Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
26 Kislev 5778 | jueves diciembre 14, 2017
donativo

Atendidos médicamente en Israel, los refugiados sirios ya no los ven como a un enemigo


 

A medida que el régimen sirio bombardea a su propio pueblo con armas químicas, los refugiados sirios tratados en Israel aprenden que no es real verlos como sus enemigos; “El futuro de Siria no es Bashar El-Assad”, dice uno de los pacientes sirios tratados en el Centro Médico Ziv de Safed. “Israel no es el enemigo. Bashar es el enemigo”.

Siete heridos sirios – dos niños, cuatro mujeres y un hombre – dolientes esperan que la oscuridad caiga para cruzar a territorio enemigo. Bajo la tenue luz de la luna, el cuerpo médico militar israelí traslada rápidamente a los pacientes a través de la frontera en ambulancias blindadas hacia los hospitales israelíes para internarlos en cuidados intensivos.

Es una escena que se ha repetido desde 2013, cuando el ejército israelí comenzó a tratar a los civiles sirios heridos en combates a pocos kilómetros (millas) de distancia. Israel dice que ha tratado a 3.000 pacientes silenciosamente y se espera que este número crezca rápidamente en paralelo al calentamiento de los combates en vecina Siria a raíz del ataque químico y, en respuesta, un ataque sin precedentes con misiles por parte de Estados Unidos.

Si bien los números son una pequeña fracción de los cientos de miles de muertos y heridos en la guerra siria que se extiende seis años, tanto los médicos como los pacientes dicen que el programa ha cambiado la percepción y ayudó a aliviar las tensiones en una frontera hostil.

b1

Soldados de las FDI atienden a los heridos de Siria (Foto: Eli Segal)

Durante el rescate de la noche del jueves, los funcionarios médicos decidieron que dos de los siete pacientes tenían heridas que eran demasiado urgentes como para esperar por lo que se pidió radio un helicóptero. Llevados por dos soldados, pasaron con la camilla por debajo de las cuchillas zumbadoras cuando el helicóptero despegó hacia el cielo nocturno.

“Tras comprobar su respiración, el pulso, la presión sanguínea y todos sus signos vitales”, dijo Lt. Omri Caspi, un oficial médico, “tomamos un vistazo a sus heridas, vemos los cortes, comprobamos el pecho, las cabezas, todo, y luego decidimos el tratamiento que necesitan”.

3

Los refugiados sirios heridos entran en Israel (Foto: EPA)

Hace sólo unos pocos años, escenas como estas habrían sido impensables. Israel y el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad eran enemigos amargos, y el contacto a través de las líneas hostiles de la divisoria meseta del Golán era prácticamente inexistente.

El estallido de la guerra civil de Siria en 2011 ha alterado radicalmente la zona. El lado sirio del Golán se divide ahora entre las tropas gubernamentales y una serie de grupos rebeldes. Las fuerzas de Hezbollah, los rusos, iraníes y libaneses fueron introducidas a lo largo de las zonas de combate para ofrecerle salvamento a un Assad que estaba sitiado.

4

Un herido sirio se recupera en el Centro Médico Ziv en Safed

Israel se ha mantenido, en gran medida, fuera de los combates en Siria, una guerra que se ha cobrado más de 400.000 vidas. Sin embargo, si ha llevado a cabo una serie de ataques aéreos en los envíos de armas que se sospechaba terminaría en manos de Hezbollah, amargando un poco a ese enemigo directo que está luchando a favor del gobierno sirio.

Las tensiones se dispararon esta semana después de un ataque con armas químicas al que se acusa al Gobierno sirio y que asesinó a decenas de personas. Los EE.UU. respondieron con el lanzamiento de la madrugada del viernes de 59 misiles Tomahawk sobre una base aérea de Assad, un cambio dramático que ha sido alabado por los estados sunitas, Israel y los rebeldes, pero condenado por Assad, Rusia y China.

5

El primer bebé sirio que nace en el Centro Médico Ziv (Foto: Hannah Bikel)

Los nuevos pacientes iniciaron el tratamiento en Israel paralelamente al lanzamiento de los misiles estadounidenses, un poco antes del amanecer, a menos de 200 kilómetros (120 millas) de distancia dentro de Siria.

6

Un niño sirio que perdió ambas piernas es tratado en el hospital Ziv (Foto: Shauli Kabesa)

Dos pacientes sirios compartieron sus experiencias en Siria e Israel, con los soldados de las FDI supervisando. Los dos hablaron a condición de guardar el anonimato por temor a que ellos o sus familias sean castigados en Siria, si se hace pública su estancia en Israel.

7

Un niño sirio tratado en el Ziv (Foto: EPA – Hassan Shaalan)

Ambos jóvenes elogiaron el pueblo israelí y al gobierno, mientras que ha censurado a Assad y a sus partidarios. Ellos dijeron que los pacientes habían regresado a Siria desde Israel, habían extendido la voz lentamente que Israel puede ayudar a aquellos que desesperadamente necesiten tratamiento al estar heridos. La atención médica es gratuita. El hospital, dijeron, no discrimina cuando se trata de la admisión, e insistieron en que no recoge información personal del paciente.

Un paciente, de 26 años de edad, de Daraa, la ciudad en el sur de Siria, donde estalló la revolución en 2011,nos dirigió una sonrisa con todos sus dientes mientras estaba sentado en una silla de ruedas; un muñón en la pierna vendada, la otra sujeta en un metal fundido. Dijo que estaba en la calle cuando una bomba destrozó sus piernas. No podía encontrar un tratamiento en el sector médico devastado de Siria, por lo que se dirigió a Israel, una nación a la que fue educado a odiar.

“Antes, cuando no había incidentes en Siria, sin revolución, sin nada, el enemigo más grande en el mundo eran ustedes, Israel. Eran el primer enemigo”, dijo.

Los compañeros pacientes lo llaman las “Baibars”, seudónimo de un guerrero musulmán del siglo 12 que derrotó a los cruzados y a los mongoles. Una bomba aplastaron los huesos de su rostro, una lesión que sin la ayuda médica se hubiese infectado a punto de no permitirle abrir la boca.

Después de 40 días en el hospital Ziv y muchas cirugías más tarde, el viejo revolucionario de 25 años ahora habla sin cesar y hasta canta sobre el amor perdido, además elogió los pasteles israelíes. “Llegamos desde países que no llegamos con los abuelos y nos reunimos con gente buena”, canturrea a través de una luz tenue aún sin estar curado totalmente.

Desde su habitación del hospital israelí, Baibars dijo que puede ver a Siria. En sus largas listas de enemigos del pueblo sobresalen Assad, Rusia, Irán, Huzis, Hezbollah, pero ya no incluye a Israel.

“El régimen ha utilizado armas químicas desde el comienzo de la guerra”, dice Baibars, y alega ataques de éste tipo en East Ghouta y Dharaya. “Estábamos tratando de defendernos”.

“En el futuro de Siria no hay lugar para Bashar Assad”, dice Baibars. “Israel no es el enemigo. Bashar es el enemigo”.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.