Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
27 Av 5777 | Sábado Agosto 19, 2017
donativo

Vanessa Tomassini: Mi conversación con el experto Edward Luttwak acerca de Irán e Israel


El presidente estadounidense, Donald Trump y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, siempre han estado seguros de una cosa: Irán es el principal enemigo de Occidente. Durante la “Cumbre de Riyad”, en Arabia Saudita, Trump había definido a la República Islámica de Irán como el mayor soporte del terrorismo.

A pesar de las sanciones aplicadas por los países vecinos y las advertencias estadounidenses, Irán siempre se ha negado a negociar seriamente. De hecho, su presidente Hassan Rohani no se preocupa por lo que Estados Unidos y sus aliados están haciendo, mostrando día a día nuevas provocaciones.

¿La última? La exitosa prueba del vehículo de lanzamiento espacial ‘Simorgh’, también conocido como Safir-2, cuyos cohetes podrían transportar satélites de 700 kg en el espacio a 1.000 km de nuestro planeta.

“Hablamos de un país pobre, cuyo gobierno se expresa como si fuera un país noble y avanzado, es cierto que producen misiles, o mejor dicho, los importan de Corea del Norte, los programan y los lanzan. Han interrumpido sus relaciones con asociaciones terroristas, han reaccionado, duplicado, han dejado de invertir en energía nuclear para invertir en sistemas de misiles, viven como miserables campesinos, la mayoría en absoluta pobreza, cuyo gobierno gasta el dinero de los pobres en misiles balísticos y financiar a milicias como Hezbollah, contra Israel. Esa es su elección: una dictadura clerical, que a veces hace elecciones entre los candidatos que ellos mismos han designado”. 

 

Por lo tanto, hablamos de Irán con  el experto en política internacional y asesor estratégico del gobierno de Estados Unidos, Edward Nicolae Luttwak. El erudito, originario de una familia judía de Arad, Rumania, huyó a Italia durante la Segunda Guerra Mundial escapando de los soviéticos. Respondiendo a mi solicitud de una entrevista por correo electrónico, me invitó a contactarlo por teléfono. Respondió desde Washington, donde sirvió como consejero en la Oficina del Ministerio de Defensa, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Conocido por su actitud áspera y provocadora, esbozada por el documento “Give War a Chance”, que sugiere la inutilidad de las misiones de paz y las actividades humanitarias por parte de organizaciones no gubernamentales,
¿Aparte de diseñar misiles y ser un país pobre y atrasado, como ve a Irán? ¿Habrá reacciones después de esta provocación?
Primero, Irán es el país que tiene, en la parte norte, los depósitos minerales más grandes del mundo. Debido a su sistema político, su régimen, su síntesis entre la corrupción y la religión, no ha logrado hacer nada y tampoco desarrollarse. Tenemos un país con más de 80 millones de personas con una fuerte dependencia del negocio de hidrocarburos y es absurdo. Este modelo económico puede ser válido para países más pequeños como Qatar y los EAU, que pueden permitirse sentarse tan cómodos como puedan con sus sirvientes trabajando para ellos. Los ingresos provenientes del comercio de gas traen muy poca riqueza per cápita a un país con más de 80 millones de habitantes. Son muy improductivos, por lo que también están condenados a la pobreza en los sectores del gas y del petróleo. Más generalmente no son competitivos: no exportan casi nada, no pueden producir ropa, zapatos o coches o cualquier cosa que se pueda vender en el mercado. No sucederá mucho porque un régimen como el iraní puede durar mucho tiempo, hasta que se derrumba en varias fracciones de diferentes tamaños. Nadie los invade, nadie los elimina hasta que ataquen a los israelíes, y entonces pagarán un precio muy alto. Si alguna vez atacan a Israel, Netanyahu entonces los borrará, como cada vez que han enviado barcos a Hamas en Palestina y han sido hundidos.

Tenemos razón en Israel: después de la escalada de tensión del ataque del 14 de julio en el que dos guardias murieron en Jerusalén, Netanyahu desmanteló los detectores de metales y reabrió el sitio para el viernes musulmán por las tensiones con Jordania, pero la amenaza más inminente para el Estado de Israel parece ser Hezbollah, que tiene bases de misiles no sólo en el Líbano, sino también en Siria. Los manifestantes árabes que protestaron contra Israel, se han mostrado agitando las banderas amarillas de Hezbollah en Irán. ¿Crees que estamos cerca de una nueva guerra?
Sí, seguramente la mayor concentración de cohetes en las manos de Hezbollah está en el Líbano. Creo que si Hezbollah lanza misiles, una pequeña parte no será interceptada al principio, pero Israel no tendrá ninguna dificultad en deshacerse de ellos en poco tiempo.
¿Qué piensa de quién habla de boicotear a Israel en Occidente, y a una creciente opinión pública en favor de los palestinos?

No hay ninguna manera de boicotear a Israel. Sólo en la última semana se crearon 22 nuevas líneas de conexión desde el aeropuerto de Tel Aviv a Europa, Eslovaquia y China. Sin mencionar la densa red diplomática que tiene Israel, uno de los países más desarrollados y avanzados del mundo tecnológicamente. El gobierno de Bibi Netanyahu es un gobierno duro y diestro que no hace concesiones a nadie. No descarta a los palestinos, con nada ni nadie. La economía israelí, con su presencia cada vez mayor en el mundo, está en constante expansión. Creo que continuando así, Israel será cada vez más el país menos boicoteado en el mundo. Puede haber manifestaciones callejeras con banderas palestinas, una pena que los palestinos odien tanto a los europeos como a los estadounidenses. Pero el gobierno sueco, por ejemplo, ama a los palestinos sin hacer nada por ellos: las empresas y Suecia están haciendo negocios con Israel, todo es cuestión de fingimiento. De todos los pueblos que están en problemas en el mundo, la gente ha elegido a los palestinos, creyendo en las mentiras creídas por los propios palestinos.
¿Pasó lo mismo con la Unesco?

Ciertamente, porque los que votan por la cultura de la UNESCO son analfabetos, son analfabetos que deciden sobre la cultura mundial, mientras países como Italia se detienen y dejan que hagan. Por ejemplo, decidieron que los judíos no tenían nada que ver con Jerusalén porque este texto, llamado “La Biblia”, es una fantasía judía. Burkina Faso, Sudán, Irán y otros países han dicho que “La Biblia” son historias y no forman parte de su conocimiento histórico de los textos. Por lo tanto, Jerusalén debe pertenecer a los palestinos, porque si la historia judía no existe, Jerusalén pertenecerá a los palestinos, no puede pertenecer a los portugueses. Los Estados Unidos ya ha recortado fondos a la UNESCO, puede ser abandonada: la asociación cultural de analfabetos en el mundo puede salir. Podría fácilmente reescribir la historia de Sicilia, Convirtiéndola en una región árabe. Sin embargo, estas historias, estas mentiras no perjudican a los judíos, sino a sí mismos: diciendo ‘bulos’ también puede funcionar, pero diciéndose a sí mismos nunca funciona.

En los últimos años, el conflicto israelo-palestino ha quedado un poco bajo el silencio en Occidente, quizás porque desde 2014 el mundo se ha centrado más en el ISIS y el terrorismo.

Ha estado en silencio porque es un conflicto trivial. Los israelíes que sólo pueden matar a todos los palestinos sin un mínimo esfuerzo, no lo hacen, mientras que los palestinos que quieren destruir al Estado de Israel y ver el flujo de sangre ni siquiera tienen un atisbo de esta fuerza. En consecuencia, en un escenario de Oriente Medio trastornado por una importante guerra civil en Siria, Irak y Yemen, donde 200/300 personas mueren al día, el conflicto israelí-palestino es casi nada. En este escenario, ¿Cómo se puede reportar el asesinato de dos personas en Siria?

Israel es el más sólido, incluso el único verdadero aliado de Estados Unidos en el Medio Oriente… ¿Crees que Trump seguirá permitiéndoles hacerlo?

Sí, porque los Estados Unidos no tienen ninguna razón para intervenir, porque ahora, por ejemplo, más personas mueren en la ciudad de Baltimore. Los periodistas se ocupan de ello, porque los medios de comunicación del mundo están en Israel, pueden vivir allí y enviar a los niños a la escuela. Tan pronto como hay una persona muerta, la noticia, la primera página, el servicio de televisión sale. Si mueren 600 personas en Yemen, el mismo día, la noticia terminará en la página 22. No es un fenómeno real, es un fenómeno mediático: si apagas la televisión, el fenómeno no existe, ni siquiera con el televisor apagado Verán a miles de refugiados sirios ir a Italia. Los sirios se burlan de los palestinos, que no están moviendo un dedo para ayudar al pueblo sirio. Cuando Assad bombardea la ciudad de Alepo, los palestinos ni siquiera pronuncian una palabra. Los palestinos, en comparación con todos los demás pueblos árabes, están bien, pero les agradaría tener a todos despiertos por la noche con su problema.
Una pregunta final: ¿Cuáles son las mayores preocupaciones de la política exterior de Estados Unidos?

Corea y China representan el 90% de la agenda, el resto un 10%.

 

http://www.jpost.com/Blogs/Vanessas-Blog/My-conversation-with-the-expert-Edward-Luttwak-about-Iran-and-Israel-501192

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.