Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Kislev 5778 | viernes noviembre 24, 2017
donativo

¡Golpead a Hezbollah en la billetera!


Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

De América Latina a Teherán, hay cantidad de pasos que los políticos de los Estados Unidos hoy pueden emprender.

Esta semana marca el vigésimo aniversario de la designación de Hezbollah como organización terrorista extranjera. A medida que el Congreso se prepara para considerar una nueva ley de sanciones a Hezbolá, debe considerar cuidadosamente un número: 1.000 millones de dólares. Eso es más o menos el presupuesto anual de Hezbolá para este año. Hezbollah fue responsable del atentado terrorista más mortífero contra ciudadanos estadounidenses hasta el 11 de septiembre y ha llevado a cabo bombardeos contra civiles en Europa y las Américas. A pesar que la ONU ordenó que Hezbollah se desarmara en 2006, el grupo amenaza a Israel con un enorme arsenal de cohetes y lucha en nombre del asesino régimen de Assad en Siria. Un futuro pacífico en Oriente Medio requiere la quiebra de Hezbollah.

Como presentamos en nuestro reciente informe sobre las finanzas de Hezbollah, hay cuatro acciones que los Estados Unidos deben seguir para interrumpir las finanzas del grupo.

Hezbollah dirige un imperio criminal masivo, trabajando mano a mano con los cárteles latinoamericanos de la droga y sosteniendo a las compañías principales.

El primer paso para atacar las finanzas de Hezbolá es actualizar y ampliar las designaciones de sanciones en las redes y entidades del grupo, tanto dentro como fuera de Líbano. Es bastante común en las personas que dirigen empresas sancionadas el poner en marcha nuevas empresas para evadir a las autoridades.

Hezbollah actualmente gana decenas de millones de dólares en seis continentes, gran parte por la droga. Según el ex jefe de operaciones de la DEA, Michael Braun, Hezbolá dirige “el plan de lavado de dinero más sofisticado. . . “El Tesoro, la policía y la comunidad de inteligencia necesitarán incrementar los esfuerzos para identificar y re-sancionar a las entidades que simplemente han cambiado sus nombres.

Segundo, Estados Unidos debe apoyar las influencias compensatorias en Líbano, para no ceder el país a Hezbollah. Cuando se aprobó la Ley de Prevención del Financiamiento Internacional de Hezbollah en 2015, el Banco Central del Líbano desempeñó un papel crucial, estabilizando el sistema bancario y cerrando quizás cientos de cuentas bancarias relacionadas con Hezbollah. No le servirá a los intereses estadounidenses si las nuevas sanciones desploman el sector bancario libanés; si un vacío de poder completo se forma en Líbano, seguramente será llenado por Hezbollah e Irán. Por lo tanto, el Departamento del Tesoro debe asegurarse de trabajar estrechamente con el Banco Central del Líbano, que tiene un incentivo para frenar la actividad de Hezbollah en el sector financiero así el sector bancario del país se mantendrá conectado al sistema financiero mundial.

Estados Unidos también debe socavar la base de apoyo local de Hezbollah al exponer la hipocresía de una supuestamente piadosa organización musulmana dedicada al crimen y al narcotráfico. Hezbollah niega que se beneficie de las drogas, pero su dirección aceptó (pero se mantuvo en secreto) una fatwa de los años 80 permitiendo al grupo vender narcóticos a no musulmanes. Esta actividad ilícita debe ser expuesta. La nueva legislación de sanciones de Hezbollah aborda este punto en parte etiquetando a Hezbollah como una “organización criminal transnacional”, poniendo de relieve las extensas actividades criminales del grupo, como el narcotráfico, que contradicen sus afirmaciones morales.

En tercer lugar, es hora de poner fin a la ficción de la Unión Europea que Hezbollah se puede dividir en un “ala militar” y un “ala política”. Aunque la UE ha sancionado sólo el “ala militar”, las dos alas son una sola. Como dijo el segundo jefe de Hezbolá, “no tenemos ala militar ni política”. Hay cientos de miembros activos de Hezbollah en Alemania que pueden recaudar fondos para el grupo. Los diplomáticos estadounidenses necesitan plantear y empujar de nuevo esta cuestión, a los niveles más altos de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea. Además, los Estados Unidos deben forzar una votación sobre la sanción de Hezbollah en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque sólo sea para avergonzar a Rusia o a cualquier otro país que se digne a bloquear una medida de sentido común.

Por último, cualquier esfuerzo para perjudicar las finanzas de Hezbollah correrá a través de Teherán. Irán proporciona un estimado del 70 al 80 por ciento del presupuesto de Hezbollah, en gran parte enviado al grupo “en maletas, no a través de bancos”, volando al Líbano o Siria,  los agentes de Hezbollah lo conducen a través de la frontera a Líbano. Una estrategia de contrafinanciación de Hezbollah sin abordar Irán es como diseñar una estrategia de baloncesto para vencer a los Cavaliers de Cleveland sin detener a LeBron James.

Para apuntar el financiamiento de Hezbollah, los legisladores necesitan entender que la mayor parte de los ingresos de Hezbollah provienen de entidades paraestatales controladas por el líder supremo de Irán, Ayatollah Ali Khamenei. Khamenei se aprovecha de la mayor parte de los ingresos de estas empresas para financiar a Hezbollah. Por lo tanto, el financiamiento de Irán para Hezbollah no aparece como una partida en el presupuesto del país.

El financiamiento iraní ha disminuido y ha decaído con el tiempo, debido principalmente a dos factores: los precios del petróleo y las sanciones internacionales. Las manos de Washington no están atadas. El Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) se ocupó únicamente de la proliferación nuclear, por lo que las sanciones secundarias impuestas por el apoyo del país al terrorismo son juego limpio. Las sanciones secundarias aplicarán restricciones financieras a cualquier empresa no estadounidense que haga negocios con Irán, que también quiere trabajar con entidades estadounidenses.

Sabiendo que el líder supremo está recurriendo a entidades que controla para financiar Hezbollah, los Estados Unidos deberían invertir en una mejor comprensión de estos flujos de efectivo, y luego deberían dirigirse directamente a Hezbollah imponiendo sanciones secundarias a las entidades que proporcionan los fondos de los cuales el líder supremo está disfrutando. El primero de los conglomerados controlados por Khamenei a ser investigados debe ser la ejecución de la Orden de Imam Khomeini (EIKO). Las extensas posesiones de negocios de EIKO valían un estimado de $ 95 mil millones en 2013, y las sanciones secundarias en la entidad fueron levantadas como edulcorante para Khamenei para convenir al JCPOA.

Para evitar el retroceso multilateral, los Estados Unidos no deben sancionar a EIKO en su totalidad, sino más bien emitir sanciones secundarias contra las compañías subsidiarias que proporcionan el dinero que Khamenei está utilizando para financiar a Hezbollah. Hezbollah es un poderío iraní peligroso que trafica drogas, y amenaza el bienestar del propio Líbano. Destruir la capacidad del grupo para financiar sus operaciones dentro y fuera de Líbano es de suma importancia para asegurar la estabilidad regional.

La quiebra del grupo está en el interés nacional de los Estados Unidos, y debe ser abrazada por ambos lados del  Congreso. Al perseguir un enfoque de cuatro pasos para interrumpir el financiamiento del grupo, Estados Unidos puede ayudar a estabilizar la región y posiblemente prevenir otra guerra.

Yaya J. Fanusie es el director de análisis del Centro de Sanciones y Finanzas Ilícitas de la Fundación para la Defensa de las Democracias, de la cual Alex Entz es un analista de investigación.

http://www.defenddemocracy.org/media-hit/hit-hezbollah-in-the-wallet/

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.