Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Av 5777 | Sábado Agosto 19, 2017
donativo

MITO: Los judíos roban hostias consagradas para profanarlas, reproduciendo con ello la crucifixión de Jesús.


MITO: Los judíos roban hostias consagradas para profanarlas, reproduciendo con ello la crucifixión de Jesús.

 

VERDAD: Durante la Edad Media en Europa, se decía que los judíos robaban la hostia consagrada y la profanaban para reproducir la crucifixión de Jesús mediante el apuñalamiento o la quema de la hostia, o usándola para otra cosa. Las acusaciones eran apoyadas solo con el testimonio de los acusadores.

La primera acusación registrada de profanación de la hostia por parte de judíos fue hecha en 1243 en Berlitz, cerca de Berlín, y como consecuencia de esta acusación, todos los judíos de esa ciudad fueron quemados; desde entonces, la localidad tomó el nombre de Jüdenberg (ciudad de los judíos). Según Jeremy Cohen, la primera acusación de profanación de la hostia ocurrió en 1290 en París.

La historia ejerció influencia aun en la ausencia de los judíos… Eduardo I de Inglaterra expulsó a los judíos de su reino en 1290 y no reaparecerían en Gran Bretaña hasta finales de la década de 1650; sin embargo, los siglos XIV y XV vieron la proliferación de la historia de profanación de la hostia en Inglaterra: en colecciones de historias milagrosas, muchas de ellas dedicadas a los milagros de la Virgen María; en el arte de los manuscritos iluminados usados para la oración y meditación cristiana; y en el escenario, como en una representación teatral de los Evangelios en Croxton, que evocaba memorias de un supuesto asesinato ritual cometido por los judíos en la Anglia Oriental en 1191.

En los siglos siguientes, acusaciones similares circularon a través de Europa, usualmente acompañadas de masacres. Las acusaciones de profanación de la hostia terminaron después de la Reforma cuando Martín Lutero en 1523 y luego Segismundo II Augusto Jagellón en 1558, se pronunciaron en contra de esa acusación. Sin embargo, casos esporádicos del libelo de la profanación de la hostia ocurrieron aun en el siglo XVIII y XIX. En 1761 en Nancy, varios judíos de Alsacia fueron ejecutados bajo el cargo de profanación de la hostia. La última acusación registrada tuvo lugar en Bislad, Romania, en 1836.

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.