Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Tishri 5778 | martes septiembre 26, 2017
donativo

Currícula de estudios en el mundo árabe. Situación actual


Introducción

Los ataques perpetrados en nombre del Islam por organizaciones terroristas tales como el Estado Islámico (EIIS) y Al-Qaeda, tanto en países árabes como a nivel mundial, han apuntado hacia el discutir sobre si el pensum escolar del mundo árabe ha contribuido y de qué forma para que los jóvenes árabes se unan a estas organizaciones.

Los gobiernos árabes están siendo presionados tanto dentro como fuera para que fundamentalmente cambien sus programas escolares, a través de la eliminación de contenidos que fomentan el extremismo y el rechazo al otro, e introduciendo contenidos que promuevan la tolerancia y el pluralismo. Los medios de comunicación árabes han publicado numerosos llamados a una reforma educativa significativa apropiada a la era moderna y personalidades y comentaristas públicos han protestando contra el extremismo y la incitación en los programas escolares, diciendo que las escuelas están educando a una generación simpatizante de los movimientos salafistas-yihadistas tales como el EIIS y Al-Qaeda.

En adelanto al año escolar 2016-17, hubo signos de un intento genuino en varios países de hacer cambios fundamentales en los programas escolares. El Rey marroquí Mohammed VI ordenó un re-examen de los planes de estudio, lo que resultó en la eliminación de los versículos coránicos en los libros de texto referentes al yihad. El Ministerio de Educación de Jordania hizo cambios en los libros escolares, incluyendo la eliminación de versos referentes al yihad y la sustitución de ilustraciones con motivos islámicos, tales como mujeres cubiertas en hijabs, con imágenes de carácter mucho más secular.

Tales cambios encontraron intensa oposición de elementos conservadores y de partidos de los países islamistas, que los percibieron como si estuviesen en cumplimiento con las demandas occidentales y perjudicando la identidad nacional y religiosa de tales países. En Marruecos, las objeciones no impidieron la eliminación de los versos yihadistas de los libros escolares. En Jordania, sin embargo, un comité establecido en respuesta a las presiones conservadoras aprobó nuevos textos escolares pero les hizo algunas correcciones, incluyendo la adición de contenido sobre las primeras batallas del Islam, tales como las guerras con las tribus judías Banu Nadir y Banu Qaynuqa.[1]

Excepto el caso de Marruecos y Jordania, el enfoque de la mayoría de los demás países árabes sobre este tema a lo largo de los años ha sido algo vacilante y débil, tal como se refleja en la declaración final de una conferencia celebrada en Beirut en el 2016 que afirmó, entre otras cosas, que los cambios eran “superficiales y cosméticos” y “no lograron educar dentro de una percepción de igualdad ciudadana”. También dijo que las escuelas no habían logrado crear generaciones “inmunes a la cultura del extremismo y el ostracismo”.[2]

En Egipto, por ejemplo, a pesar de las instrucciones del Presidente Abd Al-Fattah Al-Sisi de re-examinar los planes de estudios, sólo se realizaron cambios esporádicos, tales como la eliminación de varios relatos que fomentaban el extremismo. Sólo este año el Ministerio de Educación anunció que tenía la intención de realizar un extenso examen de los planes de estudios y formular programas de estudios totalmente nuevos. En Arabia Saudita, a pesar de la eliminación de muchos libros por parte de los encabezados y fundadores de la Hermandad Musulmana, el Ministerio de Educación anunció que el liberalismo y el ateísmo eran la principal amenaza para la seguridad nacional.

Este informe examinará la situación del pensum escolar en varios países árabes, tal como lo demuestran informes y artículos de la prensa árabe en los últimos dos años o más:

Artículos en la prensa árabe: Nuestros planes de estudios son obsoletos, se necesita una reforma

Tal como se ha señalado, en el mundo árabe existen duras críticas a los programas escolares, además, de alentar el terrorismo y el extremismo, así como también los llamados a una reforma fundamental del pensum de estudios.

Muhammad Daoudia, ex ministro jordano quien hoy preside la junta directiva del diario jordano Al-Dustour escribió: “Estamos en el siglo XVII, pertenecemos a ese mismo siglo oscuro, según nuestros enemigos… Nuestro punto débil es nuestra incapacidad de liberarnos del abismo de la Edad Media para alcanzar la libertad y honrar y liberar a nuestra tierra y nuestros lugares santos. El camino es claro: reformar nuestra educación y avanzar en las ciencias de la edad moderna. La educación en las ciencias… es reemplazada a veces, en algunas escuelas, por lecciones sobre los rezos [que son recitados] cuando uno se va a duchar”.

Según Daoudia, el mundo árabe posee buenos centros de investigación, pero no aplica sus recomendaciones. Además, las mejores universidades se concentran en el opulento Golfo, “no en aquellos lugares donde la población necesita salir del atraso y de las supersticiones, como en Siria, Irak, Magreb, Sudán y Yemen. Esto quiere decir que la nación continúa viviendo en estado de coma”. “Necesitamos una reforma educativa y un desarrollo curricular, [necesitamos] enseñar arte, filosofía, [y] ciencias modernas, [desarrollar] la creatividad, el pensamiento científico crítico, los métodos de diálogo y la aceptación del otro…”[3]

Luego de la cumbre árabe-islámica-estadounidense de mayo, 2017 en Riad, a la que asistieron el Presidente Trump y el Rey saudita Salman, el Dr. Shamlan Yusuf Al-‘Issa, profesor en ciencias políticas de la Universidad de Kuwait, escribió: “¿Qué medidas efectivas se han adoptado en la práctica para alcanzar las metas requeridas [es decir, combatir el terrorismo]? Para ser más exactos, ¿hemos reexaminado nuestros planes de estudios sobre el tema de la religión?” Este continuo aclarando: “El pensum de la religión en varios países del Golfo está escrito en un lenguaje arcaico y fanático incompatible con la realidad de nuestras vidas de hoy día y es inapropiado para la educación en el mundo moderno. Estos incluyen la incitación directa al odio hacia Occidente, el principal aliado de los países del Golfo. Este extremismo en los planes de estudio ha generado varias organizaciones religiosas extremistas en varios países y ataques recurrentes en varias ciudades de estos y otros países… ¿Es lógico que nuestros programas de estudio incluyan un lenguaje extremista misógino y un lenguaje que va en contra de la apertura hacia el otro, llamadas al yihad y afirmaciones sobre muerte por el bien de Alá y por combatir a los que se oponen a los preceptos religiosos del Islam?

“El actual discurso religioso en el Golfo no puede asumir los cambios en el medio ambiente árabe e internacional. Este no alienta a los estudiantes a ir apegados al zeitgeist e interesarse por la ciencia. De igual manera, no está claro el cómo los musulmanes pueden competir con otros en ciencia y literatura sin odiarlos o declararlos como infieles!

“La pregunta es: ¿quién logrará estimular a los clérigos y a los maestros que se benefician de la situación, ya que es modificar los planes de estudios por el bien de todos y distanciar nuestras tierras del estancamiento y el extremismo causado por la religión?”[4]

El escritor marroquí Sa’id Nasheed sostuvo que la falta de coraje de los regímenes para promover reformas curriculares significativas fue una de las razones por las que los árabes estaban perdiendo la guerra contra el terrorismo. Este escribió en el diario londinense Al-Arab: “No existe ninguna duda sobre ello, estamos a punto de perder la guerra contra el terrorismo, estamos a punto de perderla incluso antes de que comience… Incluso peor, cuando nos levantamos para actuar, hacemos lo contrario [de lo que se necesita hacer]… Cada vez que queremos modificar los currículos, especialmente el pensum religioso, los extremistas entre nosotros levantan sus voces e incitan [contra esto]. Y qué hacemos? Temblamos de miedo y formulamos planes de estudio aún peores que los antiguos, en un intento por evitar las luchas internas…”[5]

Marruecos: El Rey ordena la retirada de los versículos yihadistas del Corán de los planes de estudio

En Marruecos, que está tratando con la rápida difusión de las ideas extremistas y la simpatía por el EIIS, manifestada por más de 1.500 jóvenes marroquíes quienes se unen a la organización, el Rey Mohammed VI ordenó a los ministros de educación y de dotación religiosa realizar un examen completo no sólo en las escuelas públicas sino en todo el sistema educativo. La prensa marroquí informó que el rey había ordenado “un reexamen de los planes de estudio islámicos en las escuelas públicas y privadas y en las instituciones de educación tradicionales y un mayor énfasis en la importancia de la educación basada en los valores islámicos moderados, centrada en el Islam sunita según la escuela Maliki, que defiende el wasatiyya [el camino del medio], la moderación, la tolerancia y la convivencia con todas las culturas”. El rey también participó en una reunión del gobierno el 6 de febrero, 2016 que discutió también el sistema educativo.[6]

Esta orden real fue el resultado de una presión extranjera e interna. Según los medios de comunicación marroquíes, se está argumentando cada vez más en el país de que los planes de estudios islámicos pueden conducir a tendencias extremistas y alentar el terrorismo.[7]De esta manera, luego de los ataques de París de noviembre, 2015 la organización Bayt Al-Hikma, cuyos miembros incluyen a intelectuales y activistas civiles, pidieron al régimen “comprender los peligros que pudieran amenazarnos en cualquier momento… y purgar los planes de estudios, incluyendo aquellos que abarcan los estudios islámicos, de todo material y contenido que nutren interpretaciones equivocadas del Islam o de otras religiones”.[8]

Críticas adicionales a los planes de estudio de Marruecos se produjeron en un artículo de Taoufik Bouachrine, editor jefe del portal de noticias marroquí Alyaoum24.com. Bouachrine escribió que las tareas de los estudios islámicos de su hija de ocho años incluía la pregunta de opción múltiple “¿Cuál de los siguientes textos sagrados fueron falsificados?” Siendo las cuatro opciones dadas las siguientes, Salmos, la Tora, los Evangelios y el Corán. Él preguntó: “¿Necesitan los chicos de ocho años comparar religiones y abordar un tema complejo en la historia de las religiones?” El problema, este agregó, no radica sólo en los planes de estudio de su país, que “a pesar de todas las reservas que se les hacen, son 100 veces más desarrollados que el contenido religioso insertado en la mente de los ancianos y jóvenes a través de los canales de televisión religiosos del Golfo y por los millones de sermones, fatuas y programas en YouTube…”[9]

Siguiendo la orden del rey y ante el avance del año escolar 2016-17, el Ministerio de Educación ordenó que se retiraran del pensum todos los versículos y capítulos del Corán relacionados al yihad y la guerra, incluyendo el Capítulo 48 y su reemplazo con un contenido que fomenta la tolerancia y la libertad.[10] Según algunos informes, el ministerio tenía la intención de eliminar totalmente los estudios islámicos de los currículos y reemplazarlos por “estudios religiosos”, pero estos informes fueron negados por el ministerio.[11]

A pesar de que algunos estaban contentos con ello, la acción también fue criticada por elementos tanto islámicos como no islámicos. La principal crítica fue que la raíz del problema no podía ser tratado eliminando versículos coránicos específicos o algunos capítulos de los planes de estudio, sino que este contenido debe ser explicado e interpretado a los estudiantes para que de esta manera tengan las herramientas para lidiar con las malas interpretaciones y explicaciones erróneas que pudieran encontrar en las redes sociales, en las mezquitas y en los medios de comunicación.

Por lo tanto, Amina Maa Al-Ainine, del Partido Justicia y Desarrollo marroquí, el cual es de naturaleza islámica, argumentó: “Es un error pensar [que esto puede ser tratado] ignorando los versículos coránicos relacionados al yihad o con el trato a los judíos y otros y tratar de ocultárselos a los estudiantes, con la justificación superficial de que los estudiantes deben deshacerse de las raíces del pensamiento terrorista. El estudiante lee y oye el Corán en todas partes y si no se lo leemos todo a él y se lo explicamos correctamente, mañana caerá preso de los canales, portales y otros medios que pudieran colocar ideas devastadoras en su mente”.[12]

Jordania: Enmiendas a textos religiosos hacen estallar protestas contra la “secularización de los planes de estudios”

Tras convocatorias en Jordania en el 2015 a reformar el sistema educativo y purgar el pensum de los textos que glorifican la muerte y alientan el extremismo y el odio al otro[13], el sistema educativo jordano anunció en agosto del 2016 que modificó la mayoría del pensum pero no especificó qué cambios se habían hecho. Mohammad Thneibat, ministro de educación de Jordania en aquella época, dijo que se habían producido cambios en los programas de estudios a los temas de historia, cívica, árabe e Islam y señaló que el nuevo pensum incluía contenidos sobre otras religiones y sobre las relaciones entre los musulmanes y cristianos.[14]

Según informes en los medios de comunicación, incluyendo los medios de comunicación sociales, los cambios son tanto a la forma y el contenido de los planes de estudio. Por ejemplo, los textos religiosos, incluyendo los versos coránicos, han sido omitidos o reemplazados por textos técnicos o literarios; la población cristiana de Jordania es reconocida, a diferencia de los antiguos currículos que describían a la población de Jordania como únicamente musulmana; se eliminó el requisito de memorizar versículos y hadiths coránicos; los nombres musulmanes tradicionales han sido sustituidos por otros modernos y se han eliminado imágenes de mezquitas y figuras religiosas (figuras con indicios visibles de identidad musulmana, tales como las barbas o el velo).[15]

Página titular del capítulo “Vivir Juntos” en un libro de educación cívica de sexto grado antes y después de la reforma al pensum de estudios: Foto con mezquita (izquierda) es reemplazada con la foto de una mezquita e iglesia (derecha) (Fuente: sawaleif.com, 4 de septiembre, 2016)

Libro de texto de primer grado: Ilustración de maestra que lleva puesto un hijab (izquierda) es reemplazada por la imagen de una maestra sin el velo (derecha) (Fuente: sawaleif.com, 4 de septiembre, 2016)

Los cambios provocaron indignación entre los círculos conservadores de Jordania y entre los profesores y padres. El sindicato de maestros, muchos de cuyos miembros pertenecen a la Hermandad Musulmana y cuya relación con el entonces ministro de educación Thneibat eran tensas incluso antes de la reforma por diferentes razones, calificó las enmiendas en los planes de estudios como “la última gota que reboso el vaso” y exigió el despido de Thneibat.[16] En un mensaje emitido, el sindicato llamó a la reforma un desastre y acusó al ministro y a su equipo de intentar “perjudicar nuestros planes de estudios nacionales” substituyendo los textos tradicionales por “textos occidentales desprovistos de contenido”. El sindicato también acusó al ministerio de tolerar “la más humillante clase de subordinación y de aceptar dictámenes políticos que perjudican a una generación [entera] de árabes musulmanes jordanos acosados ​​por peligros desde todas direcciones – [dictamina que] pretenden socavar la auto-confianza [de esta generación] y todo lo que refuerza su espíritu”. [17][17]

Maestros y estudiantes se manifestaron en contra de las reformas en todo el país, protestando por lo que llamaron “la secularización de los planes de estudios”.[18] Un portal de noticias jordano informó que los padres se quejaban por las reformas y preguntó: “¿Se trata de una nueva política educativa con la intención de marginar el sharia en los planes de estudio y de alejar a los estudiantes de ello?”.[19]

En un intento por sofocar la ola de protestas, el ministro formó un comité para revisar el tema.[20] El Primer Ministro Hani Al-Mulki también abordó el tema, diciendo que los cambios en los planes de estudios estaban destinados a desarrollarlos preservando los valores nacionales e islámicos y que si los cambios demostraban que perjudicaban estos valores, el gobierno los rescindiría.[21] El 14 de noviembre, 2016, los medios de comunicación jordanos informaron que el Consejo de Educación, encabezado por Thneibat, había adoptado las conclusiones del comité que había sido designado para revisar los nuevos libros de texto. El comité aprobó los libros de texto, incluyendo los estudios islámicos y los libros de texto árabes que suscitaron tales controversias, diciendo que se ajustaban a “la filosofía del ministerio de educación y a los valores y principios del Islam”. Sin embargo, recomendó hacer algunas correcciones, incluyendo la adición de versos coránicos pertinentes al material de estudios, así como información sobre las batallas del período de inicio islámico, incluyendo las guerras con las tribus judías de Banu Nadir y Banu Qaynuqa.[22]

A pesar de estos cambios, elementos conservadores en el reino han continuado las protestas, llamando a reinstaurar los planes de estudio a partir del 2014, con pequeñas enmiendas. En una conferencia de prensa, la facción parlamentaria de la Hermandad Musulmana y el Frente de Acción Islámica del movimiento afirmaron que los cambios introducidos en el currículo constituían “una capitulación a dictados extranjeros” dirigidos a dañar y perjudicar la identidad de Jordania y de la nación islámica. Un alto funcionario del Frente de Acción Islámica instó a los profesores a combatir la influencia de estos cambios.[23]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes pulse el siguiente enlace:

https://www.memri.org/reports/school-curricula-arab-world-situation-today

*N. Mozes es compañero investigador en MEMRI.

NOTAS

[1] Hawajordan.net, 14 de noviembre, 2016. Banu Nadir y Banu Qaynuqa eran tribus judías que vivían en Al-Madina, que, según la tradición musulmana, traicionaron al Profeta Mahoma y violaron tratados que hicieron con él y como resultado Mahoma los expulsó de la ciudad.

[2] Al-Ghad (Jordania), 7 de marzo, 2016.

[3] Al-Dustour (Jordania), 16 de agosto, 2017.

[4] Al-Ittihad (Emiratos Árabes Unidos), 2 de julio, 2017.

[5] Al-Arab (Londres), 27 de diciembre, 2016.

[6] Maghrebalaan.com, 7 de febrero, 2016.

[7] Maghrebalaan.com, 7 de febrero, 2016.

[8] Lakome2.com, 19 de noviembre, 2015.

[9] Alyaoum24.com, 1 de marzo, 2016.

[10] Hespress.com, 8 de julio, 2016.

[11] Mamalakapress.com, 1 de julio, 2016.

[12] Kifache.com, 8 de julio, 2016.

[13] Véase Investigación y Análisis No. 1211 de MEMRI, Ante el hecho que jordanos se unen a

las organizaciones terroristas, se piden reformas al pensum de estudios en Jordania, 14 de diciembre, 2015.

[14] Al-Ghad (Jordania), 24 de agosto, 2016.

[15] Al-Ghad (Jordania), 24 de agosto, 2016; Arabi21.com, 19 de agosto, 2016; Sawaleif.com, 4 de septiembre, 2016; Al-Sabil (Jordania), 18 de septiembre, 2016, 5 de octubre, 2016, 4 de febrero, 2017.

[16] Al-Sabil (Jordania), 17 de septiembre, 2016.

[17] Al-Sabil (Jordania), 18 de septiembre, 2016.

[18] Al-Ghad (Jordania), 30 de septiembre, 2016; Al-Quds Al-Arabi (Londres), 1 de octubre, 2016;

Al-Sabil (Jordania), 6 de octubre, 2016.

[19] Sawaleif.com, 4 de septiembre, 2016.

[20] Al-Ghad (Jordania), 11 de septiembre, 2016; Al-Sabil (Jordania), 1 de octubre, 2016.

[21] Al-Ghad (Jordania), 9 de octubre, 2016.

[22] Hawajordan.net, 14 de noviembre, 2016.

[23] Al-Sabil (Jordania), 4 de febrero, 2017.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.