Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| viernes junio 12, 2020
donativo

Palestinos vs. Trump: Comienza la batalla


Durante el año pasado, los palestinos han logrado mantener en secreto sus verdaderos sentimientos sobre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y sus enviados y asesores del Medio Oriente. Con toda probabilidad, esperaban que la nueva administración estadounidense respaldara su visión de «paz» con Israel.

El presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, se aseguró que sus portavoces y altos funcionarios hablaran con circunspección sobre Trump y sus asesores y enviados del Medio Oriente. Los altos mandos de la Autoridad Palestina en Ramallah consideraron que valía la pena darle tiempo a Trump para ver si realmente era lo suficientemente crédulo como para persuadirlo de arrojar a Israel bajo el autobús y desviar sus demandas.

Bueno, ese autobús ya pasó.

Los palestinos ahora están denunciando a Trump y a su pueblo por su «parcialidad» a favor de Israel. Aún más, los palestinos están acusando abiertamente a la administración Trump de «chantaje» y de tratar de «liquidar la causa palestina». Para colmo, los palestinos insinúan que los principales asesores y enviados judíos de Trump, Jared Kushner, Jason Greenblatt y David Friedman, son más leales a Israel que a Estados Unidos.

Los ataques retóricos sin precedentes de los palestinos a la administración Trump debieran verse como una señal de cómo planean responder al plan de paz para el Medio Oriente del presidente estadounidense, que ha sido descrito como la «solución definitiva». Aunque los detalles completos del plan propuesto aún no se han hecho públicos, los palestinos ya han tomado una decisión: lo que provenga de Trump y su equipo judío va en contra de los intereses de los palestinos.

El tono palestino deja en claro que el liderazgo y el pueblo palestino ya han tirado al basurero el plan de paz de Trump, como nada más que una conspiración israelí-estadounidense, en connivencia con algunos países árabes, para imponer una solución a los palestinos y «liquidar» su causa

Para ellos, el Trump «real» es ahora evidente. Así es como un analista político palestino, el Dr. Mazen Safi, reaccionó al plan de paz propuesto por Trump y lo que percibe como el continuo apoyo de Estados Unidos a Israel. «El presidente de los Estados Unidos y su administración se han quitado la máscara de la cara», afirmó. «Están allanando el camino para una nueva agresión israelí sobre nuestra gente y moviendo a la región hacia una explosión».

Entonces, ¿Qué hay realmente detrás de la indignación palestina con la Administración Trump?

Primero, los palestinos rechazan la idea de «paz regional» entre Israel y los países árabes. Los palestinos sostienen que la paz entre Israel y los países árabes debería venir solo después, y no antes, que se resuelva el problema palestino. Los palestinos temen que cualquier acuerdo de paz entre Israel y los países árabes llegue a costa suya.

Haciéndose eco de este temor, el diario palestino Al-Quds , que a menudo refleja los puntos de vista de los líderes de la Autoridad Palestina, señaló que la reciente reunión de ministros extranjeros de la Liga Árabe en El Cairo optó por centrarse en la «amenaza» iraní y de Hezbolá  y no a la obsesión tradicional de larga data de los árabes con el problema palestino. Los palestinos, según el periódico, se sienten abandonados por sus hermanos árabes.

«La reunión de la Liga Árabe en El Cairo salió con fuertes posiciones contra la amenaza iraní y no dudó en clasificar a Hezbolá como un grupo terrorista», se quejó Al-Quds en un editorial . «La reunión ignoró la causa palestina. Estamos enfrentando nuevas alianzas árabes contra Irán, todas bajo la presión estadounidense. Esto tendrá un impacto negativo en nuestra causa».

El diario palestino siguió criticando el plan de paz flotante de Trump. Estableció que el plan propuesto, tal como fue publicado en varios medios de comunicación, «no sirve a nuestros intereses y aspiraciones».

En segundo lugar, los palestinos están furiosos con las amenazas estadounidenses de cerrar la misión diplomática de la OLP en Washington. Ven la amenaza como un intento de chantajearlos para que no presenten cargos por crímenes de guerra contra Israel ante la Corte Penal Internacional. Los palestinos también ven la amenaza como un intento de obligarlos a reanudar incondicionalmente las conversaciones de paz con Israel.

«La amenaza de Estados Unidos para cerrar la misión diplomática de la OLP en Washington muestra una falta de respeto por los derechos palestinos y un sesgo ciego a favor de Israel», dijo Al-Quds en el mismo editorial. «También coincide con la creciente charla vacía sobre un plan de paz de los EE. UU. Que ha sido respaldado por el presidente Trump».

Tercero, los palestinos ahora hablan abiertamente sobre los consejeros y enviados judíos de Trump y su «influencia» sobre él y las políticas de su administración. Esto es algo que los funcionarios de la Autoridad Palestina se habían abstenido de mencionar el año pasado porque sonaba como un antisemitismo total. Ahora, sin embargo, los funcionarios y analistas políticos palestinos no parecen tener problemas para hablar sobre la influencia del «lobby judío» en el proceso y las políticas de toma de decisiones de Trump.

Hassan Al-Batal, un analista político estrechamente asociado con la Autoridad Palestina, se refirió en un artículo reciente a lo que llamó «los tres pilares judíos del plan de paz Trump – yerno de Trump (Kushner), enviado de Medio Oriente (Greenblatt) y el embajador de Estados Unidos en Israel (Friedman) «.

Al-Batal expresó «arrepentimiento» de que la reciente reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe eligiera condenar a Hezbollah e Irán. «Palestina actualmente está presenciando una crisis con Washington», dijo.

Bassam Abu Sharif, ex asesor de Yasser Arafat, llegó incluso a referirse a los consejeros judíos de Trump como una «camarilla peligrosa».

Abu Sharif dijo que no tenía dudas que «lo que Kushner y su camarilla peligrosa están planeando es destructivo e inhumano».  Acusó a EE. UU. porque tiene un objetivo principal: tomar el control total de Medio Oriente y robar sus recursos de una vez por todas. Esto requiere, según su esquema, la liquidación de la causa palestina”.

Otro analista político, Talal Okal, que también está vinculado a la Autoridad Palestina y su liderazgo, acusó a la administración Trump de «información errónea» e intento de «chantaje» a los palestinos. Refiriéndose a la demanda de los Estados Unidos que los palestinos se abstengan de presentar cargos contra Israel ante la Corte Penal Internacional y amenacen con cerrar la misión diplomática de la OLP en Washington, Okal escribió:

  • «La administración estadounidense está practicando chantajes contra los líderes palestinos al exigir que los palestinos realicen negociaciones incondicionales con Israel y que se abstengan de perseguir crímenes de guerra contra Israel en la Corte Penal Internacional. Es obvio que la administración Trump está practicando una política de desinformación.»

El analista político palestino Hani Habib afirmó que la administración Trump se estaba preparando para culpar a los palestinos por el fracaso del próximo proceso de paz. Dijo Habib:

  • “Los palestinos, «deben estar unidos para enfrentar todas las formas de chantaje estadounidense-israelí. La amenaza de la administración estadounidense de cerrar la misión diplomática de la OLP en Washington pone en duda su capacidad para desempeñar el papel de un mediador justo y honesto».

En un artículo titulado «Cheap American Blackmail», el columnista Omar Hilmi Al-Ghul se quejó :

  • «La administración de EE. UU. está ignorando los derechos e intereses de los palestinos. Descaradamente y flagrantemente busca confiscar el proceso de toma de decisiones independiente de los palestinos».

Al-Ghul también hizo una referencia al equipo judío de Trump:

  • «El equipo que rodea a Trump, que está en connivencia con Israel, está actuando de una manera que contradice lo que quiere el liderazgo palestino: mantener puentes con Estados Unidos. El chantaje estadounidense al liderazgo palestino es barato y está mal calculado».

Esta teoría conspirativa, que afirma que el equipo de Trump se preocupa más por Israel que por los intereses estadounidenses, se repite en una declaración de Fatah:

  • «El chantaje político estadounidense contraviene las leyes y resoluciones internacionales relativas al asunto palestino en particular y al proceso de paz en general. La posición de Estados Unidos respalda la política israelí de poner fin a la solución de dos estados”.

Los ataques retóricos de los palestinos contra la administración Trump están diseñados para preparar el terreno para su rechazo a la «solución definitiva» propuesta.

Los palestinos quieren que se lo vea como un plan inventado por unos pocos funcionarios judíos de la administración Trump que son más leales a Israel que su propio país, Estados Unidos.

Estos funcionarios, argumentan los palestinos, han respaldado la posición del gobierno israelí y sirven como portavoz. Por eso, argumentan, los palestinos no pueden aceptar un plan que en realidad es una «conspiración judío-estadounidense para eliminar la causa palestina».

Los palestinos también están preparando la etapa para acusar a algunos países árabes de «colusión» con esta «conspiración», colocándolos en un rumbo de colisión con Arabia Saudita.

El mensaje palestino a los países árabes, especialmente a Arabia Saudita, debe verse como una advertencia: colaborar con la administración Trump en el supuesto plan bajo su propio riesgo.

La postura palestina anti-Trump suena como el toque de gracia para los esfuerzos de la administración de los EE. UU. para alcanzar la paz global en el Medio Oriente. Tome nota: estos tiros de advertencia bien pueden traducirse en otra Intifada contra Israel bajo el pretexto fabricado que los estadounidenses y los israelíes, con la ayuda de algunos países árabes, buscan despojar a los palestinos de sus derechos. Uno se pregunta cuándo se despertará el mundo ante el hecho de que esos derechos ya han sido despojados de los palestinos, por nada menos que por su propio lavado de cerebro, incitación y líderes corruptos.

Bassam Tawil, un musulmán, tiene su base en el Medio Oriente.

https://www.gatestoneinstitute.org/11431/palestinians-trump-rejection

 
Comentarios

que quieren los palestino nunca quisieron territorio lo unico que quieren es echar a israel al mar

Creo que hasta algunos àrabes quieren la paz y eso es dificil teniendo a los palestinos siempre en contra de Israel, pero eso se esta acabando. Despierten de una vez Palestinos hace años que estan manipulados por autoridades que solo buscan aumentar sus caudales desprotegiendo a su propio pueblo

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.