Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
3 Heshvan 5778 | lunes octubre 23, 2017
donativo

Basta ya de pedir perdón: Occidente no es peor que el resto


Los intelectuales de la izquierda y sus círculos de influencia juzgan a Estados Unidos y a ciertos países europeos como si fuesen los únicos culpables del imperialismo, el colonialismo, el racismo, el sexismo, la xenofobia, la homofobia, la islamofobia… la lista sigue.

¿Pero es Occidente realmente distinto del resto en lo que respecta a los pecados modernos? Cualquiera que haya viajado a Oriente Medio, América Latina, Asia y África debería saber que no. Excepto en una cosa: los estadounidenses y los europeos están constante y públicamente debatiendo sobre qué sea lo justo y lo equitativo, y sobre cómo se podrían mejorar nuestras políticas y actitudes. Y de manera frecuente –algunos dirían que obsesiva– nos disculpamos por nuestras conductas pasadas y presentes.

He estado pensando en ello en mi visita a Arabia Saudí, país en el que las decisiones importantes las toma la Familia Real y el establishment religioso. Del resto sólo se espera que esté de acuerdo, o que al menos obedezca.

Fijémonos en la controversia que se da en EEUU y Europa sobre cuánto se deben abrir las fronteras a quienes huyen del turbulento Oriente Medio. Cuando se plantea el tema aquí, en Arabia Saudí, también se habla de si los estadounidenses y los europeos están haciendo lo suficiente, y no sobre si los saudíes deberían esforzarse más por ayudar a sus correligionarios árabes y musulmanes. En cuanto a los diez millones de trabajadores invitados extranjeros que hay en el país, podrán vivir aquí durante generaciones y seguirán sin tener la oportunidad de convertirse en ciudadanos saudíes. Tampoco eso es objeto de controversia.

El estatus de las mujeres y de la gente LGBT es un asunto importante en Occidente. Aquí, ser identificado como parte de los segundos puede acarrearte penas de cárcel, multas, flagelaciones o la ejecución. En cuanto a las primeras, por el régimen de tutela, deben cubrirse en público, y no se les permite trabajar o viajar sin el permiso del padre, el marido u otra figura masculina de autoridad. Y, notoriamente, tienen prohibido conducir coches. Hay saudíes comprometidos con laliberación de la mujer, pero la mayoría reconoce que, en esta sociedad tradicional y conservadora, el proceso será lento… en el mejor de los casos.

El hecho de que la esclavitud fuese en su día una próspera institución sigue siendo una herida abierta en Estados Unidos. La esclavitud también fue una próspera institución en Arabia Saudí, pero esto no se ve como una mácula en el honor nacional. Estados Unidos abolió la esclavitud en la década de 1860. Arabia Saudí hizo lo mismo… en la de 1960.

Se acostumbra a decir que los saudíes unieron Arabia. Sería más preciso decir que los guerreros saudíes conquistaron las distintas regiones de la península, con sus tribus dispares. Tras la Primera Guerra Mundial, los saudíes disfrutaban de un considerable apoyo del Imperio británico, que fue decisivo para ayudar a crear Estados-nación árabes tras la derrota y caída del Imperio otomano.

Tribus que compiten por el poder, países que conquistan a otros países, imperios que surgen y que caen: de estas cosas se compone la Historia. La fuerza de las armas ha sido casi siempre y en todas partes la que ha decidido quién posee qué territorios. Entonces, ¿por qué tantos historiadores condenan el imperialismo occidental mientras ignoran los demás, por ejemplo, los grandes y poderosos imperios islámicos del pasado)?

Cerca del 95% del petróleo producido en Arabia Saudí proviene de la Provincia Oriental, territorio conquistado por los saudíes en 1913. La Provincia Oriental es también donde vive la mayoría de los chiíes de Arabia Saudí. Según los cálculos más ajustados, constituyen entre el 10 y el 15% de la población del país y son mayoría en algunas partes de esa región.

El petróleo que se está bombeando desde las ancestrales tierras chiíes no ha beneficiado a los chiíes tanto como a los suníes del Najd, la región central del país y lugar de origen de los saudíes, y el Hiyaz, que incluye el antiguo puerto de Yeda, en el Mar Rojo, así como las ciudades sagradas de La Meca y Medina. Muchos chiíes dicen en privado (porque es peligroso decirlo en público) que son ciudadanos de segunda clase y que sufren discriminación en la educación, el trabajo, el ejército y el sistema judicial.

Una mujer me cuenta que los únicos chiíes que aparecen en la televisión saudí son los que matan a suníes en lugares como Siria, Irak y el Yemen. Otra me dice que en las escuelas saudíes tanto los profesores como los libros de texto denigran a los chiíes llamándolos blasfemos, “negacionistas” y “falsos musulmanes”. Ella instruye a sus hijos en aquello que se exige para sacar buenos títulos, pero no cree en lo que les están enseñando.

Durante años, una figura muy popular en la región, especialmente entre los jóvenes, fue el jequeNimr Baquir al Nimr. Criticó abiertamente al Gobierno saudí y pidió elecciones libres. De lo contrario, dijo, la Provincia Oriental debería tener el derecho a la secesión. Acusado de “buscar la injerencia extranjera”, fue ejecutado hace cosa de un año.

“En Estados Unidos hay islamofobia; aquí hay chiifobia”, dijo un activista pro derechos humanos. La palabra parece adecuada, porque mientras la inmensa mayoría de los chiíes saudíes son indudablemente leales y pacíficos, los dirigentes de Irán han maquinado para reclutar agentes e incitar al terrorismo.

Con algún éxito: la Hezbolá saudí, una organización chií que busca derrocar al Gobierno, ha asesinado a diplomáticos saudíes en el extranjero, y estuvo implicada en el atentado con camión-bomba contra las Torres Jobar en 1996. Diecinueve soldados estadounidenses fueron asesinados. Diez años después, un tribunal estadounidense dictó que el atentado fue “planeado, financiado y patrocinado por altos cargos del Gobierno de la República islámica de Irán”.

Todo esto me lleva a la conclusión de que el prejuicio y las fobias no son defectos exclusivos de Occidente. Al contrario: pintar a los otros con una brocha muy gorda es un reflejo natural en las sociedades de todo el mundo. Lo que sí es inusual es el arduo empeño de los estadounidenses y los europeos por superar ese reflejo; por educarse a sí mismos en el cultivo de la tolerancia como virtud y considerar la diversidad como algo beneficioso. ¿Pasa eso en alguna otra parte?

© Versión original (en inglés): Foundation for Defense of Democracies (FDD)
© Versión en español: Revista El Medio

 
Comentarios

El permanente complejo de culpa que arrastra la izquierda occidental en relacion a continentes como África y Ásia, responsabilizandose absurdamente de las injusticias que en los tales proliferan, lejos de liberar su conciencia, le debilita, y le convierte en rehen de una retórica auto-inculpatória dañina, injusta y obsesiva …
Sin dejar de reconocer, los efectos negativos producidos sobre la poblacion autóctona, por el proceso de descolonizacion de la antigua metropolis, y las érradas politicas llevadas a cabo por los distintos gobiernos europeos y norteamericanos desde entonces, no resulta admisible la pervivencia hoy en dia, de un estígma de esta naturaleza y proporciones, sálvo que hayamos tomado gusto a auto-flagelarnos, lo cual considerando el clima de idiotez imperante, no es ni mucho menos descartable …

Perdona que te lo diga, de las 10 ciudades mas violentas del planeta Tierra, las 10 están en América, 8 de habla hispana, 1 en Brasil y 1 en EE UU, esto no es casualidad, ninguna esta en Guerra, ni tiene Hambruna Natural o producida, “Todos” sabemos porque es “Esto” … Amanecerá y Veremos …

Su comentario no invalida el mio, tan solo confirma la universalidad de la violencia que viene padeciendo este mundo, por causas diversas …
Las desigualdes son una de ellas, asi como el bajo nivel de alfabetizacion que registran alguno de esos paises … L

Su comentario no invalida el mio, tan solo viene a confirmar la universalidad de la violencia que padece este mundo, por causas diversas …
Las desigualdes son una de ellas, asi como el bajo nivel de alfabetizacion que registran alguno de esos lugares … La présencia en ellos de tiraniás autocráticas y sectárias, no es ajena la aparicion de delincuencia y violencia en todos sus regístros …
Me précio de haber viajado lo suficiente, como para hablar con propiedad y el suficiente conocimiento de causa, para poder afirmar, que no conozco ciudades mas violentas y potencialmente peligrosas, (exeptuando naturalemente aquellas que sufren los efectos devastadores de la guerra) que Johanesburgo y Manila, ninguna de las cuales se haya por cierto en “occidente” término éste que utilizo para designar un modelo de sociedad compartido, donde rige el estado de derecho e impera la democrácia, y no una simple ubicacion geográfia. como aparentemente ha debido entender …
Insisto por último, en NO sentirme responsable directo, de los desmanes cometidos en los paises del llamado “tercer mundo” y en considerame como tal libre de todo cargo de conciencia en relacion a ellos …

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.