabes-israelíes prefieren vivir en Israel y no en un estado palestino esas actitudes son muy comprensibles y sensatas. Los árabes prefieren los empleos, las escuelas, los servicios de salud y de bienestar de Israel a los de un estado palestino. Por otra parte, su nacionalismo no es lo suficientemente fuerte como para que renuncien a estas ventajas y quieran vivir en un país árabe.”

A todo esto cabe agregar el desastroso panorama regional de los últimos años y a las eternas peleas entre Fatah y Hamas. Los ciudadanos árabes-israelíes pueden vivir muy bien con discursos pro-palestinos de sus representantes en el parlamento israelí pero eso no quiere decir que ellos quieran mudarse de un país desarrollado y democrático a otro autoritario y conflictivo. La política es una cosa, la vida algo bastante diferente.

 
Comentarios

En un país de paz, osea lejos de los hombres bombas…

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.