Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
1 Elul 5777 | Miércoles Agosto 23, 2017
donativo

Un poco menos que a los ángeles


 

Conocedor de la tradición jasídica que dice que el hombre tiene más libertad que el ángel porque a diferencia de éste puede cambiar, empeorar o mejorar, un discípulo de Rabí Péraj Tel fue a ver a su maestro, un hombre bajo, fornido y dueño de la sonrisa más ancha que uno pueda imaginar, con el fin de preguntarle en qué consistía, exactamente, un ángel.

-Hijo mío-respondió el maestro-, querido Moshé Nahum, un ángel es un enviado de la fosforescencia divina, una partícula de luz que navega en un mar de sombras llevando el mensaje de lo inextinguible.

-Me estás diciendo lo que hace-dijo, incómodo, Moshé Nahum-,pero no exactamente lo que es, en qué consiste su presencia real.

-Un ángel puede ser cualquier cosa, adoptar cualquier máscara. Para él la forma es un mero hábito y la conciencia un suspiro.

-Lo que no alcanzo a entender-dijo el discípulo-, es por qué se dice que los ángeles no pueden cambiar y nosotros, los humanos, sí.

-Ellos, que expresan lo inequívoco-sonrió Péraj Tel-, habitan sin embargo la ubicuidad, a diferencia de nosotros, que habitamos el equívoco y expresamos la ubicuidad. Ellos han sido enviados, como rayos de sol, sin separarse ni por un instante de su fuente; nosotros querríamos enviar nuestra luz a los demás pero no siempre sabemos cómo hacerlo. Con frecuencia ignoramos de dónde procede su resplandor, quién escribió el asombro con letras de milagro. A ellos ser un destello efímero de la fuente no les preocupa; a nosotros, los seres humanos, no ser la fuente entera nos irrita e incomoda.

-Perdóname, maestro-dijo Moshé Nahum-, no hacemos más que alejarnos del tema.

          El maestro se puso en pie, dio unos pasos nervioso por la insistencia de su discípulo, y agregó:

-Está escrito en la Torá que  los seres humanos somos un poco menos que los ángeles, y es por la escala de ese poco que se puede ascender, pero también es por ese poco que nunca llegaremos del todo a ser como ellos.

-Entonces-dijo, entristecido, Moshé Nahum-nunca seremos ángeles.

-Por el contrario-respondió el maestro-, nunca seremos todo lo humano que se espera de nosotros.

          Dicho esto el maestro se desnudó de la cintura para arriba delante de su sorprendido

discípulo y mostrándole la espalda le interrogó:

-¿Qué vez a la altura de mis omóplatos?

-Cicatrices-dijo-.Dos cicatrices simétricas.

-Pues si quieres alas tienes que aceptar que hoy te las pongan y mañana te las arranquen.

 

                                                                         Mario Satz: Alrededor de una nuez

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.