Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
5 Tammuz 5777 | Jueves Junio 29, 2017
donativo

La historia de la lucha de Occidente contra el terrorismo


 

Numerosos libros y estudios se han escrito sobre el tema del terrorismo en varios idiomas. Estos han tratado de explicar el fenómeno incluyendo sus fuentes y sus ramificaciones, desde el punto de vista social, militar, económico, diplomático y jurídico. Desde los años 70’, el terrorismo internacional ha sido un tema candente, provocando así que se hayan escrito innumerables artículos en los medios de comunicación y se hayan realizado investigaciones y acalorados debates en televisión y en las redes sociales. Desde el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en septiembre del 2001, la lucha contra el terrorismo islámico ha ocupado la mayor parte del tiempo de los líderes mundiales y este terrorismo es considerado ahora la mayor amenaza a la paz y la estabilidad del mundo.

En la década de 1970, la mayoría de las discusiones sobre el cómo definir el terrorismo se centraron en los aspectos políticos, ideológicos y filosóficos, en concordancia con claras visiones del mundo y opiniones políticas.

Desde el 11 de septiembre de 2001 las discusiones se han centrado en los métodos de prevención y en la lucha para derrotar al terrorismo fanático y brutal del Islam radical yihadista. Desde ese entonces, la vida cotidiana de la gente en todo el mundo se ha visto interrumpida y restringida. Muchos viven en un ambiente de inseguridad porque la amenaza que existe es indefinida e impredecible.

Este artículo, al igual que otros producidos por las investigaciones del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén, se centrará principalmente en la historia del terrorismo en nuestra región, definirá el terrorismo islámico e informará de los intentos europeos por derrotarlo desde el punto de vista del enfoque israelí en materia de seguridad. Se discutirán las lecciones que pueden aprenderse de la abundante y dolorosa experiencia que muchos israelíes han sufrido a lo largo de los años. La actitud expresada es sincera y profesional y la intención es únicamente aclarar, ayudar y advertir. No existe ningún objetivo en predicar una moral o interferir en las consideraciones domésticas de otros países occidentales. Cada país elegirá su estrategia de acuerdo a sus consideraciones e intereses.

Indudablemente, todos los países occidentales, incluyendo Israel, forman parte de un solo frente que emprende una larga, compleja e intransigente lucha contra el cruel terrorismo islámico. A pesar de los desacuerdos sobre el cómo resolver los temas políticos y sobre los métodos a adoptar, todos estamos obligados a superar las diversas preocupaciones y a unirnos y cooperar sobre la base de intereses comunes y valores cultivados.

Las características del terrorismo árabe-palestino

El terrorismo contra los judíos comenzó a principios del siglo XX en el período del Yishuv (la comunidad judía pre-estado) y las primeras grandes inmigraciones judías a la Tierra de Israel. El Jeque Izz Adin Al-Qassam fue el primero en instigar ataques terroristas contra los judíos. Hoy, las Brigadas Izz Adin Al-Qassam son el ala militar de Hamás. Bajo el liderazgo del Muftí Hajj Amin El-Husseini, quien luego forjó lazos estrechos con los nazis y hasta se reunió con Adolfo Hitler, la instigación anti-judía se intensificó. En 1929 se produjeron disturbios anti-judíos y un total de 113 judíos fueron asesinados y 339 resultaron heridos.

En abril de 1936, estalló la Gran Revuelta Árabe. Durante sus tres años, 400 judíos fueron asesinados y muchos miles quedaron heridos y casas, junto a escuelas privadas, fueron devastadas y destruidas. Buses y trenes, arboledas y huertos fueron atacados y sus cosechas quemadas en su totalidad.

Inmediatamente después que los árabes rechazaran totalmente el Plan de Partición de las Naciones Unidas aprobado por la Asamblea General el 29 de noviembre de 1947, el liderazgo árabe inició la llamada guerra de guerrillas y los ataques terroristas contra el Yishuv. Los ataques continuaron con la declaración del estado judío el 14 de mayo de 1948 y duraron hasta el final de la guerra de independencia en 1949.

Pero, incluso después de la firma de los acuerdos de armisticio, el terrorismo árabe persistió. En 1949, ataques asesinos devastadores por parte de infiltrados del Fedayoun se desataron contra residentes judíos de la región fronteriza que vivían en Moshavim y Kibutzim (aldeas cooperativas y semi cooperativas).

Aunque el terrorismo árabe palestino posee varios atributos, siempre intentó atacar a los judíos israelíes sin importar a quién o dónde estén. Las ondas terroristas han ocurrido en varios períodos. Sin embargo, bajo la incitación deliberada de los líderes palestinos árabes, desde el comienzo del Mandato británico hasta el presente, nunca se han detenido y continúan.

El período desde 1968, luego de la Guerra de los Seis Días, ha visto varios tipos y lugares de ataques:

  • Ataques terroristas en el Valle del Jordán y el Valle Beit Shean.
  • Ataques de aviones y ataques a objetivos israelíes en todo el mundo con la ayuda de las organizaciones terroristas extranjeras.
  • Los ataques terroristas a lo largo de la frontera norte. desde “Fatahland”. al sur de Líbano, que incluyó incursiones sobre los asentamientos israelíes y el fuego de cohetes Katyusha. El ataque más salvaje ocurrió en la ciudad israelí de Maalot el 15 de mayo de 1974 cuando 22 niños fueron asesinados luego de haber sido tomados como rehenes en la escuela local.
  • Varias operaciones terroristas desde 1978 hasta diciembre de 1987 asesinaron a 114 judíos.
  • Veinte años después de la Guerra de los Seis Días, en diciembre de 1987 comenzó un cambio en las actividades terroristas cuando estalló la Primera Intifada. Inicialmente, esta se caracterizó por el lanzamiento de piedras y armas improvisadas, pero cambió a tiroteos y bombas incendiarias especialmente contra israelíes de los territorios en disputa. Desde 1987 hasta 1992, 155 israelíes fueron asesinados.
  • Inmediatamente después de la firma de los acuerdos de Oslo, el 13 de septiembre de 1993, comenzaron los atentados casuales masivos. La mayoría fueron perpetrados por Hamás y la Yihad Islámica. Desde la firma de los acuerdos iniciales con la OLP a los acuerdos de Oslo del 2 en septiembre de 1995, 164 personas fueron asesinadas en ataques terroristas y cientos de otras resultaron heridas.
  • A finales de septiembre del año 2000 estalló la Segunda Intifada. Bajo órdenes explícitas de Yasser Arafat, todas las organizaciones terroristas palestinas participaron. En el transcurso de cinco años, más de 1.000 judíos fueron asesinados y miles quedaron heridos.
  • Tras la retirada de la Franja de Gaza y la evacuación total de civiles y soldados israelíes en agosto de 2005 Hamás se apoderó de todo el territorio y comenzó a disparar contra las comunidades israelíes a través de la frontera. Hasta finales del 2014, más de 10.000 morteros y cohetes fueron lanzados, causando la muerte de 32 judíos e hiriendo a 1.396 personas.
  • Desde junio del 2012 hasta el día de hoy, además del fuego de cohetes, olas de “terrorismo popular” perpetradas por grupos e individuos han incluido el lanzamientos de piedras, bombas incendiarias, arrollamientos y varios ataques a disparos contra vehículos israelíes en Judea y Samaria. En el verano de 2014 tales acciones se intensificaron en medio de violentas tumultos en Jerusalén Oriental y en el Monte del Templo, como parte de las actividades religiosas islámicas bajo el lema de defender la Mezquita Al-Aqsa.

Tres ataques terroristas especialmente notorios ocurrieron en este período. El 18 de noviembre de 2014 dos terroristas asesinaron a cuatro feligreses e hirieron gravemente a otros ocho en una sinagoga en el barrio Har Nof de Jerusalén. Un policía druso israelí también murió en el ataque. El 1 de enero de 2016 un árabe israelí asesinó a tres personas e hirió a siete en la Calle Dizengoff en Tel Aviv. El 8 de junio de 2016 un ataque terrorista en el Mercado Sarona de Tel Aviv terminó con la vida de cuatro israelíes.

Los métodos empleados por el terrorismo árabe palestino son similares a los métodos de los terroristas alrededor del mundo y, particularmente, de finales de siglo en Europa:

  • Apuñalamientos
  • Ataque a disparos en lugares públicos repletos de gente
  • Dispositivos explosivos
  • Atentados con autos y atentados suicidas
  • Arrollamientos y,
  • Ataques a la aviación civil

No se puede descartar que en algún momento los terroristas en Europa, al igual que Hezbollah y Hamás, hagan uso de cohetes de alta trayectoria y fuego de misiles.

 

Imagen: Un guardia de seguridad del aeropuerto israelí patrulla con un perro en el Aeropuerto Ben Gurión cerca de Tel Aviv, en Israel. El aeropuerto de Ben Gurión es considerado como uno de los aeropuertos más seguros del mundo, como resultado de varios ataques palestinos contra aviones y viajeros israelíes en los años 70. (AP Foto/Ariel Schalit)

La Lucha de Israel contra el terrorismo

Tal como fue señalado, la lucha contra el terrorismo árabe palestino comenzó antes de la creación del Estado israelí y ha continuado durante más de 100 años hasta nuestros días. Claramente, la batalla de Israel es única en su naturaleza y sirve como ejemplo para el mundo. Nuestra lucha contra el terrorismo se ha convertido en un laboratorio donde se aprenden muchas lecciones. Los métodos originales, altamente sofisticados, son empleados en el propio campo cuando ocurren incidentes. De hecho, combatir contra el terrorismo es parte del enfoque de Israel en temas de seguridad. La sociedad israelí ha aceptado siempre este acercamiento sin cuestionarlo. En el pasado, al igual que hoy día, ha entendido que el fenómeno debe ser confrontado frontalmente, porque todo ciudadano israelí es blanco tanto en Israel como en el extranjero y debe protegerse a sí mismo. De ahí se desprende que la sociedad israelí le haya otorgado latitud a las fuerzas de seguridad, aunque a veces conduzca a la restricción de la libertad de movimiento y a la interrupción de la vida normal. A principios de los años 70’, por ejemplo, se establecieron los Cuerpos de Defensa Territorial y de Defensa Civil. Bajo este marco, reservistas armados revisan las bolsas en las entradas de lugares públicos, inspeccionan las escuelas y guarderías y guardias de seguridad se encuentran estacionados en el aeropuerto y dentro de los aviones.

A medida que se intensificaban las olas terroristas, Israel incrementó su lucha. Amplió sus actividades de inteligencia en la Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) e hizo uso de operaciones de represalia en territorio enemigo, arrestos sorpresivos y detenciones administrativas, expulsiones, bloqueos de carreteras, asesinatos selectivos de líderes terroristas y operativos en territorio enemigo y luego de la masacre de atletas israelíes en Múnich en 1972, los líderes terroristas fueron blanco también en Europa.

Israel tampoco ha dudado en lanzar operaciones audaces tanto en el país como en el extranjero, tales como la Operación Entebbe en julio de 1976 o sofisticadas operaciones de rescate, como la que liberó a los rehenes de Sabena en el aeropuerto de Lod (ahora Ben Gurion) en mayo de 1972.

Esta política israelí ha complementado la prevención de ataques terroristas, al tiempo que pretende captar a los perpetradores y a quienes les despachan. Con ese fin, se han establecido unidades especiales antiterroristas, incluyendo unidades en las que los soldados se disfrazan de árabes para realizar operaciones.

Cabe destacar que, en muchos casos Israel, lamentablemente, no ha logrado frustrar o, en ocasiones anticipar ataques terroristas que acabaron con muchas vidas. En los países democráticos, los líderes siempre vacilan y se enfrentan a dilemas cuando se trata de información concreta sobre una “bomba de tiempo”, ya que cualquier asesinato selectivo también puede acabar con vidas inocentes. A pesar de los muchos peligros involucrados, la inteligencia precisa que Israel ha desarrollado le ha permitido frustrar numerosos ataques. Junto a los fracasos y vacilaciones, muchos éxitos pueden ser enumerados.

Los terroristas siempre intentan llevar a cabo ataques de cualquier manera posible. Incluso si no siempre leemos sobre tales intentos en los medios de comunicación, no significa que las intenciones no existen. Gracias a un buen y preciso servicio de inteligencia, los ataques suelen ser frustrados, aunque sólo sea a último momento.

La lucha de Europa contra el terrorismo

Desde el estallido de la Primavera Árabe en Túnez el 17 de diciembre de 2010 Europa ha tenido que hacerle frente a dos desafíos interrelacionados:

  • La ola terrorista islámica perpetrada por musulmanes con ciudadanía europea y una ola migratoria masiva y no controlada herméticamente de refugiados del Medio Oriente y África del Norte

De hecho, por primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los inmigrantes plantean ahora una amenaza sustancial, incluso existencial a los países de Europa y a sus valores liberales y democráticos. Las olas de inmigración anteriores de Europa Oriental, e incluso de África, no constituían una amenaza para la seguridad. Estos inmigrantes fueron capaces de integrarse en la sociedad europea sin socavar convenciones, autoridad o leyes existentes, a pesar de encontrar dificultades de absorción e incluso de xenofobia.

A fin de confrontar estos dos desafíos, la comunidad europea tiene dificultades para encontrar soluciones adecuadas. Esta teme que cualquier solución clara e intransigente pueda resultar en conflictos violentos y mitigar los principios básicos de las libertades individuales. Esta solución pudiera también perjudicar los derechos humanos y la libertad de circulación dentro de una comunidad moderna e ilustrada que ha consagrado la eliminación de barreras y fronteras y, en particular, la absorción de inmigrantes sin tener en cuenta raza ni religión.

Además, Europa distingue aun entre terror y terrorismo, entre “combatientes por la libertad”, guerrilleros y terroristas. Esta sigue creyendo que un propósito político, tal como la eliminación de una ocupación o el derrocamiento de un gobierno tiránico o disputado, sanciona métodos violentos.

La OLP fue establecida en 1964. En la década de 1970, Europa aceptó los ataques terroristas de la OLP y los secuestros de aviones como medio legítimo de su lucha política. También le permitió a la OLP abrir oficinas diplomáticas. Hasta el día de hoy, Europa opta por distinguir entre un ala política y un ala militar. Casualmente acepta a líderes de Hezbollah en un gobierno libanés mientras ignora la destructiva potencia militar de Hezbollah, la política del terrorismo que esta persigue en todo el mundo y sus amenazas de destruir a Israel. Europa se comportó de la misma manera en la década de 1970 hacia las facciones terroristas de la OLP y hoy día demuestra la misma actitud hacia Hamás, al igual que Hezbollah y la Hermandad Musulmana como un movimiento social dedicado a la educación y a la caridad.

Imagen: Tres aviones de pasajeros secuestrados por militantes palestinos son volados en el campo Dawson, Jordania, el 12 de septiembre, 1970. (Rolls Press/Getty Images)

2) Europa también tiene problemas para formular una política coherente frente al terrorismo porque todavía confunde la definición del propio concepto: ¿”Qué es terrorismo? ¿Y quién es terrorista”? Esta confusión sobre terrorismo o una obstinada negativa a definirlo, incluyendo al terrorismo palestino, árabe o islámico, se remonta a los años 70’.

Definiendo el concepto de terrorismo y quién es considerado terrorista

 Para combatir el terrorismo, primero hay que definir lo

 qué es y a quién se le considera terrorista.

La palabra ‘terreur’ surgió por primera vez al final de la Revolución Francesa en noviembre de 1794, ya que un gran número de opositores a la revolución estaban siendo llevados a la horca. El reinado de terror emprendido por Maximiliano Robespierre continuó hasta que fue llevado a la guillotina.

En el siglo 19, la palabra ‘terror’ llegó a significar una actividad violenta contra el propio régimen. Con el paso de los años, se utilizó la frase “reino del terror” para caracterizar a cualquier régimen tiránico que reprimiera cruelmente a la población local o realizara “purificaciones” contra opositores políticos o comunidades particulares; El término fue utilizado para denotar al infame régimen de Stalin en la Unión Soviética.

Desde los años setenta, cuando proliferaron los ataques contra objetivos israelíes y europeos, junto a los secuestros aéreos y la toma de rehenes en general, el concepto de terrorismo se centró en la actividad violenta y mortal de individuos o grupos contra civiles inocentes o contra objetivos estratégicos o infraestructuras. Ya en esa época, los informes en los medios de comunicación en Europa estaban parcializados y altamente dependientes de la cosmovisión del periodista y la línea ideológica del diario que representaba. Los informes para el British Guardian o al de la Liberación Francesa y Le Monde, que pertenecen a la parte izquierda del mapa, o para un diario tal como Le Figaro en el que su editorial tiende a ser de derecha, diferían como corresponde.

El tema principal que se ha planteado desde entonces es si cualquier acto violento cometido con fines políticos es un acto terrorista. ¿Cuál es el significado legal de tales actos y cómo lidiar con estos? Por ejemplo, ¿es una organización miliciana tal como Hezbollah un grupo terrorista o, tal como se define a sí mismo, una organización sociopolítica? ¿Ha sido la OLP, desde su fundación en 1964, una organización terrorista si sus aspiraciones han sido políticas y nacionales, centradas en el establecimiento de un estado palestino? Mientras que los europeos continúan ponderando estos temas, en Israel no existe ambigüedad en la definición: estas son organizaciones terroristas en todos los aspectos.

En medio del laberinto de conceptos y ante todas estas preguntas, también debemos distinguir entre el terrorismo doméstico y el terrorismo internacional, entre la lucha contra el terrorismo político y el terrorismo dirigido hacia organizaciones, grupos o individuos. Es importante señalar que, a diferencia del terrorismo que opera dentro de un estado, con terroristas o anarquistas que mantienen un perfil bajo o incluso en la clandestinidad, el terrorismo internacional e islámico requiere la atención de la opinión pública mundial y de los medios de comunicación para considerarse a sí mismo como exitoso.

Cuando se trata de definir al terrorismo político, el caso vendría siendo ejemplificado con el terrorismo que Siria planificó y financió durante muchos años. El régimen apoyó abierta y encubiertamente a la organización terrorista George Habash, el Frente Popular y la organización Al-Saiqa; esta organizó operaciones terroristas y sabotaje en suelo libanés directamente o con ayuda de Hezbollah o grupos palestinos. El Coronel Khadafi también actuó en contra de Israel y Occidente, incluyendo el ataque terrorista contra el avión de Pan-Am sobre Lockerbie, Escocia. Y no hay que olvidar por supuesto, que el régimen del Ayatollah en Irán fue responsable, entre otras cosas, de los ataques terroristas contra la embajada de Israel y el centro comunitario judío en Buenos Aires y contra los objetivos militares estadounidenses y franceses en el Líbano. Con la ayuda del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y Hezbollah, el régimen iraní continúa planificando y llevando a cabo ataques terroristas.

Los europeos le permitieron a Siria, Libia, Irán, así como a las representaciones palestinas aprovechar su inmunidad diplomática con fines terroristas. La “valija diplomática” se utilizó para la transferencia clandestina de explosivos y armas. Las embajadas sirvieron como refugio para los terroristas.

De hecho, casi todos los días hay ataques terroristas en el mundo árabe-musulmán que no siempre son reseñados en los titulares y comentarios en los medios internacionales. Los coches bomba estallan junto a mezquitas y mercados en Irak, Afganistán, Pakistán y muchos otros lugares del mundo.

Los ataques terroristas son perpetrados por organizaciones sunitas y chiitas durante las festividades musulmanas, incluyendo durante el ayuno de Ramadán.

Es interesante señalar que los europeos no dudan en definir como terrorismo los ataques perpetrados en su propio territorio por grupos separatistas como la ETA vasca, el IRA irlandés o la FLNC corsa, que desde 1976 ha exigido la liberación e independencia de Córcega.

Las acciones de la OAS, la organización militar clandestina establecida en los años 60’ para oponerse al General De Gaulle y proteger la presencia de un millón de súbditos franceses en Argelia, fueron sin duda definidas como terrorismo a pesar que los jefes de la organización eran oficiales altamente respetados. La OAS causó más de 12.000 muertes entre la población civil francesa y 500 muertes entre las fuerzas de seguridad.

A diferencia de estas organizaciones, Europa es muy cautelosa a la hora de definir actos violentos y hostiles de organizaciones árabes/islámicas. Por ejemplo, las autoridades francesas y la mayoría de los medios de comunicación, suelen utilizar una terminología objetivamente neutra y objetiva. El evitar publicar los nombres y las imágenes de los terroristas es otra indicación del problema.

Pero cuando se trata de terrorismo en Israel, la mayoría de los ataques contra soldados o colonos de las FDI son definidos por los europeos según las nociones del período colonial; La palabra colons (colonos) aparece constantemente en los informes. Tales ataques no son adecuadamente cubiertos y la mayoría de los informes y artículos están parcializados y se enfocan en la parte palestina. Por lo general se supone que el ataque terrorista es legítimo y la víctima siempre es palestina.

Ya en la década de 1970, el terrorismo comenzó a incrementarse tanto en el Medio Oriente como contra objetivos judíos e israelíes alrededor del mundo. Especialmente activos fueron los palestinos de la organización Septiembre Negro, financiada y asistida por los estados árabes y por el Frente Popular Habash, el cual fue asistido por las organizaciones de izquierda radical tales como el Grupo alemán Baader-Meinhof y el Ejército Rojo japonés.

Estas organizaciones, entre otras cosas, secuestraron aviones de pasajeros y rehenes, y también atacaron aeropuertos. El 30 de mayo de 1972, 25 personas fueron masacradas en el aeropuerto de Lod por un grupo terrorista del Ejército Rojo japonés liderado por Kozo Okamoto. Los tres terroristas, portaban consigo maletas cargadas con armas y granadas de mano, arribaron en un avión de Air France

Mientras tanto, sin lugar a dudas el primer atentado terrorista espectacular en suelo europeo ocurrió durante los Juegos Olímpicos de septiembre 1972 en Múnich, donde 11 atletas israelíes fueron asesinados.

Ese incidente encapsula todos los problemas que ahora atormentan la lucha contra el terrorismo islámico en Europa:

  • Un fallo de inteligencia
  • Un fallo en la seguridad
  • Un fallo de intento de rescate
  • Un fallo mediático marcado por mensajes confusos y manipuladores

Definir un atentado terrorista como un acto político y la negativa del Comité Olímpico Internacional de celebrar una ceremonia conmemorativa oficial por los atletas israelíes bajo renuencia declarada a no mezclar el deporte con política

Desde la década de los 70’ hasta el día de hoy, decenas de organizaciones terroristas han operado principalmente en el Medio Oriente, el Magreb y Europa. El FLN (Frente de Liberación Nacional), que luchó por la liberación de Argelia desde 1954 hasta su independencia de los franceses en 1962, fue el primero en inspirar el terrorismo árabe y palestino. Argelia fue el primer país árabe en apoyar a Fatah. El Presidente Ahmed Ben Bella permitió que la organización terrorista palestina estableciera una oficina tempranamente en 1964; esta estaba encabezada por el delegado de Arafat Abu Jihad.

El FLN, que eventualmente se convirtió en un partido político y hoy sigue siendo un partido gobernante, también inspiró a los terroristas islámicos de origen argelino que actualmente operan particularmente en Francia y Bélgica. Muchos otros grupos terroristas estaban liderados por palestinos, tal como se especifica a continuación.

  • Septiembre Negro: Establecido el 28 de noviembre de 1971, tras el asesinato del Primer Ministro jordano Wasfi Al-Tal en Cairo. El grupo llevó a cabo más de 40 ataques espectaculares, de los cuales el más famoso fue la masacre de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich. Septiembre Negro fue asistido por los estados árabes y organizaciones terroristas internacionales tales como Baader-Meinhof, las Brigadas Rojas en Italia y el Ejército Rojo japonés. De hecho, los grupos anarquistas y de izquierda radical han ayudado con infraestructura y con la preparación de una larga lista de ataques terroristas palestinos en Europa.
  • El Frente Popular para la Liberación de Palestina: Liderado por George Habash. Realizó decenas de ataques terroristas, los más notables ocurrieron el 7 de septiembre de 1970, en un aeródromo cercano a Zarka, Jordania, donde tomaron y destruyeron aviones de pasajeros secuestrados de algunas aerolíneas occidentales. Cuando Habash fue hospitalizado en París el 25 de enero de 1992, Francia se opuso a la petición por parte de Israel de extraditarlo “por razones humanitarias”. Similarmente, cuando el 16 de enero de 1977, el terrorista Abu Daoud, responsable entre otras cosas de planear la masacre de Múnich, fue arrestado en París, Francia se negó a extraditarlo a Alemania o a Israel y, de hecho, lo liberó tres días después de su arresto.
  • La Organización Abu Nidal: Realizó decenas de ataques terroristas brutales en todo el mundo con la ayuda y patrocinio de Irak, Libia y Siria. En junio de 1982, este grupo intentó asesinar al embajador israelí en Londres Shlomo Argov, lo que provocó el estallido de la Primera Guerra del Líbano pocos días después.

Una rara entrevista que Abu Nidal (Sabri Khalil Al-Banna) le concedió al semanario alemán Der Spiegel el 14 de octubre de 1985, ilustra su ideología. Ante la pregunta “¿Quiénes son sus enemigos?”, este respondió: “Los sionistas que ocupan Palestina, mi patria. Y los imperialistas de todas las clases son mis enemigos”. A la pregunta de si los ataques terroristas son un medio legítimo para alcanzar objetivos, este respondió sin vacilar: “¡Ciertamente! Y son muy legítimos. El mayor y abominable crimen ante mis ojos es permitir que los sionistas abandonen nuestra patria cuando todavía están vivos y los imperialistas para que gobiernen el mundo”.

Lecciones históricas y principales conclusiones del pasado

Más de 45 años desde los primeros ataques terroristas en Europa y 15 años desde el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York, el terrorismo continúa atrayendo gran interés en todo el mundo. También tomó 10 largos años para que los estadounidenses rastreen y asesinen a Osama Bin-Laden a pesar de todos los medios y servicios de inteligencia y militares y los abundantes y avanzados recursos a su disposición.

Quien no defina explícitamente qué constituye el terrorismo y quién es terrorista, es incapaz de combatir contra el fenómeno destructivo que aflige al mundo de hoy día.

Durante años, Europa se negó rotundamente a escuchar las advertencias por parte de los israelíes sobre el combatir contra el terrorismo internacional y evitó las actividades de cooperación. Este se negó a emplazar guardias de seguridad en aviones y tomar medidas de seguridad en los aeropuertos. Israel, junto a la compañía aérea El Al, fueron los primeros en el mundo en tomar medidas apropiadas. El resultado fue la prevención de secuestros y ataques terroristas en los mostradores de El Al tanto en el extranjero como en el Aeropuerto Ben-Gurión.

Por razones políticas, Europa prefirió mirar hacia adentro y evitar tomar medidas concretas. Cuando la crisis energética surgió a raíz de la guerra de Yom Kipur, Europa capituló ante la presión de los productores de petróleo y optó por los petrodólares. Esta proporcionó enormes cantidades de armas, incluyendo la Libia de Khadafi, para obtener a cambio los barriles de petróleo.

Francia incluso se negó a acusar y extraditar a dos jefes terroristas palestinos por orden de George Habash y Abu Daoud, quienes circulaban libres por las calles de París. Si Francia hubiese escuchado a Israel para ese momento, estaría ahora menos confundido y más resuelto en su lucha contra los ataques terroristas que asedian a sus ciudades. Incluso pudiera prevenirles y salvar vidas.

Cabe resaltar que todos los ataques terroristas islámicos en Francia en los últimos años han sido perpetrados por ciudadanos europeos nacidos en Francia o Bélgica cuyos padres nacieron en África del Norte. La política ha resultado ser nada menos que autodestructiva.

Europa todavía tiene problemas para distinguir entre la guerra contra el terrorismo, con todos sus aspectos y ramificaciones y resolver los temas políticos tales como el problema palestino. Esta todavía se aferra a la equivocada y grave creencia que tan pronto como se resuelva el problema palestino, todas las acciones hostiles y el terrorismo en Europa se detendrán por completo.

A diferencia de los europeos, los judíos han estado combatiendo contra el terrorismo árabe desde antes de que se estableciera Israel y antes de la Guerra de los Seis Días y la “ocupación de los territorios”. El objetivo del terrorismo árabe en todas sus variedades no ha cambiado desde comienzos del siglo anterior. Su objetivo entonces y ahora ha sido sembrar pavor y ansiedad en la población civil judía y expulsarla de su tierra. El terrorismo árabe palestino, al igual que el terrorismo islámico en Europa, ataca indiscriminadamente a civiles inocentes, incluyendo mujeres, ancianos y niños, quienes simplemente desean vivir una vida normal y pacífica.

Los europeos y los palestinos se equivocan al igualar las acciones de grupos judíos clandestinos durante el mandato británico, tales como el Irgún Tzvaí Leumí (Etzel) y el Leji con el terrorismo y cuando a veces estos caracterizan a Menajem Beguin o a Yitzhak Shamir como terroristas. No existe comparación entre las actividades clandestinas dirigidas específicamente a infraestructuras, instituciones o el personal militar extranjero que se encontraba en Israel sobre la base del Mandato e incluso se les advirtió antes de cada operación en su contra y del terrorismo brutal, cruel e indiscriminado contra una población civil incluyendo a mujeres, ancianos y niños.

Los europeos y los palestinos también se equivocan cuando caracterizan al “terrorismo judío” como un fenómeno a nivel nacional y a Israel como un “estado terrorista”. Toda sociedad tiene sus extremistas, su pasto salvaje que nunca muere, a quienes debemos aborrecer, condenar y vencer. Estos constituyen un pequeño puñado. Sin embargo, a diferencia del mundo árabe-musulmán y de los palestinos, Israel es un país ejemplar de leyes que arresta y enjuicia a cualquier extremista que haya cometido un acto terrorista contra árabes o cristianos en nombre de una ideología o religión. Este no envía a chicos y mujeres a llevar a cabo ataques terroristas y no alienta, educa, incita, financia o perpetra el terrorismo como lo hacen Irán y los palestinos. Al contrario, Israel lucha contra todas las formas de terrorismo e incitación con todos los medios posibles a su haber. La sociedad israelí también condena amargamente todas las acciones de extremistas judíos, a diferencia de la sociedad palestina que sale a la calle para celebrarlo, con bombos y platillos, luego de cada ataque terrorista contra los judíos. Para los palestinos, el terrorista siempre se convierte en un mártir y un héroe nacional y su familia recibe una recompensa y una ayuda financiera por su acción terrorista brutal.

A diferencia de los europeos, quienes tienen problemas para definir el terrorismo islámico, las organizaciones terroristas saben muy bien cuál es su objetivo y quiénes son sus enemigos. Estos declaran abiertamente que su objetivo es atacar, como parte de una guerra total y en nombre del Islam, a todos los no-musulmanes es decir, a todos los “infieles que viven en Occidente”, tanto cristianos como judíos (y a algunos otros musulmanes). Las organizaciones terroristas ven la cultura occidental y el mundo libre y moderno como la antítesis total de su religión y modo de vida. Estos desprecian los valores democráticos, el secularismo, el mundo moderno e incluso los derechos humanos.

Desde la perspectiva de Israel, “terrorismo es terrorismo” y no importa si es perpetrado en París, Bruselas, Londres, Nueva York o Tel Aviv. Si logramos definir el terrorismo de esa manera, la lucha contra este será más simple. De esta manera llegaremos a la conclusión de que las metas, objetivos y modos de actividad son similares alrededor del mundo.

Desde el punto de vista israelí, no existen diferencias esenciales entre los objetivos de las organizaciones terroristas árabes palestinas, que supuestamente luchan contra “los sionistas” y “la ocupación israelí” y aquellos de los movimientos terroristas islámicos, ya sean sunitas o chiitas. Las arriba citadas declaraciones de Abu Nidal a la revista Der Spiegel constituyen una plataforma ideológica para todas las organizaciones terroristas palestinas al día de hoy. Su cosmovisión y sus formas de actividad no difieren fundamentalmente de las organizaciones islámicas que operan actualmente en Europa. Ambos muestran un antisemitismo profundamente arraigado. Ambos niegan el Holocausto y abiertamente llaman a la aniquilación de los judíos. La única diferencia entre ellos es el énfasis en el aspecto religioso-yihadista; sus objetivos respecto a Occidente en conjunto son idénticos.

Para que la lucha antiterrorista tenga éxito, los medios de comunicación deben responder similarmente a ello. Todos los formatos en los medios de comunicación y especialmente las redes sociales, tienen una responsabilidad del más alto nivel y un papel extremadamente importante que desempeñar. El ataque terrorista de enero de 2015 contra la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo en París ilustra el gran dilema que enfrentan los periodistas cuando cubren el tema del Islam y las implicaciones para los valores liberales en Europa.

El objetivo de los terroristas no es sólo sembrar terror y el miedo entre la población en general, sino también intimidar a periodistas, formadores de opinión y a los líderes políticos. Acobardarse está fuera del tema; las señales de debilidad y vacilación son armas efectivas en manos de los terroristas. Del mismo modo, la desinformación y propaganda y la amplia y descontrolada publicidad que ahora se le otorgan a las diversas organizaciones terroristas fomentan los continuos ataques y dificultan la lucha.

Cuando ocurren ataques terroristas, los medios de comunicación deben ejercer moderación en su cobertura en vivo desde el terreno, evitar el pánico e informar sólo de una manera que sea justa, creíble y no afectada por intereses o motivos políticos, especialmente cuando el incidente está relacionado con Israel o los palestinos. Asimismo, las autoridades deben informar de manera transparente y fiable de los sucesos al público.

En Israel, existe un gran aprecio por las diversas filiales de seguridad y mucho afecto por las unidades especiales de las FDI y los servicios de inteligencia tales como el Mossad. Desde los primeros días del estado, los israelíes han interiorizado el hecho de que su seguridad depende de estas entidades. Los israelíes sirven en el ejército durante tres años y, luego como reservistas, saben cómo utilizar armas y, en algunos casos están armados. De esta manera, la sociedad israelí, a diferencia de los europeos, permite tomar medidas drásticas para combatir el terrorismo de todo tipo y también coopera capturando a los terroristas. Al mismo tiempo, la sociedad israelí garantiza que la lucha se lleve a cabo dentro del marco de las leyes de un estado democrático.

Israel está consciente de que no existe una solución mágica al terrorismo y que deben realizarse esfuerzos de inteligencia, militares, legales y tecnológicos para reducir la destrucción y salvar vidas. La sociedad israelí posee la fortaleza nacional para realizar este esfuerzo. La alerta es alta en las calles y lugares públicos y cualquier objeto irregular o sospechoso revela sospechas.

Los europeos deben modificar su mentalidad y su conducta rutinaria por motivos positivos y sin coerción, con el objetivo supremo de garantizar su bienestar y su seguridad.

Apéndice

La siguiente es una lista de los ataques terroristas más notables, desde los Juegos Olímpicos de Múnich hasta el presente, cometidos específicamente en el contexto europeo por las organizaciones árabes palestinas e islámicas:

  • 15 de septiembre de 1974 – Un coche bomba en el Barrio Latino de París realizado por el Frente para la Liberación de Palestina. Dos muertos y 34 heridos.
  • 27 de junio 1976 – El secuestro de un avión de Air France tras despegar del Aeropuerto Ben-Gurión y realizar una escala en Atenas. Allí fue capturado por dos terroristas alemanes y dos palestinos del Frente Popular que lo llevaron a Entebbe, Uganda. Luego de que todos los esfuerzos diplomáticos para liberar a los pasajeros fracasaran, el gobierno israelí decidió una audaz misión de rescate. Esta llegó a ser conocida como Operación Jonathan en honor al líder de la unidad de comando ‘Sayeret Matkal’ Yoni Netanyahu, quien murió durante las operaciones. Cabe señalar que el gobierno francés reaccionó con disgusto. A pesar de que un avión francés, tripulantes y pasajeros estuvieron involucrados, París condenó oficialmente la operación como una “violación de la soberanía de un país extranjero [Uganda]”.
  • 20 de mayo 1978 – En el Aeropuerto de Orly, cerca de París, tres terroristas del Frente Popular abrieron fuego en el terminal de pasajeros. Un policía francés fue asesinado y tres turistas resultaron heridos. Los terroristas fueron asesinados.
  • 27 de julio de 1980 – Un palestino de la Organización Abu Nidal lanzó una granada contra estudiantes judíos en una escuela de Amberes, Bélgica. Un muerto y 20 heridos.
  • 3 de octubre de 1980 – Un ataque terrorista en la Sinagoga Copérnico en París. Cuatro personas fueron asesinadas, incluyendo una mujer israelí Aliza Shagrir. Este ataque sorprendió a los franceses porque fue el primero en Francia contra un objetivo judío desde la Segunda Guerra Mundial. Al principio, las autoridades hablaron de un ataque antisemita perpetrado por la extrema derecha y se realizó una gran manifestación contra el fascismo y el racismo en el que participaron diversas organizaciones, incluyendo las de extrema izquierda. Sólo después de una fuerte presión israelí y una investigación que duró casi 27 años, el terrorista palestino del Frente Popular, autor del ataque fue arrestado en Canadá. Este fue extraditado a Francia y procesado allí, pero liberado después de 18 meses en mayo, 2016.
  • 20 de octubre de 1981 – Un atentado con camión junto a una sinagoga en Amberes. La enorme explosión causó la muerte de tres personas, lesiones a más de 100 y gran daño a la sinagoga y sus alrededores.
  • 9 de agosto de 1982 – Un ataque terrorista al restaurante Goldenberg en el barrio judío de París. 6 muertos y 22 heridos. La Organización Abu Nidal asumió responsabilidad por el ataque.
  • 12 de abril de 1985 – Un coche bomba en un café en el centro de Madrid. 18 muertos, 82 heridos. El grupo Yihad Islámico asumió responsabilidad por el atentado.
  • 7 de octubre de 1985 – Cuatro terroristas de la OLP secuestraron un buque italiano, el Achille Lauro mientras navegaba desde Alejandría hasta Port Said en Egipto. Los secuestradores asesinaron a un pasajero judío estadounidense.
  • 27 de diciembre de 1985 – Tiroteo por parte de la Organización Abu Nidal al mostrador de la aerolínea israelí El-Al en los aeropuertos de Roma y Viena. 18 muertos, 140 heridos.
  • 11 de julio de 1988 – Un taxi camuflado explotó en el puerto Pireo en Grecia. Además, se lanzaron granadas de mano y se hicieron disparos contra la cubierta de una nave. 9 muertos, unos 100 heridos. La Organización Abu Nidal se responsabilizó por el ataque.
  • 21 de diciembre de 1988 – Un avión Boeing 747 de la aerolínea Pan Am fue volado con explosivos sobre Lockerbie, Escocia. El Coronel Khadafi fue el responsable.
  • De julio al 17 de octubre de 1995 – Una serie de ataques terroristas fueron perpetrados en París por una organización afiliada a Irán llamada el Grupo Islámico Armado. 8 muertos, unos 200 heridos.
  • 3 de diciembre de 1996 – Un aparato explosivo fue disparado en el metro de París. 4 muertos, 85 heridos. El Grupo Islámico Armado asumió responsabilidad por el ataque.
  • 11 de marzo de 2004 – Una serie de explosiones en trenes y vías férreas en Madrid. 191 muertos, 2.050 heridos. Al-Qaeda se responsabilizó por el atentado.
  • 7 de julio de 2005 – Atentados suicidas en Londres. 52 muertos, 700 heridos. Al-Qaeda asumió responsabilidad por el ataque.
  • 19 de marzo de 2012 – En Toulouse, un terrorista franco-argelino Mohamed Merah, mató a tres soldados franceses. En la escuela Otzar Hatorah, Moreh asesinó a un rabino, dos de sus hijos y a otro chico.
  • 18 de julio de 2012 – Un atentado suicida a un autobús que transportaba israelíes estacionados en el puerto de Burgas, en Bulgaria dejó 6 muertos y 30 heridos. Hezbollah se responsabilizó por el ataque.
  • 22 de mayo de 2013 – En Londres, un arrollamiento, apuñalamiento y decapitación contra un soldado británico.
  • 24 de mayo de 2014 – Un tiroteo en el Museo Judío de Bruselas. 4 muertos. El Estado Islámico asume responsabilidad por el ataque.
  • 7-9 de enero de 2015 – Un ataque terrorista en las oficinas de la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo y contra un supermercado judío en París. 17 muertos, 22 heridos. Al-Qaeda y el Estado Islámico se responsabilizaron.
  • 14 de febrero de 2015 – El terrorista Omar El-Hussein disparó contra policías en el centro de Copenhague. Este asesinó a un policía e hirió a dos personas. El-Hussein logró escapar y al día siguiente asesinó a un guardia de seguridad judío en la Gran Sinagoga de la ciudad.
  • 26 de junio de 2015 – Ataques con coche bomba y decapitaciones que terminaron con la vida de un director de una fábrica cerca de París. En posesión del terrorista Yassin Salhi se encontró una bandera del Estado Islámico y pancartas yihadistas.
  • 21 de agosto de 2015 – En un tren desde Holanda a Francia, un hombre armado abrió fuego y apuñaló a tres pasajeros. Este fue sometido por tres soldados estadounidenses vestidos de civiles.
  • 13 de noviembre de 2015 – Un ataque terrorista combinado contra varios objetivos en París. 130 muertos, 368 heridos. El Estado Islámico se responsabilizó del ataque.
  • 22 de marzo de 2016 – Atentados suicidas en el aeropuerto de Bruselas y estación de metro. 32 muertos, 340 heridos. El Estado Islámico se responsabilizo del atentado.
  • 13 de junio de 2016 – Un terrorista musulmán asesinó a un oficial de policía francés y a su esposa secretaria policía, cerca de París.
  • 14 de julio de 2016 – El día de la Bastilla, un ataque con camión en el paseo marítimo de la ciudad turística de Niza, en la Riviera francesa. 85 muertos, incluyendo 10 niños y más de 310 heridos.
  • 26 de julio de 2016 – Terroristas islámicos armados con cuchillos tomaron rehenes en una iglesia francesa. Degollaron a un anciano sacerdote local y lesionaron gravemente a una monja.

 

 

***El Embajador Freddy Eytan, ex asesor de la cancillería quien sirvió en las embajadas de Israel en París y Bruselas, fue el primer embajador de Israel en la República Islámica de Mauritania. También fue vocero de la delegación israelí en el proceso de paz con los palestinos. Desde el 2007, dirige el Proyecto Israel-Europa en el Centro Jerusalén, el cual se enfoca en analizar las relaciones de Israel con los países de Europa y busca desarrollar vínculos y vías de cooperación bilateral. También es director de Le Cape, el portal del Centro Jerusalén en francés. El Embajador Eytan ha escrito 20 libros sobre el conflicto árabe-israelí y la política de Francia en el Medio Oriente, incluyendo La Poudriere (El Barril de Pólvora) y Le Double Jeu (El Juego Doble). También ha publicado biografías de Shimon Peres, Ariel Sharon, Benjamin Netanyahu y un libro, The 18 Who Built Israel (Los 18 Que Edificaron Israel).

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.