Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| martes febrero 4, 2020
donativo

La Singular Experiencia Del Vicario En El Patriarcado Latino, David Neuhaus, Monje Jesuita…Y Judío


David-Neuhaus

Podríamos presentar a nuestro entrevistado como uno de los Vice Patriarcas Latinos (o sea de la Iglesia católica) en Jerusalem, Vicario y Coordinador Pastoral para los Católicos de habla hebrea en Israel y-lo más relevante ahora, a poco de la llegada del Papa Francisco- como Coordinador, en nombre del Patriarcado, con los medios de comunicación. Pero nos resulta imposible..O sea, todo eso es cierto sin duda, además de su condición de docente de alto nivel, tanto en Belén como en Jerusalem.

Pero esto no alcanza.., porque a David Neuhaus, hoy monje jesuita y parte de la cúpula de la Iglesia Católica en Israel, lo conocemos desde que tenía 16 años..y era un judío sudafricano.

En aquel entonces, participamos en Jerusalem en un certamen internacional sobre conocimientos sionistas. Éramos más de 30 jóvenes judíos de 18 países que viajamos especialmente para el certamen, a Jerusalem. David Neuhaus era uno de ellos, en representación, junto a otro compañero, de la colectividad judía de Sudáfrica.

No mucho después, nos volvimos a encontrar en Jerusalem…Lo que no sabíamos era el proceso que él estaba viviendo de acercamiento al Cristianismo. Hace unos años, lo encontramos en ocasión de una conferencia que brindaba en la Universidad Hebrea el entonces Cardenal de Viena. Al abrirse una puerta y entrar un grupo de monjes jesuitas de larga sotana negra hasta el piso, identificamos de inmediato, al frente…a David..El rió largo rato al ver nuestra expresión atónita de sorpresa absoluto..”Tengo entendido que no sabías nada”…nos dijo riendo…Nos costaba hasta reaccionar…

En esta entrevista, que nos concedió de cara a la visita del Papa Francisco, por primera vez, David Neuhaus nos cuenta su historia. Claro que habla también de la histórica visita que tendrá lugar la semana próxima. Es por ella, por el Papa Francisco, que comenzamos….

LO CENTRAL: ECUMENISMO

P: David, en medio de una intensa actividad que el Papa Francisco desplegará en tres días en la zona, se destaca la parte ecuménica, o sea el intento de lograr mayor unidad dentro de la propia Iglesia…En el exterior, no se capta la división tal cual es tan evidente justamente en Tierra Santa..Es que en Jerusalem están todos…y entonces la división es más notoria…Los peregrinos suelen horrorizarse al notarla..

R: La división interna entre los cristianos es escandalosa. Debemos llorar y otra vez, lamentando que no hemos logrado cumplir el precepto de Jesús, uno de los más importantes: “Que todos sean uno”.

Para Jesús, la unidad era algo muy importante. Pero no la logramos. Y eso es pecaminoso. Debemos recalcar que el Papa llega a Tierra Santa ante todo por este tema , para abrazarse con los jefes de las Iglesias y ante todo con el Patriarca de Constantinopla y el Patriarca ortodoxo de Jerusalem, perpetuando así lo que ocurrió hace 50 años, un paso importante hacia adelante, hacia la unidad.

P: Te refieres evidentemente al encuentro que tuvo lugar en Jerusalem en enero de 1964 entre el entonces Papa Pablo VI y el Patriarca de Constantinopla Athenagoras…

R: Exactamente. Sin duda, el tema de la división es terrible y los peregrinos tienen razón cuando lloran por esto. Y yo espero que también griten hacia el cielo, pidiendo “por favor, danos la unidad que pedimos”.

P: Pero yo recuerdo claramente que en más de una ocasión, al entrevistar a católicos por un lado y ortodoxos griegos por otro, cada uno en sus iglesias, por ejemplo en Navidad, me decían que no querían unificar la fiesta, que “no habría lugar” para todos…

R: Claro…es que el tema de la unidad no pasa simplemente por unificar las celebraciones. Para mí es algo muy lindo que festejamos Navidad tres veces, con los latinos, los ortodoxos y los armenios. Para mí esto no es un problema. Tampoco el que tengamos a veces dos fechas para celebrar la Pascua, lindo.

El año pasado decidimos unificar las celebraciones y no funcionó tan bien. Lo central es sentir que somos uno, aún en medio de toda nuestra variedad .Lo multifacético de las variadas iglesias es algo muy lindo, las distintas tradiciones, todo puede existir en el marco de la unidad. Lo que debe unirse es el trabajo conjunto y lo que hay que cancelar son los intereses individuales de cada sector, que nos impiden actuar como una sola Iglesia.

Lo interesantes que abajo, eso ya existe. Los cristianos en la Tierra Santa ya lo sienten y eso es muy bueno. Es así más que nada entre los cristianos árabes. Si uno les pregunta si son latinos, ortodoxos o qué, dicen que eso no importa, “soy cristiano”, responden. Sienten la unidad de la identidad, de la misión.

O sea que ahora hay que trabajar con los arzobispos, los obispos, los jefes de la Iglesia, que estén con el pueblo. No es sencillo, porque hay de por medio intereses, heridas históricas, muchos temas a los que hay que sobreponerse. Pero creo que la visita del Papa dará aquí una señal muy clara. Al menos en lo que a la Iglesia Católica se refiere, estamos muy interesados. Y el hecho que el Patriarca Bartolomeo vendrá a encontrarse con el Papa Francisco, significa que estamos dispuestos a reanudar el intento de marchar juntos y de trabajar en el tema de la unidad de la Iglesia.

P: ¿Cómo se unen los caminos de aquel encuentro hace 50 años y el de ahora?

R: Con el abrazo que se dieron aquí, en Jerusalem, Paolo VI y Athenagoras, dejaron atrás cientos de años de vergüenzas y mutuos insultos, iniciando un nuevo camino.

Cuando el Papa Francisco inició su reinado el 19 de marzo del 2013, una semana después de su elección y por primera vez en la historia del Papado, en la ceremonia estuvo presente el Patriarca de Constantinopla. Esa fue una señal muy fuerte de que ya no estamos uno contra el otro sino que vamos juntos.

Un día después de ese acto de asunción, ante las cámaras de televisión, el Patriarca Bartolomeo le dijo al Papa Francisco “¿Por qué no vamos a Jerusalem a encontrarnos allí y perpetuar el encuentro de hace 50 años?”. El Papa no contestó en el momento ..

P: Tenía que asesorarse, consultar…

R: Claro..No se sale corriendo a algo así…Pero fueron llegando a visitarlo todos los gobernantes de la zona, el Rey Abdallah de Jordania, el Presidente palestino Abu Mazen, el Presidente de Israel Shimon Peres, luego estuvo también el Primer Ministro Benjamín Netanyahu..y todos lo invitaron..Así fue que el 6 de enero del 2014 anunció: “Viajo a Jerusalem”. Dijo que viene para encontrarse con Bartolomeo en el Santo Sepulcro y dejar así de manifiesto el deseo de la unidad. Se anunció de entrada que la visita tendría tres estaciones, Ammán, Belén y Jerusalem.

P: Pero el Patriarca de Constantinopla no tiene la misma jerarquía que el Papa..¿Verdad?

R: Así es. El Papa está al frente de la Iglesia católica mientras que el Patriarca de Constantinopla, tiene la posición simbólica de “primero entre iguales”-aunque los demás Patriarcas tienen la misma autoridad que él- debido a que Constantinopla era la capital del imperio bizantino, lo que se llamaba “Roma de Oriente”. Allí estaba el jefe de la iglesia, en la capital del imperio..y ese es el origen de ese status especial.

P: ¿Es entonces este aspecto, del diálogo dentro del Cristianismo, el principal de la visita del Papa?

R: Esto es lo que dijo él mismo, que viene.”Para eso voy”, dijo. Claro que la visita tendrá otras repercusiones fuera de ese aspecto, ya que se encontrará con el mundo árabe musulmán, con el mundo israelí judío, con la Iglesia local. Esas son otras dimensiones…Pero dijo sí que es para eso que viene. Nosotros esperamos que la foto del Papa con el Patriarca Bartolomeo de Constantinopla, con el Patriarca ortodoxo griego Theófilos, con el Patriarca armenio Nurhan, con el Custodio de Tierra Santa Pizzabala, muestre qué es lo que debe pasar, determine cuál debe ser la situación: relaciones de hermandad y cooperación.

P: ¿Cuál es la importancia de cada una de las estaciones del viaje de Francisco?

R: En Jordania destacarán los 20 años de las relaciones diplomáticas entre Jordania y el Vaticano. Dicho sea de paso, lo mismo podríamos decir respecto a las relaciones con Israel, pero creo que todavía no se puede celebrar el aniversario ya que no se ha completado las negociaciones que se prolongan desde entonces sobre una variedad de temas..Recordemos que con la visita a Jordania, además, llega al corazón del mundo árabe, en una época nada sencilla para los árabes. Y en este período lleno de turbulencias en el mundo árabe, Jordania es en cierta medida una isla de tranquilidad, de buenas relaciones entre cristianos y musulmanes, con autoridades que respetan la presencia cristiana y una familia Real que presta una atención especial a esa presencia.

Luego llegará a la Autonomía palestina, en una visita sumamente importante para los cristianos que allí viven y para la población en general, que sienten así estará conociendo su realidad. Habrá allí también instancias muy importantes de encuentros con el pueblo palestino y momentos más importantes todavía y más prolongados, con los cristianos que allí viven.

Por último vendrá a Israel, se entrevistará con las autoridades y visitará los lugares más importantes para el pueblo de Israel, para el pueblo judío, y con ello recalcará lo que no cesamos de destacar: que la Iglesia católica mantiene hoy un diálogo muy intenso con el pueblo judío, a fin de buscar las áreas en las que puede haber cooperación entre católicos y judíos, para lograr el “tikun olam”, para hacer juntos que el mundo sea mejor. Eso es muy importante.

UN CAMBIO DRAMÁTICO DE PARTE DE LA IGLESIA

 

P: ¿Cómo ves la situación en lo que se refiere al diálogo judeo-cristiano, que evidentemente no comenzó ahora, que desde el terreno mismo, en Israel, inevitablemente se mezcla un poco con la dimensión política de Israel? Y aquí agrego una parte personal que ya adelantamos al comienzo: conociendo tan bien a ambas partes, porque tú has venido del judaísmo , convirtiéndote en un cristiano creyente..¿Qué consideras que ambas partes tienen aún que hacer, que aportar, que cambiar, para el éxito del diálogo entre ambas religiones?

R: El camino aún es muy largo. Pero quisiera comenzar mirando hacia atrás y recalcar que no podemos minimizar lo que ya se ha hecho. Creo que esta fue una de las mayores revoluciones del siglo XX: en pocas decenas de años, la visión del lado católico cambió en forma radical. Si le preguntábamos a las abuelas de las abuelas de hoy, qué es lo primero que le viene a la mente cuando oye el término “judío”, lo más probable era que la respuesta fuera “asesino de Jesús”, o “asesino de Dios”.

Pero creo que si formulamos esa pregunta hoy a quien se educó en la iglesia post- Concilio Vaticano II, la respuesta-así lo espero, así lo creo-sería “el pueblo de Jesús”, “el pueblo elegido”, “el pueblo de Dios”. El cambio es dramático, es un cambio en la forma de dialogar pero muy de fondo…

P: ¿Que dirías claramente que llegó al pueblo, abajo…o que aún está solamente a nivel de instrucciones de arriba?

R: Claro que empezó de arriba, pero yo creo que hoy en día está claro que llegó hacia abajo. Están por supuesto los márgenes de la Iglesia , sectores que rechazan todo lo que enseña hoy la Iglesia , desde el Segundo Concilio Vaticano, que quieren retroceder en el tiempo, con nostalgia por la Edad Media. Pero hoy los Obispos hablan en forma muy clara, distinta.

Y cuando se oye cómo habla y actúa el Papa, los fieles lo captan. Y no me refiero sólo a Francisco sino ya a lo que hacía Juan Pablo II, que visitó una sinagoga y se abrazó con el Rabino de Roma dentro de la sinagoga. Ese es un mensaje muy fuerte a los fieles respecto a cómo ver a los judíos.

Pero el camino aún es muy largo. Hay diversos temas importantes sobre los que todavía hay que conversar.

LOS DESAFÍOS

P: ¿Por ejemplo?

R: Por ejemplo si llegaremos a un momento en el que podremos escribir juntos nuestra historia común. En eso, aún hay muchas heridas, en ambas partes.

P: Te refieres a la historia previa al Segundo Concilio Vaticano..

R: Exactamente..Empezando por el Siglo I y llegando a la Shoá…escribiendo juntos..Hay capítulos muy duros pero no todos fueron así. No todo fue catástrofe, trauma y tragedia. Hubo también capítulos bellos. Se puede llegar a uniformidad de opiniones o al menos, lograr un diálogo sobre puntos difíciles como Pío XII..

P: El Papa durante la Segunda Guerra Mundial, de actuación polémica ..

R: Debemos ver si podemos mirar a esta figura y hacer un análisis histórico correcto. Ambas partes tenemos que trabajar para ello. O sea que aquí tenemos un tema: escribir juntos la historia. No es fácil llegar a opiniones compartidas.

Otro tema complejo es el Estado de Israel y su lugar en el pensamiento judío, su importancia para el pueblo judío. Ante todo, recordemos que los propios judíos están divididos al respecto. Además, hay que ver cómo debe la Iglesia reaccionar a hechos políticos en el terreno….

 

P: ¿Lo dices porque el Estado de Israel está en la Tierra Santa?

R: Sí….y porque hay aquí, desde siempre, una iglesia…y porque dentro del discurso judío, tanto el religioso como el que no lo es, da al Estado de Israel una importancia que va más allá de la política. Para muchos judíos, el Estado de Israel es el comienzo de la redención, “reshit degeulta”…Entonces, la pregunta es cómo debe la Iglesia dialogar con el pueblo judío al respecto. Es muy delicado.

LOS JUDÍOS YA NO SON MINORÍA

P: ¿Cuál consideras debe ser el cambio central del lado judío?

R: Y tengo que decir también algo más crítico. Me parece que al menos en el Estado de Israel, ha llegado el momento de percatarse de esos cambios y de comenzar a actuar, del lado judío, reconociendo la situación de los cristianos en el Estado de Israel. Muchas veces, la reacción del judío-y lo entiendo , como judío, de familia judía, por la historia judía- cuando se ve a un cristiano, se piensa de inmediato en el enemigo, la mayoría dominante que nos persiguió en todos lados y todos los tiempos.

Puedo poner en duda si esa es una descripción histórica exacta, pero no puedo poner en duda el hecho que es una sensación basada en traumas del pasado. Pero hay que ver que aquí y ahora los cristianos son una pequeñísima minoría, marginal numéricamente hablando, y que los judíos son la mayoría dominante. Y por lo tanto, la forma de ver las cosas y presentarlas, tiene que cambiar, para no arriesgarse a que los niños sean educados a despreciar a los cristianos. Si no, pasan cosas como lo que vemos ahora, los ataques de “etiqueta de precio”, o jóvenes extremistas que escupen a sacerdotes en la calle…eso todo viene de gente que no fue educada debidamente.

Y hay cosas más generales. Te doy un ejemplo muy concreto: en general, los judíos dicen, en hebreo, al hablar de Jesús, “Ieshu”, que en hebreo es una sigla la letra iud, la shin y la vav, que significa “imáj shmo vezijró”, o sea aquel cuyo nombre y recuerdo deben ser borrados..Ese no es el nombre…el nombre de Jesús en hebreo es Ieshúa.

 

P: Yo he escuchado solamente a judíos mesiánicos usando el término Ieshúa….

R: El tema es que como los judíos mesiánicos usan ese nombre y ellos hacen proselitismo, muchos judíos a propósito se abstienen de ello..

P: Pero muchos cristianos también dicen Ieshu

R: Cristianos que aprendieron a hablar hebreo de los judíos…y repiten ese error…

P: Es un típico error originado en la ignorancia, y estoy segura que en la mayoría de los casos, sin intención. Yo también dije siempre Ieshu, no Ieshúa.. y nunca tuve intención de ofender o insultar..

R: Es un problema de fondo. Y creo que ese tipo de cosas tienen que cambiar. Hay que tener sensibilidad respecto a las palabras que usamos, porque dan forma a lo que pensamos e influyen en las acciones. Creo que si se piensa en el cristiano como enemigo, se está cometiendo un error y olvidando que hoy, el judío aquí es mayoría, el que determina. No hay que basar las relaciones con los cristianos hoy, en el pasado traumático.

LAS NUEVAS COMUNIDADES CRISTIANAS –E ISRAEL

 

P: David, tú estás a cargo de lo que se llaman las “nuevas comunidades cristianas” de Israel, lo cual incluye tanto los numerosos inmigrantes que llegaron de la ex Unión Soviética como los trabajadores extranjeros y los que migraron buscando trabajo o refugio. Y es un desafío complejo, ya que su condición de cristianos se mezcla con parte de lo que para sus hijos es su nueva identidad, israelí…Los que llegaron como inmigrantes de la URSS inclusive van al ejército…

R: Claro, todos van. Y hasta los hijos de trabajadores extranjeros que están hace tiempo, también van. Bueno, para explicar este tema, pongámoslo en perspectiva histórica. A fines de los años 40 y comienzos de los 50, inmigraron a Israel millones de judíos, muchos más que los que llegaron décadas más tarde de la ex Unión Soviética. En las olas de aliá de Europa, llegaron muchísimos cristianos, miles. Fue entonces que comenzó el fenómeno de iglesias dentro del medio judío. Pero no sobrevivieron. Eso nos debe enseñar una lección respecto a los que llegaron en los últimos años.

La atracción de la sociedad judía secular es muy fuerte. Es una sociedad llena de vida, pero con exigencias seculares muy duras. Por ejemplo, la educación. En el seno de la población árabe, funcionan escuelas nuestras, cristianas, de altísimo nivel, de las mejores del país. No tenemos escuelas en hebreo por lo cual todos nuestros hijos estudian en escuelas judías. Allí reciben una muy buena educación, se convierten en ciudadanos ejemplares pero pierden su fe rápidamente.

P: Por su inserción en la sociedad judía…

R: Por supuesto..Lo vemos especialmente en las iglesias ortodoxas-a las que pertenecen los llegados de la ex Unión Soviética- donde nos resulta especialmente difícil transmitir la fe de generación en generación. Así que los judíos no tienen nada que temer a una presencia cristiana muy grande, porque simplemente no existe. Claro que tratamos de preservar la fe de los niños hijos de cristianos que nacen en Israel, pero es muy difícil porque ellos estudian en escuelas en las que la religión no es algo central. Tampoco la religión judía. ¿Creer en Dios? ¿Estás loco?.Y como cristiano, peor todavía. ¿Sos uno de ellos, luego de lo que nos hicieron? O sea que nuestros niños se asimilan muy rápidamente.

 

P: Esa es una de las comunidades a las que tú atiendes, pero está también la de los trabajadores extranjeros, muchos de ellos ya años en Israel, y aquí forman sus familias y tienen hijos..

R: Exactamente. Sus hijos nacen aquí. Y hacemos mucho trabajo allí, pero no es sencillo, ya que el medio natural de esos niños que nacen aquí, es el medio secular, judío, israelí, hebreo-parlante. Y toda nuestra educación religiosa tiene que estar adaptada a ese medio. Debemos hablar el idioma de este medio. Esto es muy diferente de lo que sucede entre los árabes cristianos ciudadanos de Israel.

 

DE JUDÍO SECULAR A CREYENTE CRISTIANO

 

P: David, tú te radicaste en Israel como judío….¿Cuándo te convertiste al Cristianismo?

R: Mi historia respecto a mi identidad cristiana es muy compleja, ya que comencé a tener fe como cristiano tras haber sido un judío totalmente secular, sin creer en nada..Mi encuentro con Dios, en el contexto cristiano, me pasó a los 15 años. Cuando se lo conté a mis padres, claro está que no se alegraron. Para ellos fue un golpe muy duro. Pero en el diálogo que se desarrolló con mis padres y que de hecho continúa hasta hoy, les prometí que no haría nada a las apuradas, que esperaría un tiempo prolongado. Esperé diez años, por mis padres. No hice nada. En determinado momento fui inclusive a estudiar en una yeshivá, pensando que lo otro se me pasaría. Pero no se me pasó. Y mis padres lo vieron. Así que aunque mi historia comenzó a los 15 años, fui bautizado en la Iglesia Católica recién a los 26.

P: Yo recuerdo bien cuando nos conocimos y ambos teníamos 16-17 años, tú no eras una persona religiosa..o sea no eras un judío creyente. Y esto me hace pensar que pasaste dos grandes cambios: de judío , aunque no religioso sino secular, a cristiano, y de ..No sé si decir ateo, o no creyente.. a ser una persona de fe..

R: No diría ateo..Simplemente no me interesaba para nada la religión.

P: ¿Qué vuelco es más dramático, de no creyente a persona religiosa, o de judío a cristiano?

R: Me es difícil decirlo. No recuerdo tanto el vuelco de no creyente a creyente…aunque hasta hoy en día, mis amigos más cercanos son judíos no creyentes y no judíos no creyentes. No tengo muchos amigos íntimos que sean gente de fe. Claro que el vuelco de judío judío a judío identificado con la Iglesia, es algo que siempre se me está recordando. No puedo olvidarlo porque la gente a mi alrededor es muy consciente de ello.

P: Tanto judíos como no judíos…

R: Por supuesto..y vivo muy bien con esto. No me molesta en absoluto.

P: David, tu terminología, la forma en que lo planteas, es apasionante y poco común…Estimo que no es casualidad que no dijiste “mi conversión” o “el vuelco de judío a cristiano”, sino que dijiste “el vuelco de judío judío a judío identificado con la Iglesia”..¿Por qué? ¿A qué te refieres?

R: Yo siento que agregué algo a lo que era antes, y no que lo tiré por la borda y me convertí en otra cosa. Yo era un judío secular, parte del pueblo judío, muy orgulloso de ser judío desde el punto de vista de la historia, la familia, la educación, todo..Todo eso se mantiene. En las “kishkes”, las entrañas, soy judío. Reacciono como un judío, tengo sensibilidades judías. ¿Qué puedo hacer? Lo siento en todo. En la comida, en la música…Lo que recibí de niño, de adolescente, en el hogar de mis padres, en la escuela judía en la que estudié, todo eso me formó y me hizo lo que soy. Y yo me siento muy pleno con lo que soy. No tengo ningún problema.

Ahora…en determinada edad, empecé a sentir fe. Todo lo que había antes, quedó. Es la tierra sobre la que surgió ese nuevo creyente que hoy es miembro de la Iglesia Católica. No soy árabe ni polaco..Soy un judío que cree en Jesús y que es miembro de la Iglesia Católica…

 

P: Bueno….no es tan sencillo..

R: Yo sé que es doloroso escuchar esto..Para un judío, no es fácil. Por eso yo no insisto en que estoy creando una nueva entidad que llamaría de iglesia judeo-cristiana. No. Este no es el tema. A lo que me refiero es a que yo soy lo que soy y a que no cambié todo lo que era, ni cambió la formación que recibí, cuando me convertí en un religioso católico.

P: Yo entiendo lo que tú dices, que “duele” escuchar tu explicación..Pero te diré que a mí no me duele. Habiéndote conocido cuando ambos éramos jovencitos, tengo bien claro que no darías ningún paso sin un sentimiento profundo y sin una plena convicción…y eso no tiene que doler..

R: Cuando tú me conociste yo ya estaba en proceso. Un año antes había comenzado..Nosotros nos conocimos cuando yo tenía 16 años y eso había empezado a los 15. Fue un proceso muy rápido..Había una especie de vacío y esa fe lo llenó rápidamente, aunque traté de combatirlo, con la ayuda de mis padres, con mi propio intento…porque yo reconocía que no era algo sencillo, que era muy extraño que un judío vaya a sumarse a la Iglesia…Hice aliá, me radiqué en Israel, continué educándome, seguí siendo parte de la sociedad judía y de hecho hasta hoy ese es mi medio natural.

P: Volvamos a las “definiciones”..¿Será correcto entonces decir que te sientes judío y cristiano a la vez?

R: Esta posibilidad, teoréticamente, es muy complicada, aunque hay quienes dicen que eso existía en los tiempos de Jesús y sus discípulos. Eran judíos que creían que había llegado el Mesías, que era Jesús, que siguieron siendo parte de la vida judía…rezaban con los judíos, vivían con los judíos..La división llegó después, con violencia, dolor y todo lo que sabemos. Crear algo así hoy en día, no puedo emitir opinión. Conozco gente que está a favor y gente que está en contra.

Pero de lo que no puedo hacer caso omiso es de la realidad de una persona..Le pasó a Lustiger…

 

P: El “Cardenal” judío, tal cual le llamaban..

R: El y otros, desde el punto de vista de su identidad, se sentían plenamente judíos. Eso es seguro. Como yo. Y yo como ellos. Nadie puede neutralizar algo así, aunque parezca provocativo.

¿TRAICIÓN?

P: Tengo la sensación de que esto “pega” con el concepto de “nuestros hermanos mayores” que acuñó el Papa Juan Pablo II..Había algo..y se agregó algo nuevo..

R: Sí…me alegra oír que lo digas..Pero no puedo dejar de ser consciente del hecho que el pueblo judío intentó sobrevivir a lo largo de la historia, que cuando no lo persiguieron físicamente, hubo quienes trataron de atrapar sus almas….algo que dejó serias heridas. Y entiendo cabalmente esas heridas…

P: Y me estás diciendo que puedes entender si alguien te dice “¡¿Cómo después que nos hicieron eso, tú traicionas y te pasas al otro lado?!”…

R. Si, exactamente. ¿Cómo te vas con ellos?. Puedo entenderlo. Te cuento…yo trabajé muchos años en el Instituto Hartman con el Rav David Hartman.Y él siempre me decía. “David, es una pena…vuelve a casa”. Y yo le tenía que responder: “Pero David…estoy en casa…”.Pero estar en casa cuando uno está acá y allá al mismo tiempo, puede que no sea una vida sencilla…no sé..Pero yo no sufro por ello. Yo me siento plenamente en casa en la Iglesia y plenamente en casa en el seno del pueblo judío.

La verdad es que tiendo a sentirme en casa donde estoy. Yo viví unos años en Estados Unidos, unos años en Egipto, en Francia, en Italia. Sabía siempre que esa no era mi casa, pero me sentía en casa..

 

EL JUDÍO DE LA IGLESIA

P: La otra cara de la moneda… ¿Te ha pasado que el judío que llevas contigo, parte de tu ser , se dijo “nunca nos entenderán totalmente”?

R: Sí…me pasa….Yo hasta diría que no es nada raro..Pero se da de otra forma..No es porque yo vengo como judío..Lo siento cuando descubro antisemitismo en la Iglesia…pero yo diría que es marginal. Sin embargo, hay otros tipos de racismo que como hijo del pueblo judío , con la historia del pueblo judío y la forma en que la viví, no puedo aceptar…no puedo aceptar que se hable de tal o cual forma contra tal o cual ..y no lo oculto.

Te diré…Yo estoy con los jefes de la Iglesia católica aquí y la mayoría son árabes. Claro que sucede..y con gran amor y con mucha tolerancia, yo aclaro: soy judío.

P: Suena propio de situaciones dramáticas, además de extrañas, pero quizás esto también te haya traído momentos llenos de humor…

R: Sin duda..Cuando viajamos de la Iglesia católica en abril a saludar al Papa Francisco, fuimos con el Patriarca latino y sus otros vices. Éramos 7-8 personas. Yo le dije dos cosas al Papa: “Su Santidad, yo soy jesuita entre todos estos diocesanos, que no son monjes sino sacerdotes en el arzobispado”, a lo cual el Papa respondió diciendo “usted tiene uno con el mismo virus que yo”. Y entonces yo agregué: “Además, soy el único judío entre todos estos árabes”. El Patriarca agregó. “Su Santidad, está bautizado”.

P: Increíble…

R: Este diálogo continúa…y siempre que yo siento que puedo aportar algo de mi perspectiva , tengo la obligación de hacerlo, de no ocultar y de actuar como si fuera igual que los demás…Cada uno tiene lo que aportar.

 

CON LA BIBLIA, EN HEBREO, EN LA IGLESIA

P: David, tras aquella conversación difícil con tus padres cuando empezó todo esto…¿Cómo evolucionó el tema? ¿Cómo es tu relación con ellos?

R: Yo soy muy afortunado. Siempre, absolutamente siempre, estuvimos en diálogo. Mi primera conversación con mis padres fue en 1977. Y cuando yo fui ordenado en el año 2000, mi padre leyó de la Biblia en hebreo en la iglesia. Mis padres estaban allí acompañándome, en la primera fila. Así que soy afortunado porque otros sufrieron mucho de grandes desgarramientos en situaciones de este tipo, mientras que en mi familia, aún con todo el dolor que esto significaba al tratar de entender, nunca estuvimos desconectados. Tengo relaciones excelentes con toda mi familia.

 

CRISTIANO ISRAELÍ

P: Tu condición de ciudadano israelí ¿Se vio influenciada en algo por tu nueva condición cristiana? ¿O tu sentimiento al respecto?

R: No…pero debo decir algo que puede ser ambivalente. El hecho que estoy aquí como cristiano, parte de una pequeña minoría con sus problemas, me da a veces la sensación de que soy muy fiel a la vivencia del pueblo judío en la diáspora…Un amigo me dijo “David, te convertiste en cristiano porque querías seguir siendo como la minoría judía en el exterior…no te entendías bien siendo parte de la mayoría”..Claro que no por eso soy cristiano, pero es cierto que no es sencillo ser parte de la mayoría que tiene fuerza , sabiendo lo que nosotros vivimos en la diáspora durante tanto tiempo..

SUEÑOS COLECTIVOS

P: ¿Qué se pregunta a alguien de tu nivel, que pasó de ser judío a uno de los jefes de la Iglesia católica en Tierra Santa, acerca de los sueños, las aspiraciones en la vida? Es que en otra situación, te preguntaría sobre la familia …y no puedo..

R: Pues te diré que una de las cosas hermosas en este camino es que no tengo que desarrollar sueños y programas personales. Tengo sueños, pero dado que soy un monje, no estoy casado ni tengo hijos, puedo realmente albergar sueños que atañen más a lo colectivo . Sueño con el día en que podamos aquí cruzar las fronteras, estar en contacto con todos, enriquecernos de lo multifacético de las poblaciones que aquí viven…Sueño con el día en que Israel sea un país plenamente igualitario ansioso de lograr la paz. Son mis sueños personales, pero no hay en ellos intereses personales .No es que quiero promover a mi hijo o que mi esposa logre esto o lo otro..Esto es parte del destino del monje..Porque renunció a lo personal, en aras de lo colectivo, a la dimensión personal en su elaboración de los sueños.

P: Y esos sueños colectivos….¿Aún son alcanzables?

R: Por supuesto. Hay que trabajar duro, no hay duda..No será obra de Dios que vendrá y lo hará todo. Tenemos que trabajar nosotros, los hombres.

LUCES Y SOMBRAS

P: David, en todo hay luces y sombras, problemas y soluciones… hemos hablado de no pocas sombras…de problemas que deben ser resueltos. Por otro lado, hay por ejemplo programas de acercamiento y mutuo conocimiento judeo-cristiano, que hay esfuerzos por cambiar cosas para bien…¿Tú también ves luces en lo que sucede hoy en la sociedad israelí?

R: Por supuesto. Tenemos excelente cooperación con diferentes instituciones israelíes en las que el objetivo es tratar de acercar, de explicar, de enseñar a la mayoría sobre la minoría. Quisiera recalcar que en mi trabajo en el sur de Tel Aviv con las comunidades de los trabajadores extranjeros o los que vinieron a buscar trabajo, me encuentro con luces todos los días, ciudadanos y organizaciones israelíes que vienen a interesarse, a ver en qué pueden ayudar, a preguntar, a hacer cosas juntos. Sin duda.

Creo que nosotros, como israelíes, y nosotros-si me permites- como judíos israelíes- tenemos que desarrollar rápidamente la conciencia de que aquí somos la mayoría y que por ende tenemos mucha fuerza en las manos, dejando de refugiarnos en una sensación de minoría perseguida. En Israel, eso no es cierto.

P: Entiendo la lógica de tu advertencia. Y al mismo tiempo , creo que esa sensación de la mayoría judía que en Israel, como dices, no tiene motivo para sentirse perseguida, es auténtica, por el legado histórico complejo que llevamos en la memoria colectiva…No es una pose que se quiere aprovechar en detrimento de otros..

R: Es cierto. No lo pongo en duda en absoluto. Simplemente digo que hay que educar a las nuevas generaciones en otro discurso, porque la situación, en Israel, ha cambiado. Los sionistas hablaron del vuelco judío…pero creo que aún no se ha captado plenamente. Y es peligroso. Es peligro si quien tiene la fuerza, sigue hablando como víctima.

 
Comentarios

Estoy sorprendida, el ser no creyente, pero si judia sionista, me desubica, tiene fundamento, pero no lo asimilo
la fe y las convicciones son muy profundas, y habria que estar en ellas para aceptar ciertos hechos, el no hace
daño a nadie, me gustaria dialogar con este judio, a quien respeto pero no me convence.-

recomiendo que lo lean, no deja de ser interesante

¡Qué entrevista iluminadora! Esto debió haberle pasado a San Pablo en la época de Cristo.

¡Qué síntesis de humanidad! Hace años leí algo similar con Jacques Maritain y Raissa Maritain.

Dios bendiga a todos Uds. Saludos, JEV

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.