Por Israel
Síguenos en Facebook Twitter YouTube RSS Feed
6 Elul 5778 | viernes agosto 17, 2018
donativo

ITRO 5778


El suegro de Moshé, Itró, oye sobre los grandes milagros que Di-s hizo por el pueblo de Israel, y viene desde Midián hasta el campamento Israelita, trayendo consigo la mujer de Moshé y sus dos hijos. Itró aconseja a Moshé nombrar una jerarquía de magistrados y jueces para ayudarlo en la tarea de gobernar y administrar justicia a la gente.

Los Hijos de Israel acampan frente al Monte Sinaí, donde son informados que Di-s los ha elegido como su “nación de sacerdotes” y “nación santa”. Las personas responden proclamando “Todo los que Di-s dijo, lo haremos”.

En el sexto día del tercer mes (Siván), siete semanas luego del Éxodo, toda la nación de Israel se reúne al pie del Monte Sinaí. Di-s desciende sobre la montaña en medio de truenos, rayos, humo y los sonidos del shofar, y manda a Moshé ascender.

Di-s proclama los Diez Mandamientos, mandando al pueblo de Israel a creer en Di-s, no adorar ídolos o mencionar el nombre de Di-s en vano, observar el Shabat, honrar padre y madre, no matar, no cometer adulterio, no robar, no dar falso testimonio ni desear la propiedad del prójimo. La gente dice a Moshé que la revelación es demasiado fuerte para soportarla, rogándole que reciba la Torá de Di-s y luego la transmita a ellos.

 

PRIMERO LA ACCIÓN

 

Generalmente cuando se nos encomienda una tarea lo primero que hacemos es tratar de averiguar de qué se trata y luego, si consideramos que está dentro de nuestras posibilidades, la realizamos. Pero ¿qué ocurre cuando esa tarea forma parte de nuestro servicio a Di-s? La respuesta la tenemos en la parashá de esta semana. Cuando los judíos estaban ante el Monte Sinaí para recibir la Torá no vacilaron en decir al unísono: “Haremos y escucharemos”. No importaba lo que estaba escrito en la Torá, era la voluntad del Creador y eso era suficiente.

Sabemos que los hechos narrados en la Torá  no son solo narraciones históricas, sino que son instrucciones para todas las épocas.

Cuando de cumplir la voluntad de Di-s también nosotros debemos exclamar con todas nuestras fuerzas: “¡¡¡HAREMOS Y ESCUCHAREMOS!!!”

 

¿Que celebramos el 15 de Shvat?

 

Pregunta:

¿Qué es lo que celebramos exactamente el 15 de Shvat y que tiene eso que ver con nosotros? ¿acaso somos los seres humanos árboles?

 

Respuesta:

Antiguamente, el pueblo judío en la Tierra Santa conmemoraba el 15 de Shvat, como el inicio de la nueva estación de los frutos en Israel.

Esta época del año marca el punto medio del invierno cuando la fuerza del frío disminuye, la mayoría de las lluvias del año ya cayeron y la savia de los árboles comienza a subir. Como resultado, los frutos comienzan a formarse. Esta fecha hasta hoy es conmemorada como el cumpleaños de los árboles en Israel.

De la misma manera como el primero de Tishrei, es Rosh Hashaná para los hombres, el día 15 de Shvat Di-s determina la cantidad de frutos y hojas que cada árbol producirá durante el año; si crecerá satisfactoriamente, floreciendo o secará hasta morir.

Esto demuestra que el Creador del Universo y de todas las especies, inclusive plantas y árboles, cuida cada una de Sus creaciones, determinando su destino. Las frutas crecidas antes de esta fecha eran consideradas frutas “viejas”, y las que eran cosechadas a partir de esta fecha, eran recibidas como “nuevas”. Actualmente el Rosh Hashaná La’ilanot, Año Nuevo de los Árboles, es conmemorado a través de bendecir antes y después de la degustación de frutos nuevos de la estación, especialmente las especies de frutas de la Tierra de Israel: aceituna, dátil, uva, higo y granada (trigo y cebada son las otras dos especies con la que las Tierra de Israel fu bendecida). Al comer los frutos y recitar las bendiciones reconocemos a Di-s como el Creador del mundo, de la naturaleza y de todo lo que contiene.

Además, una analogía entre el árbol y el ser humano puede ser hecha. Así como el árbol está en constante crecimiento, también nosotros debemos crecer; de igual manera como produce sus frutos, también nosotros debemos producirlos. En Tú Bishvat (15 de Shvat) debemos renovar el crecimiento personal, así como los árboles comienzan a absorber la humedad y los nutrientes de la tierra.

La raíz simboliza la conexión con la fuente, nuestra fe; el tronco representa la parte principal que sostiene y representa el estudio de la Torá y el cumplimiento de los preceptos, y el fruto está conectado con el resultado: la meta alcanzada, nuestra influencia positiva y continua en la preservación de nuestros valores. Debemos constantemente acordarnos que por encima de la naturaleza se encuentra Di-s “regando” a sus hijos a través del legado del estudio y práctica de la Torá, los verdaderos recipientes de bendiciones para que puedan crecer continuamente en todas las estaciones. (www.es.chabad.org)

 

La prueba de la existencia de Di-s

Por Aron Moss

 

Pregunta:

Siento que no puedo observar una religión si no estoy seguro que es verdad. ¿Hay una prueba que pueda darme un 100% de certeza que Di-s existe y entregó la Torá a los judíos?

 

Respuesta:

Imagine que podría hacerse una prueba de sangre para determinar quién es su media alma. Iría a un laboratorio con un probable candidato/a y tomarían las muestras de sangre de ambos, y media hora después le contestarían SÍ o NO. ¿Suena sorprendente? Pero, piénselo bien: ¿Es una manera ideal de empezar una relación? ¿Cuán romántico sería decir?: “Escucha, la prueba de sangre salió positiva, por lo que, entonces, ¿podemos comprometernos?”

La verdad es que no apreciaríamos un alma gemela testeada’ en el laboratorio. Lo que hace que  una relación sea significativa es que es una elección que viene de lo más esencial. Si basáramos un compromiso en una evidencia externa como la prueba de sangre, tendríamos de hecho la certeza, pero se perdería el sentido de libertad. La libertad es un ingrediente esencial del amor verdadero -la certeza no lo es.

Es por eso que demostrar la existencia de Di-s no es útil. Di-s desea que comencemos una relación con Él por opción, no por la fuerza. Él nos creó como seres libres que pueden negarlo si quieren. No existe fuerza externa o argumento, o prueba alguna que pueda obligarnos a servir a Di-s. Por esa razón, cuando lo servimos, es por elección, está viniendo de nosotros, y ésa es la base para una verdadera relación.

Hay muchas pruebas lógicas de la existencia de Di-s y la verdad de la Torá. Pero la mayoría de las personas sólo está lista para apreciar estas pruebas después que ya ha establecido una relación con Di-s, así como la mayoría de los seres humanos sólo reconoce su alma gemela como tal, después que ya se ha comprometido en su relación.

Si usted espera saber con seguridad que ha encontrado su alma gemela, podrá permanecer soltero para siempre. Y si usted espera la prueba de la verdad de Di-s, puede llegar a vivir solo para siempre en el universo.

Abrace la incertidumbre y ábrase a una relación real. Cuando haya elegido,  encontrará la prueba de la existencia de Di-s dentro de su propia alma. (www.es.chabad.org)

 

EN MEMORIA DE JASIA BAT REUBEN HACOHEN KOLL Z´´L

EN MEMORIA DE IOSEF BEN ABRAHAM HALEVI PEREZ Z´´L

 

 

 

 

 
Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario. Oprime aqui para conectarte.

¿Aún no te has registrado? Regístrate ahora para poder comentar.