Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| domingo abril 19, 2020
donativo

Celulas de luz hacia las naciones


lamparas-luz

Luz de halógenos es muy caliente, de fluorescentes es muy agresiva, de incandescentes es tan ineficiente que en muchos países se la está abandonando. Las tecnologías de iluminación de hoy son frías, económicas, de larga duración y ecológicas.

En un campo abarrotado de buscadores de la tecnología de iluminación definitiva el foco está en la compañía israelí Oree Advanced Illumination Solutions para su LightCell: un delgado panel recubierto de manera uniforme con LEDs (diodos emisores de luz). Usualmente los LEDs se emplean como focos puntuales y no como paneles chatos.

Disponible en tres tamaños básicos –solo, duo y quad- la mejora futurista de Oree de la lámpara de luz usa menos energía y ocupa menos espacio al tiempo que da más lumens por vatio y una calidad de luz superior. El módulo solo, de cinco vatios, da tanta luz como una lámpara común de 40 vatios.

“Lo distintivo está en lo fina que es –sólo cuatro milímetros- y la cantidad inusual de lumens por vatio”, dice Amir Steklov, CEO de Finanzas de Oree, mostrando a ISRAEL21c LightCells instaladas en un prototipo que cuelga sobre una sala de conferencias de la sede de Oree en Ramat Gan.

Por coincidencia, o tal vez es cosa del destino, el edificio en el que la compañía alquila espacio se llama Beit Or (Casa de Luz).

Uniformidad y finura

Oree (Ori), hebreo por “Mi Luz”, fue idea del productor de televisión e inventor Eran Fine cuando estaba sentado en el sillón del dentista y pensó en cómo mejorar la gran lámpara que estaba sobre su cabeza.

Su primera idea fue hacer un guante con una fuente de luz en la punta de los dedos, perro eso no sería práctico porque los guantes de un dentista tienen que ser descartables. Así que comenzó a repensar cómo se produce la luz y formó equipo con el ingeniero Noam Meir para establecer Oree en 2006. Atrajeron financiación de una verdadera Naciones Unidas de inversores: Genesis Partners de Israel, Gimv de Bélgica, FGC de Japón y Epistar de Taiwán.

Decidieron mejorar la tecnología LED insertando chips Epistar en una guía de luz de manera que los diodos difundieran su7 luz de manera uniforme a través de una superficie plana.

Su invención está protegida por patentes en EEUU, Europa y China, y cumple los objetivos de la tecnología moderna de la iluminación, en la que lasa palabras clave son finura, eficiencia energética, bajo costo y uniformidad. Cumplir con todo eso es más fácil decirlo que hacerlo.

Por ejemplo, un prototipo de tubo fluore4scente LED de 200 lumens por vatio exhibido el año pasado por Philips no es especialmente delgado. Samsung y otras compañías están invirtiendo mucho en OLED, un producto LED orgánico de una sola capa, pero es muy caro. La luz LED de iluminación lateral usado en los televisores planos de hoy, no dan luz uniforme.

“Muchas compañías cumplen con el factor finura, o uniformi9dad o lumens por vatio, pero nosotros somos la única compañía en el mundo que cumple con todos esos factores en un solo paquete”, dice Stekov.

En el mercado desde agosto de 2012 y fabricadas en Tailandia a un ritmo de 100.000 unidades por mes, LightCells ya se venden como pan caliente a fabricantes de lámparas de Europa y Asia. Compañías de Holanda, Turquía, China, Japón, Corea e India literalmente corren a comprarlas.

Y Oree sólo acaba de empezar presentando los productos LightCell en ferias de todo el mundo. Las posibilidades de esta invención parecen infinitas.

“Nuestra variedad de módulos planos de iluminación permiten a los diseñadores y fabricantes de lámparas innovar y crear nuevas formas que antes eran inimaginables”, predice Peter van Strijp, CEO de Oree.

Los módulos de LightCell pueden integrarse en lámparas suspendidas, lámparas de escritorio, iluminación para lugares de trabajo y decorativas. Varios hoteles los instalaron en corredores. Un fabricante de refrigeradores planea usarlos para iluminar los estantes, e IKEA puede instalar el producto israelí debajo de los cajones.

“Se lo puede pegar sobre madera, porque no aumenta de temperatura”, dice Steklov.

LightCell viene en colores de “temperatura”: desde blanco frío a blanco cálido (dependiendo de la capa de fósforo) y dura 50.000 horas. Puede aumentarse y disminuirse la cantidad de luz y controlarlo por computadora.

Aparte del personal de ventas desplegado por todo el mundo la mayoría de los empleados de Oree que trabajan en Ramat Gan son veteranos de los campos de la electro-óptica, software y física. “Ahora estamos viendo la posibilidad de abrir una oficina separada en China”, dice Steklov a ISRAEL21c.

Para más información, visite www.oree-inc.com

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.