Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| miércoles diciembre 4, 2019
donativo

Jihadistas Europeos En Siria


yihadistas-europeos-siria-ANN

La ida de jóvenes de origen árabe o musulmán a Siria para participar en la guerra civil contra el gobierno de Bashar Assad inquieta cada vez más a las sociedades europeas. El gran temor es que cuando los jóvenes curtidos por la guerra regresen a sus países de origen, utilicen su experiencia para lanzar una guerra de guerrillas contra sus propios países con el objetivo de imponer la Sharia y la islamización de la sociedad.

¿ Cuántos son los jóvenes musulmanes en su mayoría nacidos en Europa que fueron a enrolarse en las milicias que combaten al gobierno de Damasco? Según un estudio de especialistas del King Collage de Londres habría unos 2.800 voluntarios europeos. Un 55% de los combatientes se habría unido al más radical de los grupos islamistas, o sea e ISIS ( Estado Islámico de Siria), un 14% se habría adherido a su rival Jabat al-Nusrah, mientras solo un 2% se habría adheridos a fuerzas seculares como el Ejército Sirio Libre y grupos como Liwa al Tawid y Ahrar al Sham. De acuerdo a este trabajo, un 17.9% del total procede de Gran Bretaña, y le siguen Francia con un 11.6% Alemania con un 11.1%, Suecia con un 10% Bélgica con un 8.9% y Holanda 6.3%. Países europeos del Este como Bosnia, Kosovo, Bulgaria y Serbia reunirían un 9.6% mientras los australianos, canadienses y norteamericanos serían un 5.5%.

Expertos de servicios de inteligencia citan cifras considerablemente menores. Según una de las estimaciones entre los más de 5.000 combatientes extranjeros en Siria, no habría más de 1.700 de origen europeo, de los cuales el contingente mayor provendría de Francia ( entre 200 y 400) seguida por Gran Bretaña (entre 200 y 300) y Alemania (200). Contingentes menores habrían salido de España, Dinamarca y Bélgica. Según la prensa austríaca, unos 100 ciudadanos austríacos habrían participado en la guerra civil siria. De ellos, unos 40 están actualmente en zonas de combate, 44 habrían regresado a Austria y 19 habrían muerto en acciones bélicas.

El conflicto de Siria no es la primera guerra musulmana en la que intervinieron combatientes extranjeros. Pero comparativamente, los números de quienes viajaron a Somalia, Afganistán o Irak son insignificantes. Uno de los estudios llega a la conclusión de que el número de combatientes europeos en Siria excede al total de combatientes musulmanes extranjeros en todos los conflictos que tuvieron lugar entre 1990 y 2010. La causa de esta alta participación europea en la guerra civil siria no es que exista una motivación mucho más fuerte, sino al hecho de que es mucho más fácil viajar hoy a Siria, por Turquía, el Líbano o Jordania, de lo que era hace diez años llegar a Irak o a Afganistán.

Para Thomas Hegghammer, un investigador del Ministerio de Defensa de Noruega, el viaje de jóvenes europeos a Siria para combatir en la guerra civil no se debe tan solo a “contaminación ideológica”. A su juicio “Si bien hay un pre-requisito ideológico para los voluntarios y es la idea de que el mundo musulmán está siendo sitiado y que es necesario acudir en su ayuda, muchos van simplemente por deseo de aventura”.

Sin embargo, el experto admite que vez más con mayor frecuencia los que viajan a Siria para combatir son personas que han estado vinculadas a grupos radicalizados.

En abril pasado, el Ministro del Interior de Francia, Bernard Cazeneuve presentó un plan “anti-radicalización” destinado a impedir que ciudadanos franceses o residentes viajen a zonas de conflicto en el mundo musulmán. El proyecto incluye 20 medidas cuyo objetivo no es solo impedir viajes en aras de la Jihad sino también combatir la radicalización de jóvenes musulmanes franceses en procesos de adoctrinamiento. Pero hasta ahora no fue adoptada ninguna ley que impida viajar a Siria o que revoque la nacionalidad francesa de quienes combatan en una guerra musulmana en el extranjero.

Un estudio acerca de combatientes musulmanes que regresaron a Europa luego de participar en conflictos que involucraron a musulmanes entre 1999 y 2010 llegó a la conclusión de que menos de uno de cada nueve perpetró atentados en Occidente. Explica Hegghammer, el experto europeo:

“En Siria no hay una organización en la zona de guerra cuyo propósito sea atacar a Occidente de manera sistemática. Pero en caso de que una de las organizaciones jihadistas en Siria o la central de Al Qaeda decidiera utilizar a los combatientes europeos para acciones terroristas en sus respectivos países no les faltarían candidatos

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.