Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

Carta abierta de Stanley Goldfoot al mundo desde Jerusalem, 1969


Traducida por Silvia Schnessel

“No soy una criatura de otro planeta, como parece que creen. Soy jerosolimitano, como ustedess, un hombre de carne y hueso. Soy un ciudadano de mi ciudad, parte integral de mi pueblo. Tengo algunas cosas que descargar del pecho. Porque no soy diplomático, no tengo que triturar las palabras. No tengo que complacerlos ni siquiera persuadirlos.

No les debo nada. Ustedes no construyeron esta ciudad, no vivieron en ella, no la defendieron cuando la destruyeron. Y seremos maldecidos si dejamos que nos la quitéis. Había una Jerusalem antes de que hubiera una Nueva York. Cuando Berlín, Moscú, Londres y París eran bosques miasmales y pantanos, aquí había una próspera comunidad judía. Dio algo al mundo que ustedes han rechazado desde que se establecieron, un código moral humano.

Aquí caminaron los profetas, sus palabras parpadeaban como relámpagos. Aquí un pueblo que no quería más que lo dejaran en paz, luchó contra las oleadas de conquistadores paganos, sangró y murió en las almenas, se arrojó a las llamas de su Templo en llamas en lugar de rendirse, y cuando finalmente se vio abrumado por el puro número y llevado en cautiverio, juró que antes que olvidarse de Jerusalem, verían sus lenguas adherirse a sus paladares, sus brazos derechos hacia donde.

Durante dos milenios llenos de dolor, mientras éramos sus invitados no deseados, rezamos diariamente para volver a esta ciudad. Tres veces al día le pedimos al Todopoderoso: “Recógenos de los cuatro rincones del mundo, tráenos directos a nuestra tierra, regresa en la misericordia a Jerusalem, tu ciudad, y hazla crecer como prometiste”. En cada Yom Kipur y Pascua, expresamos fervientemente la esperanza de que el próximo año nos encontraríamos en Jerusalem.

Sus inquisiciones, pogroms, expulsiones, los ghettos en los que nos atascaron, sus bautismos forzados, sus sistemas de cuotas, su antisemitismo refinado y el horror indecible final, el holocausto (y peor aún, su aterrador desinterés en él) – todo eso no nos ha roto. Pueden haber minado la poca fuerza moral que aún poseen, pero nos forjaron en acero. ¿Creen que pueden rompernos ahora después de todo lo que hemos pasado? ¿Realmente creen que después de Dachau y Auschwitz nos asustan sus amenazas de bloqueos y sanciones? Hemos estado en el infierno y hemos vuelto – un infierno de su creación. ¿Qué más podrían tener en su arsenal que pudiera asustarnos?

He visto esta ciudad bombardeada dos veces por naciones que se llaman civilizadas. En 1948, mientras miraban con apatía, vi mujeres y niños volar a pedazos, después que accedimos a su petición de internacionalizar la ciudad. Era una combinación letal lo que hizo el trabajo: oficiales británicos, artilleros árabes y cañones estadounidenses. Y luego el saqueo salvaje de la Ciudad Vieja, la matanza voluntaria, la destrucción gratuita de todas las sinagogas y escuelas religiosas, la profanación de los cementerios judíos, la venta por parte de un gobierno macabro de lápidas para materiales de construcción, corrales de aves, campamentos militares, incluso letrinas

Y nunca dijeron una palabra.

Nunca exudaron la menor protesta cuando los jordanos cerraron nuestros lugares más santos, el Muro Occidental, en violación de las promesas que habían hecho después de la guerra -una guerra que emprendieron, por cierto, contra la decisión de la ONU. Ni un murmullo salió de ustedes cuando los legionarios en sus puntiagudos cascos abrieron fuego casualmente sobre nuestros ciudadanos detrás de las murallas.

Sus corazones sangraron cuando Berlín fue sitiada. Corrieron raudos al puente aéreo para salvar a los galantes berlineses. Pero no enviaron ni una onza de comida cuando los judíos morían de hambre en Jerusalem sitiada. Tropezaron contra el muro que los alemanes del este montaron por el centro de la capital alemana, pero ni una mirada a ese otro muro, el que rompió el corazón de Jerusalem. Y cuando lo mismo sucedió 20 años más tarde, y los árabes desataron un bombardeo salvaje y no provocado de la Ciudad Santa otra vez, ¿alguno de ustedes hizo algo?

La única vez que despertaron fue cuando la ciudad fue finalmente unificada. Entonces se retorcieron las manos y hablaron de la “justicia” y la necesidad de la calidad “cristiana” de dar la otra mejilla.

La verdad -y lo saben muy bien- preferirian que la ciudad fuera destruida en lugar de verla gobernada por judíos. No importa lo diplomáticamente que lo expresen, los viejos prejuicios se filtran de cada palabra.

Si nuestro regreso a la ciudad ha atado su teología en nudos, tal vez deberían reexaminar sus catecismos. Después de lo que hemos pasado, no vamos a acomodarnos pasivamente a la retorcida idea de que debemos sufrir la eterna falta de hogar hasta que aceptemos a su salvador.

Por primera vez desde el año 70, ahora existe completa libertad religiosa para todos en Jerusalem. Por primera vez desde que los romanos pusieron una antorcha al Templo, todos tienen los mismos derechos (Ustedes prefieren tener a algunos más iguales que otros). Nosotros odiamos la espada, pero fueron ustedes los que nos obligaron a empuñarla. Ansiamos la paz, pero no volveremos a la paz de 1948 como les gustaría.

Estamos en casa. Eso tiene un sonido encantador para una nación que han querido que vague sobre la superficie del globo. No nos iremos. Estamos redimiendo la promesa hecha por nuestros antepasados: Jerusalem está siendo reconstruida. ‘El próximo año’ y el año siguiente, y el otro, y el otro, hasta el final de los tiempos ‘en Jerusalem’!”

Stanley Goldfoot

 
Comentarios

Jerusalen es llamada a ser, capital espiritual de todas las naciones, ciudad eterna y universal, mas allá de las étnias, lenguas y crédos que a ella suban a adorar, asi viene dicho y asi será …
No obstante, preciso es reconocer, la específidad de su vínculo con el pueblo judio, de cuya nacion en la tierra es hecha capital y símbolo sempiterno de su milenária fé, y de su alianza con El Altisimo …
una especifidad que convierte en báldio todo análisis externo que acerca de ella se pueda hacer desde la comunidad de naciones …
Váno es pues pretender politizarla, o utilizarla con fines estratégicos en busca de un provecho inmediato y cerril …
pues su historia nos recuerda sin cesar, la inmutabilidad de sus piedras, y la fascinacion que desde antiguo viene ejerciendo sobre pueblos, reinos y naciones, desde entonces desaparecidos …
Jerusalen desborda por si sola, cualquier capacidad de comprension que podamos aplicarle, al situarse mas allá de todo parámetro convencional …
En las Escrituras, El Eterno nos invita a todos a orar por ella, por su paz, y bueno es que asi lo hagamos, sin otro planteamiento que el de agradárle y de esperar en ÉL …
Que su “berajá” (bendicion) repose para siempre en médio de ella “Amen”

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.