Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Kislev 5778 | viernes noviembre 24, 2017
donativo

MITO: El sionismo


 bv) es, en primera instancia, el nacionalismo judío, cuyo objetivo principal en sus inicios era el establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío con el fin de preservar su identidad étnica y cultural.

Sin embargo, el sionismo se ha convertido en un movimiento que ha logrado un alcance mundial y cuya finalidad suprema es la de defender los intereses judíos de toda índole, sean desde el punto de vista nacionalista, económico o político, aún a costa de otros pueblos, transformándose así en una suerte de supremacismo judío, transformándose en una ideología netamente racista.

Se considera al judío Theodor Herzl como el fundador y padre del sionismo.

El accionar máximo alcanzado por parte del sionismo fue la usurpación de la región de Palestina para crear en su lugar un estado judío cuyo nombre en la actualidad es el de Israel.

La verdadera intención del sionismo: destruir Palestina

 

VERDAD: Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que el anhelo judío del retorno a Sión tiene más de 2000 años de antigüedad.

  • “Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentamos y lloramos al recordar a Tzión. Allí, sobre los sauces colgamos nuestras arpas. Pues allí nuestros captores nos exigieron canciones, y aquellos que se mofaron de nosotros, regocijándose, [diciendo,] “Cantad para nosotros de las canciones de Tzión”. ¿Cómo hemos de cantar la canción de Adonai sobre suelo extraño? Si te olvidare, Jerusalén, que mi mano derecha olvide su destreza. ¡Que mi lengua se adhiera a mi paladar si no te recordare, si no he de traer a la mente a Jerusalén durante mi mayor alegría! Recuerda, Adonai, en contra de los edomitas, en el día de la destrucción de Jerusalén, cuando dijeron: “¡Arrasadla, arrasadla hasta sus mismos cimientos!” Oh Babilonia, destinada a ser desolada, dichoso Aquel que te retribuya por lo que nos has infligido. Dichoso Aquel que tome y estrelle a tus infantes contra el peñasco” (Salmo 136).

En las aljamas españolas, en las mellahs marroquíes, en los guetos de Europa Oriental, en los barrios judíos de Europa Occidental, el deseo del retorno siempre estuvo latente entre los judíos.

A partir del siglo 16 se produce un movimiento de inmigración de estudiosos de la Cábala que se establecieron principalmente en Sabed.

A fines del siglo 18 y principios del 19 grandes grupos de jasidim se establecieron en Jerusalén, Hebrón y otras ciudades santas.

En 1882 es publicado el folleto “Auto emancipación” de León Pinsker, un médico judío de Odessa que había visto los pogromos en dicha ciudad. En el mismo se propugnaba el retorno y establecimiento de los judíos en la Tierra de Israel. En ese mismo año un grupo de estudiantes de Harkov funda el movimiento “Bilu” (del versículo “Bet Yakov leju venelja”, “Casa de Jacob id e iremos”), basado en las ideas de A. D. Gordon y Peretz Smolenskin. Y de ahí surgió el movimiento de los Jovevei Sión (Amantes de Sión), que inició un movimiento migratorio hacia Israel. Fueron los Jovevei Sión los que se establecieron fuera de las murallas de Jerusalén y fundaron las aldeas (hoy ciudades) Rishon LeTzion, Zijron Yakov, Rosh Piná, Petaj Tikvá, Yessud Hamala, Nes Tizona y Guedera. Pero estas aldeas eran administradas por emisarios de la banca Rostchild que imponían condiciones.

En 1897 un periodista judeo húngaro enviado a cubrir las alternativas del caso Dreyfuss, Theodor Herzl., escribe un libro “El Estado Judío” en el que declara la necesidad de que el pueblo judío se establezca en su propio territorio nacional, la Tierra de Israel (aunque en un primer momento se barajó la posibilidad de establecerse en otro territorio, como Uganda). En Basilea, Suiza, se convocó a representantes judíos de todos los estratos al Primer Congreso Sionista, que sentó las bases del Movimiento Sionista. Solo dos sectores se opusieron a este programa: 1) Ciertos sectores de la ortodoxia religiosa judía, no todos, que afirmaban que solamente con la llegada del Mesías se lograría la liberación del pueblo judío y el retorno a Israel y 2) La extrema izquierda judía (el Bund) que afirmaba que la liberación nacional del pueblo judío sólo se lograría a través de la liberación de las masas oprimidas de todo el mundo.

El sionismo es el que da impulso a la migración de judíos a Israel, funda las futuras instituciones del estado y, por último, logra el restablecimiento de la soberanía judía en su tierra ancestral.

Ahora bien, tras esta síntesis, vamos al tema del mito. El sionismo no es una IDEOLOGIA RACISTA, por un simple motivo: el sionismo no es UN PARTIDO POLÍTIVO, sino un MOVIMIENTO y como tal, nuclea diversas ideologías, las que se ven reflejadas en la actual Knesset (parlamento) de Israel. Yendo desde la izquierda hasta la derecha tenemos:

  • MERETZ: Extrema izquierda laica, que dio origen a movimientos como Shalom Ajshav (Paz Ahora)
  • AVODÁ; Socialista, actualmente aliado a otros partidos de centro izquierda que forman el CAMPAMENTO SIONISTA.
  • IESH ATID: De centro izquierda
  • KULANU: De centro
  • LIKUD: De centro derecha.
  • ISRAEL BETEINU: De derecha laico (representa principalmente a los inmigrantes rusos)
  • HABAIT HAIEHUDI: De derecha religioso (representa principalmente los intereses de los colonos.

Como vemos de esto, no existe una IDEOLOGÍA SIONISTA, sino que todos estos partidos tienen su propia interpretación del sionismo.

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.