Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 25, 2020
donativo

Luces Y Sombras De Un Día Triste Para Israel


olmerte-condenado

Israel vivió este martes un día dramático, al anunciarse que el ex Primer Ministro Ehud Olmert, declarado hace un mes y medio culpable de recibir soborno, era condenado a seis años de prisión. A ello se suma una multa que le es impuesta, equivalente a casi 300.000 dólares, una suma similar a la que según el juicio, recibió ilegalmente. Si la Suprema Corte de Justicia ante la que Olmert presentará su apelación, no revoca la sentencia y mantiene la condena, el 1º de setiembre el ex Jefe del Ejecutivo tendrá que entrar a la cárcel.

El caso en el que fue hallado culpable es el así llamado “Holyland”, un gran proyecto de construcción de unas polémicas torres de vivienda al suroeste de Jerusalem. El dinero en cuestión habría sido entregado de hecho al hermano de Olmert, Yosi, que tenía grandes deudas, y a la entonces jefa del despacho del Alcalde, Shula Zaken, que fue clave en el juicio al prestar testimonio contra su otrora jefe y cercano amigo. Pero el ex Premier sostiene que él no tenía conocimiento alguno al respecto , insistiendo en que jamás aceptó soborno de ningún tipo. La línea central del equipo de defensa de Ehud Olmert es que las pruebas con las que lo declararon culpable, son totalmente “circunstanciales”.

Aún antes de saberse cuál será el resultado de la apelación ante la Suprema Corte, están ya claras las luces y las sombras de esta situación.

En primer término, aunque en estos momentos cumple una dura pena de prisión el ex Presidente Moshe Katzav, por violación, el caso de Olmert es el primero en el que una figura que estuvo en la cúspide del sistema político, con la máxima responsabilidad de Estado, es enviada a la cárcel . El haber llegado a esta situación, debe ser para cualquier ciudadano israelí, motivo de preocupación.

“Este es un día muy triste”, nos dijo el Profesor Emanuel Gross, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Haifa. “Me siento mal, muy mal, de que hayamos llegado a una situación así en la que se halla culpable y condena a una persona que fue Primer Ministro de Israel”, comentó.

Pero por otra parte, el mensaje enviado a la ciudadanía toda y muy especialmente a figuras de gobierno en distintas posiciones de poder, fue tajante y categórico en todo lo relacionado a la guerra contra la corrupción.

“Si lo que determinó el juez se mantiene con la apelación y ésto no termina siendo una batalla quijotesca en la que el juez en el momento de la verdad mira hacia atrás y ve que no tiene soldados sino que está solo, estaremos viendo aquí una luz que debe ser destacada”, nos dijo la destacada jurista uruguaya-israelí Profesora Suzie Navot.

Navot no alega que hasta ahora no se libraba una batalla contra figuras corruptas, pero sí que en diversos juicios por sospechas de corrupción, hubo “palabras muy fuertes, pero castigos muy flojos”.

“Había un abismo problemático a veces entre la retórica dura sobre violaciones serias de la ley y lo que pasaba en el momento de la verdad, cuando el juez a menudo adoptaba una actitud más permisiva”, comentó Navot, agregando que “el juez Rozen que condenó a Olmert, cambió esto en forma radical, lo cual tiene un efecto disuasivo muy importante”.

Este puede ser el significado más de fondo en el caso Olmert: la disuasión, a futuro. “Ahora, una figura pública que puede hallarse en una situación de soborno, deberá tener en cuenta que corre un gran riesgo”, señaló la experta en Derecho Constitucional consultada por este diario. Y aquí, el mensaje es doble: no sólo que gente poderosa, de gobierno, no está por sobre la ley, sino que justamente por hallarse en cargos altos y de gran responsabilidad, justamente por su trayectoria de gran aporte al país en diferentes ámbitos, a ellos se los castigará más y no menos que a un ciudadano común que viola la ley”.

De todos modos, lo clave es recordar, explica, que “cuando se combate contra la corrupción no se lo puede hacer con un hombre solo a caballo como Don Quijote que declare la guerra sino que se necesita todos, fiscales, procuradores jueces, oficiales de policía, todos, que no teman a la fuerza ni a figuras de gobierno”.

Sea como sea, la palabra final la dará la Suprema Corte de Justicia. Olmert tiene 45 días para presentar su apelación.

El ya citado Profesor Gross, intenta combinar su amargura por la situación actual derivada del caso Olmert, con una mirada hacia adelante, optimista. “Debemos destacar aquí la igualdad ante la ley y la fuerza de la democracia israelí , que expone casos de corrupción de gente de gobierno”, recalcó. “Y está claro que no cualquier país democrático es capaz de hacer algo así como ha hecho Israel”.

Gross hace referencia a estas dos conclusiones contradictorias que parten del caso Olmert, opinando que inclusive si la Suprema Corte revoca lo decidido , “la gente pensará dos veces antes de cometer un crimen”.

“Ahora la situación está mal”, resumió.”Pero nos levantaremos y de aquí saldremos fortalecidos.”.

Que así sea.

 
Comentarios

EHUD OLMERT es de mayor de edad y es responsable por sus actos perante la ley civil de ISRAEL

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.