Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
| sábado octubre 12, 2019
donativo

La norma NO es la democracia: la norma es la extinción


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Antes de ser demasiado elocuentes acerca de las aspiraciones democráticas del gran pueblo iraní, debemos tener presente que el escenario más probable para Irán bajo cualquier régimen probable es una espiral enfermiza en la pobreza y la despoblación. Irán tiene la población de más rápido envejecimiento en el mundo, de hecho, es la población que envejece más rápidamente que cualquier país de la historia. Tiene la tasa más alta de infección por enfermedades venéreas y la tasa más alta de infertilidad de cualquier país del mundo. Tiene una tasa de desempleo juvenil del 35% (ajustada para el depósito de jóvenes en fábricas de diplomas estatales). Y lo peor de todo, se ha quedado sin agua.

Podríamos estar observando el nacimiento de la democracia iraní en las protestas de las últimas semanas, pero es más probable que estemos viendo el tren en cámara lenta que una vez fue una gran nación con todos sus sangrientos detalles. Como señalé en un análisis de Asia Times* esta mañana, (http://www.atimes.com/article/irans-complex-crises-catches-regime/ ) las protestas más violentas, por ejemplo, la quema de una estación de policía cerca de Isfahan, sucedió en los suburbios donde se ha acabado el agua. El río que corre a través de Isfahan, una ciudad legendaria de jardines en el desierto, literalmente se ha secado. Algunos funcionarios iraníes advierten que decenas de millones de iraníes tendrán que abandonar sus hogares por falta de agua. El país ha utilizado hasta el 70% de sus aguas subterráneas y literalmente se están secando los principales ríos para mantener el consumo. Es el peor desastre ecológico en la historia moderna.

La Revolución Islámica presidió una orgía de corrupción, brutalidad y mala administración. A pesar de la inyección de efectivo de la administración Obama y el levantamiento de las sanciones a las exportaciones de petróleo, el gobierno está casi en bancarrota. Ha permitido que varios bancos importantes se caigan, anulando los ahorros de millones de depositantes, luego que los bancos prestaran grandes sumas a los cómplices  del régimen para la especulación inmobiliaria. El 45% de los préstamos bancarios iraníes son tóxicos y el costo de limpiar el desorden bancario se estima en la mitad del PBI (para poner eso en perspectiva, el Tesoro de EE. UU. reservó 700.000 millones de dólares, o 1/20 del PIB estadounidense, para fianza fuera de los bancos en 2008, y solo necesitaba una fracción de la misma. La crisis bancaria iraní es un orden de magnitud total peor que la crisis de los Estados Unidos en 2008).

Los fondos de pensiones de Irán, como informo en Asia Times, están en bancarrota. El fondo de pensiones del servicio civil tiene solo 100 empleados que pagan por cada 120 empleados que reciben una pensión. El gobierno está enganchados por el resto.

Sume los costos de lidiar con la emergencia del agua, la crisis bancaria y la crisis de pensiones, e Irán está cerca de la quiebra. Y eso es solo el comienzo: el iraní promedio en edad de trabajar hoy proviene de una familia de siete hijos, pero tiene menos de dos hijos. Eso significa que cuando la generación anterior se jubile, habrá menos de dos nuevos participantes en la fuerza de trabajo para pagar las pensiones de siete jubilados. La crisis demográfica aún no ha llegado, y cuando lo haga, será el equivalente financiero de un asteroide que golpee a Irán.

En otras palabras, el agotamiento de Irán tanto del capital físico como del humano puede haberlo empujado más allá del punto de no retorno.

Irán tiene mucha gente inteligente y dos de las mejores universidades de ingeniería del mundo, excepto que prácticamente todos los mejores graduados abandonan el país. Probablemente haya una salida teórica de la espiral económica de Irán, pero ninguna colección de mulás chiítas lo encontrará. El resultado más probable es que Irán sufra un colapso económico y social.

Eso, lamentablemente, es la norma en la historia humana. La democracia primero practicada por la ciudad-estado griega es excepcional y la Grecia clásica es el Anexo A para la autodestrucción de la civilización. De los casi 150,000 idiomas que se hablan en este planeta, permanecerán un par de miles, y el 90% de ellos quedarán en silencio para siempre durante el próximo siglo más o menos. A veces, lo mejor que puedes hacer por las civilizaciones moribundas es, no ser uno de ellos, como escribí en mi libro de 2011, Cómo mueren las civilizaciones .

Esto hace que los mulás sean aún más peligrosos, como un ladrón de bancos con un tumor cerebral que toma rehenes. Sinceramente deseo un feliz resultado para la gente de Persia. Pero tenemos que estar preparados para uno muy infeliz

https://pjmedia.com/spengler/norm-not-democracy-norm-extinction/

 
Comentarios

la norma es quitar de lapantalla a este cretino cobarde.

La norma la va decidir el dios de lo cielos no tu cabeza de trapo

کیر اسب ها و خرهای وحشی ایسراییلی تو دهن ت
مرتیکه الدنگ بی مقدار

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.