Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| jueves julio 30, 2020
donativo

Cómo los 30.000 refugiados palestinos restantes de 1948 se convierten en 5.000.000


obama-abbas

The Times of Israel informó hoy que, durante su reunión con Barack Obama el lunes pasado, Mahmoud Abbas no sólo se negó a reconocer a Israel como un estado judío, sino que reiteró su negativa a abandonar el llamado «derecho de retorno» para los «refugiados» palestinos.

Para entender por qué Abbas sigue jugando la carta «refugiados», es necesario un breve vistazo a cómo son tratados los refugiados del mundo.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es el organismo de la ONU responsable de ayudar a todos los refugiados del mundo – «todos» los refugiados en el mundo, es decir, excepto los palestinos. Las decenas de millones de refugiados reales que esta agencia ayuda reciben asistencia inicial – que a menudo implica ayudar a reubicarlos en un nuevo estado – y después ya no son más refugiados.

Según la Agencia de Naciones Unidas para el Socorro y Obras (UNRWA) – la agencia de la ONU que se ocupa exclusivamente de los árabes de origen palestino – los ‘refugiados palestinos’ se definen como «personas cuyo lugar de residencia habitual fue Palestina durante el período 1 de junio 1946 al 15 de mayo de 1948, y que perdieron tanto el hogar como los medios de subsistencia como consecuencia del conflicto de 1948». Y el número de refugiados palestinos de la guerra de 1948 que aún están vivos – de los iniciales 711.000 o algo así – se estima en más o menos 30.000. Sin embargo, debido a la amplia definición de UNRWA de quién califica para los beneficios de «refugiado» – que incluye a los hijos, nietos e incluso bisnietos de los árabes palestinos que pudieron haber vivido una vez en la Palestina histórica – más de 5 millones de árabes de origen palestino son considerados «refugiados». Esto significa que el 99 por ciento de sus clientes NO son de hecho refugiados.

Cabe destacar que bajo las extrañas reglas de UNRWA, incluso los árabes de origen palestino que son ciudadanos de otros estados árabes – como Jordania – siguen siendo considerados «refugiados».

(Además, dado que hay 30.000 refugiados palestinos reales, y UNRWA tiene una nómina de 29.000 empleados, la relación de empleados de UNRWA respecto de la de refugiados reales es casi 1:1. Por el contrario, UNHCR, que maneja aproximadamente 43 millones de refugiados en todo el mundo, tiene una nómina de sólo 7.685 empleados).

Téngase esto en cuenta al leer el siguiente pasaje del artículo de opinión de Karma Nablusi en ‘Comment is Free’ titulado ‘A pesar de las crueldades amontonadas sobre ellos, el espíritu de los refugiados palestinos no se ha quebrado’, del 21 de marzo:

Lo único que se oye hoy en día acerca de la mayoría del pueblo palestino – los que se convirtieron en refugiados en la Nakba de 1948 – es que deben considerarse a sí mismos y a su destino, totalmente perdidos. Rendir su derecho a regresar al lugar del que fueron expulsados – el derecho más básico de cada refugiado según el derecho internacional – es al parecer un hecho.

Sin embargo, no hay tal «derecho de retorno» consagrado en el derecho internacional – y ciertamente ningún derecho reconocido a los descendientes de los refugiados.

Cuando Nablusi, Mahmoud Abbas y la mayoría de los defensores de los palestinos hablan del llamado ‘derecho de retorno’ en el derecho internacional para 5 millones de palestinos, posiblemente se refieren a un amorfo párrafo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 que dice «Nadie podrá ser arbitrariamente privado del derecho a entrar a su propio país».

O, más probablemente, aluden a la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 194 – una resolución no vinculante de diciembre de 1948 que en parte dice:

Esta Resolución estableció una Comisión de Conciliación para Palestina y le encargó «tomar medidas para ayudar a los Gobiernos y autoridades competentes para lograr una solución definitiva de todas las cuestiones pendientes entre ellos». El párrafo 11 se ocupa de los refugiados: «La Asamblea General… resuelve que a los refugiados [de 1948] que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos se les debe permitir hacerlo en la fecha más cercana posible, y que debe ser pagada la compensación por los bienes de los que decidan no regresar y por la pérdida o daños a la propiedad que, en virtud de los principios del derecho internacional o en equidad, debe ser reparado por los gobiernos o autoridades responsables».

Independientemente de la adecuada interpretación de la Resolución 194 con respecto al estatus de los 30.000 restantes refugiados de 1948, no parece haber ningún argumento legal serio que apoyaría la inclusión de los descendientes de los refugiados palestinos, los que nunca fueron ciudadanos o residentes israelíes – que, nuevamente, constituyen el 99 por ciento de la población palestina total de «refugiados».

Tal amplia definición, si se aplicara universalmente, garantizaría el derecho de millones de descendientes de refugiados judíos a ‘retornar’ a las naciones árabes de las que fueron expulsados.

Teniendo en cuenta que UNRWA y la comunidad internacional se niegan a reasentar a esta población en sus países de acogida en Medio Oriente, donde la mayoría han vivido durante generaciones – y los líderes palestinos no les permitirían vivir en el futuro estado de Palestina – probablemente no habrá ningún final en el corto plazo a la ‘crisis de los refugiados’.

Según uno los proyectos de estudio, si los descendientes mantienen su estatus actual, el número de «refugiados» en el año 2050 llegará a 15 millones.

Si aquellos verdaderamente inspirados por el deseo de llegar a un acuerdo de dos estados lidiaran honestamente con la búsqueda de una solución justa al problema de los 30.000 refugiados palestinos de la guerra de 1948, se podría encontrar fácilmente una solución.

Sin embargo, si no somos capaces de desafiar la inventada cantidad de 5 millones, entonces, aun cuando los últimos refugiados palestinos reales de 1948 ya no estén, los líderes palestinos (y activistas provistos por un foro de grupos de medios de comunicación simpatizantes) todavía tendrán un suministro interminable de ‘refugiados’ para aporrear a Israel y obstaculizar un posible acuerdo de paz – todo lo cual ayuda a explicar la posición del Presidente Palestino en la Casa Blanca la semana pasada
http://unitycoalitionforisrael.org/uci_2014/?p=6494
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

 
Comentarios
Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.